A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Deja 2 muertos y más de 40 heridos desalojo de mineros en Michoacán . 8 00 agentes de la PFP y estatales entraron a Sicartsa para sacar a huelguistas

Date Sat, 22 Apr 2006 10:28:22 +0200 (CEST)


LA JORNADA Viernes 21 de abril de 2006

Dirigente gremial muestra videos en los que un jefe de la Policía
Ministerial ordena disparar

Fox, culpable, por imponer a Elías Morales como líder del sindicato
nacional: Maya Bucio

CARLOS TORRES, DANIELA MORALES, ANTONIO AGUILERA Y E. MARTINEZ

Lázaro Cardenas, Mich., 20 de abril. Dos mineros muertos y 41
lesionados, dos de ellos de gravedad, fue el saldo que dejó el desalojo
efectuado hoy por 800 policías federales y estatales contra
aproximadamente 500 trabajadores que se mantienen en huelga desde el 2 de
abril en la empresa Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas (Sicartsa),
misma que fue recuperada más tarde por los obreros.

Durante la trifulca fueron incendiados el edificio Monarca, donde se
archivaba la información administrativam y unos 30 vehículos de la
empresa, así como algunos particulares, además de maquinaria pesada que
utilizaron los trabajadores para replegar a los policías.

Eran aproximadamente las 7 de la mañana cuando los agentes de las
policías
Federal Preventiva (PFP) y Judicial del estado, además del Grupo de
Operaciones Especiales (GOE), ingresaron a la factoría con gases
lacrimógenos y armas de fuego.

La presencia de los agentes, quienes entraron por la puerta trasera de
la planta acerera, tomó por sorpresa a los obreros, quienes se encontraban
atrincherados frente al acceso principal. La policía logró inicialmente
que los inconformes se dispersaran.

Sin embargo, dos horas después arribaron más obreros, y con palos,
piedras y varillas replegaron a los policías hacia el interior de la
planta, por el mismo lugar donde llegaron.

En la refriega perecieron José Luis Castillo Zúñiga, trabajador de
Sicartsa, y Héctor Alvarez Gómez, representante sindical en la comisión
mixta de la empresa Mittal Steel; asimismo, resultaron gravemente
heridos Luis Alberto Zárate, quien recibió un impacto de bala que le
perforó el pulmón, y Cirilo Quiñones, con una lesión en el tórax por
impacto de arma de fuego.

Este hecho ocasionó el cierre del comercio del primer cuadro de la
ciudad.
Las oficinas de la Administración Portuaria Integral, ubicadas a un
costado de Sicartsa, fueron desalojadas desde las 10 horas. También
fueron desocupados tres estibadores.

Mittal Steel, donde también laboran afiliados a la sección 271 del
Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de
la República Mexicana (SNTMMSRM) pararon actividades en respaldo a sus
compañeros agredidos y posteriormente apoyaron la recuperación de las
instalaciones y el repliegue de los elementos de seguridad.

En la entrada de la empresa, que se encuentra bloqueada, todo el día se
vivieron momentos de tensión ante el temor de una segunda agresión, al
tiempo que vehículos y parte de las oficinas eran consumidas por el
fuego.

Elementos del Ejército Mexicano y de la Armada de México mantienen bajo
resguardo las áreas de alto riesgo, como Altos Hornos, Planta de Fuerza
y Coquizadotra, según dijeron los propios trabajadores.

Felipe Manuel Maya Bucio, secretario de seguridad e higiene de la
sección 271 del SNTMMSRM, informó de cinco mineros desaparecidos, pero al
parecer fueron ingresados al Hospital Civil de Morelia, debido a que
resultaron heridos; los otros 36 fueron llevados al hospital regional del
Instituto Mexicano del Seguro Social de Lázaro Cárdenas.

Maya Bucio señaló que el movimiento comenzó por la intromisión del
gobierno federal en el sindicato minero, al desconocer a su dirigente,
Napoleón Gómez Urrutia. Nuestra petición a los Villarreal Guajardo
(propietarios de la empresa) fue que se dieran las mismas condiciones
en que se levantó la huelga en Mitta Steel: el pago total de los salarios
caídos, que se retire cualquier demanda judicial contra los dirigentes
del movimiento, la reinstalación de los trabajadores despedidos y que se
reconozca a Gómez Urrutia.

