A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) JORNADAS DE PROTESTA INTERNACIONAL CONTRA LA OCUPACION DE HAITI -30 DE SEPTIEMBRE

Date Fri, 23 Sep 2005 08:08:21 +0200 (CEST)


[de anarkismo.net]
Ninguna lucha sin solidaridad!!!!!
El 30 de Septiembre la OCL-Chile, se suma al llamado hecho por la
organizacion haitiana Fundacion 30 de Septiembre, para protestar
internacionalmente por el crimen que se esta llevando a cabo en contra del
pueblo y los trabajadores de Haiti bajo la forma de mision de paz de la
ONU. Creemos que los libertarios en todo el mundo deben organizar
actividades de apoyo para mostrar a nuestros hermanos en Haiti que no
estan solos y que nuestras manos estan prestas para hacer su lucha,
nuestra lucha.
30 de Septiembre: Jornada Internacional de Protesta en contra de la
Ocupación Militar de Haití



Para el 30 de Septiembre, activistas y militantes populares de distintos
países, se darán la mano en solidaridad con el pueblo haitiano, que hoy en
día vive una de las más brutales ocupaciones militares en el mundo, la
cual es patrocinada por la ONU, los EEUU y en la cual tienen rol
protagónico ciertos gobiernos latinoamericanos ?incluido Chile. El
objetivo directo que ha tenido esta ocupación militar, es respaldar los
privilegios políticos y económicos de los oligárcas y de los capitalistas
haitianos y trasnacionales, cuya acción gorilesca ha costado la vida de
unos 10.000 compañeros.

Desde la Organización Comunista Libertaria (OCL-Chile), llamamos a sumarse
a esta jornada de protesta en la cual demostraremos que ninguna lucha se
da sin solidaridad. Nos hacemos parte de esta protesta por un profundo
sentido de hermandad latinoamericana, de unidad con los trabajadores y los
sectores populares que en cualquier lugar del mundo luchan desde sus
pegas, desde sus escuelas, universidades y poblaciones por cambiar este
sistema de explotación e injusticia. Pero también nos sumamos, porque
comprendemos la parte de responsabilidad que nos cabe, debido a la
participación del Ejército chileno en esta infame ocupación. Tal cual en
la época de Pinochet, los militares chilenos han mostrado que no han
perdido en nada la práctica de torturar, matar y encarcelar a luchadores
sociales. Esta es la razón más importante por la cual creemos un deber del
movimiento popular en Chile el sumarse a la convocatoria de protesta
internacional.

LA OCUPACION MILITAR: TRILOGIA DE LA MUERTE

La ocupación militar se inicia el 29 de febrero del 2004, cuando tropas
militares yanquis secuestran al presidente Aristide, quien venía
enfrentando una abierta y violenta oposición armada, financiada por las
CIA y estimulada por la camarilla de empresarios haitianos y extranjeros
que dominan ese país. Una vez removido Aristide del poder, desembarcan
tropas canadiensas, yanquis, francesas y chilenas, las que ocupan Haití y
respaldan al gobierno de facto de Gérard Latortue.

¿Por qué derrocar a Aristide? En el contexto de aguda confrontación de
clases en Haití, el reformismo de Aristide ?quien estaba lejos de
representar nada comparable a un gobierno de corte ?revolucionario? o
?izquierdista?- aparecía intolerable a una oligarquía retrógrada que en
200 años de vida republicana no ha querido compartir su poder con otros
segmentos sociales, ni ha estado dispuesta a perder en lo más mínimo su
férreo control sobre los asuntos políticos y económicos de ese país. El
golpe de Estado a Aristide, sólo puede ser entendido en el marco de la
polarización de la sociedad haitiana.

El otro elemento, es que la burguesía haitiana y sus aliados
internacionales han venido perdiendo terreno ante la lucha popular de
base, desde la caída de la dictadura de los Duvalier en 1986. Hoy está
dispuesta a darlo todo para recuperar el terreno perdido. Y en este camino
se cuentan por miles los muertos del campo popular, ya que son las
organizaciones de base de las Zonas Francas (complejos industriales) y de
los Bidonville (barrios populares) el principal enemigo que los ricos en
Haití tienen al frente.

Desde el 1º de junio, la ONU asume la responsabilidad militar de la
ocupación, y envía una misión de cascos azules (MINUSTAH) comandada por
Brasil, quienes esperan que esta ?experiencia? les sirva de antecedente
para poder calentar un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la
ONU. Brasil está la mando de una misión internacional donde se reúne una
serie de ejércitos con un registro espantoso en lo que se refiere a
respeto a derechos humanos: Chile, EEUU, Nepal, Marruecos, Guatemala,
Perú, etc. ¡Y se espera que una misión compuesta por semejantes matones
uniformados refuerce los derechos humanos y los ?valores democráticos? en
Haití!

Como consecuencia, el resultado ha sido el esperable: la MINUSTAH ha
amparado la violencia política de matones a sueldo de los empresarios, de
los grupos paramilitares y de la policía. A diario llegan nuevos casos de
hallanamientos, torturas, violaciones, asesinatos y masacres.
Cotidianamente, en los barrios populares de Haití, aparecen cadáveres
abandonados como alimento para perros y chanchos. Hoy se calculan en
10.000 los muertos como resultado directo de la ocupación.

