A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Mexico-Chiapas] HSBC amplía su historial negro al cancelar cuentas de apoyo a l EZLN

Date Mon, 6 Mar 2006 07:53:42 +0100 (CET)


LA JORNADA Sábado 4 de marzo de 2006
La decisión se suma a los escándalos que la institución
protagonizó en 2001 en España
Aumentan las protestas internacionales contra la
institución financiera
HERMANN BELLINGHAUSEN ENVIADO
Tepeji del Río, Hgo., 3 de marzo. Crecen las protestas y
la indignación internacional contra el banco HSBC, cuya
sucursal mexicana en San Cristóbal de las Casas canceló
cuentas que recibían aportaciones a las comunidades
zapatistas y pagos por sus productos. La firma financiera
se promueve en el mundo con una imagen contraria a la de
bloquear el desarrollo de comunidades indígenas, como lo
hace ahora en las montañas de Chiapas.
Por un lado promueve todas las salvaciones ambientales y
de conocimiento local que quepa imaginar (en China, Nueva
Zelanda, Brasil, Canadá, México), y por el otro incurre en
escándalosos fraudes y lavado de dinero, como en aquel
sonado caso del gobierno español hace cinco años, en
tiempos de José María Aznar.

Las cinco juntas de buen gobierno (JBG) han denunciado
en semanas recientes el hecho, y su gravedad para los
fines de desarrollo y sobrevivencia de las comunidades
mayas del sureste mexicano que, sucede, están en
resistencia.
También el delegado Zero lo hizo ayer con un comunicado.
El banco, de origen británico, presume en su ingeniosa
publicidad: "Nunca subestime el conocimiento local".

BBVA Bancomer, el antecedente

En una acción idéntica, BBVA Bancomer canceló en mayo de
2005 las cuentas de Enlace Civil, asociación civil que
recibe legalmente los depósitos de y para las comunidades
autónomas zapatistas. La protesta internacional,
particularmente en el Estado español, pero también en
México y Argentina, hizo que el banco se arrepintiera
profundamente. A raíz del escándalo, la matriz de BBVA
buscó un "arreglo" con los zapatistas con tal de detener
el problema. Quiso ofrecer la reapertura de las cuentas,
y hasta hacer cuantiosas aportaciones materiales para
las escuelas. El banco nunca recibió respuesta de las
JBG, y se tragó el ruido y la voluminosa cancelación de
cuentas de ciudadanos y organizaciones inconformes.

Ahora, mientras la otra campaña recorre el país, y la
presencia del subcomandante Marcos va revelando una
multitud de desastres sociales, ambientales, políticos,
laborales y agrarios a lo largo del amenazado territorio
nacional, HSBC "se suma a la lista de actores públicos y
privados que continúan la guerra, acosando y dañando
económica y socialmente a los pueblos indígenas de
Chiapas", como denunció Enlace Civil AC.

En 2005 no quedó claro el motivo de las inusuales
cancelaciones de cuentas por parte de BBVA Bancomer. Lo
mismo ocurre ahora con el ataque de HSBC contra las
comunidades zapatistas. Se especuló entonces sobre
posibles presiones de la cancillería mexicana o las
autoridades hacendarias del gobierno foxista, pero BBVA
Bancomer nunca dio más explicación que un vulgar "por
así convenir a nuestros intereses" sacado del manual del
buen gerente. Lo llamativo fue la extrañeza de la matriz
ibérica, que no fue notificada de lo que ocurría en la
lejana provincia americana del sureste, y se tuvo que
enterar por los periódicos y las pintas en las fachadas
de sus oficinas en Madrid y el País Vasco. Entonces
brotaron los historiales negros de BBVA, con ingredientes
de tráfico de armas, fraudes y lavado de dinero en Italia,
Africa y Sudamérica.

Ahora, el Colectivo de Solidaridad con la Rebelión
Zapatista de Barcelona reconstruye la historia de cuando
HSBC estuvo en las primeras planas de los periódicos
españoles en 2001, "no precisamente por sus buenas
prácticas bancarias". Sus directivos estuvieron implicados
en un sonado affaire financiero de la última etapa del
gobierno de Aznar: el escándalo Gescartera, "una agencia
de valores implicada en una enorme estafa por la que se
evaporaron 18 mil millones de pesetas y cuyas ramificaciones
forzaron la dimisión del secretario de Hacienda y de
la presidenta y la vicepresidente de la Comisión Nacional
del Mercado de Valores".

Las aguas negras alcanzaron al mismísimo vicepresidente
del gobierno, Rodrigo Rato, actual presidente del Fondo
Monetario Internacional, "quien se encontró en el ojo del
huracán al conocerse un conflicto de intereses, ya que una
empresa de su familia (Muinmo) mantenía un crédito de más
de 3 millones de euros con HSBC. Según afirmaron entonces
los medios de comunicación y los analistas, la actuación
de los directivos de la filial española de ese banco, con
la colaboración de la filial suiza, demostraba "que no
tienen ningún reparo para establecer sistemas que permitan
el blanqueo de dinero y la evasión de impuestos".

