A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) TEXTOS DE LA CAMPANA- DOSSIER Nº 43 - PARTE II

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Thu, 18 Mar 2004 21:45:09 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

OBSCENIDAD MEDIÁTICA

La actuación en todo este tiempo de los medios televisivos, en
especial los de la Primera Cadena de RTV, resultó en todos los
sentidos atroz, lo mismo que la del conjunto de los medios de
comunicación que están en connivencia con el Partido Popular,
para construir la dictadura electoral que estamos sufriendo. En
el caso de las Televisiones, es difícil describir la colosal
manipulación.
Esa agresión de las Televisiones se ejecutó en dos sentidos.
En primer lugar, haciéndose eco de la estrategia gubernamental
de introducir en toda oportunidad las referencias a ETA y, por
el contrario, limitar, orillar y descontextualizar todo lo
posible las inevitables referencias a Al Qaeda (inevitables solo
a partir de la noche del 11 de marzo). En este aspecto, la
infamia llegó hasta el punto de emitir en la noche de la
Ajornada de reflexión electoral@ una película construida
explícitamente como material propagandístico contra ETA y el
violento nacionalismo independentista vasco.
La estrategia de linchar mediáticamente al nacionalismo vasco
-inicialmente de modo virtual, ya llegaría en su tiempo el
físico- y de animar a la confrontación fratricida en el suelo
ibérico (el asesinato en Navarra de un panadero nacionalista
vasco por un policía fue el fruto inmediato de la histeria
programada), fue asumida por las empresas públicas y privadas de
comunicación, sin apenas excepción. El coro vergonzoso fue
prácticamente unánime y todos los Aprofesionales@ entonaron la
misma siniestra partitura.
Pero la violenta agresión de los Medios de comunicación no fue
menos pavorosa en su segundo aspecto, al dirigir la
programación a atrapar la atención de los espectadores en el
dantesco espectáculo de la muerte y la desolación reinantes en
Atocha, con el sólo objetivo de que las emociones suscitadas
impidiesen cualquier tipo de reflexión o pregunta que pudiera
salirse de las consignas preestablecidas.
Fueron horas y horas de imágenes, para que ningún espectador,
ningún conectado, pudiese salir humanamente de aquél terrible
episodio, sino que dirigiese su ira hacia la víctima elegida y
su voluntad hacia la acción inútil, irreflexiva, sometida a la
avalancha de declaraciones gubernamentales y oficiales, a las
efigies parlantes del Estado. Por supuesto, a nadie le está
permitido Adesconectarse@ de semejante estructura, bajo riesgo
de ser considerado por los demás o por si mismo como un Aser sin
entrañas@, capaz de abandonar a los heridos en su agonía.
La narración televisiva de un hecho atroz, una y otra repetida,
imagen sobre imagen y todas variantes de la misma, enjabelgadas
de voces que reiteran una y otra vez frases hechas y palabras
tremebundas, termina convirtiéndose en una inmenso escenario de
propaganda. No hay ese teatro representación alguna, ni drama
que pueda ser vivido, ni solidaridad que llegue a ejercerse, ni
catarsis que nos haga mejores ..., solo una pornográfica
exhibición de materiales para ser consumidos como consignas,
como mensajes capciosos y dirigidos por los Aexpertos en
(in)comunicación@, al servicio de la fractura social.
No se permite al espectador respetar el silencio de los muertos.
Al contrario. Se le fuerza a decir algo, con la sola condición
de decir aquello que está escrito en el guión y es capitalizado
por la empresa periodística y sus clientes. De otro modo, no
saldrá en pantalla. De otro modo, será excluido.
Para estos propagandistas del régimen, ni aquí ni ahora, ni
nunca ni en ningún sitio, hay verdad que conocer, subsumida en
el espectáculo mediático ofrecido, en una exhibición obscena
saturada de trivialidades interesadas (las consignas), hasta
enajenar por completo el sentido.
Una nueva lección hemos aprendido en estos cuatro días
terribles. Si en realidad hemos de compartir el dolor de las
víctimas de la injusticia y actuar como seres humanos entre
tanta desolación provocada por los delirios de algún imperio,
estaremos obligados a desenchufar el obsceno aparato de
propaganda en que se ha convertido la Industria de la
Información. A darle la espalda.

Leticia Munda
LOS MUERTOS SON NUESTROS, LA GUERRA (MALDITOS!, ESA SÍ ES
VUESTRA

Los muertos son nuestros
- Los de aquí y los de Iraq,
los que matasteis en Madrid
y los que matáis cada día en Palestina-,
La guerra (malditos!, esa sí que es vuestra.

