A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Eslovaquia] Informe de Priama Akcia-AIT sobre la situación socioeconómica del país

Date Tue, 17 Jan 2006 16:51:26 +0100 (CET)



Eslovaquia en la vanguardia del proyecto neoliberal

La historia eslovaca está estrechamente ligada a la historia de
Checoslovaquia desde 1918. La única segregación tuvo lugar entre 1936 y
1945, cuando se formó el estado religioso-fascista autónomo eslovaco bajo
el control de Hitler. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, los
?comunistas? accedieron al poder tras un golpe de Estado político en
Checoslovaquia en 1948. Después de 50 años de capitalismo de estado, se
produjo un cambio de régimen en 1989 y Checoslovaquia inició su nueva
tradición histórica, la del capitalismo democrático. En 1993 se acordó
pacíficamente la escisión con la República Checa y aquí comienza la
historia del estado eslovaco independiente. Eslovaquia es una democracia
parlamentaria con 5,4 millones de habitantes y un tamaño similar al de
Cataluña, por ejemplo.

Situación política y económica

En el período 1994-1998 el poder está en manos de una coalición de
partidos nacionalistas, de izquierdas y de centro. Se trata de un período
de transición típicamente posestalinista. Lo que más impacta públicamente
desde el inicio son los escándalos de corrupción y las privatizaciones,
que mostraron la codicia de la nueva elite en el poder. Muchas empresas se
venden a personas próximas a los partidos o a quienes pagan algún dinero a
la elite. Politológicamente, se podría decir que hasta 1998 hubo un
intento de construir un estado nacional fuerte, lo que significa la compra
de tantas propiedades como sea posible y concentrarlas en manos de los
capitalistas eslovacos ligados a la coalición gobernante. Otro objetivo
consistió en la quiebra voluntaria de las nuevas empresas privadas por
parte de sus propietarios, utilizando las leyes de tal manera que les
reportasen beneficios económicos. Naturalmente, estas medidas de la elite
en el poder derivaron en el aislamiento internacional.
Después de 1998 se produce un cambio de rumbo. No obstante, muchas
empresas importantes (?compañías estratégicas?) se venden después de 1998.
En las elecciones al Parlamento de ese año, mucha gente pone sus
esperanzas en la nueva coalición de derechas. Después de 4 años, las
esperanzas desaparecen bastante rápido. La situación social llega a ser
incluso peor y el desempleo se sitúa aún en torno al 19%. Siguen
existiendo unos niveles elevados de clientelismo y corrupción ? que fue
una de las claves del proceso electoral y le granjeó muchos votos a la
derecha. Las leyes son poco claras y se cambian muchas leyes específicas
en poco tiempo, lo que vuelve las cosas muy confusas para la gente.
La denominada descentralización de las estructuras de poder a las regiones
va de la mano de la descentralización de la corrupción. Además supone una
mayor presión financiera para los gobiernos municipales. Se pueden
apreciar los efectos, por ejemplo, en el proceso de reforma educativa:
desciende el número de colegios, éstos se fusionan para ahorrar dinero a
medida que los recursos de los presupuestos estatales se reducen y los
ayuntamientos dicen que no tienen recursos para financiarlos. Las clases
están masificadas (son habituales las clases de 32-35 alumnos), lo que
significa obviamente que los profesores no pueden manejar la situación y
el sistema educativo en su conjunto empeora. Las universidades se
enfrentan a una financiación insuficiente al tiempo que surgen ataques a
la libertad de enseñanza, aunque los intentos de establecer tasas de
matrícula aún no han tenido éxito.
Las protestas públicas son cada vez más frecuentes. Después de las
elecciones parlamentarias de 2002 en las que la derecha vuelve a ganar,
asistimos a varias acciones de protesta de las ONGs y a huelgas nacionales
que involucran a varias decenas de miles de trabajadores. Estas huelgas
son, de hecho, las primeras de importancia en la historia pos-capitalista
del Estado de Eslovaquia.

