A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) El ?Nuevo Medio Oriente? de Israel [en]

Date Mon, 31 Jul 2006 15:57:14 +0200 (CEST)


por Tanya Reinhart [profesora anarquista israeli]
Beirut está en llamas, cientos de libaneses mueren, cientos de miles
pierden todo cuanto alguna vez poseyeron para convertirse en refugiados, y
todo lo que el mundo hace es rescatar a los residentes con ?pasaporte
extranjero? de lo que hace dos semanas era ?el París del Medio Oriente?.
Beirut está en llamas, cientos de libaneses mueren, cientos de miles
pierden todo cuanto alguna vez poseyeron para convertirse en refugiados, y
todo lo que el mundo hace es rescatar a los residentes con ?pasaporte
extranjero? de lo que hace dos semanas era ?el París del Medio Oriente?.
El Líbano puede ser asesinado, ya que ?Israel tiene derecho a defenderse?,
tal cual reza el cántico de los EEUU, acostumbrados a bloquear cualquier
intento internacional de imponer un alto al fuego.

Israel, con el apoyo de los EEUU, muestra su guerra en contra del Líbano,
como una guerra de auto defensa. Es fácil vender este mensaje a los medios
de comunicación masivos, pues los residentes del norte de Israel también
se hallan en refugios, bombardeados y en peligro. La afirmación israelí de
que ningún país dejaría tal ataque sobre sus ciudadanos sin respuesta,
halla muchos oídos afines. Pero que se nos permita reconstruir cómo es que
todo esto comenzó.

Un miércoles 12 de julio, una unidad de Hezbollah atacó dos jeeps
blindados del ejército israelí, que estaba patrullando la frontera de
Israel con el Líbano. Tres soldados israelíes fueron muertos en el ataque,
y dos fueron hechos rehenes. En una conferencia sostenida en Beirut un par
de horas más tarde, el líder de Hezbollah, Sheik Hassan Nasrallah,
explicaba que su objetivo era lograr un intercambio de prisioneros, en el
cual a cambio de los dos soldados israelíes rehenes, Israel debiera
devolver tres prisioneros libaneses que Israel se había negado a liberar
en un intercambio de prisioneros anterior. Nasrallah declaraba no ?querer
arrastrar a la región a la guerra?, pero agregaba que nuestra ?actual
precaución no se debe a debilidad... si ellos (Israel) deciden
confrontarnos, deben entonces prepararse para ciertas sorpresas?. [1]

El gobierno israelí, en cambio, no dio un sólo momento espacio para la
diplomacia, negociaciones, o incluso para una fría negociación sobre la
situación. En una reunión de gabinete aquel mismo día, autorizaba una
masiva ofensiva sobre el Líbano. Como Ha?aretz reportaba, ?en aguda
contradicción con la forma de Israel de responder a ataques previos de
Hezbollah, la sesión gubernamental acordó unánimemente que el gobierno
libanés debía ser considerado el responsable por los eventos del día
anterior?. Olmert declaraba: ?los eventos de esta mañana no constituyen un
acto de terrorismo, sino que la acción de un Estado soberano que atacó a
Israel sin ninguna razón y sin mediar provocación alguna?. Añadía que el
?gobierno libanés, del cual Hezbollah es parte, está tratando de
perjudicar la estabilidad regional. El Líbano es responsable, y el Líbano
pagará las consecuencias de sus actos?. [2]

Durante la reunión del gabinete, ?las FFAA israelíes recomendaron varios
operativos dirigidos en contra del gobierno del Líbano y de objetivos
estratégicos en el Líbano?, así como un ataque integral al sur del Líbano
(donde se concentran las baterías con cohetes de Hezbollah). El gobierno
inmediatamente aprobó ambas recomendaciones. El espíritu de la decisión
del gabinete fue sucintamente resumido por el ministro de defensa Amir
Peretz, quien dijo ?nos estamos saltando la etapa de las amenazas, yendo
derecho a la acción? [3].

A las 21.50 hrs. de aquel mismo día, la edición de internet de Ha?aretz
informaba que para entonces Israel ya había bombardeado puentes en el
Líbano central y atacado ?puestos de Hezbollah? en el sur del Líbano [4].
El informe de prensa de Amnistía Internacional del día siguiente (13 de
julio del 2006) afirmaba que en esas acciones ?unos 40 civiles libaneses
habían sido muertos... entre las víctimas libanesas había una familia
completa de diez miembros, incluyendo ocho niños, asesinados en el poblado
de Dweir, cerca de Nabatiyeh, y otra familia de siete personas, incluyendo
un bebé de siete meses, asesinados en el poblado de Baflay, cerca de Tiro.
Más de 60 otros civiles fueron heridos en estos ataques?.