La huelga empezó el 2 de abril en Sicartsa y sus filiales, además de
Mittal Steel, donde hubo un arreglo el día 11, tras reconocer las
negociaciones con la dirigencia gremial encabezada por Gómez Urrutia y
el pago de los salarios caídos.

Bucio presentó videos que demuestran que el director de la Policía
Ministerial, Jaime Liera Alvarez, "fue quien dio la orden de disparar a
los pies y al aire", y hay trabajadores que cuentan con imágenes donde
incluso se ve cómo disparan desde un helicóptero, comentó.

Recordó que el lunes pasado, durante una gira por Uruapan, Vicente Fox
le aseguró personalmente que no habría ninguna agresión a los
trabajadores, "pero 48 horas después vemos cómo el Presidente incumple su
palabra: la respuesta desde Los Pinos fueron las balas", dijo.

En entrevista con La Jornada Michoacán, el dirigente afirmó que
personalmente entregó a Fox el documento en que se señalaba las
peticiones para destrabar el conflicto en la siderúrgica.

Marcha de mujeres familiares de los mineros

Aproximadamente a las 18 horas, más de mil mujeres, entre esposas,
madres e hijas de los trabajadores, marcharon del Monumento al minero
hasta la puerta dos de Sicartsa, donde se encuentran los huelguistas, para
manifestarse en rechazo a la agresión.

Coreando consignas contra el Grupo Villacero, César Reyes (supuesto
esquirol), el presidente Vicente Fox y la Secretaría del Trabajo, las
manifestantes efectuaron un mitin donde aseguraron que saldrán de la
empresa hasta que haya una negociación justa.

Agentes locales, codyuvantes de la PFP, asegura el gobierno del estado

El gobierno de Michoacán, encabezado por el perredista Lázaro Cárdenas
Batel, se deslindó del homicidio de los trabajadores y del desalojo
mismo.
Los agentes del GOE -de la Secretaría de Seguridad Pública estatal-,
dijo Enrique Bautista Villegas, secretario de Gobierno, iban "desarmados" y
únicamente como "coadyuvantes" de la PFP, "a solicitud de la Junta
Federal de Conciliación y Arbitraje", aseguró.

En un escueto comunicado, el gobierno local indicó que la intervención
del GOE fue "para desbloquear la planta industrial", pero que al empezar el
operativo los agentes fueron recibidos violentamente por los
trabajadores en paro, lo que derivó en "un enfrentamiento que ocasionó
daños en instalaciones, quema de vehículos y personas heridas de ambos
grupos", además de la muerte de dos trabajadores.

El texto añade que el gobernador instruyó a la Procuraduría General de
Justicia del estado a iniciar la averiguación previa "para el total
esclarecimiento y deslindar las respectivas responsabilidades". Destacó
que el Ejecutivo estatal solicitó la intervención de la Comisión
Nacional de Derechos Humanos para que investigue el caso.

Por la noche arribaron visitadores de las comisiones de derechos
humanos del Distrito Federal y de Morelia para fungir como mediadores
entre el sindicato y el gobierno, e incluso tuvieron un acercamiento con
los mineros para formalizar la propuesta.

En entrevistas concedidas a noticiarios radiofónicos locales y de la
ciudad de México, Bautista Villegas señaló insistentemente que "fue la
instancia federal la que solicitó al gobierno del estado que ayudara a
las fuerzas federales a recuperar las instalaciones de Sicartsa y de las
empresas subsidiarias Atibsa y Assa, tomadas desde el pasado 2 de
abril".

Indicó que el paro de los mineros "no se originó en Michoacán" y es
resultado "de un conflicto interno entre grupos del SNTMMSRP y, en todo
caso, entre ese sindicato y las decisiones de la Secretaría del
Trabajo", por el reconocimiento que otorgó a Elías Morales como dirigente
de los mineros, en detrimento de Napoleón Gómez Urrutia.

Se aplicó la ley: IP y PAN

Ricardo Rubí Bustamante, presidente del Consejo Coordinador
Empresarial, comentó que el sector "está de acuerdo con la aplicación de
la ley; para eso es la fuerza pública: para someter a los ciudadanos que
violan la legislación", dijo el mismo que a lo largo de los 20 días de
paro ha insistido en que el movimiento obrero obedece a intereses ajenos
al
sindicato y es totalmente ilegal, y que Michoacán "no puede seguir
ofreciendo una imagen de ingobernabilidad". Calificó la actuación de
los mineros como "violenta y sin razón".

