A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Anarquismo en Sudáfrica: entrevista con la ZACF (II parte) [en]

Date Sun, 10 Jul 2005 19:23:04 +0200 (CEST)


Segunda parte de la entrevista realizada por la revista británica "Black
Flag" a compañeros sudafricanos de la ZACF

15. ¿Qué debates políticos mantienen actualmente? ¿En qué se diferencian
de los que tienen lugar en occidente? ¿Están ligados a partidos políticos?

Recientemente ha habido un debate en torno a si el Foro Antiprivatización
de Johanesburgo debía participar o no en las próximas elecciones, lo que
se sugirió desde las filas trotskistas. En el año 2003, dicho Foro mantuvo
un ciclo de debates que duró cuatro días en torno a ese tema, con todos
sus militantes planteándose los pros y los contras de esa participación.
Inicialmente cierta gente propuso convertir el Foro en un partido político
que se presentara tanto a las elecciones municipales como a las
nacionales, pero como uno podía esperar, esto generó una polémica interna
entre los trotskistas, acerca de si se trataba del momento adecuado para
formar un nuevo "partido obrero" y finalmente decidieron que se debería
concurrir sólo a las elecciones provinciales (de Gauteng). A ello se
opusieron firmemente los anarquistas y otros libertarios presentes, que
defendieron el boicot para ambas elecciones (nacionales y provinciales) y
fueron capaces de atraerse el apoyo de un numeroso grupo de miembros del
Foro, aunque la mayoría propuso un voto de castigo. Hay muchos "partidos
políticos" involucrados, aunque son todos extra-parlamentarios (muchos
sólo por su escasa base social, no por una oposición de principios a los
foros políticos burgueses). Algunos son "socialistas africanos", otros
trotskistas, otros incluso apoyan tácticamente al ANC (incluidos los
troskistas de "Keep Left") y otros son organizaciones, tanto conservadores
como progresistas, alejadas de las comunidades de clase trabajadora.

Nuestros movimientos sociales probablemente se diferencian de los de
occidente en que nuestra prioridad es encontrar el modo de combatir los
efectos de vivir bajo un neo-colonialismo (tanto como prevenir su
expansión, aunque también la oposición al NEPAD está creciendo en
importancia). Temas como el femenino, el medio ambiente, el sindical y los
derechos de los gays están lejos de integrarse por completo en los
principales movimientos, que se centran en la lucha frente a la
privatización, el neoliberalismo, el militarismo, la represión y la deuda
y a favor del control comunitario, de la libertad de expresión y de
asociación, de una reforma agraria radical, de los derechos de los
trabajadores de las granjas y del derecho al agua, a la luz y al techo.

Pero hay vínculos a nivel internacional entre, por ejemplo, el Movimiento
de los Sin Tierra sudafricano y el brasileño, con cuyas bases están
trabajando los compañeros de la FAG.

16.¿Cómo participa e influencia vuestra organización a estos movimientos y
organizaciones? ¿Qué papel juegan los anarquistas y/o las ideas
anarquistas en ellos? ¿Hay interés por las ideas?

Los miembros de nuestra organización participan activamente con acción
directa y protestando, en favor de alternativas y maneras de organizarse
anarquistas entre los movimientos sociales. Ha habido anarquistas
involucrados en el comité de prensa del Foro Anti-Privatización (APF),
hemos abandonado estas posiciones para involucrarnos más con la base de
los movimientos, particularmente en las "towships" (antiguos gettos negros
en Suráfrica) y las ciudades del interior.

Esto hace que haya disminuido un tanto nuestra notoriedad "oficial" aunque
todavia estemos propagando los principios anarquistas tanto en las
comunidades desde donde se sentaron las bases de los movimientos sociales,
como cuando participamos en talleres organizados por los movimientos
sociales. Esto ha ocasionado acusaciones, mayoritariamente por parte de
los dirigentes trotskistas, diciendo que no estamos implicados en las
luchas sino que nos metemos cuando nos conviene. Pero nosotros no nos
disculpamos por no ser "líderes del movimiento" y volcamos nuestras
energías en nuestros propios proyectos sociales: el ARN, librerías y
huertos para nuestras comunidades, y el sindicalismo de los trabajadores
de los ayuntamientos. El último, un proyecto del ZAG en Durban, es nuestro
único compromiso organizativo directo en el ambiente de la organización,
pero otros miembros del ZACF están también involucrados en la lucha de los
trabajadores de la limpieza en la Universidad de Wits, por ejemplo,
mientras que otros están luchando prácticamente en solitario batallas en
organizaciones más institucionalizadas y amplias.