Fue sólo en este momento, al comenzar la noche del miércoles siguiendo al
primer ataque israelí, que Hezbollah comenzó su ataque con cohetes al
norte de Israel. Más tarde, esa misma noche (antes de la mañana del
jueves), Israel lanzaba su primer ataque sobre Beirut; los aviones de
guerra israelíes bombardearon el aeropuerto internacional de Beirut
matando al menos 27 civiles libaneses en una serie de oleadas. En
respuesta, los ataques con cohetes de Hezbollah se intensificaron el
jueves, cuando ?más de 100 cohetes Katyusha fueron disparados hacia Israel
desde el Líbano, en el más grande ataque de esta naturaleza desde el
inicio de la guerra del Líbano de 1982?. Dos civiles israelíes fueron
muertos en este ataque, y 132 debieron ser llevados al hospital [5].
Cuando Israel comenzó a atacar los barrios chiítas de Beirut al día
siguiente, cosa que incluyó un atentado fallido a la vida de Nasrallah,
Hezbollah extendió sus ataques con cohetes a Haifa.

Por la manera en que comenzó, no había nada en las acciones militares de
Hezbollah, sea lo que uno piense de ellas, que justificaran la masiva y
desproporcionada respuesta de Israel. El Libano tiene una disputa
limítrofe de hace tiempo con Israel: El 2000, cuando Israel, bajo el
primer ministro Ehud Barak, se retiró del sur del Líbano, Israel conservó
un pequeño pedazo de tierra conocido como los campos de Shaba (Chebaa),
cerca del monte Dov, el cual dicen que pertenecía históricamente a Siria y
no a el Líbano, pese a que tanto Siria como el Líbano lo niegan. El
gobierno libanés ha frecuentemente apelado al gobierno de los EEUU y a
otros, para que Israel se retire de estos territorios, que ha permanecido
como el punto de fricción en el sur del Líbano, a fin de calmar las
tensiones en el área y poder ayudar a las negociaciones internas en el
Líbano para poder implementar las resoluciones de la ONU. El más reciente
de tales llamados, ha sido a mediados de abril del 2006, durante un
encuentro en Washington entre el primer ministro libanés Fouad Siniora y
George Bush [6]. En los seis años desde que Israel se retiró, han habido
frecuentemente incidentes limítrofes entre Hezbollah y el ejército
israelí, y violaciones al cese al fuego como la cometida ahora por
Hezbollah, han ocurrido ya antes, iniciadas por cualquiera de ambas
partes, siendo más frecuente por parte de Israel. Ninguno de los
anteriores incidentes terminó en bombardeos con Katyushas del norte de
Israel, el cual ha gozado de absoluta calma desde la retirada israelita.
Era posible para Israel manejar este incidente como todos los que le
precedieron, con a lo más un acto de venganza local, o con un intercambio
de prisioneros, o mejor aún, con un intento de resolver esta disputa
limítrofe de una buena vez por todas. Al contrario, Israel optó por una
guerra global. Como dijo Peretz: ?El objetivo con este incidente es que de
él salga Hezbollah tan golpeado, que ningún hombre en él no se lamente de
haber causado este incidente (sic)? [7].

El gobierno israelita sabía bien desde el comienzo que al lanzar esta
ofensiva se expondría el norte de Israel a fuertes ataques con cohetes
Katyusha. Esto fue abiertamente discutido en estas primeras reuniones
gubernamentales el miércoles: ?Es probable que Hezbollah responda a los
ataques israelitas con grandes lanzamientos de cohetes hacia Israel, y en
ese caso, las FFAA israelitas desplazarán sus fuerzas en una ofensiva
terrestre en el Líbano? [8]. Uno no puede evitar sacar la conclusión de
que para el ejército y el gobierno israelitas, el poner en riesgo la vida
de residentes del norte de Israel es un precio justo a pagar a fin de
justificar la planeada ofensiva terrestre. Comenzaron a preparar a los
israelitas ya ese mismo miércoles para lo que viniera: ?podremos estar
frente a una realidad completamente diferente, en la cual cientos de miles
de israelitas se encontrarán, por un breve tiempo, bajo el peligro de los
cohetes de Hezbollah? decía un oficial de defensa experimentado. ?Esto
incluye a los residentes del centro del país? [9]. Para el liderazgo
militar de Israel, no sólo los libaneses y los palestinos, sino también
los mismos israelitas, son sólo peones en sus grandes visiones
militaristas.