Eduardo Sánchez Martínez, dirigente estatal de la Confederación
Patronal de la República Mexicana, aseveró que la situación en el puerto es
resultado "de la especulación de los partidos políticos, la falta de
transparencia de los sindicatos y la inmovilidad del Congreso de la
Unión para sacar adelante las reformas que el país reclama".

No se puede calificar como represiva la incursión policiaca en
Sicartsa, aseveró Sánchez Martínez, puesto que la PFP y el GOE actuaron
con estricto "apego a la ley y al estado de derecho", en cumplimiento
tanto de las exigencias de la mayoría de la sociedad como de la Junta
Federal de Conciliación y Arbitraje, que en la víspera declaró ilegal la
huelga.

El dirigente estatal panista, Francisco Morelos Borja, señaló que si
bien los gobiernos federal y estatal deben promover el diálogo, están
obligados a velar porque prevalezca la ley, y así se hizo, pues "la huelga
había sido declarada ilegal".

Por la noche, agentes de las corporaciones policiacas que participaron
en el desalojo y cinco mineros, en calidad de presentados, declaraban ante
el Ministerio Público sobre su participación en el enfrentamiento, informó
Juan Antonio Magaña de la Mora, procurador de Justicia del estado.

http://www.jornada.unam.mx/2006/04/21/053n1soc.php

Luis Javier Garrido

La represión

El gobierno foxista se termina en un baño de sangre, luego de la brutal
represión que hiciera el día de ayer (20 de abril) la Policía Federal
Preventiva de los trabajadores mineros en huelga de Ciudad Lázaro
Cárdenas
(Michoacán), abriendo así un nuevo escenario político en el país.

1. La violenta represión llevada a cabo por el gobierno de Vicente Fox
de los 3 mil trabajadores mineros de la sección 271 -que desde hace 18
días se hallaban en huelga ante la pretensión del gobierno foxista de
imponerles a un incondicional suyo como dirigente sindical-, con saldo
de varios muertos y más de 100 heridos de bala, es un indicador de las
acciones que será capaz de tomar en las próximas semanas el grupo de
panistas de El Yunque que gobierna a México ante el riesgo de perder el
poder.

2. El nerviosismo no puede normar las acciones de un gobierno, en
especial cuando el Ejecutivo se halla en manos de un individuo que desde
meses atrás ha dado muestras de un profundo desequilibrio, y sin embargo,
lo que era evitable aconteció. Varias voces se habían levantado ya en los
pasados días para advertir de los riesgos que entrañaba para el país la
desesperación de Fox y de sus amigos ante el fracaso de su gestión y
las evidencias de que Acción Nacional perdería las elecciones de este 2006,
como la de José Emilio Pacheco, quien señaló en Proceso (núm. 1537) que
la violencia verbal de Fox y de sus adláteres Felipe Calderón y Manuel
Espino era preocupante en extremo porque, enfermos de poder, muy fácilmente
podrían pasar de las palabras a los hechos, como desafortunadamente ya
aconteció.

3. La responsabilidad criminal por lo acontecido recae en términos
constitucionales en el propio Vicente Fox, pero también en los
directamente implicados en la matanza: Eduardo Medina Mora (secretario
de Seguridad Pública) y, desde luego, Carlos Abascal Carranza (secretario
de Gobernación) y su secuaz Francisco Javier Salazar (secretario del
Trabajo y Previsión Social), quienes desde hace semanas, envalentonados
por la impunidad de que disfrutaban tras haber logrado evadir su
responsabilidad criminal por dejar morir a los trabajadores en la mina de
Pasta de Conchos, en San Juan de Sabinas (Coahuila) luego de la explosión
del 19 de febrero, habían lanzado una escalada de iniciativas tendientes a
un solo objetivo: destruir al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y
Metalúrgicos de la República Mexicana (SNTMMRM), tal como lo exigen los
consorcios trasnacionales y el nuevo primer ministro.

