A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) TEXTOS DE LA CAMPANA - DOSSIER Nº 43 «CONTRA LA MENTIRA Y SUS SANGRIENTOS PORTAVOCES» Parte I

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Thu, 18 Mar 2004 21:43:51 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

AZNAR- AL QAEDA: CANALLAS ... (NO ERA NUESTRA GUERRA!

Entre el inicio y el cierre de este número extraordinario de La
Campana sobre el monstruoso atentado en Madrid, habrá ocurrido
entremedias una jornada electoral, que algunos, muchos,
consideran decisiva, aunque no sepan muy bien en qué o para qué.
Las dimensiones de la tragedia sufrida por Madrid nos encogió a
todos el ánimo. Y también la profunda injusticia de que fueron
víctimas centenares de trabajadores, condenados a morir en medio
de una guerra que, con toda seguridad, la mayoría de ellos
abominaban.
Hace unos días, con motivo de celebrarse el 20 de marzo el
aniversario de la invasión y ocupación actual de Iraq y en
solidaridad con Palestina, hacíamos el enésimo llamamiento a
manifestar Anuestro rechazo a la Guerra, como horrendo y fatal
fruto de la organización estatal, autoritaria, y del depredador
régimen capitalista@. Durante meses millones de españoles
salimos a la calle por este motivo y para gritar (No en nuestro
nombre!.
Resultó que los sangrientos peleles del imperio que son Aznar y
todos los suyos no nos tuvieron en cuenta, como tampoco ahora
contamos para los Al Qaeda. Aunque fueron ellos -no nosotros, no
los trabajadores de Madrid, no los inmigrantes de once naciones
en Madrid- quienes decidieron las matanzas que habían de venir.
Al contrario, son nuestras voces las que vienen gritando desde
el 15 de febrero, (No a la guerra!, y también, desde mucho
antes, (Solidaridad con Palestina, con Colombia, con el Congo,
con Angola, con Yugoslavia, con Chechenia, ... y tantos y tantos
lugares en los que se ceba la bestia estatal y dineraria@.
Este 11 de marzo, Al Qaeda -otra banda igual de miserable y
feroz que los responsables de la muerte y la desolación en todo
el orbe, entre ellos su Aznar- calculó que matando a cientos de
personas en Madrid debilitaría las fuerzas de sus enemigos.
Reprodujo la misma doctrina atroz que el trío de las Azores,
artífices del bombardeo de ciudades y la matanza de cientos de
miles a personas, cuyo único delito es sufrir al déspota de
turno y el que las tierras que habitan sean ricas en Petróleo o
cualquier otra mercancía.
Tras los atentados, el comportamiento del gobierno español y de
todo el aparato del Partido Popular, incluidos los medios de
comunicación que le son adictos o que usurpa desde su posición
gubernamental, fue de una villanía indescriptible. Probablemente
no mayor que la exhibida en otras ocasiones -Prestige, Asamblea
de Madrid, Guerra de Iraq, reforma laboral, acoso a los
nacionalismos periféricos, etc-, pero en esta ocasión, ejercida
obscenamente mientras la gente permanecía retirando los muertos,
ayudando a los heridos y las familias buscando a los
desaparecidos.
El Partido Popular intentó obtener réditos electorales de la
tragedia colectiva. Atribuyeron durante horas y días los
atentados a ETA. Cobardemente trataron de ignorar su
responsabilidad en haber traído la muerte a nuestro país.
Quisieron protagonizar la solidaridad y el sufrimiento que
sacudían a la sociedad española. Sin embargo, esta vez la
monumental bellaquería -que hasta ese día le había dado buen
resultado- desbordó el vaso de la inanidad de millones de
personas.
Tres días después del atentado había elecciones políticas. Por
supuesto, tales elecciones no representaban una revisión pública
de nada verdaderamente importante, pues nada decisivo se
resuelve en verdad por la vía del voto. Los candidatos de uno y
otro signo, son simples variaciones de la misma tragedia: la
administración de la injusticia, la opresión y la desigualdad
social. Sin embargo, en esta ocasión, millones de personas
consideraron que el Partido Popular resultaba ya insufrible y
expresaron esa consideración en las urnas, dando un vuelco a las
previsiones de los expertos en mercadotecnia electoral.