Generalmente, la gente respeta a aquellos que toman la iniciativa,
trabajan duro, son fieles a sus compromisos y luchan por los derechos de
los demás. Es únicamente en este ámbito donde nosotros tenemos plena
audiencia. Pero es aún poca frente a una gran corriente de expropiación
neo-liberal de los derechos de los trabajadores, tanto de cuello azul como
de cuello blanco.

17- ¿Qué habéis aprendido de la participación en estas luchas y
organizaciones?

Claramente, la lección más importante es la de luchar sobre la base de los
problemas reales. Tenemos que estar directamente involucrados en todos los
movimientos radicales y progresistas del pueblo.

Segundo y motivador: la aparición de los autodenominados grupos
anarquistas en los poblados negros y campos ocupados e incluso en sitios
donde no hay ni materiales ni tradición -inicialmente sin ninguna
influencia nuestra- supone una prueba emocionante del atractivo de las
ideas anarquistas.

Tercero, que quienes experimentan de forma directa represión y explotación
son increiblemente innovadores, y han desarrollado formas de lucha y
organización (sin ningún conocimiento previo) que son ampliamente usadas y
respetadas por los anarquistas, libertarios y sindicalistas en todo el
mundo, una nueva validación de nuestros planteamientos éticos, ideológicos
y prácticos globales.

Cuarto: a raíz de estas organizaciones anarquistas autoconstruidas,
formadas por y para los más pobres de los pobres, va a emerger un
movimiento libertario revolucionario nuevo y genuino.

Por último, hemos aprendido a estar alerta ante los oportunistas y la
gente que usa los movimientos sociales para sus própios fines (y a
reconocer que nuestras propias decisiones pueden desencadenar un control
político si no somos escrupulosos en la defensa de la autonomia de los
grupos). Ah! y por supuesto, a jamás confiar en un trotskista.

18. ¿Qué aspecto del anarquismo se os ha presentado más útil en la práctica?

El aspecto práctico más útil del anarquismo es su llamada universal a los
corazones y las mentes de la gente de buena voluntad, sin importar su
origen étnico, político o cultural. Nuestros proyectos sociales son
deliberadamente no sectarios: si actúas de acuerdo con los principios
libertarios, puedes participar y si participas, te beneficias.

La práctica del apoyo mutuo desplegada por estos proyectos disipa con
entusiasmo y vigor una de las mayores plagas que afligen a la clase
trabajadora de Sudáfrica: el sentimiento de derrotismo y la dependencia.
La ética anarquista da a los miembros de la comunidad objetivos y orgullo
de clase, mostrándoles que pueden llevar a cabo grandes cosas si escuchan,
ayudan y cooperan con sus vecinos. Por último, el apoyo mutuo se fortalece
por la igualdad en la toma de decisiones, que enseña a la gente a ser
fuerte y flexible al mismo tiempo.

Todo esto hace que el anarquismo y nuestros proyectos tengan un
predicamento y una atracción en las comunidades que nunca han conseguido
los conservadores. Nuestro primer proyecto de huerto y librería ha sido
recogido en una película canadiense sobre las luchas por el agua en
Sudáfrica y ha atraído a un grupo juvenil que nos echa una mano los fines
de semana. La capacidad del anarquismo para superar la situación de
ghetto/museo en el que los anarquistas mismos lo han mantenido por mucho
tiempo es ilusionante.

19. ¿En qué lugares de África es particularmente fuerte vuestra
influencia? ¿Cómo propagáis vuestro mensaje?

Como organización sólo funcionamos en Sudáfrica, nuestra influencia se
concentra en las ciudades y pueblos de Johanesburgo, Durban y Ciudad del
Cabo. Recientemente hemos establecido contactos y comenzado a mantener
relaciones con el Congreso Juvenil de Swazilandia (SWAYOCO), que aunque
está influenciado por ideas marxistas-leninistas (lo cual han manifestado
ellos mismos) están muy interesados en el anarquismo y en trabajar juntos
y aprender más sobre nuestra organización y nuestro modo de hacer las
cosas. En este caso difundimos el mensaje viajando por la región para
contactar directamente con los camaradas interesados, dándoles material de
lectura y manteniendo debates políticos, con el objeto de influenciar sus
luchas hacia una dirección anarquista.
Por ejemplo, llevando su lucha democratizadora más lejos, de modo que
ellos tienen ahora una voluntad revolucionaria que va más allá de
sustitutir una monarquía por otra forma de gobierno.