4. La escena de las fuerzas armadas disparando contra una multitud de
trabajadores en huelga, armados sólo de piedras y palos, es un lugar
común en la historia de América Latina, donde gobernantes sátrapas e
imbéciles han cometido todo género de crímenes en su afán de imponer su
voluntad a la realidad social. En México, sin embargo, la represión en
Sicartsa de 2006 reviste la mayor de las gravedades, pues se le vio venir
como consecuencia del empecinamiento de los extremistas de derecha que
"gobiernan" a México desde Los Pinos en moldear la realidad social
confome a sus intereses, y no se hizo nada por impedirla.

5. La actitud de los funcionarios del gobierno foxista hacia los
trabajadores del sector minero a lo largo de las últimas semanas no fue
sólo la de prepotentes servidores de los empresarios, afanosos de
imponerles un nuevo marco legal para servir a unas cuantas grandes
corporaciones, sino la de un desprecio y de un odio visceral hacia los
trabajadores que probablemente no se veía en México desde los años de
la Revolución Mexicana.

6. "Los mineros se las truenan", dijo por ejemplo Salazar en una
entrevista con Milenio Diario (29 de marzo), tratando de
responsabilizar a los trabajadores, y no a los empresarios, de la
explosión en Pasta de Conchos (11 de abril), olvidándose de paso de que el
gobierno es el principal responsable de lo que ocurra en las minas en
materia de seguridad, pues las empresas que las explotan no son
propietarias de éstas, sino simples concesionarias. Esto lo dijo un
individuo que, como se sabe, tiene antecedentes penales, y aún así Vicente
Fox lo hizo secretario de Trabajo, durante los días difíciles en que
madres e hijos dolidos reclamaban los cuerpos de sus esposos y padres en
Sabinas, por lo que se suscitó una andanada de exigencias para que fuese
cesado, cosa que no hizo Fox, con las consecuencias que ya se ven.

7. El conflicto en Ciudad Lázaro Cárdenas, como no puede desconocerse,
lo generó el propio Fox al pretender imponer a un líder charro, esta vez
azul, al frente del sindicato minero, con la finalidad de buscar su
desmantelamiento. El, como sus colaboradores Abascal y Salazar, fueron
quienes en una serie de decisiones irracionales se empecinaron en
terminar a la mala con el movimiento sindical en el ámbito minero a fin de
satisfacer las exigencias de las grandes corporaciones concesionarias
de las minas de tener una mano de obra barata y no sindicalizada, carente
de derechos colectivos y sociales. Y es él, en fin, quien para satisfacer
esos intereses de las tres grandes empresas concesionarias ahí
enquistadas ordenó que la PFP desalojara por la fuerza a los 3 mil mineros
en huelga, pues es el único que pudo legalmente hacerlo, y ello a
sabiendas de que los trabajadores se iban a resistir en defensa de sus
intereses legítimos.
En todo caso, hace tres días había ya advertido, amenazador, durante un
viaje por Michoacán, donde se entrevistó con los concesionarios, que
esas empresas deberían "regresar" al trabajo, y que para ello "no había
tiempo que perder en argumentos y debates políticos" (17 de abril).

8. Fox cumplió su promesa de intervenir con la fuerza pública
poniéndose del lado de los empresarios y, por lo mismo, es sobre quien
recae la responsabilidad criminal por dar la orden de tirar sobre
trabajadores desarmados. Es él quien deberá enfrentar las acciones legales
correspondientes que pueden llevar a su destitución, y es él quien,
desde luego, deberá enfrentar el juicio de la historia, junto con los
funcionarios venales corresponsables de la matanza: Abascal, Salazar y
Medina Mora.

9. La primera reacción del SNTMMRM, que subraya la responsabilidad
delictiva de Fox, y las de otras organizaciones sociales, que
abiertamente lo llaman "asesino", dan cuenta del escenario de tensión que
se está creando en el país en este año de elecciones y de relevo
gubernamental,por la pretensión de los extremistas de El Yunque que
gobiernan México, de no dejar el poder y de seguir gobernando con
Calderón.