CONTRA LA MENTIRA Y SUS SANGRIENTOS PORTAVOCES

Entre el inicio y el cierre de este número extraordinario de La
Campana sobre el monstruoso atentado en Madrid, habrán ocurrido
entremedias las gigantescas manifestaciones del 12 de marzo y
una jornada electoral, que algunos, muchos, consideran decisiva,
aunque no sepan muy bien en qué o para qué y, sobre todo, la
espontánea insubordinación civil de la tarde-noche del 13 de
marzo. A esa hora, miles de personas en toda la geografía
española, siguiendo el ejemplo surgido en Madrid, se dirigieron
hacia las sedes del Partido Popular de sus respectivas ciudades,
denunciando la oprobiosa campaña de intoxicación y abyecta
manipulación con la que Aznar - Rajoy y los suyos intentaban
rentabilizar electoralmente el sufrimiento.

Entre el jueves, 11 de marzo, y este lunes, 15 de marzo, han
ocurrido cosas terribles. La más horrenda: la cadena de
atentados que costó la vida en Madrid a más de 200 personas y en
el que resultaron heridas gravemente al manos 1500, perpetrado
por una organización política y religiosa -de carácter
integrista islámico-, cuya intolerable ferocidad sola admite
comparación con la frialdad mortífera de los Estados
constituidos, organizadores de guerras y espantos, de hambrunas
y permanentes matanzas.
Durante todo el año pasado, millones de españoles salimos a la
calle, diciendo (No a la guerra de Iraq!, en un desesperado y
finalmente derrotado intento de evitar que la canalla gobernante
española -el señor Aznar y todos los suyos, pero también todos
los que les apoyaron de un modo u otro- participase en aquél
crimen. El asesino nos despreció y, en nuestro nombre, sirvió,
animó, aduló y ayudó a quienes desde el 20 de marzo de 2003, por
hacerse con más petroleo y por designio imperial, vienen
bombardeando ciudades, arrasando aldeas, destrozando los cuerpos
de cientos miles de personas y segando la vida a las indefensas
gentes de Iraq.
Ahora, la sangrienta muerte llegó a Madrid, con el estallido de
varios artefactos explosivos en tres trenes, a horas puntas de
acceso al trabajo y a los centros de enseñanza.
La red Al Qaeda y el Bin Laden que le corresponda, al igual hizo
el gobierno español y el señor Aznar con nosotros, también
despreció y avergonzó con su espantoso acto a aquellos de los
que se erige en portavoz. Ni las gentes afganas, ni los
iraquíes, ni los palestinos deseaban matar en Madrid a quienes
finalmente murieron o resultaron mutilados, del mismo modo que
nosotros no queríamos, ni queremos, que sigan muriendo en Bagdad
o en Gaza miles de personas, víctimas del integrismo occidental,
la codicia del capitalismo más ruin y de la vesania homicida de
cualquier Bush-Aznar.
Como en estas mismas páginas de La Campana escribe Ricardo
Colmeiro: AMiente Al Qaeda cuando dice que son suyos los niños,
mujeres, ancianos y jóvenes asesinados por los Bush, Blair,
Aznar o cualquier otro de los representantes del Capitalismo
hegemónico y la organización política autoritaria, en
Afganistán, Iraq, Palestina o Cachemira, como mienten los Bush,
los Blair o los Aznar cuando dicen que son suyos los asesinados
en Madrid este 11 de marzo.
Entre los dramáticos sucesos del 11 de marzo no fue el único la
injustificable masacre.
La sociedad española fue atravesada por una nueva espada, ahora
de hielo e insidia, a las pocas horas de ser sangrientamente
atacada por Al Qaeda. Nos referimos al carroñerismo político del
Partido Popular que, probablemente sin proponerselo, descubrió
ante millones la inmundicia que se esconde tras la pompa del
poder, por más institucionalmente democrático que sea y por más
aval en votos que presente.

