A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Mexico] Sexoservidoras de Apizaco encuentran respaldo en la Sexta y el delegado Zero

Date Thu, 23 Feb 2006 18:26:20 +0100 (CET)


LA JORNADA Jueves 23 de febrero de 2006
"Las autoridades han prostituido más las leyes; la Constitución
la tienen manoseada"
HERMANN BELLINGHAUSEN ENVIADO
Apizaco, Tlax., 22 de febrero. "Las autoridades que hablan de
erradicar la prostitución son más prostitutas; son delincuentes;
viven de saquear el país, sin importarles que la gente sin trabajo
se dedique a robar o se vaya." Hablan las trabajadoras sexuales
de Apizaco, esta mañana en su lugar de trabajo, sentadas
alrededor de una mesa con el subcomandante Marcos.
Ellas pertenecen a la otra campaña y a mucha honra.

Estela, Gloria, Eloísa, Candelaria, Marisol, Rocío, Maribel
y otras más hablan derecho y claro. Reivindican su derecho a
salir a la calle. "Es el tiempo de ya no quedarnos calladas.
El trabajo sexual es la alternativa para muchas mujeres solas,
con hijos y sin instrucción. Por otra parte, las autoridades
nos persiguen y encarcelan porque somos lo que somos", señala
Eloísa, la más articulada tal vez, la vocera del grupo.
Primero son 12, más tarde se incorporan a la reunión otras
seis, las más jóvenes.

"Ellos han prostituido más las leyes. Ya nuestra Constitución
la tienen manoseada y es nada más para su propia defensa. Para
nosotras es sólo la represión y la cárcel por buscar sustento
para nuestras familias", prosigue.

Toma la palabra Rocío. Se pone de pie y se aproxima a Marcos
como para que la oiga bien. "Quisiera hacer entender al
gobierno que ser trabajadora sexual no es para ser maltratada.
No permitiremos que el gobierno siga propasándose. Tenemos
dignidad, abajo y a la izquierda."

No todas se animan a decir algo. Pero bien se ve que entre
ellas lo han platicado largo. Se conocen, se acompañan. Son
compañeras. Es turno de Estela: "estamos aprendiendo a
defendernos. Hemos buscado apoyo en la otra campaña porque
estamos cansadas de tanta injusticia y desprecio hacia
la mujer". Acusa directamente al presidente municipal de
Apizaco, Reyes Ruiz (del Partido del Trabajo), de persecusión.

Otra más añade: "somos humilladas por el personal
administrativo, policiaco y del sector salud. Quisiéramos
respeto ya, aunque seamos sólo una pequeña parte de Tlaxcala.
Todas somos mujeres solas. Las autoridades dicen que ninguna
ley nos protege. No estoy de acuerdo. Debemos poder pasar a
todos lados". Y una más: "queremos libertad, no libertinaje".
La frase es conocida, pero en este contexto significa algo más,
una especie de compromiso.

"Pusimos una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos
(CNDH), sin que nos den respuesta positiva. ¿Qué debemos hacer?",
expresa Eloísa.
"Vinieron a buscarnos para decirnos que retiremos los cargos
contra el presidente municipal, y que él ya no se va a meter
con nosotras. Nos dijeron que no teníamos pruebas. Se las
llevamos, y vino la licenciada de la comisión a proponernos
llegar a un acuerdo, porque si ella emite la recomendación nos
va a ir peor. Pensamos que la CNDH nos está traicionando.
Si claudicamos, las agresiones van a seguir y ya no vamos a
poder hacer nada."

El lugar de trabajo es un cuarto de unos cuatro metros de
ancho por 15 de fondo, muros de ladrillo pintados color salmón,
techo de lámina sostenido por vigas de madera muy viejas. En
una esquina, una cortina de plástico rosa es el baño de las
mujeres para limpiarse. Es una casa de puerta roja, en una
céntrica esquina de Apizaco, ciudad de camioneros, traileros
y, en otros tiempos, de ferrocarrileros.

Una mujer de edad toma la palabra: "estas muchachas no porque
tengan esta profesión merecen que las releguen. Yo tengo una
forma de tener a estas muchachas. Tienen necesidad de trabajo,
en un lugar digno". Cuenta que posee una cervecería, que
ahora le clausuró el ayuntamiento, sin razón.
Y el presidente municipal se niega a recibirla. "Y aquí están
abiertos todos los bares. Sólo cerraron el mío." Precisamente
aquel que es solidario con las sexoservidoras.

Habla Candelaria: "ellas son nuevas. Yo llevo mucho. He vivido
atropellos más duros que ellas. Antes no sabíamos cómo
defendernos. A cada rato nos agarraban de los pelos o nos
metían a los separos. Vengo de una familia muy pobre, de
Guerrero. Yo les ayudo a mis papás. Los tengo enfermos, y a
una hermana. Soy la única que los sostengo".

Eloísa interviene nuevamente: "el presidente municipal nos
dice que aprendamos a hacer otra cosa. Que trabajemos en la
maquila. La situación allí, como en el país, es deplorable.
A la que mejor le va le pagan 300 pesos a la semana. Los
niños así no van a la escuela. Somos trabajadoras sexuales
por amor a nuestros hijos, para que no tengan que trabajar o
exponerse en la calle vendiendo chicles. Es increíble que el
gobierno nos ofrezca trabajos que se pagan con una miseria".

Y dice al delegado Zero directamente: "seguiremos unidas.
Seguiremos con usted. Y aunque somos mujeres vamos a ser
valientes y estaremos hasta el final luchando con todas las
personas en la otra campaña. Queremos que las cosas cambien,
que el país sea más justo. Que ya no haya sexoservidoras. Va
a costar mucho, pero vamos a lograrlo".