La transcripción de la cinta de video reivindicando los
atentados de Madrid en nombre de la red Al Qaeda, enviada el 13
de marzo por el supuesto portavoz militar de esta organización
en Europa Abu Dujan Al Afgani, dice: (la masacre) Aes una
respuesta a vuestra colaboración con los criminales Bush y sus
aliados. Esto es como respuesta a los crímenes que habéis
causado en el mundo y, en concreto, en Iraq y en Afganistán, y
habrá más si Dios quiere. Vosotros queréis la vida, y nosotros
queremos la muerte@ y Aestos atentados son muy poco con lo que
podrá ocurrir con lo que llamáis terrorismo@.
Un día antes, en el comunicado de la facción de Al Qaeda, las
Brigadas de Abu Hafs-Al Qaeda, se decía ANosotros en las
Brigadas de Abu Hafs al Masri no nos entristecemos por la muerte
de civiles. )Es legítimo que ellos maten a nuestros niños,
mujeres, ancianos, jóvenes en Afganistán, Iraq, Palestina y
Cachemira, mientras que es pecado que nosotros los matemos a
ellos?@.
"Han matado a muchas personas por el mero hecho de ser
españoles", dijo mentirosa y perversamente Aznar. Y todos nos
acordamos de cuando todos los parlamentarios del Partido Popular
-en medio del horror y la vergüenza generales- aplaudieron y
rieron al votar que España participara en la coalición que
invadió a Iraq y continúa causando cientos de víctimas civiles
en aquél país, tan lloradas por todas las gentes de bien que
resten en el mundo como lo son hoy mismo las matadas en Madrid.
Toda esta horrible retórica -de Al Qaeda y de los Aznar, de los
miembros del Partido Popular- para identificar falsariamente a
los pueblos con sus Estados y gobernantes o con los ruines
intereses de quienes manejan el tinglado, no puede ser aceptada.
El hombre muerto sobre la estación de El Pozo o Atocha no era
responsable de ningún modo de las acciones del Estado español y
tampoco de la horrible naturaleza del régimen económico,
político y social que le tocaba sufrir y contra el que,
seguramente, se rebelaba. De un modo u otro se rebelaba -pues le
oprimía-, al modo que lo hacen los pueblos en tiempos de
desdicha: viviendo, siendo pueblo trabajador y no cualquier otra
cosa. No asesino, no soldado, no matador, no Estado, no ladrón.
Miente Al Qaeda cuando dice que son suyos los niños, mujeres,
ancianos y jóvenes asesinados por los Bush, Blair, Aznar o
cualquier otro de los representantes del Capitalismo hegemónico,
en Afganistán, Iraq, Palestina o Cachemira, como mienten los
Bush, los Blair o los Aznar cuando dicen que son suyos los
asesinados en Madrid este 11 de marzo.
Esa pretensión -la de que Aznar o Al Qaeda - es un fraude,
inadmisible aún bajo las circunstancias de que un pueblo llegue
a tener alguna fe en los dirigentes que se le imponen o en las
instituciones que lo oprimen. La idolatría no hace más real a
Moloch, por mucho que la superchería logre que las personas
queden finalmente encadenadas a los siniestros intereses que la
institucionalizan, sea como Estado, Patria, Religión, Economía o
Identidad.
La contienda electoral del domingo, 14 de marzo, no hará más que
confirmar el gigantesco fraude, independientemente de quien
resulte vencedor en las urnas. La polarización enemistosa de los
pueblos, nucleados en torno a fantoches -Islam, Dios, Bandera,
Democracia, Patria, Dinero-, habrá sido construida. Y ello sirve
tanto a los Al Qaeda como a los Bush, los Aznar o los Zapatero
y, sobre todo, al Régimen autoritario universal, es decir, la
alianza del Dinero y el Estado, del Capital y la Patria, de Dios
y la Sumisión fiel. Es por ellos, que hay esas fronteras
sangrientas, esa geografía divisoria, esa fractura entre seres
humanos, que debieran ser, que son hermanos, a poco que la
autoridad y el dinero no intriguen en contra de ello.
Sin embargo, hace un año y en varios ocasiones, millones de
españoles nos opusimos a Aznar y sus secuaces, precisamente por
esta guerra. Dijimos bien alto que la matanza que iba a venir no
se haría en nuestro nombre ni con nuestra firma. Es más, hace
tan solo una semana, tres días antes de la matanza de Madrid,
hacíamos un llamamiento público para manifestarnos el 20 de
marzo, con motivo del aniversario de la invasión de Iraq y en
solidaridad con los pueblos iraquí y palestino. Y esa
convocatoria está todavía en pie, cursada en decenas de
capitales españolas. En una de esas convocatorias está todavía
intacta la firma de quien está escribiendo estas lineas y no irá
a votar este domingo, pues no quiere, ni ahora ni nunca, que
otros seres humanos -amigos y solidarios, por tanto- resulten
destrozados por cualquier maquinaria bélica.

