A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Comité por la Construcción de una ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA ANARQUISTA: 28/02/2005 - Movimiento Obrero - Gran triunfo Los telefónicos marcan el camino

From Worker@ainfos.ca, a-infos-ca@ainfos.ca
Date Wed, 23 Mar 2005 16:14:15 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Todos para uno y uno para sí mismo
Se ha sucedido, como trascendió a través de todos los
medios de comunicación de la burguesía y sus filtros
criminalizadores de toda protesta, el histórico
conflicto obrero que protagonizaron los compañeros
telefónicos contra los dos pulpos transnacionales de
la telefonía argentina (Telecom y Telefónica).

De origen Francés y Español respectivamente, Telecom y
Telefónica son paradigmas de la década de las
privatizaciones y la ultra-liberalización del mercado.
Ejemplos de la penetración Imperialista Europea en
nuestro país, han sido y son de las empresas de más
utilidades en el mundo, usufructuando privadamente la
bancarrota política del modelo que financió al
monopolio nacional / telefónico estatal de ENTEL, a lo
que se suman los grandiosos beneficios que les
proporcionan los subsidios que este mismo les entrega.


Son dos empresas de las principales beneficiadas por
el licuamiento de deudas millonarias que promovió el
Estado y la camarilla gobernante en 2001, con una
renegociación de pagos, en común, por 3185 millones de
dólares (cerca de 10 mil millones de pesos). Cayendo
la francesa en default. (La Nación 9/1/05).

Todo haría pensar, sin embargo, que la dependencia de
sus negocios al mercado interno y la pérdida de valor
de la moneda argentina ante el dólar (en un rubro
condicionado permanentemente por la
aplicación/importación de nuevas tecnologías),
actuaron como serios obstáculos para la continuidad
y/o sustentabilidad de estos gigantes oligopolios...
pero por el contrario han salido olgadamente airosas
de la crisis devaluacionaria por arte y magia de la
generalización en la aplicación en la red telefónica
de la nueva tecnología IP -la utilizada en Internet-
que ha reducido 8 veces sus costos de instalación y
manutención, y por el boom sucitado en el mercado de
la telefonía celular...

Tal es como decimos que el Grupo Telefónica contó en
2003, 3.914 millones de pesos y el Consorcio Telecom,
a su vez, 3.753 millones de pesos (Argenpress
5/12/04).

No conformes aún y aspirando sostenerse a toda costa
en la pirámide de las empresas con más utilidades y
más explotadoras del mundo, éstos mostruos de la
especulación han decidido, al márgen de toda
recomposición salarial o baja tarifaria, apretar por
un aceleramiento en el “proceso de reorganización” que
le garantiza “K” a los explotadores yendo por un
tarifazo...



La Reacción Vigente

La sed esclavista de las multinacionales imperialistas
en el país del default y las “quitas de deuda”, pero
principalmente de la gloriosa insurrección popular de
2001 y las cientas de ocupaciones fabriles por la
Clase, la organización y lucha de los desocupados a
través del Movimiento Piquetero, las Asambleas
Populares y las luchas de los pequeños Campesinos y
Ahorristas, es mucha y se ensaña contra estos últimos
transitando gustosos el camino abierto por el modelo
de la ultra-explotación negrera que promueve
Duhalde-Kirhcner y el ala exportadora de la economía
“nacional”.

Intransigentes ante el reclamo obrero de recomposición
salarial por un 25% de su salario, a las patronales
telefónicas tal redistribución de sus ingresos no le
costaría más que un 12,1% a Telefónica y 16,4 % a
Telecom, de sus ventas netas (Así lo informó la
CePETel a la Agencia de FeTERA el 3/12/0411). Es que
como claramente ha señalado el gerente de
comunicaciones externas de Telefónica -Eduardo
Mirabelli-: “Para nosotros el problema no es la
discusión salarial sino la toma de edificios” (Agencia
Rodolfo Walsh 3/12/04).

Poco le ha interesado a la provocación patronal la
solución del conflicto, por lo contrario se ha
contentado con presentar requerimientos de amparo para
lograr un desalojo de los obreros de “sus”
instalaciones y ha lanzado después de un distendido
silencio la irrisoria propuesta de un 7% de aumento...
Se evidencia, como dice Mirabelli, el desinterés de
las patronales por solucionar esta brecha entre sus
ingresos y los de los obreros.

