A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) CNT/AIT: Años muerte Durruti. Nota de prensa

Date Thu, 23 Nov 2006 14:54:43 +0100 (CET)


Confederación Nacional del Trabajo
Federación Local de Sindicatos de Sevilla
Calle Imagen, 8, 5º B. 41003 Sevilla Teléfono: 954 56 23 20
http://www.cnt.es/sevilla
comunicacion-sevilla@cnt.es
Efemérides 20 Noviembre
Sevilla 20/11/2006
20 de Noviembre

Hace
setenta años en el frente de Madrid fue asesinado Buenaventura
Durruti

Su
muerte es un interrogante histórico, un suceso con estigmas de
traición, cuyo principal sospechoso era el PCE (Partido
Comunista)

El
20 de noviembre de 1936 muere Buenaventura Durruti en el frente de
Madrid, en plena Guerra Civil española. El día 22 es
trasladado a Barcelona, y es enterrado el 23 de noviembre. Su cortejo
se convierte en una inmensa manifestación, según la
prensa del día, se congregan más de medio millón
de personas alrededor de su ataúd, cubierto con la bandera de
CNT.

Buenaventura Durruti,
quizás de los más grandes anarquistas que jamás
hayan existido, murió hace setenta años, el 20 de
Noviembre de 1936. Durruti cayó tras un impacto de bala en el
corazón. El diagnóstico de los cuatro doctores que le vieron en la
madrugada fue «una hemorragia pleural». Su
máximo enemigo, Francisco Franco, curiosamente murió el
mismo día treinta y nueve años después.

Después de la
muerte de Durruti, el PCE desatará pocos meses más
tarde una brutal persecución contra anarquistas que no sólo
liquidó la Revolución amenazante, sino que fue el
comienzo del fin de la propia República que aseguraban
salvaguardar.

Extracto de una
entrevista de la época a Durruti

?Aun cuando ustedes
ganaran, iban a heredar montones de ruina


Durruti pareció
salir de una profunda reflexión, y contestó suavemente
al periodista pero con firmeza:


-Siempre hemos
vivido en la miseria, y nos acomodaremos a ella por algún
tiempo. Pero no olvide que los obreros son los únicos
productores de riqueza. Somos nosotros, los obreros, los que hacemos
marchar las máquinas en las industrias, los que extraemos el
carbón y los minerales de las minas, los que construimos
ciudades...¿Por qué no vamos, pues, a construir y aún
en mejores condiciones para reemplazar lo destruido? Las ruinas no
nos dan miedo. Sabemos que no vamos a heredar nada más que
ruinas, porque la burguesía tratará de arruinar el
mundo en la última fase de su historia. Pero -le repito- a
nosotros no nos dan miedo las ruinas, porque llevamos un mundo nuevo
en nuestros corazones, dijo, murmurando asperamente. Y luego agregó:
Ese mundo está creciendo en este instante"


Conociendo a Durruti


Por Sofía
Comuniello


Nació el 14 de
julio de 1896 en León. Se inicia de adolescente en la misma
senda de su padre, obrero afiliado al sindicato UGT. Como miembro de
su sección ferroviaria, participa con ardor en la huelga
general revolucionaria de agosto de 1917, impulsada en conjunto con
la Confederación Nacional del Trabajo (CNT); eso le costo la
expulsión de la UGT por radical, la persecución
policial y la huida a Francia, donde se relaciona con exiliados
anarquistas, afiliándose a la CNT de Asturias al retornar a
España en enero de 1919.


Se une a la pelea
frontal contra la agresiva patronal de las minas asturianas y cae
preso por primera vez en marzo de 1919; se fuga y en diciembre está
en San Sebastián, ciudad industrial del País Vasco,
trabajando como metalúrgico. La burguesía impulsaba
entonces una ola de asesinatos de sindicalistas y Durruti se integra
a un grupo de autodefensa - Los Justicieros - que en represalia
planea un golpe sensacional: atentar contra el rey Alfonso XIII que
visitaría la ciudad en agosto de 1920, pero son descubiertos y
deben escapar. Durruti prosigue en la labor ilegal más
arriesgada por toda la península; así conoce a
Francisco Ascaso, quien sería fraterno amigo y camarada. En
agosto de 1922 van a Barcelona y con gente afín fundan el
grupo Crisol, que luego tomará un nombre que se hará
célebre en la historia libertaria: Los Solidarios. El grupo
reunió a lo más valioso del proletariado catalán
golpeando a la reacción donde más le dolía,
hasta que la crisis política hispana trajo la dictadura del
general Primo de Rivera, instaurada en septiembre de 1923 con pleno
apoyo del rey. De Los Solidarios nunca se resaltará bastante
la valiente defensa que hicieron de la CNT en hora tan desesperada,
cuando cientos de militantes cayeron y sólo pudo sobrevivir y
recuperarse por sus nexos profundos con los trabajadores, pero el
costo para ese colectivo combatiente y decidido fue alto: casi todos
Los Solidarios murieron o purgaron largas condenas, mientras que
Durruti y Ascaso tuvieron que refugiarse en París.


