A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) La CNT en el 70 aniversario de la Revolución (1936-2006)

Date Mon, 10 Jul 2006 17:52:29 +0200 (CEST)



La CNT en el 70 aniversario de la Revolución (1936-2006)

"La objetividad de la erudición seguirá siendo una vana ilusión mientras
esos impulsos inexpresables permanezcan fuera de su alcance. En lo que
respecta a la revolución española, su historia está aún por escribir" (N.
Chomsky)

Y esto que se escribía en 1968 sigue siendo aplicable en la actualidad,
porque seguimos teniendo un gran desconocimiento público de la más
profunda revolución social acaecida en Europa, y la más reciente en el
tiempo, y porque las mitificaciones, los "argumentos de autoridad", las
falsedades y la falta de rigor han hecho tabla rasa sobre los procesos
revolucionarios, negándolos, restándoles importancia, o haciendo recaer
sobre ellos todos los males.

No sólo la historiografía franquista tiene la culpa de ello, al igual que
el revisionismo actual (trasunto de aquella y con incontables apoyos
mediáticos), sino que es la que podemos englobar dentro del pensamiento
?liberal-comunista? (como define el gran pensador) la que más mella ha
hecho en el conocimiento ponderado y en el reconocimiento justo de unos
hechos históricos fundamentales para entender la llamada Guerra Civil
española. Y ello porque este pensamiento liberal-comunista, tendente a
salvar la II República española bajo el discurso que contrapone democracia
a extremismos (fascismos y anarquismos), se cubre de un academicismo, de
una erudición y falso rigor científico que, incluso sin hacer explícito su
posicionamiento teórico de partida, deja entrever sus condicionamientos
ideológicos entre líneas.

Sabemos que frente al feudalismo agrario y frente al capitalismo urbano de
entonces (generadores de tremendas desigualdades, violencias, hambrunas y
analfabetismo) existía una fuerte organización obrera (con la huelga y la
huelga revolucionaria como respuesta) y una cultura popular paralela que
se expresaba a través de una desobediencia al ejército (prófugos,
automutilaciones...), a la Iglesia (?arrejuntamientos?,
anticlericalismo...), al terrateniente (sabotajes, robos...), y al Estado
en general (revueltas espontáneas, folclore sarcástico...), contraponiendo
una educación paralela (a través de los ateneos y centros obreros), una
vinculación estrecha con la naturaleza, unas actitudes solidarias y de
apoyo mutuo y una organización del trabajo "a buen común".

Durante la Guerra Civil española se produjo una guerra social donde los
grupos dominantes (terratenientes, Iglesia, plutócratas, militares y parte
de las clases medias) se emplearon en barrer el tejido ideológico,
cultural, solidario y organizativo de la mayoría de los trabajadores que
eran izquierdistas, y en respuesta inmediata surgió una revolución social
libertaria donde el papel fundamental no corrió a cargo exclusivamente del
proletariado (como creen los marxistas) sino del pueblo trabajador en su
conjunto (campesinos, jornaleros, obreros, siervos, parados...) desde la
autogestión libertaria y de un "instinto popular" y espontáneo que fue el
motor de cambio, por encima de minorías conscientes, alcanzando un calado
muy profundo: colectivizaciones de tierras y fábricas, eliminación del
dinero, subversión de los valores católicos, democracia directa...

Además, a pesar de la situación de guerra y violencia, la revolución
social contuvo el golpe de estado, mantuvo en funcionamiento fábricas,
tierras (en muchos casos aumentando la eficacia) y servicios públicos
(sanidad, transporte, abastecimientos, educación), creando una nueva
cultura igualitaria.

En todo caso, va a ser "una minoría consciente" la que acabe con los
procesos revolucionarios, en aras de un mayor éxito para llevar a cabo la
guerra contra el ejército fascista... y para poder dirigir ese proceso
revolucionario, atrayéndose con ello a las potencias democráticas
europeas. Después... el franquismo con el terror, las torturas, las
cárceles, los fusilamientos, la exclusión, la manipulación informativa y
el adoctrinamiento ultracatólico y paternalista consiguió paralizar a todo
ese pueblo de trabajadores conscientes, trayendo consigo la pasividad
política, el "sálvese quien pueda", actitud que propició el encuentro de
los trabajadores españoles (ya en el tardofranquismo) con el
individualismo asocial, competitivo y consumista, de las democracias
capitalistas occidentales en el que nos movemos en la actualidad.
Pero a pesar de los intentos de "borrón y cuenta nueva" durante la
Transición (con todos los partidos políticos, sistema educativo y medios
de comunicación trabajando en ello), la memoria social ha estado siempre
presente y rebrota en cada acción solidaria, en cada lucha, en la
autogestión, muchas veces de manera espontánea tras ver una película, leer
un artículo en la prensa, asistir a un encuentro, contemplar la exhumación
de fosa común, escuchar una canción, participar en una cacerolada, enviar
un mensaje por teléfono móvil, manifestándose, autogestionándose.

La CNT fue en la revolución social española la estructura organizativa,
avanzada y libertaria, que dio cauce a la capacidad emancipadora y
creativa del pueblo. Desde su creación en 1910 y aun mucho antes en la
sección española de la primera Internacional, la anarcosindical se reveló
como el medio ideal para la defensa de los intereses de los trabajadores,
pero también como la organización donde se va forjando y difundiendo esa
cultura libertaria que da sus frutos cuando se presenta la ocasión.
70 años después, en esta sociedad capitalista, global y tecnológica, en la
que se perpetúan las desigualdades sociales y se fomenta la desintegración
de la personalidad individual y colectiva en un marco económico alienante
y competitivo, la CNT mantiene sus principios y sigue siendo esa
herramienta de lucha valida y eficaz para los trabajadores.

Pero hay que rehacer en estos nuevos tiempos toda esa conciencia
asociativa y creadora de los trabajadores, que años de represión
franquista y de engaño "democrático" han destruido en gran parte. Este es
el trabajo en el que los hombre y mujeres de la CNT estamos comprometidos
hoy en día, en las luchas cotidianas, en los conflictos laborales, en la
acción social y cultural, haciendo organización y difundiendo las ideas
libertarias, y en este sentido, es fundamental la recuperación de la
memoria histórica, hacer patente en el consciente colectivo actual los
logros e ideas de la revolución social.

Recordemos pues la revolución y hagamos presentes sus anhelos en la vida
cotidiana y desde la militancia libertaria.

S.P. del Comité Nacional de la CNT

Publicado en "CNT", julio de 2006
_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center