¿Por qué es este desinterés? Porque estamos luchando
contra un enemigo desdoblado y que se mueve por
nuestros flancos; que nos rodea. No podemos atacar
sólo a uno de los lados, debemos atacar a los dos, a
todo el Frente Enemigo, porque lo que sucede es que a
cada conflicto que lanzamos, a cada reclamo, se
fortalece la unidad reaccionaria de las Clases
Explotadoras. Se fortalece sobre las bases de la
desidia y odio clasista con que detestan que nos
organicemos, que reclamemos y llevemos adelante
nuestros derechos democráticos, más allá aún -como
Clase- orgullosamente a las Calles, a imponerse en la
estructura económica, política y social del país,
imperante.

A cada lucha en la que salimos nos responden con una
reacción mediática que tiende a destruir los lazos de
unidad que se han construido entre nuestros intereses
de Clase y los de las Clases Medias pequeño Burguesas,
Campesinas y Estudiantiles, como también, aunque tal
vez con mucho menor éxito por su estrechez material,
entre las filas de nuestra misma Clase bajo los
petardos de la “guerra entre pobres”. Lazos -los
primeros- que hemos construido a través de conflictos
como los docentes de fines de los ´90 y principios del
nuevo siglo, como el de Aerolíneas o los de los mismos
piqueteros bajo el impulso del Argentinazo.

Esta reacción mediática, mucho ojo con el triunfalismo
que la ubica como resultado de la impotencia del Campo
Explotador o como a su única forma de expresión, es el
Frente de ataque con que disputan el combate
ideológico que damos por el ensanchamiento del Campo
propio, del Frente de las Clases Explotadas que lucha
bajo el programa anticapitalista y socialista de la
Clase Obrera...

Pero la expresión militar/represiva de esto viene
siendo la justificación y materialización de un fuerte
agrandamiento de las fuerzas represivas de la
explotación. La articulación de un arco de alianzas
políticas que tienden a la reorganización de una
dirección hegemónica de los intereses explotadores en
contra de los nuestros y la aplicación y defensa
sistemática de un plan económico anti-obrero de
reestructuación nacional.

Si atacamos o vemos solamente lo superficial del
ataque enemigo nunca lograremos acabar con sus bases
de aprovisionamiento y reproducción. Estaremos
confinados a una lucha de resistencia que no puede más
que depararnos la derrota.

Para vencer debemos ir a las bases de la reacción
enemiga, debemos golpear apuntando siempre en esa
dirección.



Las Bases del Conflicto

El conflicto telefónico, que se desarrolló entre el 26
de Noviembre y el 6 de Diciembre de 2004 por lo largo
de 10 días, constituyéndose en el más importante de la
última década -desde la privatización de ENTEL y con
el ultraje convenial de por medio- que han afrontado
los compañeros del sector, ha marcado una huella onda
en la lucha que da la vanguardia de la Clase y debe
dar toda ésta, dejando una innumerable cantidad de
lecciones a los revolucionarios y al Movimiento
Obrero.

Esta lucha se ha vuelto fundamental junto con otras
varias como la de los estatales, los judiciales o la
de los trabajadores del subte, por que han dejado
planteada una estrategia de victoria para el
Movimiento Obrero ante la nueva relación de fuerzas
planteada en el terreno de la lucha de Clases.

El antecedente en que se ha convertido la lucha
telefónica se desarrolló a raíz de los reclamos
obreros por una recomposición salarial del 25%, el
reordenamiento de las categorías sobre la base de las
especialidades con intervención directa del gremio y
los trabajadores cual se acostumbraba antes de las
privatizaciones, la garantía de estabilidad laboral
para todos los trabajadores y el cese de la
terciarización de tareas (regímenes ultra-negreros de
empleo que fueron expuestos con las luchas de los
pasantes y contratados en 2002). Todos reclamos justos
y de necesaria ratificación para la construcción de un
proyecto serio de país, con una mayor justicia social
y desarrollo del mercado interno, pero más que
coherentes, aparte, si se tienen en cuenta las
millonarias sumas de las ganancias que perciben los
pulpos telefónicos y el porcentaje que de éstas
dedican a sus trabajadores.

Pero tanto las patronales, pensando incansablemente en
cómo sacar del país para mandar a sus casas matrices
imperialistas, sus riquezas; como el Gobierno “progre”
de “K”, pensando en como satisfacerlas y fortalecer
los acuerdos de unidad de la Clase a la que responde y
pertenece, han mostrado la peor de sus disposiciones
en este sentido: ratificando su sed pro-imperialista y
saqueadora en el primer caso y el proyecto político
cipayo y anti-obrero que esta acuña como Clase en el
Gobierno Duhalde/Kirchner, en el segundo.