Al mismo tiempo que se estaban levantando los cadáveres y
retirando los heridos y los familiares de los viajeros vivían
horas angustiosas, el sórdido gobierno actual no dudó en
utilizar aquella desolación general como un instrumento del que
sacar de modo inmediato alta rentabilidad electoral. La hez
gobernante, comprendió que tantos centenares de víctimas en una
sola atacada le regalarían la mayoría absoluta en las elecciones
que iban a tener lugar tres días después, con solo saber manejar
sabiamente las intensas emociones de la población. En pocas
ocasiones pudo comprobarse, como en esta ocasión, la verdadera
naturaleza de la democracia representativa y la función social
del ritual electoral.
A las 12 de la mañana se encontró la furgoneta con la cinta de
versículos del Corán, siete detonadores de fabricación española
y trazas de explosivo, lo que tratará de ocultarse a la
población. La furgoneta había sido robada en Madrid el 28 de
febrero y, contra lo habitual en ETA, no había sido modificada
la matrícula original.
A la una de la tarde -y ya van seis desde las explosiones-, tras
una reunión del Gabinete de crisis del Gobierno, el ministro del
interior, Ángel Acebes, compareció por primera vez ante los
medios de comunicación. En un alarde de cinismo inaudito aseguró
que Asin lugar a dudas@ era ETA la responsable del atentado, aún
conociendo que el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegui, se le
había adelantado negando la intervención de ETA en semejante
atrocidad y apuntando, por la contra, a lo que denominó
Aresistencia árabe@. Llegó a calificar de Amiserables@ a quienes
hiciesen referencia a otra posibilidad de autoría distinta de la
de ETA y añadió: AETA ha conseguido su objetivo. El Gobierno no
tiene ninguna duda de que ETA está detrás. Es absolutamente
intolerable cualquier tipo de intoxicación que vaya dirigida a
desviar el objetivo y los responsables de esta tragedia@, en
referencia a las cada vez mayor número de voces que apuntaban a
grupos islamistas como autores del atentado.
La monstruosa e interesada mentira no cesará de crecer en las
horas siguientes. Fieles a su tradición golpista y confiando,
una vez más, en la eficacia de la dictadura mediática que vienen
ejerciendo con gran éxito desde hace al menos cuatro años, no
dudan en falsearlo todo con absoluta desparpajo, con tal de
atribuir el atentado a ETA y aprovecharse electoralmente del
dolor y la emoción que embargaba a la sociedad española. Como lo
hicieran antes, en relación al Prestige, a la guerra de Iraq, a
la reforma laboral y la huelga general del 20J, a la
especulación del suelo en la Comunidad de Madrid y la compra
fraudulenta de la Asamblea de Madrid ... No ignoran que, salvo
situaciones excepcionales (de todo punto impensables para quien
domina la maquinaria electoral y la corrupción del poder
Aactuando sin complejos@), mentir o robar no resta votos en
democracia a los poderosos.
Es tal el sentimiento de impunidad de la banda fascista que
llega a promover la mentira ante todas las Cancillerías Europeas
e incluso en la ONU.
Kofi Annan, el secretario general de la ONU, se ve obligado por
la presión del embajador español en Naciones Unidas, a aprobar
un dictamen que atribuye falsamente a ETA la realización de los
execrables crímenes de Madrid y la condena oficialmente por
ello. Semejante circunstancia representa una vulneración sin
precedentes de la imparcialidad a la que están obligadas las
instituciones de la ONU, lo que obligará al Secretario General
a que, horas después, asegure que se pondrán en marcha los
mecanismos previstos en el Reglamento de la ONU para anular
aquella vergonzante prueba de irresponsabilidad y bellaquería.
A las dos de la tarde, le toca el turno al infame ex-presidente
del gobierno español, Aznar. En su intervención desde el palacio
de La Moncloa, no citó expresamente a ETA, pero todas las
