A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�_ The.Supplement

The First Few Lines of The Last 10 posts in:
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Trk�
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006 | of 2007

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [México] ¡Para derrotar a la derecha neoliberal, hay que romper con la izquierda reformista!

Date Sat, 7 Jul 2007 18:48:49 +0200 (CEST)


Breve Análisis a un año de las elecciones en México.

- Las raíces del discurso popular de AMLO

Difícilmente se puede encontrar hoy en día, en cualquier lugar del mundo,
a un individuo que sea capaz de movilizar a tantas personas entorno de su
proyecto político, como lo hace Andrés Manuel López Obrador en México. A
un año de las controversiales elecciones presidenciales en las que fuera
despojado del triunfo por el candidato de la derecha retrograda, el
panista Felipe Calderón, AMLO logró una vez más llenar la plancha del
Zócalo de la ciudad de México y las avenidas que colindan con el mismo.

Son muchas las evidencias que hacen suponer que efectivamente hubo un
fraude el dos de Julio del 2006, que los empresarios, al menos la cúpula
más poderosa de ellos, se encargaron de llevar al poder a Felipe Calderón,
temerosos de que Andrés Manuel pudiera representar un peligro para los
privilegios de los cuales gozan, explotando a diestra y siniestra a la
clase obrera y a todo el conjunto de asalariados del país.

Y bien, es cierto, probablemente AMLO pudo haber representado un riesgo
para ciertos intereses burgueses, pero no, y bajo ninguna circunstancia,
para el sistema de explotación capitalista, ni para la existencia de la
clase burguesa como tal.

Andrés Manuel es un nacionalista de la izquierda del capital, su
militancia se remonta hasta aquella vieja ala nacionalista y estatista del
PRI, ala a la cual veían con agrado muchos individuos como él, con ciertas
inquietudes sociales, y que identificaban a esta tendencia como la
"política popular", en contrapartida a la derecha panista, abiertamente
empresarial, anti-popular, y muy retrograda en cuanto a la cuestiones
sociales.

Sin embargo, esa "política popular", no era otra cosa que el aparato del
odioso corporativismo que empleaba el Estado mexicano (dirigido en aquel
entonces por el PRI) para controlar perfectamente, con mano férrea, a los
trabajadores del país, los cuales les servían, a través de los aparatos
sindicales del Estado como la CTM, la CROC o la CNC, para mantenerse en el
poder, vía la movilización forzada de los trabajadores a favor de los
candidatos priístas, elección tras elección.

Los defensores de ese estatismo nacionalista, lo eran en tanto que como
funcionarios del Estado vivían precisamente gracias a ese duro
corporativismo, de los recursos provenientes de las estructuras sindicales
gobiernistas, y aún más, de la plusvalía generada en las empresas
estatales por los trabajadores de las mismas.

Así que dicha concepción de administración social, defendida por el viejo
PRI, y ahora defendida por AMLO y el PRD, no es más que una forma distinta
de administrar al capitalismo, a la sociedad actual de clases, de
explotadores y explotados. El proyecto político de AMLO, como el de aquel
viejo PRI, no se contrapone, a pesar de la fuerte intervención del Estado
en la economía, a la existencia de la propiedad empresarial privada, ya
que si bien, a lo largo del régimen priísta hubo diferencias entre la
burguesía y los representantes del Estado, aquella nunca tuvo ningún
problema serio para llenarse los bolsillos libremente gracias al trabajo
de los brazos de millones de trabajadores, y siempre supo servirse del
Estado, como buen garante de los intereses de los explotadores, para
reprimir la lucha del proletariado y de los pobres del país.

El lopezobradorismo, por tanto, no es más que un proyecto que no se sale
de los márgenes de este sistema de exclusión, es decir, no es más que un
proyecto capitalista, tanto como el de Felipe Calderón y el PAN.

El PRD, precisamente, es hoy la expresión de aquel capitalismo
semi-estatista del que hemos hablado con anterioridad, su misma fundación
así lo demuestra, pues ésta fue consumada por esa "izquierda nacionalista"
del PRI, que tenía como máximo dirigente a Cuahutemoc Cárdenas, y por gran
parte de la izquierda reformista de aquellos tiempos, identificados con el
leninismo, provenientes del antiguo PMS.

Hoy, entorno al movimiento de Obrador, no solo hay ex-priístas de aquella
"corriente", populista y demagoga, también se encuentran otros de
antecedentes más abiertamente reaccionarios, como Manuel Camacho,
coordinador de la campaña de Salinas de Gortari y luego nombrado
Secretario de relaciones exteriores por aquel durante su gobierno.

- La oposición lopezobradorista al gobierno derechista de Calderón ¿El
campo de batalla de los explotados?

No es difícil darse cuenta que Felipe Calderón encabeza un proyecto
"neo-liberal", que busca llevar adelante las reformas anti-obreras y
anti-populares que su antecesor, Vicente Fox, no puedo lograr pasar.
Calderón fue llevado a los pinos, a cualquier precio, por la burguesía
industrial y financiera, nacional e internacional, porque era el mejor
postor para emprender esas políticas, que tanto beneficiarán a los dueños
del capital, y por lógica, tanto afectarán a su contraparte, la clase
trabajadora.