Ricardo Colmeiro



POR QUÉ NO ESTUVE

Uno ya está acostumbrado a estar casi siempre en minoría,
incluso dentro de los ámbitos libertarios, y, por lo tanto,
hecho a asumir tal circunstancia con una cierta resignación y,
siempre, con la esperanza de que en otra ocasión mis
planteamientos lleguen con mayor fortuna a mis compañeros,
vecinos y amigos.
Pero lo que ha sucedido en estas últimas horas está siendo
inaguantable. He tenido que explicar a mis compañeros,
familiares y amigos por qué no estuve en las concentraciones del
trabajo y en la manifestación convocada por las autoridades por
la espantosa masacre sucedida en Madrid. Por ello, una vez
pasado el acaloramiento de las discusiones en el trabajo y en
las cafeterías, me he decidido a explicarlo públicamente y por
escrito.
A las concentraciones del trabajo no he ido porque me han
convocado los mismos que me arrancaban de los tablones los
carteles contra la guerra de Irak; porque me invitaron a ir los
mismos que me amenazaron con sanciones por abandono de trabajo
en las movilizaciones por lo del Prestige; porque mi jefe me
convoca cuando hace poco me acusaba de ladrar por las esquinas,
y porque mi solidaridad con las víctimas va más allá que unos
pocos minutos al aire libre.
En la manifestación no estuve porque me ha convocado Aznar, el
tipejo al que no le tembló el pulso en los bombardeos de Irak;
porque en ella estaba Berlusconi, el embustero mediático por
excelencia; porque en ella estaba el ministro de trabajo, el
mismo que hace ya mucho tiempo olvidó a los muertos de
Puertollano; porque en ella estaba Acebes, el ministro del
interior que hoy nacionaliza a los mismos que ayer perseguía y
deportaba; porque en ella estaba Cuevas, el de la CEOE, que dijo
que la huelga contra la guerra era ilegal por política y ayer
concedió permiso a los trabajadores para que fuesen a la
manifestación; porque en ella estaba un tabernero de mi barrio,
que despidió a un camarero por manifestarse contra la guerra de
Irak e ir a la huelga convocada al efecto; no estuve porque
estaba Prodi, el jefe de los crápulas europeos, que apoyaron las
guerras del golfo, la invasión de Afganistán y el bombardeo de
civiles en Yugoslavia; no estuve porque la manifestación era a
favor de la constitución, una constitución que nos ha endilgado
al asno coronado y su ralea, una constitución que sacraliza el
capitalismo, una constitución que sitúa la iglesia católica en
un papel preponderante, una constitución que ha mitificado una
organización territorial demencial, con multiplicidad de centros
de poder para los caciques locales y autonómicos y que no ha
sido capaz de resolver el problema territorial de fondo; no
estuve, en definitiva, porque las víctimas no se merecían el
homenaje de tanto repugnante personaje como el que se colocó en
la primera fila de la manifestación.
Se me dirá, ya me lo han dicho, que estas razones no son
suficientes, que no es lo mismo. ¡Claro que no es lo mismo! Tan
no es lo mismo que estos muertos se han despachado con una
manifestación, unos discursos electoralistas, unas mentiras
encadenadas y unos minutos de silencio en los estadios, con el
permiso de Adidas. Los miles y miles de muertos de Irak, de
Afganistán, de Palestina, se despachan allí todos los días y un
día estallan en Nueva York, en Bali, en Madrid ...

José Pedro del Río Lombao


¡PERO QUÉ BAJO HAN CAÍDO!

Como mujer, como ser inteligente, como activista..., lo mire
como lo mire, me da naúseas. Nunca me sentí tan asqueada y
desprotegida como estos días frente a un gobierno mentiroso y
asesino. Es que todo lo que tocan lo convierten en mierda! Todo
lo que sale de sus bocas está empozoñado, todo sobre lo que
posan sus ojos, corrupto. Durante esta campaña los oía hablar de
violencia de género! ¿tendrán narices? Que nos dejen a las
feministas en paz, mejor solas que mal acompañadas. Al discurso
“antiterrorista” ya estaba más acostumbrada, me ponía menos de
mala hostia, pero cuando hablaban de las mujeres, pensaba que
nada me podía joder más que eso.
Y de repente 200 muertos. De ETA. Y resulta que sabían que iba
a haber un atentado antes de las elecciones. ¡ Y lo dicen para
asegurar que era “culpa” de ETA! “ Sabemos que fue ETA porque
sabíamos que iban a atentar antes de las elecciones en una
estación de tren, que ya lo habían intentado antes”.
No creo ser tan ingenua como para creer que efectivamente lo
sabían, ni para creer en el juego gobierno/terroristas tal y
como nos lo presentan. Pero ese mismo jueguecito que apenas
intuímos se traen en Inglaterra, por ejemplo, con el IRA y los
Fundamentalistas (islámicos), y vete a cualquier estación de
tren. Aunque el gobierno juegue con rumores de atentados de unos
u otros, por lo menos completan la farsa con unas medidas de
seguridad apabullantes. Meses después del 11 de Septiembre era
físicamente imposible poner una bomba en cualquier estación de
tren o metro de la periferia londinense, por no hablar de las
centrales. El despliegue de seguretas era tal que la única forma
sería mediante un atentado suicida, y para eso se lo tendrían
que currar muy muy sutilmente. Que el delegado de gobierno
hable de unas personas que subían y bajaban de los trenes, de
unos encapuchados... cuando tenían constancia de que iba a haber
un atentado demuestra que su incompetencia es tanta que hasta me
hace pensar en pecado de omisión. Y si no que hicieran un
cursillo de esos de prevención que tanto fardan.
Asumo que cualquier gobierno europeo asesina fuera de sus
fronteras, dentro de sus fronteras en casos bien maquillados o
muy indirectos, pero creo que estas 200 personas han sido
sacrificadas por motivos electorales. Les salió mal, fueron unos
y no otros, pero si hubiesen querido hubiesen estado en guardia,
ya que algo se olían, y no habrían permitido que fuese nadie.
Y si es mentira que estuviesen sobre aviso, que se callen de una
vez. Que se callen para siempre y se vayan a esquiar a una de
esas estaciones de Pirineos donde nunca hay bombas, pero donde
siempre puede haber un cablecito mal colocado.