Tras su confianza, la indignación presente: "nuestro país está
en una crisis muy fuerte. Si no luchamos, nuestros hijo y
nietos van a ser esclavos. El capitalismo ya casi nos dejó
sin patria. Nos quedan los colores de la bandera, que pronto
van a venir made in China o made in USA.
Nosotras luchamos por nuestros hijos y nuestros padres".

Ella no se detiene ahí: "sí, que se erradique la prostitución.
Pero primero que se erradique la pobreza. Que la riqueza de
México sea para todos.
Si los hombres que lucharon por este país volvieran, volverían
a morirse de la vergüenza. Vamos a hacer honor a ellos y a
usted, que tiene el valor de enfrentarse al gobierno. Ya no hay
hombres así. Todos tienen miedo, y con miedo no hacemos nada.

"Me gusta mucho que en la Sexta se busque la forma de hacer
una nueva Constitución, que nos beneficie a los de abajo, a
los débiles, que no sea para los gobernantes", prosigue.
Afuera hay cierta agitación por los policías, los agentes y
orejas, por los curiosos y los periodistas. Es todo un
acontecimiento en la pobre casa de puertas rojas. Llegan
unas trabajadoras sexuales. Una de ellas se sienta también a
la mesa. Es muy joven y bonita, dicho esto con todas sus
implicaciones. También es la más triste. Su mirada es de
susto, como si oyendo estuviera viendo o recordando algo más.
Su mirada no está aquí.

Todas son serias, dignas, de mirada herida. Eloísa concluye:
"queremos que todos tengan justicia y democracia verdadera, no
esta porquería con que estamos ahora. Para eso está la otra
campaña, y seguiremos con el EZLN, porque estamos con ustedes".

El delegado Zero no ha dejado de tomar nota y de mirarlas.
Ahora Eloísa habla en primera persona del plural: "lo que nos
hizo agarrar este trabajo, es un sistema, y luego ya que
estamos en este trabajo, la explotación, persecución,
desprecio, racismo, insultos y todo lo que tenemos como
trabajadoras sexuales.

"Está esto que cada vez está pasando más, que no hay trabajo y
el que hay está mal pagado y no hay ningún derecho. El
trabajador está como si estuviera esclavo, todo el día. Las
maquilas son de 10, 12 horas diarias y a veces más. Y peor si
es mujer joven, que aparte tiene que aguantar que el gerente o
el jefe de línea le esté diciendo 'hazte para acá o si no te
voy a correr'. Toda esta situación que se ve en todo el país,
la misma persecución y desprecio para las mujeres en general,
los jóvenes, las trabajadoras y trabajadores sexuales, es lo
mismo que sentimos como indígenas.

"Entonces esto que nosotros vemos que son todas estas
condiciones de miseria que no hay para dónde hacerse. Y vemos
que a nadie le importa, pues. Como que la idea que tienen de
las trabajadoras sexuales es lo que sale en las películas. Y
nosotras estamos muy de acuerdo en que no somos prostitutas.
Prostitutas son las que allá arriba, las ricas que venden
su dignidad. Nosotras somos trabajadoras, como tal nos
pensamos y como tal tenemos dignidad, porque sea lo que sea
lo que nunca vendemos es nuestra dignidad de mujeres."

El tono del subcomandante Marcos es coloquial, en corto:
"entonces cuando nos organizamos, nos tenemos que organizar
doble. Una es para cambiar el sistema que nos hizo agarrar
este trabajo. Viera que hay buenos trabajos, que hay buenas
escuelas, entonces por qué madre vamos a estar aquí.
Nosotras lo estamos haciendo porque a nuestros hijos no les
vaya a pasar lo mismo. Porque no los vayan a maltratar,
porque no los vayan a violar, porque ya nos enteramos que
los ricos y los gobiernos agarran niñas chiquitas y se las
llevan para su gusto.

"Hay que organizarse ahorita para cambiar esa situación,
pero como quiera estamos ahorita en el problema que tenemos
como trabajadoras, y que sabemos que no es fácil porque hay
muchos peligros, unos saben y otros no; sólo lo sabemos los
que estamos aquí, por ejemplo que nos peguen una enfermedad
venérea, que ahorita ya hay mortales como el sida. Y otra es
que toque un loco, te estás arriesgando, pues estás sola con
él, y que tal que se le ocurre que hay que pegar, como ha
pasado. Y al gobierno no le importa ver ese crimen, porque
dice 'no pues son de la calle, de por sí se lo buscó'.
Como si eso fuera derecho para que la maten a una.

"¿Por qué no le gritan así al presidente municipal? Que dice
que es un partido de izquierda, así dice el PT, yo soy de
izquierda, yo lucho por los pobres. Y es de los partidos que
está apoyando al PRD para la Presidencia.
Pensamos que tienen que ir con la licenciada esa de derechos
humanos y le tienen que decir sabes qué nosotras no estamos
solas, con nosotras está el Ejército Zapatista de Liberación
Nacional, ya hay una organización nacional que se llama la
otra campaña, y hay abogados."

Y entonces dice el delegado Zero: "¿por qué no echamos trato?
¿Por qué no hacemos un llamado a todas las compañeras
trabajadoras sexuales del país y que se conozca la historia
de todas y que todas luchemos por los derechos?
A ver si es lo mismo que el presidente municipal de Apizaco
se va a enfrentar a un movimiento nacional".

http://www.jornada.unam.mx/2006/02/23/020n1pol.php




_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center