Por tanto, Calderón debe de encontrarse con una oposición implacable por
parte de la clase trabajadora a lo largo y ancho del país, pues si se le
permite actuar libremente, no titubeará ni un instante para acabar con
todos los derechos históricos adquiridos por los trabajadores, más está
oposición debe de ser autónoma, debe de estar libre de compromisos con
intereses ajenos a los de los proletarios.

El movimiento lopezobradorista (incluido, claro está, López Obrador mismo)
está repleto de dirigentes burgueses, que no tienen absolutamente nada que
ver con el proletariado, que desconocen y rechazan, tanto instintiva como
concientemente, la lucha de los explotados hacia su total y plena
emancipación.

Entre el mundo de la politiquería oportunista del perredismo, y el mundo
obrero, hay la misma distancia que del cielo a la tierra, porque sus
aspiraciones son ampliamente opuestas. Los oportunistas dirigentes de la
CND sólo buscan protagonismo que se transforme en "capital político" para
elecciones futuras, mientras que los proletarios, incluidos todos aquellos
que hoy están detrás de Obrador, más allá de las consignas que levanten
hoy día para apoyar a un político capitalista, llevan en sus más hondos
instintos y aspiraciones la lucha por su emancipación económica, política
y social.

El proletariado lleva en sus instintos (aunque aún no en su plena
conciencia) la destrucción de todo aquello que le explota y que le oprime,
a pesar de que aún no lo tenga completamente clarificado; el PRD, por su
parte, lucha por administrar al Estado capitalista, o sea, lucha por
mantener el dominio explotador de la burguesía sobre el proletariado. Y
entre una fuerza reformista-burguesa como el PRD, por una parte, y las
masas populares por otro, no puede haber cooperación ni solidaridad.

Como bien les decía a los proletarios franceses el revolucionario
anarquista Miguel Bakunin:

"Trabajadores, fiaos solo de vosotros mismos. No os desmoralicéis ni
paralicéis vuestra ascendente fuerza mediante alianzas engañosas con el
radicalismo burgués.

(?)¿Qué pretende, pues, este sector avanzado de la clase burguesa
representado por los liberales o por los demócratas exclusivamente
políticos? Quiere apoderarse de la dirección del movimiento popular para
utilizarlo una vez más en su propio beneficio, o, como ellos dicen, para
salvar las bases de lo que denominan la civilización, es decir, los
fundamentos mismos de la dominación burguesa.

¿Se dejarán engañar los obreros una vez más? No. ¿Pero qué deben hacer
para no ser engañados? Abstenerse de toda participación en el radicalismo
burgués y organizar al margen del mismo las fuerzas del proletariado."
(Carta a Richard).

Toda confianza en las fuerzas reformistas-burguesas del Frente Amplio sólo
arrastrarán al conjunto de nuestra clase, la trabajadora, a nuevas
desilusiones y nuevas derrotas, como a las que ha llevado el reformista
Lula, a los hermanos proletarios de Brasil, donde aquel presidente,
supuesto representante de los trabajadores, hoy es el principal promotor
de las reformas "neo-liberales" empobrecedoras.

- ¡Por la Autonomía de Clase! ¡Por la Acción Directa Obrera!

La vía parlamentar es una vía falsa para los trabajadores, nuestra clase
debe de empezar a forjar, a través de los pequeños núcleos obreros y
populares más avanzados, su necesaria independencia política y
organizativa de clase, que impida que la lucha proletaria se subordine a
los intereses mezquinos de los políticos burgueses.

Nadie mejor que los propios proletarios para defender sus conquistas
históricas, para conseguir nuevas victorias frente a la patronal
explotadora, y finalmente, para abolir este podrido sistema que no puede
ofrecer a las masas populares mas que pobreza, marginación y muerte.

Lo que se requiere para sacar a las masas trabajadoras de la pobreza no es
llevar presidentes con discursos populistas a que dirijan el Estado
(institución que no tiene otra función que la de preservar la dominación
de una clase sobre otra), sino una Revolución Social que barra con la
verdadera fuente de todas las iniquidades: la desigualdad económica,
producto de la propiedad privada sobre los medios de producción.

Mientras que los medios para producir la riqueza social sigan
perteneciendo a unos cuantos, y por consecuencia, dicha riqueza social
siga siendo privada, puesta en circulación a través del mercado y
prácticamente toda lejos del alcance de quienes la producen (los
trabajadores), el absurdo sistema burgués seguirá cobrando vidas mediante
el hambre, mediante la guerra (producto inherente de éste sistema), o
mediante la represión, así sea que gobierne la izquierda o la derecha del
capital.

¡Contra el PRI, PAN, PRD y todas las caras de la política capitalista!

¡Ni Estado, Ni Capital! ¡Socialismo y Libertad!


Grupo Socialista Libertario.

México, Julio 2007.

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center