Se quiso subordinar la lucha a las tentativas e
insinuaciones de aumento que hubo lanzado el Gobierno
en octubre-noviembre, pero los tiempos de la
“reorganización burguesa” que reparte generosa para
arriba pero escatima hasta lo más mínimo para abajo,
no fueron los de la Clase, que salió decidida por lo
suyo.



Detrás del Reclamo Obrero, un Proyecto de País

Los tiempos fueron impuestos, en un comienzo, por las
patronales y el Gobierno, que embotaron la iniciativa
combativa obrera en las mesas del “diálogo”, que se
constituyeron en la muestra soberbia de una burguesía
amarreta y resentida que aspira acabar con la fuerza
que han logrado los trabajadores y oprimidos en
general, con la gigante insurrección popular que le
impusieron en diciembre de 2001.

Iadarola (secretario de FOETRA2) comentó en ese
sentido, ante los rumores esparcidos por la patronal y
el Gobierno de un inminente acuerdo el Sábado 4/12,
antes de cualquier debate en el plenario de delegados
del gremio y lo que es testigo de la actitud que
señalamos, lo siguiente: "no es verdad que haya
principio de acuerdo, ya que las empresas no
ofrecieron absolutamente nada y ni siquiera fueron a
Trabajo". (La Nación 3/12/04).

La FOETRA tomo acción luego de que se cumpliera con la
primera conciliación obligatoria, su primera prórroga
y cuando el Gobierno intentaba imponer sarcásticamente
-lo que representaba un insulto y un abuso para con
los trabajadores- una segunda prórroga, en defensa de
la avaricia patronal. Clarín aducía el 1/12/04 que
"los trabajadores denunciaron que las empresas están
presionando con el conflicto al Gobierno para lograr
un aumento tarifario a partir de enero.", a lo que se
sumó, para la ratificación de la denuncia de los
compañeros, toda una serie de acrobacias realizadas
por las telefónicas para exponer como injusta la
correcta lucha de los compañeros...

Con declaraciones alarmistas como las del antes
mencionado gerente de Telefónica Eduardo Mirabelli, al
sentenciar que “el país corre el riesgo de quedar
totalmente incomunicado” -idem- se pretendió
endemoniar, a los ojos del resto de los trabajadores y
el pueblo, la iniciativa combativa obrera cuando
concretamente fueron las mismas empresas las que
prohibieron la entrada a sus edificios centrales de
los empleados técnicos que chequean el buen
funcionamiento del sistema y quienes3, en el caso de
telefónica, lanzaron un “asalto” rompehuelguístico que
puso en riesgo al mismo instrumental -como se verá más
adelante-.

Iadarola, ya citado, indicó en referencia a lo antes
dicho que: “No hubo ningún acuerdo y denunciamos una
actitud de provocación de las empresas, que crearon
pánico al decir que el servicio iba a colapsar.
Nosotros garantizamos el servicio, pero si no hay
soluciones vamos a profundizar las medidas.” (Clarín
1/12/04).

La huelga se desarrolló, manteniendo 170 sedes de las
empresas ocupadas, de forma escalonada con paros
diarios y activos de 4 hs hasta el sexto día de lucha,
momento hasta el cual el conflicto no se había
extendido aún por fuera de las márgenes de la Capital
Federal y la Provincia de Buenos Aires.

Las patronales, que hasta ese entonces habían
mantenido un silencio cerrado sólo infligido por su
campaña de difamación contra los trabajadores e
inasistieron a varias de las reuniones de la mesa de
negociación, hicieron la provocadora propuesta de un
aumento de 2% o 3%, el 1 de diciembre (Clarín
6/12/04), sobre una serie de mentiras que aludían a la
concesión de pretendidos aumentos anteriores y
fundamentando su caradurez con lo “elevado del
promedio salarial” (¡!) de los empleados telefónicos
en comparación con el del resto del Movimiento Obrero,
señalando en su defensa sus voceros que: “Los salarios
del sector de servicios están muy bien ubicados en la
pirámide salarial de la economía argentina y los
trabajadores perciben un mínimo de 1000 pesos” (Telam)


Este argumento de las telefónicas, pero que difundió
toda la burguesía a través de sus medios masivos de
comunicación intentando volverlo un vértice para la
“guerra entre pobres” que intenta promover, no resiste
a la primera y más simple prueba, pues en el país de
la devaluacion de los 2/3 del salario obrero, el 50%
de la población bajo la línea de la pobreza y más del
20% bajo el de la indigencia, alrededor de un 30% de
subocupados y desocupados, más de 1/3 de la población
económicamente activa trabajando en negro o sin una
contratación estable y una inflación en ascenso4, lo
que promedia la mayoría no es más que el nivel de la
humillación y delincuencia nacional y de la burguesía,
respectivamente, en que se halla nuestro país.