La vuelta a Barcelona
es de efervescente actividad para Durruti, ahora con su compañera
Emilienne embarazada de Colette, que nacerá en diciembre del
31. Se integra a la Federación Anarquista Ibérica
(FAI), organización específica anarquista creada
secretamente en julio de 1927 - y con militantes allegados forma el
grupo Nosotros, animadores en la CNT de una tendencia radical que no
se hacía ilusiones tácticas con la recién
proclamada República, pues afirmaban que el momento era para
seguir avanzando. El enfrentamiento interno en la Confederación
fue agriándose hasta la escisión, mientras arreciaba la
represión y las provocaciones gubernamentales contra esos
sencillos obreros - cuando no estaban presos, Durruti y Ascaso
trabajaban como mecánicos en una empresa mediana de Barcelona
- que eran vistos por los bienpensantes de toda laya como el
aterrador puño de la Revolución Social. La histeria
represiva cayó sobre Durruti y otros anarquistas en enero de
1932, deportándolos a Canarias y al Sahara "español".
La presión popular los liberó en septiembre, pero
Durruti fue arrestado de inmediato por dos meses más.


Aun encarcelando a sus
supuestos "lideres", las posiciones mas ofensivas crecían
en el seno de la CNT y del proletariado, lo que llevó al
fallido intento insurreccional anarquista de enero de 1933, tras el
cual Durruti debe ocultarse hasta caer preso a fines de marzo. En
julio ya está en la calle, con la CNT y la FAI encarando las
variaciones de la escena política, pues la derecha se
aprestaba a asumir las riendas del gobierno ante el fiasco de
republicanos y socialistas, lo que ocurre tras los comicios de
noviembre. En diciembre hay otra fallida tentativa de huelga general
insurreccional; Durruti y cientos de anarquistas van a los calabozos,
pero una amnistía les permitió salir en mayo de 1934, a
tiempo para que Durruti tenga papel decisivo en el traslado por
carretera de 13.000 hijos de huelguistas aragoneses a Barcelona, para
acogerse a la solidaridad de las familias obreras.


?Durruti llegó
a reforzar la defensa de Madrid con una columna de 1800 hombres?


La CNT y la FAI
enfrentaron en 1936 con coraje, organización y movilización
de masas la superioridad fascista en armas y recursos; su
contribución fue decisiva para resistir el zarpazo en toda la
península y casi a solas derrotaron a los alzados en Cataluña,
con Durruti como una de las figuras mas arrojadas de esta victoria
popular y sufriendo la dolorosa baja de Francisco Ascaso. El 24 de
julio, desde una Barcelona donde el comunismo libertario empezaba a
ser una realidad, Durruti partió con una columna armada a
Zaragoza, ocupada por los golpistas. Luego de duros combates aquella
milicia igualitaria, sin oficiales ni demás tramoya castrense,
avanzó y estabilizó el frente de Aragón contra
tropas regulares mejor equipadas, aun cuando no pudieron recuperar la
ciudad. Paralelamente, las fuerzas anarquistas apoyaron la
transformación social que significó el establecimiento
de las colectividades agrarias aragonesas, para escándalo de
comunistas, socialistas y demás acólitos del credo
según el cual no se podía ganar la guerra si al mismo
tiempo se hacía la Revolución. Durruti encarnaba lo que
eran los sentimientos y metas de los trabajadores en armas, siendo un
peculiar "jefe" cuyo privilegio principal era combatir en
primera fila, con la única jerarquía de la estima con
que lo distinguían sus iguales.


El día 15
Durruti llegó a reforzar la defensa de Madrid con una columna
de 1800 hombres, de inmediato van a lo mas duro del combate y el 19
lo alcanza una bala, cuando transitaba en área supuestamente
segura. Murió en la madrugada del 20, siendo sepultado 2 días
después en el cementerio de Montjuich en Barcelona, acompañado
del duelo más multitudinario visto en la urbe. Como con
Zamora, el Che o Zapata, su muerte tiene estigmas de traición
y el principal sospechoso, el PCE estalinista, desatará pocos
meses más tarde una brutal persecución contra
anarquistas y demás radicales que no sólo liquidó
la Revolución amenazante, sino que fue el comienzo del fin de
la propia República que decían salvaguardar.


###


Federación Local
de Sindicatos de Sevilla de la CNT

Secretaría de
prensa

Antonio Alonso López

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca
http://ainfos.ca/ca


A-Infos Information Center