referencias políticas se dirigieron a situar a este grupo como
responsable de la acción criminal. Llegó a decir que Alos
terroristas tienen su capacidad más debilitada que nunca@ y que
Asu instinto asesino y su voluntad de someter a España a sus
dictados permanecen, sin embargo, trágicamente activos@ y ANo
hay negociación posible y deseable con estos asesinos. No
debemos aspirar a nada que no sea la derrota completa y total
del terrorismo, su rendición sin condiciones de ninguna clase@.
A nadie de este país se le escapaba que estaba el muy miserable
refiriéndose a la situación en el país vasco y a las
tribulaciones del gobierno tripartito de Cataluña. Queda para la
posteridad, como ejemplo de perversión política y bajeza moral,
la frase de Aznar: AHan matado a muchas personas por el mero
hecho de ser españoles@.
En el colmo del cinismo, es el propio Aznar quien convoca a la
población a manifestarse al día siguiente en toda España bajo el
lema ACon las víctimas, con la Constitución y por la derrota del
terrorismo@.
Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio,
remitió ese mismo día una circular a toda la red de Embajadas
españolas en la que da instrucciones a los diplomáticos para que
aprovechen cualquier oportunidad para confirmar que la autoría
del atentado de Madrid corresponde a ETA. El texto señala que
"ante los esfuerzos que desde alguna fuerza política se han
hecho para intentar confundir sobre la autoría del atentado de
Madrid", el ministro del Interior, Angel Acebes, ha confirmado
la autoría de ETA y que así lo confirma el explosivo y el patrón
empleado en los atentados, "que es el habitual de ETA".
La ministra también incluyó en el texto la declaración
institucional del presidente del Gobierno, José María Aznar.
Además, les dice a los Embajadores acreditados en el exterior
que "deben aprovechar las ocasiones que se le presenten para
confirmar la autoría de ETA, ayudando así a disipar cualquier
tipo de duda que ciertas partes interesadas puedan querer hacer
surgir en torno a quién está detrás de estos atentados".
Sin embargo, la intriga apenas tiene éxito internacional pues a
esta hora, la práctica totalidad de los medios de comunicación
internacionales ya están diciendo que la masacre fue perpetrada,
con casi absoluta seguridad, por miembros de algún grupo
islamista vinculado a la red Al Qaeda y Bin Laden.
En cualquier caso, durante la mañana y primeras horas de la
tarde, los dirigentes políticos y los medios de comunicación en
España, o bien ya se habían hecho cómplices del gobierno y el
Partido Popular o bien cayeron precipitadamente en la trampa tan
burdamente urdida.
El lehendakari vasco, Juan José Ibarretxe, dando por hecho la
autoría de ETA y estar convencido de ello, declaró a las nueve
de la mañana que Alos terroristas de ETA están escribiendo su
final, sus últimas páginas tristes y desgraciadas@ y se decidió
a Aretirar del orden del día del pleno que celebrará el
Parlamento vasco el próximo 15 de marzo la discusión del plan
Ibarretxe@. El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar
Llamazares, reclamó Auna imagen común de unidad de todos los
partidos ante la barbarie nazi que hoy ha cometido ETA@. El
presidente de Esquerra Republicana, Carod Rovira, señaló que Ano
hay ni una sola idea política que se pueda defender con
violencia@, refiriéndose a ETA, ... y así los demás.
Uno por uno, todos los partidos fueron anunciando que suspendían
todos los actos electorales previstos, desde hoy hasta el
domingo, dando por concluida la campaña electoral. AEn las
actuales circunstancias -dijo, por ejemplo, Llamazares- la
división de los demócratas sería imperdonable@. Pronto se dará
cuenta -sin lograr reaccionar por ello- de lo que significa esa
unidad, pues quien define los términos en que ha de realizarse
será el Partido Popular, como ya había adelantado el
ex-presidente del gobierno, Aznar.