Por otro lado, los trabajadores privados están en un
40,3% trabajando en negro y su “buen salario” tiene un
piso, muy por debajo de los $745 que representa la
Canasta Familiar Básica, en los $450.

En conclusión, nunca puede considerarse un correcto
piso para la clasificación de un promedio salarial al
"infierno" en que ha dejado a la Argentina -y a su
pirámide salarial- la Burguesía y su especulación
internacional. Pero más aún, asumir este razonamiento
estúpido y totalmente parcial en favor del
autosostenimiento de quienes son sus principales
promotores (los explotadores y sus representantes) es
una renuncia a la construcción de un proyecto serio de
país y la renuncia a la dignidad no ya solo obrera,
sino que de la humanidad misma, pues no hace más que
justificar una visión esclavista -en la que los
explotados no pueden saciar siquiera sus necesidades
vitales- de la sociedad.

Es un razonamiento netamente regresivo, contrario al
desarrollo y progreso del país, alojar en lo más
retrazado la finalidad... Esto es así en materia
social y en cualquier otra: es una ley general del
desarrollo.



Los Telefonicos Marcan el Camino

Transcurrida la primera etapa de la lucha, y ante las
propuestas sobradoras de la patronal, el 2/12 -al
sexto día de paro- se decidió dar un importante
empujón a las medidas, lograndose la adhesión de la
FOEESITRA y posteriormente a la FOPSTTA5, dándole así
un carácter nacional al reclamo.

Esto actuó de punto de inflexión en la dinámica del
conflicto y esa misma noche se reprodujeron las
repercusiones de la iniciativa obrera en la reacción
de la patronal.

A la noche del mismo día en que se decidió
nacionalizar el reclamo obrero a todo el resto de la
base nacional telefónica, a las 22 hs, un grupo de
alrededor de 30 rompehuelgas con armas de fuego
contratados por la patronal, cuyo jefe es un
ex-represor citado por los legajos de la CONADEP
llamado Norberto Carvajal, intentó asaltar el 9° piso
del Edificio Central de Telefónica en Corrientes y
Maipu, que se hallaba tomado por una delegación de los
trabajadores huelguitas.

Este grupo intentó, para entrar, sacar las puertas de
acero que dan acceso al piso y que actúan como
aislantes para la refrigeración que solicitan los
equipos e instrumental en ese piso presentes (desde
donde se hace revisión del estado de la red de
telefonía nacional), poniéndo en riesgo efectivamente
los servicios. La respuesta no se hizo esperar y los
trabajadores de la toma se comunicaron con quienes los
secundaban a las puertas del edificio, reunidos por
entonces en Asamblea, cortando la avenida sobre la que
se encuentra. La solidaridad masiva de los mismos fue
inmediata y el desarme de la provocación desalojadora
de la patronal también...: ya se respiraba un cambio
de aire.

El mismo día de la provocación, la presión de las
bases, entremezclada con la búsqueda de una solución
favorable a sí mismo, por Moyano, en las pujas de
poder que libran los caciques por dentro de la CGT y
la oleada de luchas salariales que se han lanzado,
llevó a redoblar nuevamente la apuesta a las ahora
materiales tentativas confrontativas del lobby
empresario, concediendo la CGT y CTA su apoyo activo
al conflicto. Así es como “La Nación” del 3/12/04
anticipo que "la CGT y la Central de Trabajadores
Argentinos (CTA) se movilizarán el lunes próximo para
apoyar el reclamo de los telefónicos. "Esta lucha la
ganan los trabajadores", gritó Moyano, en medio de la
marea humana que formaban los periodistas y los
manifestantes."

La suerte del conflicto estaba volcada al triunfo
obrero. En los cuatro días restantes solo restaría
aumentar la presión y esperar el quiebre patronal.

Tuvo una y mil veces razón Moyano en denunciar ante
los medios de comunicación el carácter “miserable” de
las multinacionales Telefónicas que “Habiendo obtenido
fabulosas ganancias, le niegan el aumento salarial que
reclaman los trabajadores”, también acertaron
plenamente las burocracias al coindicidir en la
defensa común del conflicto: Ese es el camino!!! Pero
alertamos también sobre el carácter específico del
triunfo para que no confundamos nuestro norte y los
aciertos de esta experiencia cual quienes, como Moyano
y los “empalagados de la CTA”, han remarcado “la buena
predisposición del Ministro Tomada” y Kirchner a la
hora de la negociación, habiendo acudido incluso
primero a sesionar sobre este tema a la Rosada, antes
que al calor del conflicto mismo, donde se solucionó,
con lucha e independencia obrera el triunfo de nuestra
Clase.

