A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

[Fwd: (ca) Los criminales , sus cómplices y los que miran a otra parte: sobre Is rael , EE.UU. y Europa en el conflicto de Oriente Medio

Date Fri, 11 Aug 2006 17:35:00 +0200 (CEST)


A la hora de analizar el conflicto de oriente Medio hay cuestiones
esenciales y cuestiones derivadas, cuya resolución depende de que
previamente se consiga solventar los problemas de base.

Desde tal perspectiva, el problema esencial de la región radica en la
existencia de un Estado, como el de Israel, que ocupa ilegalmente desde
hace ya casi cuarenta años tierras palestinas, arrebatadas por la fuerza a
raíz de la "guerra de los seis días"; el problema estriba en que coloniza
las tierras ocupadas, contraviniendo las normas más elementales del
derecho internacional, forzando a sus habitantes palestinos a
abandonarlas, de grado o por fuerza; el problema esencial es que no se
permite el regreso a sus casas a más de cuatro millones de personas,
expulsadas de sus hogares a raíz de la creación del Estado de Israel; el
problema fundamental se centra en la existencia de un Estado, como el
sionista, que mata por miles a los árabes, que mantiene secuestrados en
unos "Guantánamos", de los que nadie habla, a decenas de miles de ellos
sin que se haya formulado en su contra acusación ninguna, que destruye las
casas y las plantaciones de olivos y priva de sus hogares y medios de
subsistencia a decenas de miles de personas; el problema clave es la
existencia de un Estado, como Israel, de naturaleza racista, cuyos
ciudadanos no judíos son discriminados y no gozan de los mismos derechos
legales que los sí judíos, al tiempo que ofrece la nacionalidad judía a
cualquier habitante del planeta que acredite ser étnicamente judío; en
fin, el problema está en que Israel se ha convertido en la punta de lanza
de los intereses norteamericanos en esta zona, capital para el control de
los recursos energéticos del planeta, al tiempo que grupos sionistas
estadounidenses dirigen la política exterior de Washington en función de
los intereses israelíes.

En esas circunstancias, es Israel quien no quiere la paz, porque Israel
quiere mantener el actual status quo, que tan ventajoso le resulta. Los
dirigentes sionistas saben que cualquier paz mínimamente honorable para
los palestinos deberá implicar para el Estado de Israel sustanciales
concesiones. Es por eso que, sabiéndose más poderosos que los palestinos,
no quieren hacer ninguna concesión y no tienen ningún interés en la paz.

Para justificar ese permanente estado de guerra ante su ciudadanía, los
dirigentes israelíes no dudan en cometer toda suerte de crímenes horrendos
contra los árabes, para así dar lugar por parte de éstos a reacciones
violentas que legitimen ante la población israelí la sensación de ser
víctimas de una agresión constante de parte de sus vecinos, creando de
esta forma el clima de odio, nacionalismo y militarismo capaz de hacer
posible anexiones de tierras, desplazamientos de población y toda suerte
de injusticias contra los palestinos.

Este es precisamente el clima que se requiere para poder alcanzar el
objetivo sionista de un Estado judío, étnicamente puro, libre de árabes y
otras poblaciones no judías, cuyas fronteras no se ajustarían a las
internacionalmente reconocidas a Israel y que acapararía para sí las
mejores tierras y los recursos hídricos de la zona.

Son esos anhelos expansionistas de los dirigentes israelíes y su nulo
interés en llegar a una resolución justa del conflicto los que se
encuentran detrás del ataque brutal, primero contra Gaza y luego contra
Líbano. El resto son verdades a medias o puras mentiras, urdidas para
encubrir los problemas de base a que nos hemos referido y para tapar ante
la opinión pública de Israel y la opinión pública internacional el lento
proceso de anexión de tierras y de silenciosa deportación de poblaciones
enteras que son precisas para el logro de las metas del sionismo.

Frente a este sistemático y criminal programa de Israel, los gobiernos
occidentales se limitan a callar cobardemente o, en el caso de los Estados
Unidos, a dar respaldo militar y diplomático a los agresores, convertidos
por la prensa norteamericana, mayoritariamente dominada por los grupos de
presión sionistas, en víctimas de un conflicto que no han buscado. Ninguno
de esos gobiernos ha sacado la conclusión pertinente de los resultados a
que condujo en 1938 la política de apaciguamiento frente a un poder
intrínsecamente criminal y resuelto a lograr sus metas a cualquier precio.

Por eso, una vez más se demuestra que, en este como en otros campos, muy
poco podemos esperar de unos gobiernos que aspiran tan sólo a mantenerse
en el poder, aun a costa de bendecir con su silencio o su apoyo explícito
a aquellos que practican la violencia a gran escala, con tal de que los
agresores posean la suficiente fuerza como para amenazar y poner en graves
dificultades a todos cuantos osen desafiar sus designios.

Hoy, como en los años treinta, tendemos a permanecer cruzados de brazos
frente a los crímenes de que son víctimas los demás, pensando que «esa
guerra no va con nosotros», sin considerar que cuando vengan a por
nosotros ya no habrá nadie que nos defienda.

Es porque no confiamos en que los gobiernos adopten espontáneamente
medidas contundentes para parar esta masacre y porque creemos que ello
sólo se podrá lograr mediante la solidaridad entre todos los que sufrimos
la violencia o la injusticia en cualquier punto del planeta, por lo que
hacemos un llamamiento a toda la ciudadanía para mostrar su apoyo a los
pueblos de Líbano y Palestina y el rechazo hacia todos los que, por activa
o por pasiva, colaboran a que tales crímenes continúen.

Secretariado Permanente del Comité Nacional CNT-AIT



_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center