Aparte de ello, sabemos que nuestros materiales han sido de utilidad para
la creación de la Convergencia Anticapitalista de Kenia y en el alboreo de
un grupo en Uganda. No tenemos ni idea de la influencia que podemos tener
en Zambia tras el colapso de la AWSM, en la AL de Nigeria o en las fuerzas
rebeldes del sur de Sudán, que se acercaron a nosotros en busca de
información sobre el anarquismo.

Tenemos varios medios propagandísticos: nuestro periódico teórico
"Zabalaza" ("Lucha") está dirigido a un lector activista, mientras que
"Alerta Negra", de la Cruz Negra Anarquista, es el portavoz de su Red
Antirepresión y está dirigido a los movimientos sociales; nuestros
panfletos de ZB y BMC los vendemos en la Biblioteca y Museo del Trabajador
en Johanesburgo y pueden descargarse gratis de nuestra página web
(http://www.zabalaza.net) que es en sí misma un instrumento de propaganda
y presume de ser un foro interactivo, por lo que aninamos a los lectores
de "Black Flag" (N.T: revista en la que originalmente apareció esta
entrevista) a contribuir; también está la lista de discusión y de noticias
anarchy_africa, que está abierta a toda la gente del mundo interesada y,
finalmente, nuestros foros Red & Black, que son talleres para anarquistas
y libertarios.

Obviamente, estamos presentes en todas las grandes marchas y enviamos
noticias a Indymedia Sudáfrica, pero nuestra mejor propaganda siguen
siendo nuestros proyectos sociales como comedores, huertas y librerías
comunitarias.

20. ¿Son los problemas de Sudáfrica similares a los del resto del
continente? ¿A qué situación se enfrenta el continente en general?

Sudáfrica tiene su propia especificidad que la hace distinta del resto de
África. Además de la mayor potencia económica del continente es también un
poder sub-imperialista importante, actuando como una especie de policía
regional y virrey continental al servicio del imperialismo británico. La
caracterización del Reino Unido como nuestro poder imperial es tan
importante (y a menudo se olvida) como el reconocimiento de Brasil como el
poder sub-imperialista en Latinoamérica, operando al servicio de los
intereses de EEUU. Hay que recordar que, aunque el Reino Unido sea un
subalterno de los EEUU, el poscolonialismo británico continúa presente en
la África anglófona, que incluye cuatro economías regionales clave: Egipto
en el norte, Nigeria en el oeste, Kenia en el este y Sudáfica en el sur.
La otra potencia imperialista que mantiene una importancia similar en
África es Francia, pero en su zona de influencia sólo se encuentra una
economía regional clave, Argelia, y allí ha perdido mucho peso desde su
"liberación", quedándose sólo con el control de las materias primas
puramente extractivas y de zonas con mano de obra barata en el oeste
francófono.

Como principal potencia sub-imperialista, la Sudáfrica post-apartheid ha:
promovido el neoliberal New Partnership for Africa's Development (NEPAD);
reestructurado la Organización de Unidad Africana (OUA) como la neoliberal
Unión Africana (UA); invadido Lesotho en 1998 con el falso pretexto de
"restaurar la democracia" (aplastando una revuelta democratizadora y
diciendo que se trataba de un intento de golpe de Estado); expandido a
gran velocidad sus propias transnacionales como Anglo American en el
interior del continente, a menudo como avanzadas de la privatización; y
aumentado la explotación, por ejemplo, expulsando de sus tierras a
campesinos en extensas áreas del norte de Mozambique y colocando en su
lugar a granjeros racistas blancos. Las infraestructuras de Sudáfrica, su
economía (y sus fuerzas armadas) suponen un importante adversario para las
clases trabajadoras del norte del rio Limpopo.