La velocidad a la que todo ocurrió (junto a mucha otra información)
indican que Israel había estado largamente esperando que ?las condiciones
internacionales madurasen? para la guerra masiva que había estado
planificando en el Líbano. De hecho, no es necesario siquiera especular
sobre esto, ya que desde el comienzo, fuentes oficiales de Israel y de los
EEUU han sido lo suficientemente abiertos sobre este punto. Como decía un
oficial israelí al Washington Post del 16 de julio, ?el ataque fronterizo
de Hezbollah, nos ha dado un ?momento único? con una ?convergencia de
intereses?? [10]. El diario nos sigue señalando que significa esta
convergencia de intereses:

?Para los EEUU el objetivo más amplio es estrangular el eje de Hezbollah,
Hamas, Siria e Irán, que la administración de Bush cree están apostando
recursos para cambiar el campo de juego estratégico en el Medio Oriente,
según oficiales de los EEUU? [11]

Para los EEUU, el Medio Oriente es un ?campo de juego estratégico?, en
donde el juego es el establecimiento de la dominación completa de los
EEUU. Los EEUU ya controlan a Irak y Afganistán, y consideran a Egipto,
Arabia Saudita, Jordania y unos cuantos otros estados, como regímenes
amistosos y cooperadores. Pero aún con este inmenso bastión, la dominación
completa de los EEUU está lejos de ser una realidad. Irán se ha visto
fortalecido con la guerra de Irak y ha rechazado aceptar los decretos del
amo. En todo el mundo árabe, incluidos los ?regímenes amistosos?, hay
hirviendo odio en contra de los EEUU, cuyo motivo central no es sólo la
ocupación de Irak, sino que la brutal opresión de los palestinos y el
respaldo de los EEUU a las políticas de Israel. El nuevo eje de los cuatro
enemigos del gobierno de Bush (Hezbollah, Hamas, Siria, Irán) es visto por
el mundo árabe como la resistencia al dominio de los EEUU o Israel, y
defendiendo la libertad árabe. Desde la perspectiva de Bush, a él sólo le
quedan dos años para consolidar su visión de un dominio completo sobre el
Medio Oriente, y para hacer eso, todas las semillas de la resistencia
deben ser aplastadas con un devastador golpe que deje en claro a todos y
cada uno de los árabes que la obediencia al amo es la única manera de
permanecer con vida. Si Israel tiene la voluntad para hacer este trabajo,
y aplastar así no sólo a los palestinos, sino también al Líbano y a
Hezbollah, entonces los EEUU, resquebrajados internamente sobre el
creciente resentimiento hacia las guerras de Bush, y quizás incapaz de
enviar nuevos soldados para ser asesinados para esta causa por ahora, dará
a Israel todo el apoyo que pueda. Como Rice anunciara en su visita a
Jerusalén el 25 de julio, lo que está en cuestión es un ?nuevo Medio
Oriente?. ?Nosotros prevaleceremos? ?le prometió a Olmert.

Pero Israel no está sólo sacrificando a sus soldados y ciudadanos para
complacer a la administración de Bush. El ?nuevo Medio Oriente? ha sido un
sueño de los círculos militares dominantes de Israel, al menos, desde
1982, cuando Sharon llevó al país a la primera guerra del Líbano,
precisamente con este fin declarado. Los líderes de Hezbollah han
argumentado por años que su rol real a largo plazo es proteger al Líbano,
cuyo ejército es demasiado débil para hacer esto. Ellos dicen que Israel
nunca ha renunciado a sus aspiraciones para el Líbano y que la única razón
por la cual tuvieron que retirarse del sur del Líbano en el 2000 es porque
la resistencia de Hezbollah, hizo que mantener la ocupación les sea
demasiado costoso. El pueblo del Líbano sabe lo que todo israelí lo
suficientemente viejo para recordar sabe ?que en la visión de Ben Gurion,
el líder fundador de Israel, las fronteras de Israel debieran ser
?naturales?, es decir ?el río Jordán al Este, y el río Litani del Líbano
por el norte. En 1967 Israel ganó el control del río Jordán, en las
tierras ocupadas de Palestina, pero todos los intentos de establecer la
frontera en el Litani hasta ahora han fracasado.