Algunos -pocos de entre los políticos, aún menos entre los
editorialistas, tertulianos y consejos de redacción de los
grandes medios-, reaccionarán horas más tarde, pero la enorme
mayoría optará por plegarse, más o menos ambiguamente, a la
estrategia fascistoide. Unos u otros lo harán por razones
probablemente diversas, pero en el fondo por la imposibilidad de
salirse del discurso establecido como políticamente correcto
nadie que aspire a disfrutar de cualquier ventaja en este
régimen, por más misera que pueda ser. Lo harán de un modo
cobarde o cínico, es decir, bien por cálculo electoral o bien
por pánico a enfrentarse a tres días de las elecciones a la
galaxia mediática del Partido Popular y el antiterrorismo
institucional, aunque ambas cosas tienen a la postre el mismo
valor de claudicación.
La lista de periodistas, Aespecialistas mediáticos@,
contertulios radiofónicos, figurantes televisivos que, aún al
día siguiente, darán pábulo o mantendrán la acusación a ETA, sin
denunciar apenas lo que ya es una evidencia universal (la más
que probable autoría de grupos islamistas) resulta abrumadora.
Mientras todo esto estaba sucediendo en los medios oficiales,
entre burócratas y la buitrada política, y la manipulación
informativa continuaba su acción corruptora, el pueblo madrileño
se volcaba en la ayuda a los afectados. No es de contar, aquí y
ahora, la entrega solidaria de la población madrileña para con
sus vecinos atacados. La gran mayoría de las víctimas eran
trabajadores, entre ellos muchos inmigrantes, con o sin papeles,
originarios de hasta once naciones, que recibieron el magnífico
auxilio de sus conciudadanos y hermanos de trabajo.
Habrá que esperar hasta pasadas las ocho y media de la tarde
para que el ministro del interior, Ángel Acebes, admita que
habían encontrado (a las 12 del mediodía! una furgoneta en
Alcalá de Henares, robada en Madrid el 28 de febrero, que
contenía en su interior Acintas con versículos del Corán@ y
Asiete detonadores@. Sin embargo, insistió en que la principal
línea de investigación policial seguía apuntando a ETA -por más
que no hubiese ni una sola prueba, directa o indirecta, que la
vinculase a la salvajada-, aunque Ano se descarta la pista de Al
Qaeda@.
Sobre esa misma hora aproximada, Al Qaeda reivindicaba en el
periódico en árabe Al Qods Al Arabi, editado en Londres, la
autoría de la masacre. Dicho periódico ya había sido utilizado
con anterioridad por Al Qaeda para publicitar sus comunicados.
Como escribe en estas mismas páginas nuestra compañera Leticia:
ALa actuación en todo este tiempo de los medios televisivos, en
especial los de la Primera Cadena de RTV, resultó en todos los
sentidos atroz, lo mismo que la del conjunto de los medios de
comunicación que están en connivencia con el Partido Popular,
para construir la dictadura electoral que estamos sufriendo. En
el caso de las Televisiones, es difícil describir la colosal
manipulación@.
Toda la habilidad y capacidad de las cámaras se dirigió a
atrapar la atención de los espectadores en el dantesco
espectáculo de la muerte y la desolación reinantes en Atocha, de
modo que las emociones suscitadas impidiesen cualquier tipo de
reflexión o pregunta que pudiera salirse de las consignas
preestablecidas.
Fueron horas y horas de imágenes, para que ningún espectador,
ningún conectado, pudiese salir humanamente de aquél terrible
episodio, sino que dirigiese su ira hacia la víctima elegida y
su voluntad hacia la acción inútil, irreflexiva, sometida a la
avalancha de declaraciones gubernamentales y oficiales, a las
efigies parlantes del Estado. Por supuesto, a nadie le está
permitido Adesconectarse@ de semejante estructura, bajo riesgo
de ser considerado por los demás o por si mismo como un Aser sin
entrañas@, capaz de abandonar a los heridos en su agonía.

