A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Holocausto y autodemocracia

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Tue, 8 Feb 2005 18:22:48 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________


[de rojoynegro.info]
Esta vez no funcionó el esperpento. Ni consiguieron hacerles comulgar con
ruedas de molino. Como ocurrió en el desfile del pasado doce de octubre.
Cuando el ocurrente ministro de Defensa José Bono hizo marchar a
exilados republicanos al lado de veteranos pronazis. Juntos y revueltos.
Una representación de españoles de la Resistencia, los primeros en
liberar París de las SS, a la par que un puñado de la División Azul,
voluntarios de Hitler para “cazar” rojos en la URSS. Víctimas y verdugos
al alegre paso de la paz. Repitiendo la humillante fórmula que entronizó
la transacción de la transición de “todos fueron culpables”.


Pero esta vez al menos no coló. En el 60 aniversario de la entrada de los
aliados (los soviéticos fueron la avanzadilla) en los campos de
exterminio nazi, un republicano, sobreviviente del Holocausto entre
otros 6.000 desaparecidos, fue el encargado de recordar en el Congreso
de los Diputados qué fue aquel horror, quiénes programaron la barbarie y
de qué semilla ideológica brotó la doctrina de la “solución final”.
Mientras, en las tribunas coronadas, algunos herederos de sangre y de
convicciones de aquella tétrica factoría de “matapobres” mostraban con
elocuentes bostezos que la recomendada medicina del olvido de la memoria
sigue produciendo monstruos.
El ciudadano Enric Marco, 84 años, portavoz de Amical de Mauthausen, no
aceptó el chantaje de las buenas maneras ni el consejo de perfil bajo
que la solemnidad del acto supuestamente requería. En su breve discurso
ante los padres de la patria, representantes de las instituciones,
iglesias y cuerpo diplomático no evitó el cuerpo a cuerpo. Dejó bien
claro quién fue yunque y quién cruel martillo en aquella Europa
uniformada de pensamiento único, cámaras de gas y represión
generalizada. Ellos, los republicanos españoles, los derrotados por
Franco, Hitler y Mussolini, aventajados en la lucha contra el fascismo
en el Viejo Continente, estuvieron entre los primeros en alimentar los
campos de exterminio siendo los más madrugadores en el maquis. Pero
pagaron con creces su atrevimiento. Los que ocupaban los motorizados
Belchite, Brunete, Guadalajara, Don Quijote al pasar ante el Arco del
Triunfo no tuvieron patria ni consuelo. Primero en la España de Franco y
luego en la Monarquía del 18 de Julio, aquellos recalcitrantes y heroicos
republicanos, doblemente derrotados pero nunca vencidos y menos
asimilados, vieron rematada su odisea con un largo y doloroso exilio
interior.

Marco mismo, del que ninguna crónica periodística creyó oportuno recordar
su clara militancia anarcosindicalista en la clandestinidad durante la
dictadura, era un testimonio vivo de aquella dolosa afrenta. Terminada la
Segunda Guerra Mundial, y como tantos otros de su coraje cívico, entró
en España para oponerse al Caudillo al que el actual Rey juraría
inquebrantable adhesión (“estoy seguro de que la historia de España le
guarda un lugar de excepción”) volviendo a tener que enfrentarse de
nuevo al fascismo en su propio país. El hombre que habló alto y claro de
los nuevos campos de la muerte en Ruanda, Guantánamo y Palestina ante
sus perplejos anfitriones en una sede de la soberanía nacional vacía de
verdadero pueblo, denunciando la vigencia de la violencia, la
explotación humana, la mentira global y la política venal venga de
donde viniera, tuvo el renovado mérito de haber sido uno de tantos
luchadores antifranquistas anónimos de aquel rebautizado Reino por la
gracia de Dios. Como su homónimo valenciano Enrique Marco Nadal,
detenido el 27 de mayo de 1947, que fue condenado a la pena capital en el
49 y, tras pasar dos meses y medio aislado en el calabozo número 31 del
Penal de Ocaña conocido como el “tubo de condenados a muerte”, logró su
conmutación por treinta años de reclusión. A todas luces, un legado
estomagante para el fino paladar de algunas señorías.

Pero no por eso los conversos del “patriotismo constitucional”
desistieron una vez más de poner cínicamente el derecho del revés.
Faltos ahora de un comodín para escenificar el manoseado totum revolutum
habitual, visualizaron la inaudita fechoría de rasgarse las vestiduras
presentándose como corderos amenazados. Al menos así se expresaba al día
siguiente la pírrica presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza
Aguirre ( consorte de un Grande de España al que la fortuna oficial ha
beneficiado con un apeadero del AVE junto al mayor latifundio de
Guadalajara) cuando razonó que la retención de dos cargos del partido
para aclarar supuestas agresiones durante una manifestación pacifista
recordaba a la Gestapo y al Holocausto. Todo ello dicho sin complejos ni
miramientos por la bromista líder ultraliberal del PP que asegura que
para abaratar la vivienda hay que dejar de construir pisos protegidos.

Es el doble holocausto de los combatientes republicanos. Antes y ahora.
En el esfuerzo común contra el nazismo y por la democracia, y en la
amargura de comprobar como sus antiguos victimarios siguen en el podium.
Nada extraño por otra parte teniendo en cuenta la radicalidad de su
ideal, lo subversivo de su ejemplo y el alcance del mensaje que
significaba ser los impertinentes protagonistas de la primera democracia
española. Peligrosa y obstinada gente cargada de futuro que persiste en
el mal ejemplo de acariciar valores sencillos como fraternidad,
laicismo, federalismo, libertad, ciudadanía y república sin reparar en
esa especie de ley de punto final sellada, a base de amnesia y renuncia,
por una elite política que necesitaba hacerse perdonar estar de vuelta
sin nunca jamás haber ido.

Porque a la postre la cuestión decisiva es que hubo muchos españoles
corrientes que defendieron la causa republicana en España, lucharon
contra el nazismo en Europa y se enfrentaron a Franco durante la
Dictadura porque tenían “conciencia de la libertad”, como dice Bruno
Bettelheim, otro testigo ejemplar del Holocausto en los campos de Dachau
y Buchenwald. O porque “llevaban un mando nuevo en sus corazones”, como
diría Enric Marco recordando las elocuentes palabras de Buenaventura
Durruti. Mientras, por el contrario, hubo otros pocos y seleccionados
que aceptaron en nombre de todos cambiar algo para que todo siguiera
igual porque tuvieron “conciencia de la oportunidad”.

Y como afirma el propio Bettelheim en su hermoso libro “El corazón bien
informado”, el Holocausto es posible, ayer y hoy, cuando el ser humano
entrega su autonomía. Cuando “el individuo permite que otros decidan por
él”. Cuando la vida que merece ser vivida es un proyecto ajeno que
atrofia el genuino sentimiento de autodemocracia. Cuando, en suma, los
réditos de la razón practica impelen a abdicar de gritar simple y
solidariamente “¡¡en nuestro nombre, no!!”

Autodemocracia y conciencia de la libertad vigilante para evitar que
encima, luego, los impostores de vitola como Esperanza Aguirre nos hagan
pasar por taquilla para contarnos cómo pasó.

Rafael Cid.

Nota: Más de 5000 anarquistas españoles fueron asesinados en los campos
de concentración alemanes




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)




A-Infos Information Center