Como argumentaba en Israel/Palestina, aún cuando el ejército israelita
abandonaba el sur del Líbano el 2000, los planes para el regreso ya
estaban listos [12]. Pero en la visión militar de Israel, en el siguiente
round, la tierra debe primero ser ?limpiada? de sus residentes, como hizo
Israel cuando ocupó la meseta siria de Golan en 1967, y como está haciendo
ahora en el sur del Líbano. Para permitir la eventual realización de
Israel de la visión de Ben Gurion, es necesario establecer un ?régimen
amistoso? en el Líbano, uno que colabore con aplastar cualquier forma de
resistencia. Para hacer esto, es necesario primero destruir al país, como
en el modelo norteamericano de Irak. Estos fueron precisamente los
objetivos declarados de Sharon en la primera guerra del Líbano. Israel y
los EEUU creen que ahora las condiciones han madurado lo suficiente como
para que estos objetivos puedan ser finalmente llevados a cabo.





--------------------------------------------------------------------------------

Tanya Reinhart es profesora benemérita de lingüística y estudios
mediáticos en la universidad de Tel Aviv y es colaboradora frecuente del
periódico israelita ?Yediot Aharonot?. La segunda edición de su libro del
2002, Israel/Palestine - how to end the war of 1948, ha aparecido el año
pasado (Seven Stories) y su nuevo libro, The Road Map to Nowhere,
aparecerá en septiembre (Verso). De la misma autora puede revisar: Israel:
What are they fighting for?


--------------------------------------------------------------------------------


Artículo editado por Mark Marshall

1] Yoav Stern, 'Nasrallah: Only deal will free kidnapped soliders,'
Ha'aretz 13 de julio, 2006.
[2] Amos Harel, Aluf Benn y Gideon Alon, 'Gov't okays massive strikes on
Lebanon,' Ha'aretz, 13 de julio, 2006.
[3] Ibid.
[4] Amos Har'el, 'Israel prepares for widespread military escalation',
Ha'aretz internet edition, edición de último minuto - 21:50 12/07/2006.
[5] Amos Harel, Jack Khoury y Nir Hasson, ?Over 100 Katyushas hit north?,
Ha'aretz 14 de julio, 2006.
[6]'Lebanese PM to lobby Pres. Bush on Israeli withdrawal from Shaba', por
Reuters, Ha'aretz, 16 de abril, 2006 :
"El primer ministro del Líbano [está] preguntado al presidente de los EEUU
George Bush si puede presionar a Israel para salir de una franja
fronteriza y así permitir a su gobierno extender su autoridad a todo el
territorio libanés... 'Israel debe retirarse de los campos de Shaba
(Chebaa) y debe dejar de violar nuestro espacio aéreo y marítimo', dijo
Siniora. Esto es esencial si es que acaso el gobierno libanés se va a
convertir ?en el único con poder monopólico sobre las armas en el país?...
añadió. 'Es muy importante también tratar de buscar el apoyo del
presidente Bush para que el Líbano no se convierta en ningún modo en una
pelota en cancha ajena... o una cancha para disputas ajenas en la región',
dijo Siniora. Los líderes rivales del Líbano están comprometidos en un
'diálogo nacional' cuyo objetivo es resolver la crisis política del país,
la peor desde fines de la guerra civil de 1975-1990. Un aspecto crucial es
el desarme de Hezbollah... El grupo musulmán chiíta dice que sus armas aún
son requeridas para liberar los campos de Shaba (Chebaa) y para defender
al Líbano de las amenazas israelíes".
[7] Amos Harel, Aluf Benn y Gideon Alon, 'Gov't okays massive strikes on
Lebanon', Ha'aretz, 13 de julio, 2006.
[8] Ibid.
[9] Ibid.
[10] Robin Wright, 'Strikes Are Called Part of Broad Strategy', Washington
Post, domingo, 16 de julio, 2006; A15.
[11] Ibid.
[12] Tanya Reinhart Israel-Palestine - how to end the war of 1948, Seven
Stories press 2002, 2005, p. 83-87. Ver 'How Israel left Lebanon'
http://www.tau.ac.il/~reinhart (sección de Media articles, en el jueves).

http://www.tau.ac.il/~reinhart

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center