Aspectos sociales

Tras 16 años de cambios estructurales la situación social varía muy poco,
y para mucha gente, no para mejor. Si observamos la tasa de desempleo,
superó el 19% en 1998 y ahora ronda el 15%. Según afirmaba en 1999 la KOZ
(Conferedación de sindicatos, la principal confederación sindical de
Eslovaquia), más del 60% de los trabajadores viven en la línea de la
pobreza o por debajo de ésta. Seis años después de esta afirmación, no se
ha mejorado mucho. Los salarios reales siguen por debajo de los de 1989.
El salario medio actual está en torno a los 350 euros, lo que no es más
que un efecto estadístico que no tiene en cuenta el incremento de las
diferencias entre los salarios de los trabajadores y los de los directivos
y entre los distintos sectores industriales. Para muchos trabajadores, el
salario medio oficial era y sigue siendo nada más que un sueño que
solamente pueden alcanzar con horas extra, nocturnidades o fines de
semana. Estos factores, junto con los recortes sociales, han provocado una
desilusión y una decepción masivas de la realidad capitalista de la
democracia. Independientemente de que sea el centro izquierda o los
liberales con los (cristianos) conservadores los que gobiernen, cada vez
más gente ve que su propia realidad social no varía mucho.
Podría caracterizarse a Eslovaquia como una especie de laboratorio de (¡y
a favor de!) las reformas neoliberales globales (sobre todo desde 1998).
Las ?recomendaciones? del Fondo Monetario Internacional, el Banco Europeo
de Inversiones y el Banco Mundial han sido aceptadas e implementadas en
numerosos campos de la vida social. Su rasgo más característico es el
establecimiento de tasas para cada vez más servicios sociales, el aumento
de los precios y el cambio del paternalismo del Estado. La ayuda social
del Estado es reducida y más austera (más ?selectiva? en palabras de los
funcionarios), lo que puede apreciarse, por ejemplo, en la dramática caída
de más del 50% en la ayuda al desempleo. Por poner un ejemplo, esta
política, junto con las intensas actividades mafiosas en la comunidad
gitana (un alto porcentaje de los gitanos están desempleados), lleva a la
expropiación de bienes en numerosos comercios y supermercados en ciudades
del Este de Eslovaquia por parte de gitanos en 2004. El Estado envía a la
policía antidisturbios y al ejército a la zona para acabar con los
saqueos.
En cuanto al desempleo, Eslovaquia es típica por su desempleo
desigualmente distribuido y por su carácter estructural con un alto
porcentaje de desempleados de largo plazo. Por ejemplo, Bratislava tiene
la tasa más baja de desempleo (alrededor del 6%), lo que no es
sorprendente dado que es responsable del 50% del PIB eslovaco total. Por
otra parte, podemos encontrar regiones enteras con tasas de desempleo
superiores al 30% en las regiones orientales y septentrionales. Una de las
razones es la caída de la industria, que fue creada de forma muy
irracional por los estalinistas (como la construcción de fábricas sin
tener en cuenta que no había recursos en las regiones elegidas ? éste fue,
sobre todo, el caso de la industria pesada que, con todo, generó mucho
empleo por entonces).
Como era de esperar, también se han acometido reformas laborales. Éstas se
han aprobado con las reacciones más o menos tranquilas de la KOZ. Es más,
la NKOS (Sindicatos Cristianos Independientes de Eslovaquia, la segunda
confederación sindical del país con varias decenas de miles de afiliados)
apoyó las reformas gubernamentales. Más allá de lo que hicieran o dijesen
las organizaciones sindicales, el efecto es obvio. Los trabajadores están
más expuestos a la explotación de los jefes. Se eleva la cantidad de horas
extra posibles y obligatorias. Los trabajadores podrían ser suspendidos 6
meses sólo por ser sospechosos de haber cometido un crimen. Se crean
nuevas jornadas más cortas (de hasta 20 horas semanales) que el empresario
puede finalizar sin ninguna razón. El tiempo de despido pasa de 3 meses a
2. Despedir a un trabajador porque su trabajo resulte insatisfactorio es
más sencillo: sólo tiene que haber un aviso previo del empresario por
escrito. Los sindicatos perdieron el derecho a parar la producción en caso
de problemas de seguridad laboral o en el centro de trabajo. Por otra
parte, lo cierto es que los empresarios no necesitan en realidad cumplir
el derecho laboral. En muchos casos simplemente utilizan el poder que les
confiere su posición sabiendo que ni los sindicatos, ni mucho menos los
trabajadores, van a resistir y defender sus derechos. El efecto general de
la nueva legislación laboral es la reducción de los derechos de los
trabajadores y el auspicio de unos mayores beneficios empresariales, la
reducción de las posibilidades de los trabajadores para defenderse en caso
de despido y el empeoramiento de las condiciones en materia de seguridad
laboral y descanso razonable después del trabajo. Además, tensa los
derechos de los sindicatos como representantes de los trabajadores y les
discrimina en relación a los derechos de los recién creados comités de
empresa. Es necesario mencionar asimismo la tendencia a impulsar más
acuerdos trabajador-empresario en el marco de la libertad de empresa
individual en vez de acuerdos colectivos.
Por supuesto, ha habido otras reformas, además de las que siguen en
marcha. La de la sanidad ha introducido el pago por la asistencia
sanitaria básica. El impuesto progresivo se transformó en un impuesto
proporcional (del 19%), que significa más dinero para los ricos. Se
emplean decenas de millones de euros en atraer nuevos inversores
(destacando en estos momentos el sector de la automoción y la
electrónica). También sigue adelante la reforma de las pensiones, con un
aumento de la edad límite de jubilación y con unos efectos negativos para
la gente con bajos salarios y, para los de salarios intermedios, sin
beneficios reales. Además, las pensiones ya no las gestionan las empresas
estatales sino una compañías de seguros privadas multinacionales que no
garantizan unas pensiones más altas (en caso de quiebra, la garantía de
los depósitos la ofrece el Estado).