De modo que la situación surafricana está íntimamente ligada a su carácter
de potencia sub-imperialista y al hecho de tener una gran clase
trabajadora industrial con una historia insurreccional muy reciente.
Nuestra clase tiene frescas aún, en Sudáfrica, las promesas de liberación
comunista, sepultadas por el ANC en su viraje hacia el neoliberalismo.

Por lo demás, las guerras en el África central (Zaire y el sur de Sudán en
particular) están decayendo, mientras regiones del África occidental como
Sierra Leona (donde hasta que fuera destruida por la guerra civil había
una fuerte sección de los IWW con 3000 adherentes) y Liberia aún se están
desangrando.
Sin embargo, la "paz" de Zaire se ha impuesto de manera estúpida y a punta
de pistola, simplemente mediante el reconocimiento de todos los
combatientes a una parte del pastel. Esto; el continuo atractivo que
presentan para los saqueadores multinacionales países ricos en petróleo y
petróleo como Angola y el Zaire; y la presencia continua de las milicias
hutu en la zona de los Grandes Lagos hace pensar que la inestabilidad en
África central va a continuar durante un buen período.
Y cuando las armas se callen, continuará el dominio de clase, por tanto no
se tratará de una paz auténtica.

Queda una única colonia, el Sáhara Occidental, que permanece ocupado por
Marruecos, las dinámicas de liberación nacional hace tiempo que
finalizaron.

Esencialmente, a día de hoy, en toda África combatimos el mismo enemigo
neo-liberal, pero muchos de nuestros vecinos lo hacen sin los derechos
humanos básicos, sin infraestructuras, con la esperanza de vida estancanda
en unos medievales 40 años y sin ninguna tradición revolucionaria
libertaria que esté presente en la memoria popular.

21. ¿Qué vínculos mantenéis con otros libertarios en África y en el mundo?

En África hemos tenido un contacto intermitente con la Awareness League de
Nigeria, aunque es duro mantenerlo, ya que en el tercer mundo hay una
dificultad muy grande para acceder a la comunicación.
También hemos establecido recientemente contactos con la ACCK de Kenia y
con anarquistas de Uganda, así como con miembros del SWAYOCO de
Swazilandia.

A nivel internacional, la ZACF es miembro de la red Solidaridad
Internacional Libertaria (SIL) y tiene vínculos con otras organizaciones
de la SIL en América Latina, Norteamérica, Europa y la antigua URSS.

Históricamente, los vínculos más estrechos los hemos tenido con el Workers
Solidarity Movement (WSM) de Irlanda, con la SAC sueca, con la CNT-AIT, la
CNT-Vignoles y la Federación Anarquista de Francia y con la CGT española.

En años recientes hemos estrechado los vínculos (a menudo mediante la SIL)
con la Northeastern Federation of Anarcho-Communists (NEFAC) de
EEUU-Canadá, la FdCA italiana, AUCA de Argentina, la FAG y sus asociadas
en Brasil, Juventud Tinku de Bolivia, la FAU uruguaya y el CIPO-RFM
mexicano. Estamos en contacto con el Movimiento Libertario Cubano en el
Exilio (MLCE) en México y Francia, con el movimiento clandestino de Irán y
en el exilio de Irak y con otras numerosas organizaciones de todo el
mundo, de Costa Rica a Nueva Zelanda, de Chile a Rusia.

22. ¿Qué opináis de los análisis que están produciendo los grupos
anarquistas del mundo?

Hay una clara maduración en los análisis que va en aumento dentro del
movimiento anarquista internacional. En lo sucesivo no escucharemos tanto
los viejos slogans "muerte al Estado" de la sub-cultura.

En particular, pensamos, hay que destacar el profundo trabajo analítico
desarrollado por organizaciones relativamente nuevas de Latinoamérica como
el CIPO-RFM de México, la Federación Anarquista Gaucha, la Federación
Anarquista Cabocla y la Federación Anarquista Insurreccional de Brasil,
Juventud Tinku de Bolivia y la Organización por el Socialismo Libertario y
AUCA en Argentina. Su reacción al colapso de la economía argentina, modelo
del FMI y del Banco Mundial, ha sido enormemente refrescante,
probablemente por estar basada en un trabajo comunitario continuado.
Su crítica contundente a las ilusiones falsamente izquierdistas de Lula en
Brasil, Chávez en Venezuela y por supuesto Castro en Cuba, junto a su
crítica al expansionismo neo-liberal del ALCA, pilotado por los EEUU, y su
propuesta de Encuentros Latinoamericanos de Organizaciones Populares
Autónomas (ELOPA) nos dan motivos para el optimismo, a pesar de las
amenazas de muerte y cócteles-molotovs que reciben.