Irene Paz Johnstone



¿JORNADA DE REFLEXIÓN Y URDACI TRABAJANDO?

Este y otros lemas similares fueron los que ayer, sábado 13,
comenzaron a circular por internet y los teléfonos móviles,
convocando a la gente de Madrid a concentrarse delante de la
sede del PP en torno a las 6 de la tarde, por la verdad y sin
partidos.
Los que estábamos siguiendo las noticias por medio del canal
CNN+, nos encontramos con que cada vez más y más gente se
acercaba a la calle Génova, con carteles con la palabra PAZ,
coreando consignas tan distintas de aquellas que sonaron en las
manifestaciones del viernes, exigiendo saber la verdad de que lo
estaba pasando...y mientras esto sucedía en Madrid y nos
preguntábamos qué pena que algo así no estuviese pasando en
nuestra localidad, empezaron a sonar los teléfonos... Alguien
había quedado con alguien ante la sede del PP en Vigo a las 8 de
la tarde, cada uno avisaba a todos los amigos que podía, y
llegaba un momento que al otro lado del teléfono la gente ya
sabía la noticia antes de contestar...
A las 8 de la tarde no éramos más que una docena de personas, a
las 8 y media un centenar, a las 9 y media se cortó el tráfico,
y a las 10 había más de 1.000 personas ocupando la zona,
resistiendo el frío y las miradas poco alentadoras de la
policía, y la gente no tenía intención de irse, mientras por la
radio iban llegando algunas noticias... Que el candidato Rajoy
comparecía para llamarnos "ilegales", que se reunía la Junta
Electoral Central... Cada noticia que llegaba se vivía como un
pequeño triunfo, ya que al parecer la iniciativa de las
concentraciones se había extendido no sólo por Madrid, sino por
Santiago de Compostela, Bilbao, Sevilla, Gijón, Zaragoza...
A pesar del sentimiento de pesadumbre que todos teníamos dentro,
fue una de los actos más vivos en los que recuerdo haber
participado... Cada consigna que surgía era coreada con un ánimo
nuevo y, a pesar de llevar dos horas en la calle, nadie tenía
ganas de irse, porque cada vez éramos más... y esto nos hacía
tomar con más energías cada frase...
Sé que no faltará quien nos acuse de manipulables, de haber
prestado nuestro apoyo a algún avispado del PSOE para crear un
poco de revuelo en vísperas de elecciones... pero era tan
necesario el hacer algo, el mostrar el descontento colectivo, ya
no sólo por la masacre que había pasado en Madrid, sino también
por el hecho de engañarnos, ocultarnos información de una forma
tan miserable y mezquina. Alguien tenía que sacar fuera la ira
que produce el ver a tantas personas aborregadas delante de la
televisión pública, con la lección aprendida en torno al modus
operandi y tipos de dinamita, "vías de investigación" como si
fuera la partida de mus de todos los días...
Cómo decía Neruda, " a veces me canso de ser hombre", y en estos
últimos días la piel me pesaba como una losa, por eso he
despertado esta mañana un poco más humana, y quizá tenga algo
que ver el que ayer dormí un poco más tranquila, con algo de
rabia menos en el cuerpo. Ahora sólo espero que aquellos que
todavía tienen alguna duda recuerden que esa noche varios miles
de personas hemos dicho lo que tantos piensan, que queremos ser
hombres y mujeres libres en un país en PAZ.

Estrella Fernández, 14.03.04



¡VÍCTIMAS, UNA VEZ MÁS, LOS TRABAJADORES!


