A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004 | of 2005

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [Chile] La OCL, ante el Primero de Mayo

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Thu, 28 Apr 2005 19:07:11 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Incontables son las veces en que el pueblo se ha alzado contra las
injusticias, contra el hambre y la miseria, contra la riqueza y la
pobreza, contra la represión y las masacres. También son innumerables las
veces en que el pueblo ha sido golpeado y asesinado por intentar defender
sus derechos.
La historia oficial niega y distorsiona la verdad y la mayoría de las veces
pasa por alto estos acontecimientos. Sin embargo, la verdad resurge a
pesar de los intentos de esconderla, los hechos vuelven encarnados en los
nuevos luchadores sociales, inspiran nuevos alzamientos, nuevas
rebeldías… la historia popular resurge llenando de experiencias a las
nuevas generaciones, dotándolas de las armas y de la fuerza necesaria
para continuar. Uno de estos episodios resurge este nuevo Día del
Trabajador, este uno de mayo del 2005, haciéndonos ver, que las luchas de
ayer se vuelven a repetir, que el sistema capitalista sigue en pie,
despojándonos de todo, privatizando nuestros derechos, asesinando y
encarcelando a nuestra gente. Esto sólo nos demuestra una cosa, la lucha
de clases se hace cada vez más evidente para el conjunto de de nuestro
pueblo pobre y es nuestra labor agitar los ejemplos de lucha y
transformarlos en la realidad actual.
1886: las luchas reivindicativas de la clase obrera.

La vida del obrero norteamericano, al igual que la vida de cualquier
obrero en cualquier parte del mundo, estaba marcada por la
superexplotación; jornadas laborales de doce, catorce y hasta dieciséis
horas pesaban sobre las espaldas de los obreros. Existían en EEUU, según
el censo de 1880 dieciséis millones doscientos mil jornaleros , de los
cuales cerca de un millón eran mujeres y niños. La lucha por la reducción
de la jornada laboral comenzó en el año 1803 con la organización de los
carpinteros de la rivera; ya en 1832 se realizó la primera huelga y ahí
comenzó en forma ascendente a organizarse el movimiento obrero por todos
el país. Las sucesivas huelgas fueron haciendo conceder a las
autoridades, el crecimiento del movimiento proletario comenzó a asustar a
la clase dominante, hasta que en 1880 quedó organizada la Federación de
los trabajadores de los Estados Unidos y Canadá, y en octubre de 1884 se
acordó, en una reunión celebrada en Chicago, que se declarase el 1º de
may
o de 1886 la huelga general por las ocho horas laborales.

Los acontecimientos que antecedieron al primero de mayo, marcaron la
tónica de lo que se avecinaba. En Mc Cormicks fueron despedidos 2000
obreros. Llegó el primero y la huelga general en todo el país no se hizo
esperar, el día tres de mayo, se realizó un mitin en las afueras de la
fábrica Mc Cormicks que fue duramente reprimido por la policía dejando un
saldo de seis muertos e innumerables heridos. Al día siguiente los
dirigentes convocaron a otro mitin, esta vez en Haymrket, en rechazo al
accionar de la policía, esta vez llamando a los obreros a acudir armados.
En medio del acto, la policía comienza a reprimir a punta de balazos y
desde la multitud proletaria una luz vengadora arremete contra la
represión, haciendo justicia popular.

Primero de mayo: día del trabajador, conmemoración de los mártires de
Chicago.

El día primero de mayo, Día del Trabajador, se conmemora la muerte de
cinco dirigentes sindicales norteamericanos a manos de la “justicia” de
su país. Acusados de arrojar una bomba en un mitin en Haymarket que dejó
un policía muerto y decenas de heridos, a lo que las “fuerzas de la ley”
respondieron con una balacera contra el mitin popular, disolviéndolo y
dejando decenas de muertos. A esto le siguió una caza de brujas de
dirigentes sindicales, allanamientos de hogares proletarios, golpizas a
hijos del pueblo, supresión de los periódicos revolucionarios, etc. El
resultado: diez dirigentes sindicalistas revolucionarios acusados del
asesinato del policía Deagan y sesenta y nueve cláusulas agravando los
hechos. Los acusados: Alberto R. Parsons, Augusto Spies, Michael Schwab,
Samuel Fielden, Adolfo Fischer, George Engel, Luis Lingg, Oscar W. Neebe,
Rodolfo Schmaubelt y William Seliger. (Este último traicionó a la clase y
se vendió a los policías).