En el Este de Europa, además de todos los intentos y propuestas que se han
generado a nivel global, la colaboración entre grupos como Acción Autónoma
de Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Kazajstan, Armenia y otros en la red
"Abolishing the Borders" está dando lugar a una dináimica de aparición de
nuevas voces que hablan sobre la experiencia de luchas reales.

En Europa, los integrantes de la SIL se han dedicado a derribar las
barreras sectarias entre organizaciones anarquistas.

Es importante la aparición del periódico "Africa XXI", una revista de
análisis anarquista editada en francés para todo el África francófona, del
mismo modo que la revista "Zabalaza" cubre el África anglófona.

En Norteamérica, el ejemplo de la NEFAC ha favorecido el resurgir de
organizaciones regionales anarquistas que están tratando problemas reales:
raza, clase, terrorismo, industria de guerra, modelos organizativos,
militancia sindical... a fondo y desprejuiciadamente.
El periódico de la NEFAC "The Northeastern Anarchist" lo consideramos de
gran altura e importancia.

Como movimiento global, nuestros eslabones más débiles parecen estar en el
Norte de África y en Asia, pero quizás este último se trate más que otra
cosa de barreras idiomáticas, porque sabemos de la existencia de
organizaciones anarquistas en Irán, Irak, Indonesia, Filipinas...

23. ¿Qué pensáis sobre el movimiento anarquista occidental? ¿Qué creeis
que podéis aprender de nosotros y viceversa?

Lo primero debe ser señalar la fortaleza histórica del movimiento
anarquista no occidental. Esto se empieza a mostrar con claridad en la
obra de Jason Adams "Non-Western Anarchisms: Rethinking the Global
Context" ("Anarquismos no occidentales: repensando el contexto global") y
será ampliado con detalle en un libro que editará próximamente BMC que
esperamos que reescriba por completo la historia anarquista y la coloque
en el lugar que se merece. Para decirlo en pocas palabras, el movimiento
fue un día, en países tan diversos como México, China, Brasil, Cuba,
Mozambique, Argentina, Chile o Uruguay, mucho más fuerte que cualquier
otra tendencia revolucionaria, haciendo sombra a la fortaleza del
anarquismo en España.

Lo segundo, que nos necesitamos mutuamente y que podemos y debemos
aprender el uno del otro. El internacionalismo no es pegar carteles
exóticos en las paredes del lugar de encuentro de uno, sino en mantener
una interacción continua de ideas y luchas anarquistas a través de todo el
mundo.

Lo tercero, que el movimiento anarquista occidental arrastra muchas
rémoras que los nuevos movimientos no-occidentales encuentran arcaicas y
ajenas a su realidad. Esto es especialmente cierto si consideramos el
movimiento occidental anglosajón, heredero de un paralizante sentimiento
derrotista, caótico y a la defensiva, que tiende a encerrarse en su torre
de marfil, algo totalmente injustificable a la luz de la historia
anarquista tras 1939, y fuera de juego ante los cambios impulsados por el
neoliberalismo.

Dicho esto, nos complace ver que el movimiento en occidente está
despertando de su mal sueño y empezando a situar de nuevo a sus
organizaciones en el epicentro de la lucha anticapitalista.

24. Como integrantes de una organización de uno de los llamados "países en
vías de desarrollo" ¿que opináis de la reciente oleada de "primitivismo"
dentro del movimiento anarquista de países como los Estados Unidos?

El anarquismo NO es una ideología retrógrada, primitivista. Y esta aún más
explícita y totalmente opuesta a las implicaciones neofascistas y
genocidas de teorías lunáticas como la "deep ecology" y la "extinción
humana voluntaria" que viven de la ilusión de que sólo si retornamos (o
dejamos que nos obliguen a retroceder) a la edad de piedra todas las
formas de dominio serán automáticamente eliminadas.

Como estamos convencidos de que tú, que vives en el Reino Unido (N.T. se
dirigen al compañero de "Black Flag" que les entrevista), conoces, la
lógica fraudulenta de esta línea neo-malthusiana lleva al fascismo verde
del periódico "Green Anarchist", elogiando el ataque con gas sarín al
metro de Tokyo realizado por una secta milenarista.