Desde tiempos remotos se ha jugado con la muerte. Era un
desafío, un conjuro para domesticarla, para creer, en
definitiva, que no hay final posible. También, unos cuantos, a
lo largo de esos siglos de vagabundeo de la humanidad por el
mundo, han jugado con la muerte ajena con la idea macabra de
perpetuarse en el poder. Todos esos dirigentes perversos no
escatimaron recursos imaginativos para librarse del quidam
molesto.
Sin embargo, el poder en sí no basta para explicar la tozuda
voluntad de mantenerse en lo alto ad vitam eternam. Tiene que
estar acompañado de la búsqueda insaciable de beneficios
económicos, tan suculentos como para que cualquier vida humana
importe poco. El ejemplo de los indios de Brasil es
significativo: desplazados o aniquilados porque tienen la mala
suerte de vivir en un lugar repleto de oro en su subsuelo, que
sirve para el disfrute de unos cuantos codiciosos para quienes
nada les es negado (cf la impunidad de sus matones). Allí el
cinismo es el rey.
Ese cinismo y la hipocresía se elevan hasta cotas horrendas en
la tragedia de Oriente Medio. Notamos, en primer lugar, el mirar
para otro lado para que esos ojos llenos de tanta moral
judeo-cristiana no vean el lento genocidio que padece el pueblo
palestino a manos del gobierno fascisto-sionista de Israel. Sin
embargo, esos moralistas y democráticos gobiernos occidentales
ven, con brillo en los ojos y la baba en la comisura de los
labios, el petróleo que hay en la zona y especialmente en Irak.
Mentir a los habitantes del estado español, aniquilar a la
población iraquí, no es tarea pesada porque hay mucho que
despojar. ¡Ah! ¿y el dictador local? Pues está en una cárcel
dorada, en donde le dan las gracias por el apoyo, en su momento,
al occidente civilizado.
Han abierto la caja de Pandora en Oriente Medio, en Afganistán
y alrededores, donde crecen y se forman muchos desesperados y
fanatizados, que desprecian todo, a la par que los estados
occidentales. A esos estados, nuevos colonizadores del entorno,
se les está escapando el asunto de las manos. ¿Qué importan las
víctimas de las Torres Gemelas, de Bali, de Madrid...? ¡Hay
tanto lucro fácil, tantos dólares en juego!
Sin embargo, siguen con el cinismo adosado a la moral farisea,
a la democracia de papel higiénico lleno de mierda, añadida a la
mentira y la manipulación. Sí, manipulación a cambio de un
puñado de votos, porque el poder es una sensación tan placentera
que invita a jugar con los muertos. Los asesinados en Madrid, en
Palestina, en Irak o en cualquier lugar son las mismas víctimas
de todos los expoliadores que luego se llenan la boca de pésames
chirriantes.
No aceptamos vuestras lágrimas de cocodrilo, no aceptamos
vuestra democracia, en la que el voto es uno de los ejes de la
manipulación. Sí aceptamos el despertar social que necesitamos
para dar un vuelco, no una alternancia política y sí una
alternativa social y libertaria con el respeto debido a todos
los trabajadores, una vez más víctimas.

JUAN A. PINTO


A LOS TRABAJADORES DE TRÁFICO Y DE LA ADMÓN. DEL ESTADO

El cáncer y el sida no son la misma enfermedad, aunque ambas
sean horrorosas y, si están avanzadas, ambas resulten fatales.
Sé, por propia experiencia, que el dolor de saber que un ser
querido padece esa enfermedad aplasta a uno y no le deja pensar.
A fin de cuentas, )qué me importa que sea una o la otra quien se
lo lleve de mi lado?. Pero también aprendí que es la esperanza
la única que, en esas situaciones, te devuelve a la vida. La
esperanza en que pueda curar y, entonces, a quien no le permito
que se confunda es al médico. Ese tiene que saber distinguir
para poder aplicar el tratamiento adecuado, ya que si los
confunde no habrá salvación. Así que, sobrepuesto -aunque sea a
medias- de la primera impresión, exijo al médico que me informe,
que me explique, que me dé cuenta de lo que va a hacer y que
cuente con mi consentimiento.
Ayer, día 11, estallaron bombas en Madrid y tuvo lugar una
masacre, una monstruosidad. Lo supe, por la radio, cuando iba
camino de la concentración ante la Tesorería de la Seguridad
Social, en Vigo, que suspendimos por ese motivo. Todos apuntaban
a Eta, como la criminal autora del atentado. Después, a lo largo
del día, aparecieron dudas, salvo en el gobierno. Durante la
noche y esta misma mañana anduve Anavegando@ por internet y
conocí las versiones de medios extranjeros: todos apuntaban, en
primer lugar a Al Quaeda. El periódico mejicano La Jornada
ocupaba toda su portada con ese título ATodo apunta a Al Quaeda@
y decía basarse en fuentes muy diferentes y solventes.
Liberation, de Francia, parecido, etc.. Aquí en España, sólo la
cadena Ser apuntaba con claridad esas dudas. No pude evitar el
recuerdo de cuando escuchaba ARadio París@ para poder saber lo
que ocurría en aquella España de entonces... Todos sabréis ya la
continuidad.
Pues bien, Eta y Al Quaeda son, ambas, horrorosas enfermedades
que, si se extienden, resultarán, ambas, inevitablemente
fatales, pero son distintas. No son exactamente Ala misma cosa@
y, por tanto, no se pueden tratar Aexactamente con el mismo
tratamiento@. Si confundirlas es muy peligroso, engañarnos
resulta inaceptable. No conozco palabras para describir esa
obscenidad, esa perversión inmoral, inhumana y criminal.
Y todo por estar, al igual que todos -queriéndolo o no-,
sometidos al Ahecho electoral inminente@, a las votaciones del
día 14. (Carroñeros!, les importan más los votos que los
muertos. Todos, todos los que se deben a los votos. Aunque es
cierto que, en este caso, a algunos más que a otros. Mejor dicho
a unos (gobierno y PP) más que a otros y lo digo así porque
acabo de entrar en sus páginas web electorales y he visto que la
página MarianoRajoy.es sigue con información de la campaña
electoral, mientras que la página ZapateroPresidente.com eliminó
la información sobre la campaña y colocó un crespón negro.
Esta mañana lo he pasado francamente mal. Primero en el Pleno de
la Junta de Personal, luego en la concentración. En el Pleno
mantuve un duro enfrentamiento con quienes pretendían que la
Junta de Personal llamara a todos a participar en las
manifestaciones de la tarde. Como representante de la CGT, y
también a título personal, me negué a ello, porque quien había
convocado esas manifestaciones, con el lema que más le convenía,
era el mismo gobierno que nos había metido en la guerra de Iraq
y que, ahora, ocultaba información sobre el atentado. Zanjada
esa cuestión, se logró el acuerdo por unanimidad que todos
conocéis.