Resistencia obrera

La respuesta de la clase obrera a estos experimentos sociales ha sido
prácticamente nula. La afiliación sindical cayó de los 2 millones en 1989
a los 500.000 en 2004 (lo que supone el 24% de la población trabajadora,
según los sindicatos). La gente pierde la confianza en los sindicatos
porque están totalmente parados en un sistema bipartidista, y sus ?éxitos?
cuando el sistema es tripartidista son nimios dada la situación
socioeconómica. Además, los representantes sindicales admiten que son
incapaces de atraer a los trabajadores jóvenes. Éste ha sido el marco de
la labor sindical desde el inicio, lo que ha llevado a la gente no sólo a
abandonar los sindicatos sino además a desconfiar totalmente de la
actividad sindical. Éstas son algunas de las razones de esta enfoque tan
pesimista de los sindicatos. La burocracia, el hacer carrera en los
sindicatos, la cultura sumisa, la falta de solidaridad entre distintos
sindicatos, las promesas en lugar de las acciones directas, la
desmovilización de cualquier aspecto potencial de conflicto social y de
las huelgas en los centros de trabajo, los beneficios de ocupar puestos
altos en los sindicatos, la cultura del ?bueno rollo? y la necesidad de
una buena imagen frente a los socios tripartitos, la falta de experiencia
con la acción directa y el miedo a ésta, la aceptación de la necesidad de
la reestructuración económica para conseguir una mejores condiciones
futuras aunque esto implique unos salarios inferiores o un incremento del
desempleo, etc., etc.
Para explicar la situación general de la sociedad entre 1993 y 1998,
utilizaré una cita de un documento interno de 1995 del partido
nacionalista de centro HZDS, (Movimiento por una Eslovaquia Democrática,
el principal partido de coalición que gobernó en ese período y que ganó
todas las elecciones hasta que en 1998 pasó a la oposición): ?Nuestro
punto de partida es la formación de sindicatos nuevos partiendo de esas
empresas, organizaciones e instituciones que hoy en día ya han sido
reformadas y están dirigidas por propietarios-directivos totalmente
partidarios del programa del HZDS?. Después de 1998, los métodos que usan
los políticos y los empresarios en la lucha de clases contra los
trabajadores son menos mafiosos pero más directos y espantosos. El método
es la ley, y su contenido es un ataque por distintos frentes a los
derechos de los trabajadores. Como muestra la evolución de la situación en
torno al nuevo Código Laboral, estas tácticas son muy efectivas dado que
los sindicatos están en declive y sus estructuras son incapaces de
reaccionar sin retardo.
Como se ha señalado, los sindicatos en Eslovaquia no emplean la acción
directa para conseguir sus reivindicaciones. Solamente ha habido tres
huelgas de trabajadores a nivel nacional entre 1993 y 2005. Fueron la
huelga de cuatro días de los trabajadores ferroviarios, la huelga de
profesores de un día y la bastante ridícula huelga general de una hora,
todas ellas en 2003. En cuanto a las huelgas en los centros de trabajo,
los medios de comunicación apenas hablan de ellas, pero se puede estimar
que superen ampliamente estas cifras. No hay una red de trabajadores que
informe de ellas, de su evolución y de cómo acaban. Las protestas obreras
habituales suelen consistir en varias decenas de trabajadores, principales
representantes sindicales delante de los edificios oficiales, o
manifestaciones con varios cientos o miles de sindicalistas normalmente en
la capital de Eslovaquia (Bratislava). Tradicionalmente, la KOZ organiza
una manifestación para el 1º de mayo en alguna ciudad del interior de
Eslovaquia con 2.000 sindicalistas a lo sumo.
En cuanto a otras protestas, los medios de comunicación informan
normalmente de las que tienen lugar en empresas a punto de quebrar. Al
final, las protestas y los conflictos son normalmente bastante similares.
No es que sea en imprescindible o necesario, pero para entender mejor la
situación de Eslovaquia (en comparación con España), es quizá bueno saber
que hasta el momento no ha habido disturbios en Eslovaquia por parte de
los manifestantes (en general, no sólo trabajadores). Aun así, afirmar que
no existen sindicalistas o trabajadores militantes en Eslovaquia dista
mucho de la realidad. Desafortunadamente, faltan canales de comunicación
entre ellos, y en caso de que formen parte de las estructuras sindicales,
tienen entre poca o ninguna oportunidad de organizar acciones radicales (o
si lo hacen, cualquier representante sindical a sueldo vendrá de altas
instancias a calmar la situación).
Es más, no es nada raro que los principales representantes sindicales no
tengan ningún inconveniente en promover la idea de involucrarse en la
pugna política (como hicieron sus colegas en Chequia). La KOZ participó en
la petición de elecciones anticipadas al Parlamento en 2003 y se
plantearon la posibilidad de formar su propio partido político. Sin
embargo, esto habrían tenido problemas al carecer de popularidad en la
sociedad (en 2002 una investigación concluyó que solamente el 32,5% de la
población confiaba en ellos, y el 56,1% afirmó desconfiar de ellos).
Además, ellos son conscientes de que incluso entre sus afiliados hay
divisiones políticas. En los últimos años, han tratado de cooperar con el
partido de oposición SMER-SD (socialdemócratas). Veremos si figuran entre
sus listas de candidatos en las elecciones parlamentarias de 2006.