10. Los extremistas de derecha del PAN están demostrando en los hechos
que son capaces de todo, y es por ello que urge detenerlos cuanto antes y
someterlos a la razón y al derecho para evitar que el país vaya hacia
la pendiente de violencia a la que ahora, sabiéndose perdidos, quieren
llevarlo.

http://www.jornada.unam.mx/2006/04/21/033a1pol.php

Luis Hernández Navarro

Cananea, otra vez

Sólo quien desconoce la gran tradición de lucha de los obreros del
complejo siderúrgico de Lázaro Cárdenas, Michoacán, puede sorprenderse
ante su revuelta de ayer.

Sólo grises y autoritarios burócratas que ignoran la sólida capacidad
de resistencia y voluntad autónoma de los trabajadores pueden pretender
que éstos reconozcan dócilmente a líderes sindicales nombrados por el
gobierno y no respondan a las agresiones de la fuerza pública.

El paro de labores, la toma de calles, la defensa de la autonomía
sindical, el rechazo a las agresiones policiales por los trabadores de
la sección 271 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros,
Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM) no son cosa
nueva.

La sección 271 obtuvo su registro el 14 de enero de 1973, cuatro años
antes de que la planta acerera fuera inaugurada en forma oficial.
Previamente, los obreros habían intentado sin éxito formar un sindicato
independiente.

La combatividad de los trabajadores del complejo comenzó desde el
momento en que empezó a construirse. En 1972, 1973 y 1976 movimientos con
alto contenido de espontaneidad pusieron las banderas rojinegras. En 1977,
con la planta en operación, sus obreros estallaron una huelga. Lo mismo
hicieron en 1979.

El sindicalismo de clase practicado por los obreros de Sicartsa no era
una excepción en el sector metalmecánico. Trabajadores de compañías como
Altos Hornos de México o Fundidora de Monterrey también lo vivieron, con
muchas dificultades, desde mediados de los 70 y los 80. Sin embargo, la
crisis económica de 1982 y la política de reconversión industrial en el
sector cambiaron drásticamente el entorno de la lucha. La mayoría de los
focos del sindicalismo democrático fueron derrotados.

En 1990, Sicartsa se privatizó en favor del grupo Villacero y más de 2
mil 600 obreros fueron despedidos. Gran parte de los mineros más
integrados al sindicato, en quienes había una experiencia organizativa y
de lucha, quedaron fuera de la empresa. La sección se debilitó y se
impusieron comités ejecutivos cada vez más ajenos a la base de los
trabajadores y más cercanos a la empresa. Las consecuencias no se hicieron
esperar. En 1999 fue mutilado el contrato colectivo al ser modificada la
tabla del bono de producción y disminuido el salario de los empleados. A
pesar de ello, no pudieron doblegar la voluntad obrera.

En julio de 2001, los empresarios dieron inicio a una campaña para
formar un sindicato blanco y desaparecer el contrato colectivo. Sicartsa
compró a los funcionarios de la Junta Especial de Conciliación y
Arbitraje, y en la revisión contractual, que vencía el 31 de julio, se
archivó el expediente alegando que el sindicato no contaba con
representación jurídica.
Cuando los trabajadores discutían si estallaban o no la huelga, el entonces
gobernador Víctor Manuel Tinoco Rubí, quien apoyaba a la empresa, mandó
500 granaderos para intimidar a los mineros.

El 14 de octubre de ese año, los charros trataron de manipular una
asamblea para hacer creer a la base trabajadora que si no abandonaba el
sindicato nacional minero nunca lograría aumento salarial y que se
requería formar un gremio "independiente", que en realidad es blanco.
Tres días después, los trabajadores destituyeron al comité ejecutivo
charro y acordaron convocar a elecciones.

El 23 de octubre, mil 823 mineros, de un total de 2 mil 600, eligieron
en asamblea un nuevo comité local, el cual no fue reconocido por Sicartsa.
Además, la empresa no dejó entrar a la planta a quienes estaban con el
nuevo comité, levantó actas penales contra 12 trabajadores y despidió
injustificadamente a 70.

En diciembre, los trabajadores instalaron un plantón en todas y cada
una de las puertas de la planta para presionar a la empresa por su
reconocimiento legal, mediante el cual impidieron la entrada de materia
prima a la planta, así como la salida de productos. En lo que semeja
una prefiguración de lo sucedido este 20 de abril de 2006, el día 19 de
diciembre de 2001, granaderos provenientes de Morelia atacaron a golpes
y balazos a los obreros que se encontraban en plantón y los corretearon
por toda la ciudad. La población lo escuchó en la radio y muchos
ciudadanos de Lázaro Cárdenas salieron a la calle a apoyar a sus vecinos:
los trabajadores. La situación se invirtió y fueron los policías quienes
terminaron correteados. El 20 de diciembre estalló la huelga.
Finalmente los obreros ganaron.