Luego, la concentración y paro testimoniales de 15 minutos, ante
la puerta de la oficina. Había una convocatoria realizada por
los sindicatos y que acababa de ser apoyada por la junta de
personal, pero también había otra convocatoria decidida desde el
gobierno. Nunca participé, ni participaré en ninguna
manifestación ni concentración ni paro ni nada que sea convocada
a Agolpe de pito@ por los jefes. Aquí, me resultaba evidente, se
mezclaban las dos. Y si lo pasé mal es porque ni sé ni quiero
compartir hipocresías ni conveniencias. Pero como lo primero y
primordial era manifestar la solidaridad con las víctimas y el
repudio a la monstruosidad habida, permanecí con vosotros en
absoluto silencio. Silencio por respeto a quienes se fueron y
por respeto a quienes más cercanamente los lloran.
Sin embargo, seguía angustiándome machaconamente la idea de que
Ani podía, ni debía ni quería callarme@. El respeto hacia el
dolor, sí; pero el silencio ante el crimen y su manipulación,
no. Y no debía callarme ante tanta dolorosa mentira: Ahoy todos
los españoles somos una misma familia@ ... ni hoy, ni ayer ni
mañana pertenecen a la misma familia quienes nadan en la
abundancia y quienes pasan hambre; no pertenecen a la misma
familia quienes deciden las guerras y quienes padecen sus
consecuencias ... Por eso me fui al Acuarto de los fumadores@ a
escribiros una hoja, pero tampoco allí tenía sosiego, así que
decidí irme a escribirla fuera. Tengo que escribirla en este
momento, aunque no os la daré hasta el lunes, después de que
hayáis votado o no votado, pero, en cualquier caso, para que mis
palabras nada Aentorpezcan@ esa decisión.
Decidí hacerlo así porque no encontré otra manera de escapar a
esa Aelectoralización@ del atentado, tan obscena y repugnante,
tan miserable -moralmente- como el mismo crimen. También lo hice
porque el voto vale para cuatro años y lo que os planteo, aquí,
vale para toda la vida, al menos para toda mi vida.
Si es cierto que las dos horribles enfermedades son diferentes y
que, por ello, requieren tratamientos distintos, también es
cierto que la prevención de la salud es una. Existe una manera
de evitar que lleguen esos males: que haya justicia y libertad,
que no haya miles o millones y millones de desesperados, que no
exista Acaldo de cultivo@.
Nunca me sentí a gusto y nunca grité, en el montón de
manifestaciones a las que últimamente he acudido, eso de A)a
culpa de quen é? (dos que votan ó PP!@. Y no lo grité porque,
para mí, eso no es, en rigor, cierto, o, mejor dicho, no es lo
más acertado. Lo más acertado, lo verdaderamente cierto, es que
la responsabilidad es de quienes no luchan, de quienes
sumisamente aguantan y colaboran, de quienes se acomodan o
buscan acomodo en la desgracia general. No es, en mi opinión,
con el voto cada cuatro años como se para la injusticia. Por eso
no voto, tampoco esta vez en que aparece como urgente la
necesidad de echar al PP del gobierno.
Lo que ha llegado a Madrid es la guerra. Lo queramos admitir o
no. Nos han declarado la guerra, a todos. Es la guerra de este
feroz capitalismo y los estallidos que provoca. Es la inevitable
consecuencia de tanta y tan desalmada rapiña de unos pocos (que
lo quieren todo para sí a cualquier precio) y de los miserables
que los sirven (aunque sea por unas migajas).
No es como dice Aznar, ni es como dice Al Quaeda. Mienten con la
misma perversión. Aznar dice que los mataron por ser españoles y
Al Quaeda dice que son sus hombres, sus mujeres y sus niños los
muertos en Iraq. (Mienten ambos y con la misma obscenidad!.
Quienes murieron en Madrid no tenían la Acondición común@ de ser
españoles y, precisamente por eso, se les mataba sin ninguna
otra distinción, sino la de ser trabajadores y estudiantes, con
dni español muchos, con tarjeta de extranjeros otros, sin
papeles un buen número de ellos. Al Quaeda asesinó en Afganistán
a afganos y asesina hoy en Iraq a iraquíes que no comulgan con
su credo, que se enfrentan a sus pretensiones. No pueden engañar
a nadie.
Mueren en Iraq y en Palestina por haber sido desahuciados,
previamente, por quienes mandan, por quienes decidieron esta
guerra global y que, ya antes de ejecutarla, los definieron como
Adaños colaterales@. Por el mismo motivo han muerto en Madrid.
(Bien sabían de posibles consecuencias los decididores de la
guerra!, pero sus mansiones, sus palacios, sus vehículos ...
están bien protegidos y los asesinos que, ayer, han respondido
no buscan ejecutar a los responsables de su desgracia, porque ni
es su desgracia ni es su interés enfrentarse a la causa de tanto
horror: la injusticia. Nada más lejos de Al Quaeda que la
justicia social y la libertad, ni la nuestra ni la de los que
llaman Asuyos@.