Los intentos de emancipación y Prima Akcia

En cuanto al movimiento de emancipación y antiautoritario, trataré de
comentar un poco su historia y evolución. Hablaré mejor de ?escenario? que
de ?movimiento? dado que es un término más preciso dada nuestra situación.
En primer lugar, lo primero que hay que resaltar es que no hubo un
escenario de emancipación y antiautoritarismo organizado (y de hecho, ni
siquiera no organizado) hasta finales de los 90. También cabe destacar que
los comienzos no surgen de las necesidades propias sino tras seguir las
pautas del extranjero. Los primeras muestras de ideas antiautoritarias
pudieron verse en un escenario punk de ?hazlo tú mismo? a comienzos de los
90. Gracias a la existencia de Checoslovaquia, a las buenas relaciones y a
la política sin fronteras surgen influencias del movimiento checo, más
organizado, abiertamente político y además anarquista. Los primeros
intentos para crear un grupo tienen lugar a mediados de los 90. Los
principales temas de interés son los típicos de la subcultura punk: los
derechos de los animales, el vegetarianismo, el antimilitarismo, el
antirracismo, la ecología, etc. La primera organización, Slobodná
Alternativa (Alternativa Libre) es bastante autónoma y orientada hacia la
subcultura, y su existencia es efímera.
El primer grupo emancipatorio y abiertamente anarquista se forma en 1999
con la creación del periódico y colectivo anarcosindicalista Priama Akcia
en verano de 1999. En otoño de ese año, se formó la sección eslovaca de la
Československá anarchistická federácia (ČSAF ? Federación
Anarquista Checoslovaca, hoy en día miembro de la IFA) y en primavera de
2000, el periódico-colectivo Priama Akcia (PA) se transforma en una
organización con el mismo nombre, que en un principio (y hasta 2001)
utiliza el nombre ?PA - Anarchokomunistická organizácia práce? (Acción
Directa ? Organización Anarcocomunista de Trabajadores). En el Congreso de
la AIT de Granada en 2000 PA pasa a ser miembro de ésta. En 2002 se crea
Antifa?istická Akcia Bratislava (AAB ? Acción Antifascista Bratislava),
que también defiende los principios de la emancipación pero por sus
actividades antifascistas militantes trabaja en la clandestinidad y
solamente publica cientos de pegatinas y el boletín Antifa?ista
(Antifascista) una o dos veces al año. Como se mencionó antes, las
organizaciones anarquistas eslovacas han sido creadas en un marco de falta
de tradición histórica del anarquismo en el país (ni tan siquiera en la
época de Checoslovaquia) lo que nos sitúa en un contexto social y cultural
completamente distinto de los más de 100 años de anarquismo organizado en
España?
Desde comienzos de 1999 hasta la actualidad, apenas pueden verse
progresos. El trabajo en estas organizaciones aportó a sus miembros
importantes experiencias pero se aprecian signos de agotamiento. La
mayoría de los anarquistas de los primeros años han dejado las
organizaciones y la mayor parte de los que siguen interesados en el
anarquismo no sienten la necesidad de organizarse. En la actualidad,
ČSAF ha desaparecido y AAB trabaja de forma clandestina sin ninguna
información conocida sobre sus acciones reales. En cuanto a Priama Akcia,
el pasado año fue críticamente crucial. Hubo una larga discusión sobre el
futuro de la organización, su efectividad y sus actividades. Hace un año
