A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) LA CAMPANA Nº 239- CHATARRA IDEOLÓGICA - Reflexiones sobre sindicalismo y política

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Wed, 24 Mar 2004 09:41:26 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

He leído en una conocida página web libertaria un artículo de Agustín
Morán (CAES), titulado “Por un sindicalismo anticapitalista”. El texto
venía precedido por un antetitular que decía “Un magnífico artículo.
Recomendamos su lectura”, del que supongo autores a los responsables de la
web libertaria. Leí el artículo con suficiente detenimiento, si bien desde los primeros
párrafos me resultó confuso. A medida que iba leyendo comprendí que esa
primera impresión estaba más que justificada, pues el texto es ambiguo,
cuando no contradictorio, en sus planteamientos teóricos. Con
afirmaciones políticamente correctas -¡esto es, insignificantes!- y
contundentes trivialidades se cuelan, una y otra vez, consideraciones
inaceptables acerca del sindicalismo que ha de venir. En este sentido, “Por un sindicalismo anticapitalista”, se configura como
un mediocre o confuso revival de los años 70, cuando la naciente
Confederación sindical de las Comisiones Obreras llegó a ser definida un
“movimiento socio-político”, en la esperanza vana de que ello
fortaleciese en la “democracia” a la izquierda política que había
liderado aquella estrategia en los últimos años del franquismo: el
Partido Comunista de entonces. Pese a que son bien conocidas la evolución
(hacia el sindicalismo burocrático) y traca final actual (CC.OO como
movimiento socio-político del PP) de semejante experiencia, Agustín
Morán, insiste: “Es decir, el sindicalismo anticapitalista, con vocación de crecer en
dimensión y no sólo de engordar una sigla, debe ser generoso en la
apuesta por fortalecer un espacio anticapitalista plural, no sólo
sindical sino también socio-político”, y todavía, “Un sindicalismo
anticapitalista no es suficiente para la defensa de la clase obrera. Pero
es necesario para la reconstrucción de una izquierda anticapitalista”. Quizá alguien pueda llegar a precisar en lo que estaría pensando el autor
cuando realiza esta advertencia. Yo no me considero capaz. Me resulta
harto complicado imaginar decisiones sindicales que sean adoptadas por
criterios de “generosidad” para un “espacio socio-político” y no por el
criterio tradicional de atender las necesidades de los trabajadores,
especialmente en su lucha contra su antagonista: el sistema capitalista
y, más concretamente todavía, el régimen de salariado. En cualquier caso,
el principio de “generosidad” hacia los intermediarios políticos o
ideológicos resulta, desde la perspectiva anarcosindicalista, una
deplorable propuesta a desmontar. Tal parece que esa “generosidad” no sea
más que un retórico intento de Agustín Morán para camuflar una
servidumbre (la del sindicato al político o ideólogo de turno),
vocacional-mente iniciada por la intriga de grupúsculos políticos y
finalmente instalada por el aparato así alimentado y fortalecido. Mucho me temo que la organización sindical que llegase a regirse por
semejantes criterios apenas tardaría tres segundos en traicionar su
propia función -la defensa de los trabajadores y la reversión pública de
toda la riqueza socialmente producida- y ser devorada por sus enemigos.
Pues enemigos de los trabajadores son todos aquellos que pretenden
usurpar su voz, dirigir la lucha social y reducir la acción sindical a
los conflictos laborales “domésticos”, como parece ser el caso de ese
llamado “espacio socio-político”. El autor del artículo llega a poner nombre orgánico a ese “espacio
socio-político”, pues afirma que: - “El Movimiento Contra la Globalización, la Europa del Capital y la
Guerra es el espacio político donde las distintas identidades en lucha
pueden tener su referente político y su lugar de cooperación y apoyo
mutuo”. E insiste: - “Un sindicalismo anticapitalista no es suficiente para la defensa de la
clase obrera. Pero es necesario para la reconstrucción de una izquierda
anticapitalista”, que, según está construida la frase, parece que será la
encargada por la Historia para llevar a cabo con eficacia esa defensa. Y,
ya puestos a delirar -pues delirio es desconocer los desastrosos
resultados a que dio lugar históricamente la aplicación de semejante
doctrina en la evolución del sindicalismo-, el autor insiste
retóricamente: - “El Movimiento contra la Globalización, la Europa del Capital y la
Guerra puede ser un cauce para que la autodeterminación de millones de
subjetividades y acontecimientos rebeldes, impidan la globalización de la
desigualdad, de la violencia y del desamparo. Pero este movimiento que ha
demostrado su enorme potencialidad no podrá prosperar sin mantenerse
fuera del control de la izquierda capitalista. Sin conseguir la autonomía
política y organizativa que le permita trabajar con la izquierda
capitalista y no trabajar para la izquierda capitalista”. La proposición contenida en el último párrafo -según el cual, “la
izquierda anticapitalista” fortalecida por la “generosidad” del
“sindicalismo anticapitalista”, podrá programáticamente “trabajar con la
izquierda capitalista”- es de todo punto inadmisible. No cabe otra
interpretación que considerarla una salvaguarda retórica para el
inevitable conchabeo a que se vería obligada cualquier izquierda política
que se manejase en los ámbitos institucionales y no desde perspectivas
libertarias. Por otro lado, ¿que quiere decirse al proponer que el Movimiento contra
la Globalización, la Europa del Capital y la Guerra consiga “la autonomía
política y organizativa”? Es de suponer, que constituir en una
organización lo que en principio es un movimiento, por más que sea
precisamente ese carácter de movimiento el que inicialmente le legitimó
para protagonizar diversas acciones de contestación a los grupos
hegemónicos del capitalismo mundial. El reformismo socio-económico y también político institucional, que
subyace en este artículo resalta todavía más en párrafos como los
siguientes: - (Es necesario) “exigir al Estado que sea garante de los derechos
sociales, aunque el Estado sea el garante de la desigualdad”. Para los anarcosindicalistas los únicos garantes posibles de los derechos
sociales son precisamente los trabajadores, mediante su lucha sindical,
llevada a cabo de modo autónomo y directamente, sin intermediarios. Y,
según nuestro sindicalismo -y me atrevería a decir que esa es la posición
de cualquier sindicalismo que no haya renunciado a su naturaleza-, no
cabe imaginar otra situación que ésta, pues funcional y estructuralmente,
el Estado es el garante de la desigualdad y en ningún caso ni bajo
circunstancia alguna puede dejar de serlo. - “El sindicalismo anticapitalista necesita, para ser sindicalismo,
defender al trabajo asalariado en sus condiciones con-cretas y para ser
anticapitalista, criticar teórica y prácticamente dicha forma de
trabajo”. ¿De cuándo acá el sindicalismo para serlo ha de defender al
trabajo asalariado en sus condiciones concretas y no, a partir de esa
circunstancias concretas, desvelar la profunda injusticia del trabajo
asalariado? La crítica teórica y práctica del capitalismo es indisociable del
sindicalismo, no siendo que previamente, por error o cinismo, se arrebate
a los sindicatos esa su función intrínseca. Y esto es exactamente lo que
intenta Agustín Morán, con su propuesta de un “espacio político, autónomo
y orgánico”, al que los sindicatos deben subordinarse “generosamente”.
Colectivo “Justo Fierro”




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center