(Me está costando demasiado trabajo acabar esto y debo hacerlo.
Ya habrá empezado la manifestación y aquí sigo y al pensar esto,
aunque sea de manera egoísta, algo me reconforta, pues prefiero
esta honesta sinceridad que alguna hipócrita compañía)

Si os suelto esta hoja es porque me habéis elegido como
representante vuestro, en la candidatura de CGT, y este
Sindicato siempre se os ha presentado como defensor de los
intereses de los trabajadores y como herramienta a la procura de
la justicia social y de la libertad. Es, por tanto, coherencia
lo que me obliga a daros explicaciones, y también es necesidad.
Por esa necesidad os reclamo que no os dejéis engañar. Ni por
manipuladores ni por la inconsciencia. Si la inconsciencia
siempre fue insensata, hoy lo es más que nunca porque nunca
antes nos habían declarado la guerra a todos de esta manera.
Por eso, seguimos adelante con la convocatoria para el próximo
sábado, día 20 de marzo, de una manifestación contra la guerra.
Para exigir que termine ya la ocupación de Iraq y Palestina.
Es una jornada internacional contra la guerra y están convocadas
manifestaciones en muchas ciudades del mundo. Tenemos que
obligarlos a parar y a terminar con la ocupación, porque si son
ellos los que deciden las guerras, los muertos los ponemos
únicamente nosotros, en Afganistán, en Iraq, en Palestina, en
Nueva York, en Madrid ...

Viernes, 12 de marzo de 2004. Rodrigo Vázquez Arias


CARTA DESDE MADRID

Madrid, 14 de marzo de 2004.

Querido Eugenio:

Ya no sé escribir una carta, a pesar de aquella cultivada
costumbre de estudiante y de la alegría que daba que el cartero
te entregase correo. Pero sé que tú no te acercas a un ordenador
y que te molesta hablar por teléfono, y hoy tengo noticias sin
espera y mucho que contarte, aunque sin duda me faltan las
palabras.
El jueves once empezamos el día aquí en Madrid, entre nublado y
lluvioso, y no hemos logrado concluirlo en ninguna de las
sucesivas noches, hasta hoy domingo en que ya empiezan a
descansar los muertos, o a seguir su largo viaje, y esta jornada
empieza a tener otro tono. Ha salido el sol y es día de
elecciones políticas.
Se ha producido una enorme conmoción y las gentes nos hemos
condolido en múltiples formas de expresión y apoyo. Nos hemos
encontrado en nuestro común ser humano, en nuestro caudal de
vida compartida, y nuestras diferencias fatales han quedado
relegadas pero sin dejar de evidenciarse que son absurdas, de
intereses anodinos, y que se deben resolver.
El sábado venía en los periódicos la lista de fallecidos,
esquelas mortuorias, notas de condolencia. Alguna de estas notas
era de instituciones públicas y entre los requerimientos
dirigidos a todos también nos pedían una oración. Sé que a más
de uno esto le ha cabreado, pero a mí se me ocurre como mejor
cambiar tal requerimiento por acudir a palabras que tengan
cabida en este contexto, expresadas por algún poeta como León
Felipe cuando comunicó su transición; sus versos te los iré
intercalando en esta carta:

… …

El viaje es largo, largo, largo…
Uno viaja siempre,
siempre está viajando.
Uno viaja, viaja sin volver atrás nunca.
No se vuelve nunca.

… …

No te inquietes, sigue tocando el acordeón.
Me voy
Y me voy a ir en tren…
vuelvo a tomar el tren… sigo mi ruta (vengo de muy lejos).


Este atentado una vez más viene a vapulear a los trabajadores,
en activo o parados, y a los explotados de esta sociedad. Esto
se trasluce tanto por el lugar del crimen como por las
consecuencias que puedes ver y analizar tú mismo. El lugar
escogido de Madrid es de las máximas aglomeraciones de obreros y
estudiantes: trenes de cercanías en la hora punta provenientes
de barriadas y municipios densos del sureste de Madrid y
convergencia en la estación de Atocha en la que confluyen las
diez líneas de cercanías de Madrid; la catástrofe se hubiera
multiplicado si explosionan los dos trenes dentro de la estación
de Atocha coincidiendo con otros que había de otras líneas y
sentidos opuestos. Por su parte, las estaciones de El Pozo del
Tío Raimundo en Vallecas y el barrio joven de Santa Eugenia en
la carretera de Valencia más allá de Moratalaz, son referentes
históricos y vivos del movimiento obrero y vecinal.

