A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005 | of 2006

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Un poco de Historia: Los orígenes de la CNT en el País Vasco

Date Mon, 10 Apr 2006 15:43:47 +0200 (CEST)



Texto extraído de ?100 años de anarcosindicalismo en Euskadi?.

FUNDACIÓN DE LA C.N.T.

En el congreso de Barcelona celebrado el 30, 31-X y 1-XI-1910 de
Solidaridad Obrera dieron nacimiento a la C.N.T. Se echaron las bases del
anarco-sindicalismo. Su fundación fue recibida con entusiasmo en los
medios obreros. El sindicalismo revolucionario serviría de ariete para
llegar al comunismo libertario. Se declaró antiparlamentaria, apolítica,
partidaria de la lucha social dura y enérgica. Nada de entenderse con los
gobiernos, ni con los partidos políticos. Se acepta la idea de unión con
las otras organizaciones obreras.

Desde el principio luchó implacablemente contra la burguesía. Su historia
está llena de hechos huelguísticos, revolucionarios, que han quedado como
ejemplo de las luchas obreras en Europa. León Trotsky opinaba que la única
central sindical en España de interés por su potencia revolucionaria era
la C.N.T., pese a que fuera libertaria. Por eso, los rusos hicieron todo
lo posible por apoderarse de ella, sin conseguir sus objetivos. Puede
estimarse como una epopeya obrera la época que va desde 1910 hasta 1940.
Por otra parte, se ha calificado de utopía a los objetivos finales del
anarco-sindicalismo encarnados por la C.N.T. ¿Qué decir entonces del
paraíso terrenal de los católicos? El mundo reducido al toma y daca o a la
gestión de intereses, pierde todo valor moral. El hombre tiene que estar
insuflado de un ideal, de una pasión elevada. Y ese es el objetivo final
de la C.N.T.

Después de un año de organizarse, la C.N.T. convoca el primer Congreso
ordinario en septiembre de 1911. Ya tiene 30.000 afiliados Poco se sabe de
los acuerdos tomados en este período, salvo el declarar la huelga general
revolucionaria en protesta por la guerra de Marruecos, que envenena al
país y también contra la represión brutal de las autoridades bilbaínas en
la famosa huelga de carreteros. La C.N.T. fue declarada fuera de la ley,
entra en la clandestinidad hasta julio de 1914. La huelga adquirió máxima
gravedad en Zaragoza y otros puntos de la región, en Valencia,
particularmente en Cullera. La represión del gobierno Canalejas fue
bárbara. Muertos, procesos sin fin, cientos y cientos de presos.
¿Respuesta a la represión? Manuel Pardiñas, en noviembre de 1912 mata al
jefe del gobierno. José Sancho Alegre atenta contra el rey Alfonso XIII en
abril de 1913.

La C.N.T. sale de la clandestinidad en julio de 1914. Se le da carta de
naturaleza. Se ha quedado reducida a 15.000 afiliados. Pero ante el vuelo
económico de la nación, aprovechando la guerra mundial que ha estallado en
septiembre de 1914, el número de trabajadores industriales va aumentando
sin cesar, situación favorable al sindicalismo. La unidad de acción entre
U:G.T. y C.N.T. da sus frutos en dos ocasiones: el 18-XII-1916 proclamando
la huelga general en todo el país y del 12 al 19-VIII-1917. Huelga dura
esta última en la que el ejército mata decenas de obreros en diferentes
puntos. La C.N.T. es ya una organización con la que hay que contar.

LA C.N.T. EN EUSKADI

Las Secciones que existían antes de la fundación de la C.N.T. se
transformaron en organismos de ella. Su primera intervención seria fue en
la declaración de la huelga general en contra de la guerra de Marruecos
siguiendo las instrucciones del Comité Nacional y en solidaridad con los
carreteros de Bilbao, sometidos a una represión salvaje. ?El Látigo?,
semanario aparecido en Baracaldo en 1911 era el propagador de la doctrina
cenetista de la zona. Lo dirigió Aquilino Gómez. ?El Látigo? desapareció
en 1914 y fue sustituido por ?La Voz de la Anarquía?, más radical. No duró
por disconformidad con la personalidad del director Valeriano Dueñas. Las
Sociedades de peones y mineros, cuando ya se concedió el derecho de
reunión y de expresión, publicaron ?La Lucha? en 1915: Director Juan
Ortega. La C.N.T. se consagró a la propaganda por toda la Región
interviniendo militantes y personalidades.

La división de los socialistas en perezagüistas y prietistas favoreció el
crecimiento de la C.N.T. Galo Diez fue el alma de la propaganda en la
Regional. Ésta respondió debidamente en la huelga de 1916 declarada por
las dos centrales U.G.T.y C.N.T. contra la vida cara. Lo mismo en la de
1917, considerada huelga revolucionaria, pero con carácter trágico en
Bilbao, donde hubo muertos y heridos. En 1918 se constituye la Federación
Regional del Trabajo del Norte, adherida a la C.N.T. impulsada por el
Comité Nacional, se crean sindicatos en San Sebastián, Tolosa, Eibar,
Bilbao, Baracaldo, Sestao. Se publica? Solidaridad Obrera? bajo la
dirección de Antonio Fena, enviado por el C.N., hasta comienzos de 1920,
año en que le sustituyó Manuel Buenacasa. Antonio Pena, exiliado en París
durante la dictadura de Primo de Rivera, llegó a ser un excelente
profesor, hasta terminar siendo de la plantilla de H.E.C. (Estudios
Superiores de Comercio) y condecorado con las palmas académicas recorrió
la región. Otro buen elemento de propaganda fue Emilio Mira, conocido con
el nombre de Antonio Valor. ?Solidaridad Obrera? llego hasta una tirada de
10.000 ejemplares.