En este contexto de terror, se está llamando a elecciones presidenciales y
legislativas para noviembre, y municipales para diciembre. Lo único que se
espera lograr con estas elecciones es validar, democráticamente, la
estrategia golpista y hacer, de esta manera, borrón y cuenta nueva sobre
los crímenes cometidos en contra del pueblo en más de un año de ocupación.
Las organizaciones populares de base, independientes del gobierno títere
de Latortue, han expresado su más hondo rechazo a esta lavada de cara del
gorilismo de los hijos del dictador Duvalier.

Desde Chile, nosotros denunciamos a la MINUSTAH y la participación chilena
?que no se limita a lo militar y a los cerca de 360 soldados chilenos de
ocupación, ya que Juan Gabriel Valdés es el representante del secretario
general de la ONU en Haití- por no representar, en absoluto, una garantía
de seguridad para el pueblo pobre y trabajador de Haití, sino que se ha
convertido en un brazo armado de la pandilla de empresarios que dominan
ese país y los antiguos partidarios del dictador Duvalier. Para decir las
cosas claramente, las fuerzas de ocupación, son parte fundamental de esta
siniestra trilogía de la muerte, que alía a la ONU, con los EEUU y con la
patronal terrorista; alianza de la cual, los gobiernos latinoamericanos
han venido, como buitres, a recoger las sobras.

¿QUE CAMINO A SEGUIR PARA EL MOVIMIENTO POPULAR HAITIANO?

Ciertamente, la definición del camino a seguir, es algo que corresponde a
los propios haitianos. Pero sea como fuere, en la fraternal práctica de la
solidaridad de los que luchan, queremos hacer llegar, junto a nuestro
mensaje de apoyo, nuestra opinión. La cual se fundamenta en la experiencia
histórica que como pueblo chileno nos ha tocado vivir y en las
herramientas que nos ha legado nuestra corriente libertaria de acción y
pensamiento. Creemos que la experiencia amarga del pueblo haitiano, debe
servir para que el movimiento popular en todo el mundo extraiga lecciones,
así como también se debe saber extraer la inspiración de las luchas
haitianas.

Primero, queremos señalar la necesidad de encontrar una vía clasista
autónoma, cimentada en la acción directa, para alcanzar las aspiraciones
populares; las alianzas policlasistas, la conquista del Estado, el
parlamentarismo, históricamente, no han sido sino un callejón sin salida
en que el movimiento popular se ha visto entrampado. Y esto se aplica
igualmente al ejemplo haitiano, donde los sucesivos gobiernos de Lavalas
(partido del presidente Aristide) se han visto entre la espada y la pared,
entre los compromisos con el FMI, los empresarios y no han podido aplicar,
sino, tímidamente, algunos puntos de sus programas. Pero el movimiento
popular al perder la iniciativa, y al depositarla en sus ?gobernantes?,
por bien intencionados que estos sean, se ve imposibilitado de cualquier
capacidad de avance autónomo y de transgresión al sistema de dominio de
clase.
Es necesidad de primer orden, el avanzar en la construcción de Poder
Popular como medio legítimo para encontrar esta vía autónoma y clasista:
para ello es necesario volver a la práctica de la acción directa (que los
explotados y oprimidos velen por sí mismos, en organizaciones de base, por
sus intereses), de la organización popular de abajo hacia arriba, de
organizaciones en donde los de abajo recuperen la confianza en sus propias
capacidades, y en donde hagan escuela para echar mano directamente sobre
el control de los asuntos sociales, económicos y políticos que les
afectan. Se trata de construir un poder dual, pero desde una lógica
diferente a la del Estado; una lógica en la cual no haya un grupo de
gobernantes y otro de gobernados, sino en la cual los canales de
participación abiertos permitan a todos tener voz y voto en los asuntos
que les afectan e incumben.
Para que este Poder Popular se materialice, es necesario dejar de lado los
mecanismos de participación tolerados por la burguesía y levantar
alternativas desde nuestras propias organizaciones sociales. Esto
significa, dar perspectiva verdaderamente revolucionaria al movimiento,
que a la vez que niegue el presente de opresión, afirme un mañana de
libertad e igualdad.

Esa es nuestra opinión, ese es el mensaje que queremos hacer llegar a
nuestros hermanos y hermanas en Haití, en este día de protesta en que nos
damos la mano. Sólo la vía revolucionaria puede ser garante de que se
superen los inmensos obstáculos que se anteponen entre el pueblo haitiano
y su liberación. Si algo hemos aprendido de Haití, es que la vía
reformista y legalista se encuentra completamente agotada. Y sin lugar a
dudas, que si se asume la vía revolucionaria, el pensamiento libertario
tiene mucho que aportar en su desarrollo. Desde ya, nuestras manos y
corazones abiertos hacia los luchadores sociales, y nuestros puños
cerrados hacia la carroña imperialista y capitalista.

Por el retiro inmediato de las tropas de ocupación.
Por el respeto a la soberanía del pueblo haitiano.
Por la lucha en contra de los oligárcas que controlan ese país.
Por la devolución por parte de Francia del dinero que Haití pagó entre
1825-1947 como precio de su liberación (U$21,000 millones).

¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN! ¡NINGUNA LUCHA SIN SOLIDARIDAD!
Septiembre del 2005

ORGANIZACION COMUNISTA LIBERTARIA
(OCL-Chile)

_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center