… …

A mí me gusta mucho viajar en tren.
Yo sé que a ti te gusta más el avión.
Pero yo vine en tren… y sigo en tren.
Mi infancia está llena de ferrocarriles…
y mi juventud
y mis años maduros.

… …

El sentimiento de duelo se manifiesta espontáneamente y según
costumbres. En el primer momento la reacción es de hacer frente
a la desgracia con todo lo que cada uno es y tiene a mano. La
desgracia une y aviva. La gente sale a la calle. Quizá era
inevitable o no estaba fuera de lugar que el Presidente del
Gobierno convocase, aunque se apresuró a hacerlo de forma
intemperante. Pero no se puede olvidar, que en esos trenes
íbamos todos, como se ha coreado reiteradamente. Esos todos eran
principalmente trabajadores y estudiantes, y tampoco hay que
olvidar que más de mil trabajadores dejaron la vida en el tajo
en el año pasado y en el anterior y en el presente sigue el
mismo ritmo… y han sido asesinados por los incumplimientos de
medidas de seguridad y salud, por el régimen de trabajo, por
connivencia de autoridades y patronal. Por esto, cuando ahora
aparecen los patronos con cara condolida al lado de todos y
cuando ahora aparecen las autoridades también en la calle, no ha
supuesto que se marche la gente, pero sí les ha rodeado una
aureola que les sitúa fuera de lugar a ellos, y ese aislamiento
sólo se puede romper con cambio de pautas de comportamiento y de
sistema de organización para que sea de participación y de
justicia. La vida hemos de defenderla día a día todos, por
encima de cualquier interés dinerario o económico. Los muertos
de hoy siguen siendo de entre quienes han madrugado para ir al
trabajo o al estudio.
¿Y qué decir de lo macabro que resulta que a los muertos
originarios de otros países se les dé ahora la nacionalidad
española cuándo hasta el propio día de la muerte se les ha
negado un papel que les reconozca su condición de ser humano en
España y en Europa? Pero lo más grave es que siguen en vigor
unas leyes que les niegan su condición de persona y ser humano
en España y en Europa, y nadie ha anunciado promesa de enmienda
sin demora. Mi patria es la Tierra y mi familia la humanidad,
decía esta mañana un enfermero tras la intensidad con que ha
participado en atender a víctimas de la catástrofe. Sin más
comentario.

… …

Yo he guardado siempre una escondida simpatía
y un gran consuelo
por los jefes de estación, con su linterna.
Y por las luciérnagas aquí abajo
y por la estrellas allá arriba
en esta oscura noche de la vida.
Si no fuera por estas lucecitas
¡qué sería de nosotros!
… …

La vida de quienes nos han dejado ha de seguir entre nosotros;
son lucecitas, son estrellas cuya luz tenemos que hacer que
llegue hasta todos y que se mantenga. Muchos han repetido
durante el día de hoy que iban a votar para suplir a los
fallecidos que ya no podían ir a hacerlo. Pero esto suena a muy
pobre y vacío, cuando se trata de un voto de desentendimiento,
de poner en manos de otros nuestras decisiones, de darles carta
blanca para que hagan en nuestro nombre cualquier acierto o
atrocidad que ellos decidan; la vida de quienes nos han dejado
no la podemos reducir a algo tan oscuro, hemos de procurar que
den sus luces propias que nos hagan ver nuestra ineludible
participación directa en una convivencia de todos. Ellos han de
seguir…

… …

Y me imagino siempre que todo es viajar en tren
Y que no hay más que estaciones en todo el universo…
Estaciones… estaciones… estaciones…

… …

Ahora aquí, en este mundo,
todo son estaciones…
luego allá arriba, en el espacio infinito,
todas son estrellas,
no hay que desmayar:
ahora de estación en estación
luego de estrella en estrella.

… …

Han muerto vecinos, familiares, conocidos, compañeros de
trabajo. Hay varios ferroviarios heridos, un maquinista muy
grave, uno de vías muerto. La condolencia internacional ha
llegado, la organización sindical ha estado atenta, los
trabajadores sin fronteras han apretados sus manos porque hay
que seguir. La destrucción nihilista y las destrucciones por
intereses intolerables hemos de combatirlas persistentemente con
cambios de mentalidad y de comportamientos para una convivencia
real y creadora de todos. En esta tarea el talante anarquista
tiene mucho que aportar.

… …

La vida, nuestra vida no es más que una
Estación de llegada y de partida
y la muerte un cambio de tren,
un pequeño trasbordo.

… …

Dejemos que el tren llegue al destino de cada estación, no
consintamos que el tren salte por los aires. Abrazos. Salud.

Isaías Santos.





*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center