El anarquismo se desarrolló a través de las luchas reales, en ocasiones
amargas, en ocasiones gloriosas, de la clase trabajadora industrial (y en
menor grado, del campesinado), no de los sueños de individuos de clase
media hartos de opio que abrigan la esperanza desesperada de un retorno a
una mítica edad de oro. Estamos francamente disgustados de que una paja
mental derechista como es el primitivismo sea considerado anarquista en lo
más mínimo. Es francamente no sólo no anarquista, sino antianarquista.

25. El racismo debe ser uno de los temas que más os interesan. ¿En qué
difiere vuestro planteamiento del de los anarquistas norteamericanos? ¿El
escenario social diferente provoca diferentes análisis y prácticas?

La barrera de separación que impone el racismo (íntimamente unida a la
impuesta por la clase social) es la realidad principal de la vida de
Sudáfrica después de tres siglos de dominio supremacista blanco y de
deliberada situación de subdesarrollo de los dominados, fueran indígenas,
asiáticos, "marrones" o negros. Éste es un hecho que no se puede pasar por
alto y que ha marcado nuestro movimiento desde sus inicios, cuando
esencialmente éramos dos organizaciones clandestinas en los últimos días
del apartheid.

Al formular un esbozo de bases constitutivas, que esperamos que serán
aceptadas en el congreso de este año, en el grupo de trabajo que se ocupó
de ello hubo un largo debate sobre las diferencias notables existentes
entre colectivos como el ZAG y sus equivalentes de Soweto, el Shesha
Action Group (SAG) y el Black Action Group (BAG), predominantemente
arraigados en las comunidades negras y a un nivel local; y aquellos como
el BMC, la CNA y Zabalaza Books que son predominantemente blancos y que
funcionan a un nivel regional.
La visión minoritaria era que debían quedar constituidos como grupos de
primera línea y grupos de servicios, respectivamente, un reparto de tareas
que reconocería la división racial/clasista al mismo tiempo que
contribuiría a superarla (usualmente mediante la doble militancia en
colectivos y la participación en varios proyectos, como el editorial, el
de los huertos...)
La visión mayoritaria fue que la que dejaba de la lado estas divisiones
manteniéndola tácitamente al dejar intacta la "división de tareas" entre
nuestros colectivos.
Sea lo que sea lo que el Congreso de la ZACF decida finalmente, sería
preferible que la orientación que adopte la ZACF en un futuro sobre estas
cuestiones tan complejas fuera determinada en mayor medida por aquellos
trabajadores que hayan sufrido directamente el racismo.

Queremos decir que nuestra preocupación principal como revolucionarios es
la lucha de clases, pero que en el contexto sudafricano se aproxima
bastante a una lucha contra el supremacismo blanco, así que debemos luchar
simultáneamente en ambos terrenos, sin que la temática de clase nos haga
menospreciar la importancia del tema racial. Como organización
"multirracial" que agrupa deliberadamente a activistas de origen
diferente, nuestra principal diferencia con el movimiento anarquista
occidental es que no sentimos la necesidad de crear organizaciones
específicas para gente de color. Debemos decir que saludamos la creación
de organizaciones étnicas, como la red de Gente Anarquista de Color (APOC)
en los EEUU o el Consejo Indígena Popular de Oaxaca Ricardo Flores Magón
en México, donde tales organizaciones parecen válidas como modo de
establecer la validez del anarquismo en comunidades marginalizadas. Pero
en una región mayoritariamente negra donde hemos estado por largo tiempo
separados, organizaciones específicas de tipo étnico serían acogidas de
modo equívoco por las clases oprimidas.
En un futuro, la ZACF podría decidir la creación de un grupo de trabajo
para tratar específicamente este tema pero, siendo sincero, de momento,
teniendo una mayoría de nuestros apoyos entre la población negra, lo que
más nos preocupa es el bajo nivel de participación femenina.

26. Vuestra organización está influida tanto por el plataformismo como por
el anarcosindicalismo. ¿Veis que sea un problema conjugar ambos? ¿Qué os
atrae de cada uno de ellos? ¿Qué rechazáis de cada tradición?