Vizcaya, en la Regional del Norte, se manifestaba como la comarca más
conflictiva y más rebelde. El gobierno envió al gobernador Regueral para
terminar con ese estado de cosas. Por la hegemonía de la clase obrera,
socialistas y libertarios llegaban a las manos en ocasiones de huelgas
como en las minas de Sílfide y San Luís. Son notorias las huelgas de la
fábrica de clavos de Echevarría, de los talleres de Corral y de los
tejedores de Zamanillo.El gobernador Regueral no sabía cómo combatir estas
rachas de huelgas. Así sucedió el asesinato del gerente de Altos Hornos de
Vizcaya, Gómez , que causó gran sensación. Se le culpó a la C.N.T., pues
en la lucha entre los afiliados a las dos sindicales, él favorecía a los
socialistas. Buena ocasión para Regueral de ejecutar su frase legendaria:
?Vengo a Vizcaya a terminar con la plaga maldita del sindicalismo, si ella
no termina conmigo?. Declaró fuera de la ley a la C.N.T. Deportó a varios
cientos de compañeros en conducción por la carretera, desde Bilbao a
Andalucía. Otros fueron procesados como presuntos autores de esta muerte.
En realidad, se trata de un asunto más misterioso. El Presidente de la
Patronal de Cataluña vino a Bilbao para discutir sobre la constitución de
una Federación Patronal de carácter nacional. Al mismo tiempo discutieron
sobre la conducta a adoptar en la lucha contra los obreros. Gómez se
mantuvo firme para no exacerbar las pasiones de los trabajadores con las
formas de actuación que le sugirió Graupera; esto es, los métodos de
Cataluña. Ante la negativa de Gómez, Graupera salió ofendido. Varios días
más tarde, el 11 de enero de 1921, fue asesinado el gerente. Regueral a su
vez fue abatido en León cinco años más tarde. La Regional del Norte se
trasladó a Santander.

En Guipúzcoa se habían constituido sindicatos únicos, además de San
Sebastián, Tolosa y Eibar, Villafranca y Beasain. Supieron también
despertar la rebeldía de los trabajadores. En Alava, además de Vitoria,
que llegó a tener cerca de dos mil afiliados, Alsasua, en esa época,
pertenecía a la C. N.T. de Alava, a pesar de ser un pueblo navarro, por su
cercanía a Vitoria. A la Regional del Norte, pertenecían Logroño y
Navarra, Valladolid y Burgos, hasta la formación de las dos Castillas.

La huída de muchos compañeros a la represión de Regueral y luego la
proclamación de la dictadura primoriverista cortó el vuelo que había
tomado la organización en Euskadi. Los exiliados a Francia formaron buena
parte de los setenta que intervinieron en los hechos de Vera de Bidasoa
del 7-XI-1924, tentativa insurreccional francamente mal preparada. Se
creyó que los militares de San Sebastián apoyarían este intento con solo
presentarse en las puertas de la ciudad. La operación la dirigió el
compañero de San Sebastián M. Riesgo, por conocer bien las montañas que
separan la frontera de San Sebastián. Hubo dos guardias civiles muertos.
Los insurrectos se desbandaron. Unos se perdieron por las montañas y otros
volvieron a Francia. En los años 1928 y 29 empezó a rehacerse la
organización. Pudo intervenir en el ataque contra el gobierno civil en
diciembre de 1930 del que salió herido gravemente el compañero Zulaica,
ataque llevado a cabo para apoyar la insurrección de Jaca de Galán y
García Hernández. Recordemos los militantes fieles de esa época idealista
y trágica: Martín Marculeta, panadero, padre del famoso jugador
internacional del fútbol del ?Donostia Club?, su hermano, Pedro Garrúes,
Santiago Arregui, Félix Martín, José Ochandiano, Moisés Martín, José
Ferrer, Viteri el mayor, Paulino García, Paulini, el francés; en San
Sebastián. Bartolomé Manuel Tomás, Mencía y Galarreta, en Tolosa; M.
Eizaguirre y J. Lazcano en Beasain; Galo Diez, Acha, Viteri el menor y
Delgado, en Eibar.

En Vitoria: Murga y sus dos hijos, Sarrate, Valdivieso, Isaac Puente, el
Poeta Donay. En Alsasua destacaba José Gorospe y pronto su hermano el
pelotari.

En Vizcaya: Juan Fernández, Bernardo Pascual, Sacristán, Juan Expósito,
Juan Ortega, Santos Osinaga, Timoteo Fernandez, Vicario, Joaquín Zabarain,
Jesús Fernández, Maza, Vallejo y Antuñano, Eleuterio Pérez e I. Rebolleda.
_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center