Dos años y medio después, el 10 de agosto de 2005, las banderas
rojinegras se colocaron nuevamente. Después de 10 días, el paro fue
declarado inexistente. Sin embargo, los mineros mantuvieron tomadas las
instalaciones durante mes y medio y obligaron a los dueños a negociar.

El 2 de abril de este año, los obreros estallaron una huelga por la
pretensión gubernamental y de la empresa de imponer a Elías Morales
como dirigente nacional del gremio y amenazaron con tomar el puerto. Los
miembros afines a Morales fueron expulsados de la asamblea. Diecisiete
días más tarde las autoridades laborales determinaron que el paro era
ilegal.

Apenas 24 horas después de la declaratoria, los gobiernos de Michoacán
y el federal enviaron a la policía a romper el movimiento gremial. Las
fuerzas del orden actuaron con lujo de violencia. Los trabajadores se
sublevaron y tomaron el complejo siderúrgico.

Apenas dos días antes, en Tultitlán, estado de México, los gendarmes
dispararon por la espalda a un joven mexicano al que confundieron con
un indocumentado centroamericano. El pueblo se amotinó.

Esos son los aires que soplan arriba; ésas son las tormentas que se
están gestando abajo. La revuelta obrera en Lázaro Cárdenas, Michoacán, es
la nueva Cananea, la celebre huelga con que comenzó la Revolución Mexicana
de 1910-1917.

La represión en Las Truchas muestra que, más allá de las distintas
siglas partidistas, la intolerancia y la incapacidad son la norma de los
gobiernos de Vicente Fox y Lázaro Cárdenas Batel. Ambos se han manchado
las manos de sangre obrera en nombre de las leyes.

http://www.jornada.unam.mx/2006/04/21/054a1soc.php

"Mentira que en este estado militarizado la sociedad avance": delegado
Zero La caravana estuvo en Guerrero, tierra donde la historia parió hombres
distintos
Severas críticas al gobernador Zeferino Torreblanca, "versión amarilla
y negra de Fox"

HERMANN BELLINGHAUSEN Y SERGIO OCAMPO ENVIADO Y CORRESPONSAL

Chilpancingo, Gro. 20 de abril. "Mentira que este estado se desarrolla,
que es del turista. Mentira que es donde avanza la sociedad. Es un
estado
militarizado en las comunidades indígenas y en el campo. Es un estado
amenazado por un sistema policial en las ciudades, que sólo es
administrado para acabar de ser destruido en beneficio de los que
tienen
todo." Así habla el subcomandante Marcos este mediodía en la Plaza
Cívica
Primer Congreso de Anáhuac, en la capital guerrerense, de frente al
palacio de gobierno de Guerrero, que por primera vez, se supone, no
está
ocupado por un gobierno del PRI.

En Guerrero no se nota ninguna diferencia. La militarización incisiva
afecta a centenares de comunuidades. De Zihuatanejo y Petatlán a la
Montaña y los pueblos de Tierra Caliente, el Ejército federal ofrece
presunta gobernabilidad en el máximo escaparate de la desigualdad en
México. "No puede ser que cada vez tengamos que organizarnos para
defendernos del gobierno. En ninguna parte se puede llamar democracia
cuando un gobierno se dedica a agredir, extorsionar y explotar a los
ciudadanos. Se supone que los gobiernos están para servir al pueblo, no
para servirse ellos mismos."

Poco antes, en un breve saludo a los maestros democráticos del SNTE en
su
local sindical, el delegado de la Comisión Sexta del EZLN había
proclamado: "Cada tanto, un grupo de mujeres y hombres llegan por
caminos
distintos a una sola rabia". Cada tanto, añadió, nace una generación
que
ve que las cosas están mal y plantea la pregunta que hace caminar la
historia: "¿Qué hacemos?" Algunos toman la opción fácil y depositan
todo
en un líder o un candidato.