En primer lugar, debe entenderse bien lo que es el "plataformismo" y lo
que no es, que es lo que se reprocha desde el enfoque anarcosindicalista a
la organización comunista libertaria popular y de masas. Hay demasiada
confusión en las filas anarquistas generada por un debate surgido a raíz
de la caótica y en último extremo, inefectiva, acción durante la
Revolución Rusa efectuada por la mayoría de los anarquistas que se
encontraban en ese escenario. La Plataforma fue una mera reafirmación (en
un momento de confusión generada por la derrota del anarquismo ante el
bolchevismo) de los principios de la organización de masas anarquista que
habían sido establecidos por la mayoría comunista libertaria durante la I
Internacional y por el grueso del movimiento anarquista de masas a partir
de entonces. No fue una invención novedosa de un puñado de gruñones
ucranianos, sino un toque de rebato al retorno desde el individualismo
caótico a la organización de masas que había convertido al movimiento en
una fuerza mundial a la que había que tener en cuenta.

La tradición con la que entroncaba la plataforma (que no era otra cosa,
después de todo, que un documento de discusión) y a la que llamaba a
retornar al movimiento era a la del anarcosindicalismo, fundido con la
visión anarcocomunista de un mundo sin jefes ni fronteras (ni siquiera
entre campos, industrias o municipios), para la cual estaba claro y
sólidamente asentado el principio de las prácticas colectivas mediante la
democracia directa, que consideraba una necesidad absoluta.

Siendo claros: el "plataformismo" NO es un diferente tipo de anarquismo,
sino sólo, como apuntaba G.P. Maximoff, una reafirmación de la coherencia
interna requerida por las organizaciones anarquistas para ser el motor de
la revolución de la clase trabajadora.

En otras palabras, el plataformismo ES una forma organizativa, NO una
ideología. Hay sólo una ideología anarquista, aunque se trate de una
tradición amplia: la del anarquismo revolucionario, internacionalista, de
lucha de clases, que abarca la organización del trabajo, municipal, de las
milicias... Cualquier teoría de "liberación personal" no sólo no es
revolucionaria, sino que tampoco es anarquista.

Así que respondiendo a la pregunta te diré que no hay absolutamente
ninguna contradicción entre el anarcosindicalismo y el plataformismo
(aunque un sindicato abierto a todos los trabajadores puede tener
dificultades para ser enteramente plataformista, mientras que para una
federación anarquista es más fácil).

El conflicto está planteado entre la genuina tradición de masas anarquista
y los engaños individualistas y liberales que se camuflan de anarquistas
sobre todo en el mundo anglosajón.


27. ¿Os apoyáis u os apoyasteis, para dar forma a vuestro anarquismo, en
algunas ideas, luchas o movimientos específicamente sudafricanos? Si es
así ¿en cuáles?

Los estatutos actuales de la ZACF nos sitúan en línea no sólo con la
tradición sindicalista revolucionaria y anarcosindicalista sudafricana que
ya hemos expuesto (especialmente con la IWA y la IWIU), sino también con
la tradición (anti)política del Socialist Club (SC) fundado en 1900 en
Sudáfrica por Henry Glasse, de la Liga Revolucionaria (LR) de Mozambique,
fundada a inicios del siglo XX por el exiliado anarquista portugués Jose
Estevam y de la Industrial Socialist League (IndSL) de Sudáfrica del
período de la revolución rusa.

De los últimos años, reivindicamos el sindicalismo de los años 70 al que
dieron vida activistas como Rick Turner, asesinado en 1978 se cree que por
un escadrón de la muerte del apartheid.
Hoy en día, sucede a menudo que cuando hablamos a gente que no está
familiarizada con el anarquismo, lo comparamos los principios anarquistas
de autogestión y cooperación horizontal con las tácticas usadas por el
United Democratic Front de la insurrección popular de los 80, que es bien
conocido y tuvo mucho éxito en precipitar la caída del apartheid. No había
nada específicamente sudafricano en el UDF, pero sus tácticas y estrategia
probaron ser las más efectivas: consejos de base municipales y obreros,
milicias obreras... todo basado en principios anarquistas, aunque la gente
involucrada probablemente no había oído hablar nunca de anarquismo.