Luego de un juicio injusto, se resuelve sin prueba alguna, la sentencia
de muerte para siete de los diez condenados, a dos de ellos les cambiaron
la condena por cadena perpetua, y uno de los sentenciados a la horca,
minutos antes, en su celda causa un alboroto, al cual acuden los guardias
y hace estallar una bomba, muriendo él y llevándose consigo a dos
guardias.

Sus nombres y sus últimas palabras

Luis Lingg: nacido en Alemania el 9 de septiembre de 1864, hijo de madre
y padre obreros, carpintero y dirigente sindical: “No; no es por un
crimen por lo que nos condenáis a muerte; es por lo que aquí se ha dicho
en todos los tonos, es por la Anarquía; y puesto que es por nuestros
principios por lo que nos condenáis, yo grito sin temor: ¡SOY ANARQUISTA!
(…)

Yo repito que soy enemigo del orden actual, y repito también que lo
combatiré con todas mis fuerzas mientras aliente. Declaro otra vez franca
y abiertamente que soy partidario de los medios de fuerza. He dicho (…) y
lo sostengo, que si vosotros empleáis contra nosotros vuestros fusiles y
vuestros cañones, nosotros emplearemos contra vosotros la dinamita. Os
reís probablemente, porque estáis pensando: Ya no arrojarás más bombas.
Pues permitidme que os asegure que muero feliz, porque estoy seguro de
que los centenares de obreros a quienes he hablado recordarán mis
palabras, y cuando hayamos sido ahorcados ellos harán estallar la bomba.
En esta esperanza os digo: Os desprecio; desprecio vuestro orden,
vuestras leyes, vuestra fuerza, vuestra autoridad. ¡AHORCADME!

August Spies: nació en Laudeck, Hesse, en 1855. Director del periódico
“Arbeiter Zeitung”: “Al dirigirme a este tribunal lo hago como
representante de una clase enfrente de los de otra clase enemiga. (…)

Ya he expuesto mis ideas. Ellas constituyen una parte de mí mismo. No
puedo prescindir de ellas, y aunque quisiera no podría. Y si pensáis que
habréis de aniquilar estas ideas, que ganan más y más terreno cada día,
mandándonos a la horca; si una vez más aplicáis la pena de muerte por
atreverse a decir la verdad -y os desafiamos a que demostréis que hemos
mentido alguna vez-, yo os digo: si la muerte es la pena que imponéis por
proclamar la verdad, entonces estoy dispuesto a pagar tan costoso precio.
¡AHORCADNOS!”

Adolfo Fischer: nacido en Alemania en 1856, oficio: tipógrafo, dirigente
sindical: “No hablaré mucho. Solamente tengo que protestar contra la pena
de muerte que me imponéis, porque no he cometido crimen alguno. He sido
tratado aquí como asesino y sólo se me ha probado que soy anarquista.
Pues repito que protesto contra esa bárbara pena, porque no me habéis
probado crimen alguno. Pero si yo he de ser ahorcado por profesar las
ideas anarquistas, por mi amor a la libertad, a la igualdad y a la
fraternidad, entonces no tengo nada que objetar. Si la muerte es la pena
correlativa a nuestra ardiente pasión por la libertad de la especie
humana, entonces, yo lo digo muy alto, disponed de mi vida.

Si creéis que con este bárbaro veredicto aniquiláis a los anarquistas y a
la anarquía, estáis en un error, porque los anarquistas están dispuestos
siempre a morir por sus principios, y éstos son inmortales... (…) El
pueblo tomará nota de ello. Es cuanto tengo que decir.”