"Las organizaciones empiezan a reconocer sus propios dolores y los de
otros, y ven con desconfianza lo que ofrecen de arriba." En esos
momentos
surgen "las luminosidades de la historia", cuando "no basta con volver
la
vista atrás, sino que se mira el presente y se encuentra con otros y
dilucida las herramientas que le faltan". Es cuando "no basta decir no,
sino de construir algo más, otro camino, con todo en contra". Por
tanto,
agregó, "la otra campaña no busca a cualquiera, sino a esos hombres y
mujeres que son producto de esa generación que parió por fin el pueblo
de
México".

Marcos celebró ante representantes de más de 15 organizaciones de la
región que acudieron a Chilpancingo a encontrarse con él: "la otra
campaña
ha empezado a agrupar a esa generación. Por fin ustedes son nuestros
compañeros y compañeras. Durante mucho tiempo hemos estado separados.
Conocíamos de nuestras victorias y derrotas, pero ahora nos
encontramos.
Nuestros compañeros de la otra campaña son un orgullo, son una nueva
generación de maestros para los zapatistas". Y considerando dónde se
encontraba, aclaró: "no sólo los que son maestros, sino todos los que
levantan la bandera de la dignidad rebelde. Nos tocó parir otro país.
Ahora estamos dando los primeros pasos para conocer nuestras luchas".

De allí caminó a través del centro de la capital hasta la plaza cívica,
acompañado por unos 300 adherentes a la Sexta declaración de la selva
Lacandona. En la plaza esperan varios centenares de personas más.

Luego de escuchar los testimonios de decenas de guerrerenses en su
intenso
recorrido de varios días por la entidad, el delegado Zero pregunta:
"¿Qué
ha cambiado con el señor Zeferino Torreblanca? Nada que no haya sido
para
peor. Hemos recorrido la Montaña, la Costa Grande y la Costa Chica.
Aquí
no gobierna Zeferino, sino los guachos, los soldados, la policía y los
grandes propietarios de los centros turísticos y comerciales".

Lo interrumpen aplausos de más de un millar de personas que asisten al
mitin encabezado por el delegado zapatista, a menos de 50 metros de la
catedral de Santa María de la Asunción, donde José María Morelos y
Pavón
promulgó en 1813 los fundacionales Sentimientos de la Nación. En este
momento, sus palabras son transmitidas en vivo por la XEUAG, la Radio
Universitaria de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Marcos abunda en sus críticas al mandatario guerrerense: "Zeferino, ese
rostro amarillo y negro de Vicente Fox, comparte el zorruno intento de
despojarnos de nuestra dignidad y nuestra justicia. Zeferino nos ha
dado
una muestra aquí de lo que es el otro Guerrero".

Recuerda que hace cinco años "llegamos a Chilpancingo en la marcha por
la
dignidad indígena; entonces pedimos para los pueblos el respeto a
nuestros
derechos y nuestra cultura. Mucha gente se congregó aquí para apoyar
esta
demanda no sólo de los zapatistas, sino de los pueblos indios de este
país
y de toda la gente digna y honesta que hay abajo.

"Después, los principales partidos políticos traicionaron las demandas
del
pueblo mexicano y de los pueblos indios, y votaron una ley que no
reconoce
a los pueblos originarios de estas tierras como seres humanos, como
ciudadanos de este país."

Y sigue: "cada vez que nos levantamos, que luchamos por nuestros
derechos,
la radio, la televisión y los grandes periódicos nos tratan como si
fuéramos una minoría; todo esto ya lo sabíamos, y ahora que es el
periodo
electoral vienen los candidatos a prometernos que van a cambiar".

Añade que "los políticos del PRI nos metieron en esta noche de dolor
durante más de 70 años, y el relevo de Acción Nacional sólo significó
el
fraude más gigantesco. Los estados y municipios que gobierna el PRD nos
muestra al servicio de quien está. Entonces, ¿por qué nos piden que les
creamos otra vez? ¿Por qué nos piden que volvamos a caer en su engaño,
que
les renovemos el negocio que han montado allá arriba?

"Estamos tratando de levantar un movimiento desde abajo, que no luche
por
el poder, sino por organizar a la gente para conquistar sus derechos;
para
defenderse de las arbitrariedades del gobierno; para conquistar lo que
todos buscamos: una vivienda digna, un hospital con medicinas y buenos
doctores; una escuela que enseñe. Todo lo que necesitamos cada quien en
su
lugar, lo que tenemos con nuestras propias manos.