Nuestra inspiración a día de hoy son los movimientos sociales radicales y
progresistas, allí donde siguen la tradición libertaria. Nuestras
tradiciones son las del sindicalismo revolucionario, la organización
específica anarquista, la insurrección popular y el control comunitario,
combinadas dentro de un todo coherente. Es importante señalar qué se
encuentra detrás de nuestro nombre: Zabalaza significa lucha; Anarquista
Comunista no es sólo nuestra orientación política, sino un guiño al
respeto que existe en Sudáfrica hacia una verdadera igualdad comunista y
Federación por nuestra forma organizativa.

28. La página web de Zabalaza Books (www.zabalaza.net/) es magnífica. ¿Por
qué decidisteis dedicarle tanto esfuerzo? ¿Es muy conocida?

La página parece ser que es muy popular entre los anarquistas
occidentales, que tienen mucho mejor acceso a Internet que en África, a
menudo recibimos correos animándonos, lo mismo ocurre cuando nos
encontramos en persona con compañeros del extranjero.

Pero las páginas de ZB y las asociadas a ella también han posibilitado que
podamos contactar con anarquistas en África, el Este de Europa, la antigua
URSS y Australasia.

¿Por qué lo hacemos? "De cada cual según su capacidad, a cada cual según
sus necesidades"

29. ¿Qué planes a corto plazo tiene vuestra organización?

Nuestros objetivos inmediatos son extender nuestras bibliotecas
comunitarias y huertos a otras partes de Soweto y Sebokeng (una población
un poco más al sur que Soweto ) y fortalecer nuestra organización obrera
en Durban.

Lo siguiente será celebrar nuestro primer congreso en el que adoptaremos
nuestros primeros estatutos completos. Invitaremos como observadores a
todos los anarquistas de la región que estén interesados y pensamos
invitar a otros autónomos y libertarios el segundo día para sostener un
debate sobre cómo conectar con los movimientos sociales radicales y
progresistas. El Congreso concentrará nuestros esfuerzos en lo que queda
de año.

Nos gustaría también abrir sedes en Durban y en Johanesburgo, donde están
nuestras principales áreas de actividad, y estamos haciendo gestiones para
comprar fotocopiadoras para ambas regiones con el fin de ser capaces de
incrementar nuestras ediciones de material anarquista y ampliar su
circulación. Una imprenta sería lo ideal pero está fuera de nuestras
posibilidades. Además, nos gustaría centrarnos en traducir propaganda
anarquista a las lenguas indígenas y también promover, junto a otras
regiones del sur de África que tengan presencia anarquista, un campamento
"no-borders" (sin fronteras), que sería posiblemente el primero de toda la
historia africana.

30. Finalmente ¿qué les dirías a los anarquistas de occidente?

Si hay un mensaje que podamos enviar, es éste: romped con el bagaje
individualista liberal y dedicaros a la organización anarquista en
vuestros puestos de trabajo y vuestras comunidades. Ignorad a quienes
proclaman que anarquismo organizado es una contradicción. Dejad que
vuestras acciones sean vuestra propaganda porque la gente presta más
atención a lo que haces que a lo que dices. Ah! Y si hay quien tiene
imprentas viejas para ayudarnos con nuestro proyecto editorial (al cual la
SAC ya ha contribuido con fondos), por favor que se plantee el
donárnoslas.


a) Contacto postal:
ZACF
Postnet Suite 153
Private Bag X42
Braamfontein, Sudáfrica
2017

b) página web:
http://www.zabalaza.net

c) correo electrónico:
ZACF International Secretary
blackdragon@africamail.com

===================================================
Esta es una entrevista realizada hace año y medio por la revista
anarquista británica "Black Flag" (número 224) fundada en 1968. Algunas
cosas han cambiado desde que fuera hecha la entrevista, pero continúa
siendo válida en lo sustancial.

* * * * *
Esta entrevista fue realizada por "Black Flag" a 2 miembros de la ZACF de
Durban y 2 de Johanesburgo entre diciembre de 2003 y enero de 2004.

La traducción fue hecha por M. García en
http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?t=6015&postdays=0&postorder=asc&start=0

------------------------------------------------------

Original en inglés en: http://www.ainfos.ca/en/ainfos16119.html



_______________________________________________
A-infos-ca mailing list
A-infos-ca@ainfos.ca
http://ainfos.ca/cgi-bin/mailman/listinfo/a-infos-ca


A-Infos Information Center