estábamos casi desaparecidos, la comunicación no era buena, muchas cosas
las hacían unas pocas personas. Ésta era una situación que había que
resolver, y fundamentalmente gracias a la necesidad de comunicarse mejor
por la agenda del Congreso de la AIT de 2004 y al interés de los propios
miembros en hacer algo respecto a la mala situación en que estábamos,
decidimos organizar más discusiones internas. Comenzó un proceso de
reconstrucción de Priama Akcia y ahora, un año después, no sólo tenemos
unos cuantos miembros nuevos, sino que además tenemos el mejor colectivo
de compañeros que hemos tenido nunca. Aunque lejos de nuestros deseos, PA
es ahora la única fuerza anarquista socialmente activa de Eslovaquia con
constantes intentos de mejora y mucha voluntad.
En cuanto a la idea que hay detrás de Priama Akcia, podría ser considerado
un grupo de propaganda anarquista con una filosofía anarcocomunista. En el
campo del sindicalismo, tratamos de construir y promover sindicatos
independientes autogestionados ajenos a las actuales estructuras
sindicales. Tenemos dos grupos regionales: Bratislava y Eslovaquia
oriental. Priama Akcia y sus miembros han intentado mostrar su solidaridad
y/o implicarse de una manera u otra en la mayoría de las acciones y luchas
conocidas de la clase obrera en los últimos años: desde la huelga de
cuatro días de los trabajadores ferroviarios, a las protestas de los
profesores, las manifestaciones sindicales, la lucha de los trabajadores
de SCP (el primer y el mayor conflicto en un centro de trabajo donde los
trabajadores rechazaron la política de la KOZ y organizaron su propio
sindicato; sin embargo, tras varios meses y una estrecha relación con los
representantes sindicales cristianos eslovacos y austriacos, se unieron a
la NKOS) o las protestas estudiantiles, etc. Hicimos además dos giras de
charlas por toda Eslovaquia sobre la invasión de Iraq, la integración en
la UE y el apoyo a varias luchas de trabajadores y antifascistas
extranjeros (incluyendo la huelga de AUSSA, por ejemplo). En la
actualidad, estamos en plena campaña contra los complejos de esquí,
preparando la campaña contra las elecciones de 2006 y tratando de
cuestionar los intentos para aprobar una nueva ley contra los extremismos
dirigida contra los nazis pero elaborada de tal manera que puede
criminalizar a cualquier movimiento social de autodefensa y acción
directa. Aún somos muy pocos y padecemos la falta de recursos. Seguimos
con nuestras actividades gracias al apoyo recibido de fuera de Eslovaquia
y, en particular de la AIT (y me refiero no solamente al apoyo financiero,
desde luego).

Nota final:
Me gustaría agradecer al periódico CNT por contactar con PA y crear un
espacio para que las organizaciones de los países posestalinistas
compartan su realidad cotidiana. Espero que así se estimulen las
relaciones internacionales, la cooperación y la solidaridad. A los
compañeros de la CNT, ¡con mucho cariño y esperanza en sus vidas y en sus
luchas!

Michal Tulík
Secretariado Internacional de Priama Akcia (AIT Eslovaquia)

Traducción: L. Buendía

Más información en:
Priama akcia, PO Box 16, 840 08 Bratislava 48, Slovak republic
priamaakcia@priamaakcia.sk ? contacto general
intersec@priamaakcia.sk ? secretariado internacional

Publicado en el periódico "CNT", enero de 2006

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center