Al día siguiente, 12 de marzo, a las siete de la tarde, millones
de personas en todo España se dirigieron en manifestaron hacia
el centro de sus respectivas ciudades. Como dice en estas mismas
páginas nuestro compañero Pedro Lízara, Adesde La Campana, nos
atrevemos a decir que fue una impresionante manifestación de
dolor y solidaridad auténticas, manipulada y rentabilizada sin
embargo en sus efectos y consecuencias, en su lectura oficial y
mediática, por el gobierno y el conjunto de la clase política@.
Las manifestaciones habían sido convocadas inicialmente por el
propio en su alocución del día anterior de las 2 de la tarde.
Fue aquél un acto humillante para toda la nación, al que muy
pocos dieron cumplida respuesta, al menos de inmediato.
Todavía hoy, a los dos días de esas manifestaciones, nos resulta
difícil comprender como tantos millones de personas accedieron a
concentrarse y, en su caso, manifestarse siguiendo la rufianesca
convocatoria de Aznar. Por más que apenas cuarenta y ocho horas
después de ese humillante acto, tuviesen millones la decisión de
mandarlo a él y a todo su partido al carajo, no puede
justificarse -ni emocional, ni social, ni políticamente-
semejante proceder. La decisión de los nacionalistas del PNV,
Eusko Alkartasuna e Izquierda Unida del país vasco, de mezclarse
entre los manifestantes, portando ellos una blanca pancarta con
un simple crespón negro, al margen de las otras autoridades y
grupos políticos que se habían plegado a la felonía de Aznar,
indica que sí era posible devolverle el insulto al gobierno.
Hubo decisiones semejantes en otras ciudades, aunque en todos
los casos muy minoritarias y particulares.
Fue al día siguiente, 13 de marzo, por la tarde, que empezaron a
circular por la red electrónica, a través de llamadas
telefónicas personales y el boca a boca, la necesidad de
plantarse ante la sede del Partido Popular en Madrid, que
mantenía con intensa virulencia su repulsiva estrategia
mediática, en los dos aspectos que señala en este dossier
nuestra compañera Leticia Munda.
Al principio eran poco más de cien personas las que acudieron
hasta la calle Génova y se mantuvieron allí pese a las amenazas
de las fuerzas policiales desplegadas en la zona. A las pocas
horas fueron cientos y después algunos miles, al tiempo que la
noticia se extendía como un reguero de pólvora por la Península.
Insubordinaciones similares se produjeron en multitud de sitios,
desde Barcelona a Santiago, desde Sevilla a Pontevedra, desde
Valencia a Vigo ... Esas manifestaciones piqueteras expresaban
con meridiana claridad la indignación que sacudía a gran parte
de la sociedad española, harta de sufrir la asfixiante
prepotencia del PP a lo largo de los cuatro últimos años, que
fueron absolutamente brutales.
El gobierno llegó a ponerse nervioso. Comprendió que no era
cuestión del limitado número de personas que llegaron a
intervenir en esas acciones, sino que la tremenda carga
subversiva que tenían sus gritos y mensajes, reclamando la
(Verdad!, cuando ningún Estado, ninguna autoridad, tiene la más
mínima posibilidad de ofrecer verdad alguna a quienes oprima y
gobierna. )Cómo iban Rajoy o Aznar a explicar verdad alguna
sobre sí mismos, sobre la guerra de Iraq, sobre la opresión de
los palestinos, sobre cualquier guerra, sobre los cadáveres que
se acumulaban en las morgues de Madrid?
Rajoy, el candidato del PP, histérico, se asomó a la Televisión
para acusar a los manifestantes de Aanti-demócratas@ y cometer
Aun delito electoral@ y amenazarlos con Ael peso de la ley@.
Dijo todo eso y fue nada. Nada en absoluto.
Horas después se abrirán los colegios electorales.