El comunicado del conocido grupo de solidaridad internacional
describe: "El mecanismo era sencillo. La filial suiza del
HSBC mantenía abiertas en la oficina madrileña del banco
138 cuentas. Es legal y normal que las filiales del mismo
banco mantengan cuentas en las oficinas de otros países. Lo
que no es normal es que sean 138. Según los peritos de la
policía judicial, tras la titularidad de la filial suiza se
escondían ciudadanos de nacionalidad española amparados por
la opacidad del secreto bancario
del
país centroeuropeo. Según escuchas telefónicas autorizadas
judicialmente, los mismos directivos del HSBC admitieron
que eran Gescartera y la filial española del banco las que
ponían en contacto a los clientes con la filial helvética".
Lo que el argot financiero llama "operaciones cuádruples".
Un fraude fiscal en forma.

La implicación de los funcionarios más importantes del
gobierno aznarista permitió que "la presión de la oposición
parlamentaria y el juego sucio de algunos sectores de su
mismo partido, en ese momento en plena pugna por la sucesión
de Aznar, se abriera una investigación que acabó con la
imposición de una multa a la filial española del HSBC por
2.1 millones de euros.
La razón: no identificar adecuadamente a los verdaderos
titulares de las cuentas y no investigar, como es su
obligación legal, actividades sospechosas de blanqueo de
dinero".

En febrero, las autoridades autónomas zapatistas denunciaron:
"Consideramos un atropello y violación de los derechos
humanos de los pueblos indígenas la actitud de HSBC; las
cuentas bancarias abiertas en ese banco eran para
depositar apoyos nacionales e internacionales con el
objetivo de proveer de agua a varias de nuestras comunidades
que nunca en la vida han tenido el derecho ni la posibilidad
de contar con agua entubada, y menos potable".

Las cinco JBG han hecho pública su protesta, señalando que
ese dinero (una bicoca, comparado con los montos que manejan
los verdaderos "clientes" de HSBC) se destinaba a la
reconstrucción de las casas destruidas por el ciclón Stan en
las comunidades de la frontera sur; a las cooperativas
de mujeres en los Altos de Chiapas; a las escuelas primarias
y secundarias; a los proyectos de salud comunitaria y otras
cosas igualmente "sospechosas" y "criminales".

Los activistas catalanes, quienes promueven una protesta a
la cual ya se ha unido el cantante Manu Chao y muchas otras
personalidades, testifican: "Nuestra confianza está en la
palabra de las autoridades de las comunidades, que han
demostrado en los hechos que mandan obedeciendo.
Han presentado cuentas de sus trabajos con claridad y no
cobran ningún dinero por ello. Han demostrado transparencia
y han dado una lección al mundo de cómo desarrollar las
necesidades de las comunidades indígenas en resistencia. Lo
han hecho con su propios medios, sin ayuda del gobierno
y con el apoyo de la sociedad civil nacional e internacional.
Y quien haya querido lo ha podido comprobar, como lo hemos
hecho miles de personas de diferentes países".

Pero el historial de HSBC va más allá. Sostiene algunos de
los proyectos de defensa de los recursos naturales más vastos
y significativos del mundo. En Canadá, los lagos del río
Yangtzé, el río Bravo entre México y Estados Unidos, Alemania
e India. Su caudal científico, cargado de "buena onda",
supera al de universidades enteras.

La teoría

Según la analista francesa Heléne Roux, "HSBC combina el
sentido de los negocios con el concepto de responsabilidad
social, gracias al cual se forja una imagen de empresa
comprometida con la resolución de los grandes problemas de
la época, imagen necesaria para seducir a sus clientes
sensibilizados con la defensa del medio ambiente, el
cambio climático y la 'etica' en los negocios".

HSBC ha ideado inclusive algo que nadie más se ha atrevido
en la banca occidental: establecer criterios derivados de
la doctrina coránica para realizar préstamos a inversionistas
musulmanes (pues el Corán prohíbe el agiotismo con intereses).
Esto asegura la captación de capitales musulmanes en Europa,
Estados Unidos, Indonesia y los países árabes. La revista
francesa L' Expansion habla de la "filial islámica" de HSBC.

Beneficiarios de la generosidad de HSBC son Worldwide Fund
for Nature (WWF), Botanic Gardens Conservation International
(BGCI) y Earthwatch.
Según el propio banco, en 2007 se estima que 2 mil empleados
del grupo HSBC habrán participado en investigaciones
científicas de salvamento ambiental en el mundo, "y en
proyectos de conservación que de otra forma, tal vez
no se hubieran llevado a cabo".

A HSBC le preocupan el esturión canadiense, la emisiones
globales de bióxido de carbono, las alternativas energéticas,
el conocimiento botánico tradicional en el Amazonas y los
desastres climáticos por venir. En su programa Invirtiendo
en la naturaleza, HSBC contribuye "a la educación ambiental
y el uso sustentable de plantas por comunidades locales". El
agua es otra de sus prioridades, en particular en el "río
Grande" en la frontera norte de México y en los Everglades
de Florida.
Enlace Civil denunció hace una semanas que, "ante la
incapacidad de las autoridades federales, estatales y
municipales, de proveer los servicios públicos indispensables,
la sociedad civil nacional e internacional ha respondido en
numerosas ocasiones". Tal respuesta es obstruida ahora
por HSBC, "que se suma los actores públicos y privados que
continúan la guerra contra las comunidades indígenas de
Chiapas".

http://www.jornada.unam.mx/2006/03/04/017n1pol.php

LOS DE ABAJO

Gloria Muñoz Ramírez


_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center