A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

[no subject]

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Sat, 5 Feb 2005 15:03:33 +0100 (CET)


LA CAMPANA Nº 12 - EDITORIAL
Sender: worker-a-infos-ca@ainfos.ca
Precedence: list
Reply-To: a-infos-ca

______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

El Tren de la Muerte continúa insomne su negra andadura. Los patrones y
conductores actuales del Tren maldito -los agentes del Capitalismo y la
acción de los Estados hegemónicos- siembran la desolación allá donde
llegan sus intereses, sus tropas, sus guardianes, sus capos locales, sus
alambradas fronterizas, su ciencia fría, sus gases tóxicos, sus infernales
crematorios, su propaganda ... El Tren se hace presente por todas partes y se detiene en innúmeras
estaciones. Como en Auschwitz y como en el antes de Auschwitz y el
después de Auschwitz. En el antes que hizo posible aquél espanto singular
e iba construyendo el horno crematorio y su alta chimenea, ladrillo a
ladrillo, huevo de serpiente a huevo de serpiente: palizas, palabras
criminalizadoras, racismo, desigualdad, mitología nacionalista y
exaltación de Estado, leyes de exclusión, muertes, codicia, asaltos,
pureza étnica, destrozos, etc. Como en Hiroshima, ocurrida ocho meses después de la “liberación” de
Auschwitz y como en el antes de Hiroshima, que lo anunciaba. Como en las
inmensas fincas de los Imperios coloniales europeos y norteamericanos,
por ejemplo, en la parcela africana (ex-Congo, actual Zaire) del rey
Leopoldo de Bélgica y como en el antes del alarido insufrible de los
millones de gentes negras asesinadas por los capataces del rey, mientras
el monarca y sus compinches se hacían ricos, celebraban Consejos de
administración, cotizaban en bolsa y gobernaban sabiamente a sus
súbditos, forzosamente crédulos. Sin embargo, a finales de la semana pasada, los patrocinadores y
regidores actuales de la catástrofe se conjuraron para celebrar el 60
aniversario de la horrenda parada del Tren de la Muerte en Auschwitz y su
negro vómito de un millón de vidas arrebatadas por el Estado alemán
gobernado por Hitler, y utilizarlo como una cortina de humo. Conocidos genocidas se sentaron el 27 de enero para celebrar con pompa la
cínica nueva: “Todos nosotros juntos, los gobernantes poderosos, los
dueños del dinero y las armas ... rendimos teatral tributo a las víctimas
del Mal y el Terror absoluto ... representamos ante el mundo, todos y
cada uno de los presentes, la Victoria definitiva del Bien y la Justicia
infinitas”. Victoria que, por supuesto, se encargarán de representar una
y otra vez, en Palestina, en Iraq, en Chechenia ... ya no con cirios sino
con bombas ... pero también en los Museos, en los Monumentos, en los
Actos litúrgicos y rituales que se celebrarán cada año ... en los que
permanentemente se reescribirá la Memoria que a los súbditos les estará
permitido recordar. Recordar, pero no preguntar, ¿Quién fue? ¿Que mató a
tantos y tan desmesuradamente? ¿Qué ideas, qué intereses, qué manos, con
qué instrumentos, con qué legitimidades, fabrican sus autores los
Auschwitz que en el mundo han sido, son y serán? Cierto es que el
singular crimen cometido hoy no volverá a repetirse mañana, pero cada día
trae nuevas lágrimas. Acto tan cínico como el de las ceremonias oficiales en memoria del
Holocausto de este mes de enero no se habían atrevido estos personajes a
realizarlo antes. Ni siquiera cuando se cumplieron 25 o 50 años de la
liberación del campo de exterminio de Auschwitz, con ser fechas
mediáticamente mucho más significativas que el 60 aniversario. ¿Por qué?
Sencillamente tuvieron que esperar a que Bush calificase su doctrina
militarista como la “Guerra contra el Mal y contra el Terrorismo” y los
medios de comunicación servilmente lo divulgasen y aplaudiesen. Es decir,
tuvieron que esperar hasta que el nuevo mandarín imperial acordase
recitar, palabra por palabra y letra por letra, la antigua consigna de
Hitler. Sabemos que la indescriptible ceremonia anuncia nuevos Auschwitz y señala
las manos que lo dirigirán. Así será, porque así es. Los campos en que
hoy se concentra el dolor y la miseria más abrumadores abarcan países y
regiones continentales enteras: África sahariana y subsahariana,
Palestina, Caúcaso, Iraq, Colombia, Centroamérica, el arco asiático,
desde Afganistán o Paquistán hasta Nepal, Malasia o Indonesia, etc. La
hambruna afecta a 800 millones de personas. Otros 1.000 millones
sobreviven agónicamente, víctimas de enfermedades curables y de la
miseria. 35.000 niños mueren ¡cada día! porque así lo han decretado los
dueños del dinero, el pan y las medicinas. Cientos de miles de víctimas
son cada año matadas, mutiladas, torturadas, oprimidas en guerras
infinitas (sólo en Zaire la masacre lleva causado más de 5 millones de
muertos en los últimos años) bajo regímenes de dictadura tutelados por
las democracias imperiales ... Este es el orden mundial que fabrican los
celebrantes oficiales del 60 aniversario de Auschwitz. Que Putin, el gélido carnicero de Chechenia, George Bush, el matarife
imperial, Blair, el capo necesario en todo acto sangriento, Simón Peres,
el cómplice de todas las matanzas en Palestina, el Foro de Davos,
contubernio de los dueños del dinero ..., todos ellos se junten en un
acto litúrgico ante unos Monumentos al Holocausto por ellos erigidos y
afirmen que “aquí, en Auschwitz, hace 60 años, se paró la Muerte y no
permitiremos que nunca más pueda repetirse el horror del asesinato
masivo, del exterminio de poblaciones enteras” es un siniestro sarcasmo,
una horrible burla a toda la humanidad actual que los sufre. Un acto de
propaganda y oscurantismo, escenificado con un objetivo no menos
siniestro: fomentar la ceguera colectiva a los crímenes actuales que
ellos mismos cometen.



*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)




A-Infos Information Center