"De arriba sólo vamos a obtener la misma simulación que se ve en
Guerrero,
que se concentra sólo en la zona turística de Acapulco, y le dicen al
resto del mundo y del país: 'este es el mundo imaginario de Zeferino
Torreblanca'. El mundo feliz para los que están arriba, construido
sobre
la miseria, el dolor y la rabia de millones de guerrerenses."

Advierte que no inventa: "Hemos estuchado las palabras de ustedes, de
gente de abajo, humilde y sencilla en la Costa Grande, la Costa Chica,
la
Montaña, el Centro. En todas partes hemos escuchado rabia e
indignación.
El dolor por los impuestos que aumentan, el alto precio de la luz y el
agua, que no haya servicios públicos ni nada que no sea para los
poderosos. Y cada quien va arrastrando este dolor y esta indignación, y
se
pregunta: qué vamos a hacer".

Miradas burocráticas

Desde las ventanas del palacio de gobierno los funcionarios y
burócratas
se asoman tan tumultuosa y curiosamente que da pendiente que se vayan a
caer a la banqueta. Marcos prosigue: "De Chiapas a Baja California, por
todos los estados de la República se están juntando hombres y mujeres
que
dicen ¡ya basta! Como antes de la Revolución de 1910 y la guerra de
Independencia en 1810, este país está buscando entre sus mejores
hombres y
mujeres a aquellos que estén decididos y empiecen a organizar a más
pueblo, gente de abajo, no para enriquecerse o llegar a un cargo, sino
para cambiar de una vez, definitivamente las cosas.

"Tal vez algunos piensen que es muy difícil; que allá arriba son muy
poderosos. Pero son pocos. Acá abajo somos más poderosos todavía, pero
no
nos hemos dado cuenta. Llegó la hora de vernos y escucharnos entre
nosotros y saber que la misma injusticia que padecen unos la padecen
otros, que la decisión de luchar contra esa injusticia es de todos. Si
recorremos las cárceles de Guerrero encontraremos pura gente humilde y
sencilla, no a los grandes políticos que ahora o después descubriremos
robándose millones y millones de dinero, que debía estar destinado a
obras
públicas. No les importamos, ni nuestro dolor, ni nuestra soledad."

Asegura que "surge otro movimiento, nacional, no de unos cuantos, no de
una parte del país, sino en todas partes donde vive, trabaja y sufre la
gente de abajo. No estamos proponiendo un cambio de gobierno por otro.
Lo
que proponemos es derrocar al gobierno y no detenernos ahí, sino sacar
de
este país a los grandes ricos, a los propietarios.

"No puede ser que la gente que no trabaja viva cada vez mejor y gaste
más,
mientras la gente que trabaja todos los días vive peor y cada vez gana
menos. Este país va a quedar desierto. La gente va a tener que buscar
trabajo en otro lado, en otro país. Y ellos, allá arriba, tratarán de
encontrar a otros que hagan el trabajo por menos o por nada.

"Tenemos que elegir, compañeros y compañeras, y lo venimos a decir aquí
en
Chilpancingo, que no tienen nada que deberle de historia de lucha y
dignidad del país. Aquí donde nacieron los Sentimientos de la Nación,
donde la historia de Guerrero se concentra ya no sólo en el dolor, sino
en
esos hombres y mujeres que deciden por fin darle una vuelta a la página
de
la historia y volverla a escribir con la letra de la gente humilde y
sencilla, con la gente de abajo."

En tanto, "allá arriba viene fuerte el bombardeo de los medios: que si
un
partido, que si otro, que si un candidato o si otro, una silla vacía u
ocupada, un debate que a nadie le interesa.

"Llegó la hora, porque ya encontramos a esos hombres y mujeres que
estábamos buscando en Guerrero y en todo el país. Compañeras y
compañeros,
nuestro mensaje no es para cualquiera. No es para pedir un voto, es
para
pedir un compromiso. Entre los que nos escuchan habrá quien sienta en
su
corazón que ya estuvo bueno que unas cuantas personas nos digan qué
hacer."

http://www.jornada.unam.mx/2006/04/21/024n1pol.php

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center