Samuel Fielden: Nació en Todmorden, Lancashire (Inglaterra) en 1844, de
oficio jornalero, dirigente sindical: “Si me juzgáis convicto por haber
propagado el socialismo, y yo no lo niego, entonces ahorcadme por decir
la verdad... (…)

... Yo amo a mis hermanos los trabajadores como a mi mismo. Yo odio la
tiranía, la maldad y la injusticia. El siglo XIX comete el crimen de
ahorcar a sus mejores amigos. No tardará en sonar la hora del
arrepentimiento. Hoy el sol brilla para la humanidad; pero puesto que
para nosotros no puede iluminar más dichosos días, me considero feliz al
morir, sobre todo si mi muerte puede adelantar un sólo minuto la llegada
del venturoso día en que aquél alumbre mejor para los trabajadores. Yo
creo que llegará un tiempo en que sobre las ruinas de la corrupción se
levantará la esplendorosa mañana del mundo emancipado, libre de todas las
maldades, de todos los monstruosos anacronismos de nuestra época y de
nuestras caducas instituciones.”

Alberto R. Parsons: Nació en Montgomery, Arkanzas (Estados Unidos) en
1848. Fundador del periódico La Alarma: “Este proceso se ha iniciado y se
ha seguido contra nosotros; inspirado por los capitalistas, por los que
creen que el pueblo no tiene más que un derecho y un deber, el de la
obediencia. Ellos han dirigido el proceso hasta este momento, y como ha
dicho muy bien Fielden, se nos ha acusado ostensiblemente de asesinos y
se acaba por condenarnos como anarquistas... (…)

... Pues bien: yo soy anarquista. ¿Qué es el socialismo o la anarquía?
Brevemente definido, es el derecho de los productores al uso libre e
igual de los instrumentos de trabajo y el derecho al producto de su
labor. Tal es el socialismo. La historia de la humanidad es progresiva;
es, al mismo tiempo, evolucionista y revolucionaria. La línea divisoria
entre la evolución y la revolución jamás ha podido ser determinada.
Evolución y revolución son sinónimos. La evolución es el periodo de
incubación revolucionaria. El nacimiento es una revolución; su proceso de
desarrollo, la evolución.”

1º de 2005: avanzar en la construcción popular.

Las condiciones objetivas entre 1886 y 2005 no han variado en nada, el
avance del sistema neoliberal que se traduce, por una parte en la pérdida
paulatina y constante de los derechos de los trabajadores, en el aumento
del valor de la vida, en la privatización de los sectores estratégicos
(vivienda, salud, educación) en la flexibilización laboral, etc. Y por
otra, en la criminalización del movimiento social, en la modernización de
los aparatos de seguridad y de represión, en la impunidad de los asesinos
de tantos luchadores y luchadoras populares. Son, sin duda, las
condiciones subjetivas las que nos distancian de 1886, ya que los
antivalores del sistema capitalista han calado profundamente el tejido
social; el individualismo, el consumismo, la alienación, forman la matriz
ideológica de este sistema, lo que se traduce en el estado actual del
campo popular, en la atomización de las luchas, en la burocratización de
las organizaciones sociales.

Es por eso que debemos volcar nuestras fuerzas hacia la construcción
popular, organizándonos, como sujetos miembros todos de una clase, en
torno a nuestras reivindicaciones y demandas más urgentes, develando las
contradicciones de este sistema, es decir, el crecimiento macroeconómico
v/s el empobrecimiento de nuestro pueblo. Sólo así, con organizaciones de
masas, podremos arrebatarle pequeñas victorias a quienes nos dominan,
devolviéndole la confianza en la organización y la lucha a nuestro pueblo
pobre, y avanzar en la reconstrucción del tejido social, embrión del
Poder Popular y antesala de la revolución.

Contra la bestia capitalista: lucha Anarco-Comunista
Organizacion Comunista Libertaria - C H I L E




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center