No fue ni el Gobierno Duhalde/Kirchner, ni la
burocracia la que triunfaron: fue la lucha y rudeza de
los compañeros la que logró un aumento del 20%, sumado
a los $500 de la bonificación extraordinaria, la
recuperación de facultades por parte del gremio en la
recategorización del personal y la apertura de
paritarias.

Ante la “viveza criolla” de las empresas, que no sólo
nos hacen cargo, a partir del superávit fiscal que
pagamos con nuestros impuestos, de nuestros propios
salarios a través de los decretos no remunerativos del
Gobierno y de los perdones de deuda que este les
concede, sino que además pretenden lograr de nuestras
luchas económicas el caldo gordo para sus propios
aumentos de tarifas, propiciando una carrera
inflacionaria a través de la cual siempre salen
ganando, los compañeros dieron paralelamente la lucha
por sus reivindicaciones y en contra de un tarifazo,
la que es la llave que abre el debate al derecho
político de los trabajadores a participar y en forma
ascendente, en la organización y distribución de las
riquezas.

Lo que se logró con la lucha y la movilización de las
bases: un aumento del 20% que representó $ 400,
evidencia la respuesta a los debates sobre el método
de la lucha económica, cuando lo que se ha logrado con
la paciencia transera de las burocracias, al precio de
depositar su confianza no en la propia fuerza de la
Clase en lucha sino en los gestos de “K”, han sido
apenas $100 magros que ni siquiera fueron aplicables a
quienes (sin importar su capacidad salarial) habían
recibido aumentos anteriores y deja evidentemente
afuera a los cientos de miles de trabajadores en
negro.

El conflicto telefónico concluyó con una amplia
victoria obrera porque tuvo siempre en cuenta un hecho
fundamental: que a las patronales solo se las podía
vencer redoblándoles la apuesta en la lucha de fuerzas
y no tal vez mendigándoles a ellas o al Gobierno; con
la extensión de su lucha a toda la base nacional
telefónica y al resto del Movimiento Obrero mismo, de
ser necesario. Así es como ante la presión
reaccionaria ascendente de los explotadores, los
trabajadores llevaron en ascenso sus medidas hasta el
plano nacional junto con la solidaridad de todo el
resto del Movimiento. No confiando más que en sus
propias fuerzas de Clase.

Debemos pues y ante todo, defender la incidencia
directa de las bases en cada lucha y así mismo en cada
triunfo. Por esto es importante su intervención
directa sobre el reordenamiento de las categorías y la
extensión de su solidaridad al resto de los nuevos
conflictos nacientes. No sólo en pro de su triunfo,
sino que además del afianzamiento del propio.

Ante la rapiña electoral que se avecina en Octubre,
los trabajadores deben hacerse de las banderas
políticas de la independencia de Clase, que sólo
pueden empuñar y alzar por medio de la extensión de
sus luchas económicas defensivas y la profundización
consecuente de su cohesión, doblegando la fuerza
enemiga con la que le proporciona el acrecentamiento
de la unidad propia.

Sólo a través de la solidaridad obrera en la lucha
lograremos las fuerzas para contrarestar la reacción
vigente.



Notas:

1 El CePETel es el Centro de Profesionales de las
Telecomunicaciones. FeTera es la Federación de
Trabajadores de la Energía de la Republica Argentina
(esta adherida a la CTA)



2 FOETRA : Federación de Obreros y Empleados
Telefónicos de la República Argentina.



3 La Agencia Rodolfo Walsh, el 3/12/04, cita a un
trabajador telefónico presente en el conflicto que, en
declaraciones radiales, explica que “las empresas
exhiben una dureza inusual en este tipo de
negociaciones e impiden el acceso a los edificios del
personal técnico”.



4 Todo esto según el Censo Nacional de Población,
Hogares y Viviendas del Indec del año 2001. La
tendencia del actual modelo, muy por el contrario de
moderar esta pendiente, ha acelerado la contratación
negrera y la ultra-explotación obrera. Prueba política
de esta dirección fué la ratifiación de la Reforma
Laboral y por lo económico, el aumento, según la
encuesta permanente de hogares de la misma fuente con
alcance al primer mes del año en curso desde 2001, en
más de un 80%, de la inflación.



5 FOEESITRA: Federación Nacional Telefónica.

FOPSTTA: Federación de Obreros del Personal Supervisor
y Técnico Telefónico.



Comité por la Construcción de una ORA

volver al índice
resistencia_ora@yahoo.com.ar




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center