LA PALOMA

...y aquí está
el viejo Picasso y la paloma
y los sueños tan frágiles
como cerámica con la paloma
blanca hecha de arcilla
marrón oscuro como
marrón es la tierra
de nuestros viejos
campos de batalla...

Mi corazón palpita dolido, en Vigo, cuando mi cuerpo ve la
sangre fuera de los cuerpos, siente los punzazos del dolor, y
todo su entorno respira violencia. Mi memoria me recuerda que mi
corazón palpitó un tiempo en Madrid y en sus trenes, como lo
hizo en las mezquitas de Estambul, en la selva de México. Mi
corazón palpita dolido en Irak, cuando mi cuerpo escucha la
violencia, dolido en Argentina, en Haití.
Mi cabeza me ayuda a digerir la cercanía, y no me refiero a la
kilométrica, con que vemos la muerte en los campos de batalla.
Mastícatelo todo, Euskadi, Afganistán, Filipinas. Los soldados
están cerca, los uni-formados, los secretos, los clandestinos,
los que tienen el poder y los que lo quieren para si . Siempre
preparados para entrar a matar. Sus dirigentes, los temibles
señores de la guerra se van haciendo cada vez más fuertes y
mortíferos. La industria armamentística consiguió dotar, ya en
el siglo XX, de suficientes medios a la crueldad como para
destruir el planeta; con un desarrollo desco-munal ha armado a
organizaciones de soldados, tan peligrosas para la convivencia
local como las guerrillas, las mafias o las cédulas armadas. El
desarrollo estra-tégico de los servicios de inteligencia de las
organiza-ciones armadas podría volver loca a cualquier persona
ajena que intentara estudiarla. La estrategia militar está
guiada siempre por el mismo instinto.
Tantos y tantos lugares del mundo lo sufren que me resulta
cercano, pero se digiere, de la misma forma que se digiere
Madrid.
A Madrid llegó un nuevo señor de la guerra y lo ha sufrido el
pueblo, siempre el pueblo. Y reaccionan los señores de la guerra
y reacciona el pueblo, unos sacan sus armas y el otro su
cordura. Los señores de la guerra organizan la próxima batalla.
Alerta roja. El general supremo de los soldados se dirige al
pueblo, sus gestores lo llaman a la unidad y al patriotismo; los
aspirantes a gestores y los antiguos y los actuales se unen y
quieren ir en cabeza, ser la primera línea, y nos llaman a
seguirlos. Pero no puedo digerirlo, por más que quiera hacer
pública mi indignación, mi corazón no me deja hacerlo; mi lógica
me impide ir con los que tan cruelmente gestionan su poderío
militar, no puedo ir con quienes ordenaron usar armas contra el
pueblo en España, en América, en África. El recuerdo está lleno
de sus crímenes porque mi corazón siente cercano en el tiempo el
7 de Marzo de 2004 en Palestina ,donde el ejercito israelí
asesinó a 15 personas palestinas; y el 8 de Marzo de 2004 en
Bagdad donde se celebró el nacimiento de la sangrienta
constitución Iraquí y se legitimó a un nuevo señor de la guerra;
ni los Balcanes; ni Nicaragua; ni Sudán.
Pero la vida también llega y a la hora del desfile de los
señores de la guerra, Carmela decide nacer. El corazón palpita
ansioso, el dolor y la sangre están presentes y el entorno se
llena de vida. Carmela mi sobrina, cercana, aunque no lo sea por
proximidad genética. ¡Ay Carmela!, es que nada pueden bombas
donde sobra corazón. Contigo estoy. El pueblo ya grita, el
pueblo ya lo sabe, “las bombas de Irak explotan en Madrid”
gritamos en Vigo, “Estos son nuestros beneficios”, gritamos
aunque los señores de la guerra no lo permitan.
Y hoy, domingo, aquí estoy, tozudo, sin poner mi granito de
arena para elegir a un nuevo señor de la guerra. Pero no te
preocupes Carmela, el próximo sábado el tío gritará con todas
sus fuerzas contra todos los señores de la guerra y tú lo
vivirás. Nosotros sí, nosotros allí vamos a estar; juntos. ¡Ay
Carmela!

Larri




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center