A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) [RedLibertaria] Salió EN LA CALLE Nº50, marzo 2004

From "OSL" <libertaria@infovia.com.ar>
Date Thu, 4 Mar 2004 13:01:09 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Periódico EN LA CALLE órgano de difusión del anarquismo organizado.
Argentina. Marzo de 2004. Nº50.



libertaria@infovia.com.ar

oslargentina@yahoo.com.ar



Sumario:

· Editorial.

· Unidad desde abajo, organizarse combatiendo.

· Diálogo. Victor Ducrot, tiempo de definiciones en América Latina.

· Latinoamérica. II Encuentro de Organizaciones Populares.

· Ponencia. El anaco comunismo en Chile post dictadura.

· Debate libertario. La estrategia es una sola, la táctica varia.

· Entrevista. La oposición anarquista a la dictadura.

· Historia. Un congreso anarquista clandestino en la cárcel de devoto.



· Editorial.

Somos anarquistas porque creemos que es posible re-organizar la sociedad
sin gobierno, en libertad y con justicia. Justicia y libertad no pueden
ir separadas. No hay justicia verdadera sin libertad y ¿de que nos sirve
la libertad si no hay justicia?

Hacemos frente a los diferentes rostros de la injusticia todos los días.
La falta de comida, de asistencia médica, de vivienda, de trabajo para
llevar pan a casa, de educación, las diferentes formas en que sufrimos
opresión o explotación; por pobre, mujer, niño o niña, asalariado,
anciana, negro o negra, indígena. Pero estas luchas no son patrimonio
particular de una ideología, son luchas que los oprimidos/as y los
explotados/as de esta tierra llevamos adelante para mejorar nuestra
vida.

Esas luchas nos van creando conciencia de que debemos ir más allá de la
reivindicación inmediata. Que debemos conquistarlas todas de conjunto,
hacernos cargo nosotros los trabajadores y las trabajadoras de
administrar la sociedad como desearíamos que fuese. Que la tierra
produzca para todos, que las fabricas estén al servicio de las y los
obreros y no al revés.

La acción resistente, digna y cuestionadora de los de abajo es la
escuela de los anarquistas. Hablamos de un anarquismo que sólo puede ser
revolucionario en la medida en que es puesto en práctica, en que es
ejercitado en la pelea que los oprimidos dan frente al capitalismo y el
Estado.

Alejarse de la lucha empobrece al anarquismo, lo anula como alternativa
liberadora y lo condena a pieza de archivo, en palabrerío rebuscado para
charlatanes de televisión e internet.

Por eso desde sus inicios el anarquismo de OSL se involucró
consecuentemente con la acción de los trabajadores en sus luchas
gremiales, en la de los sin techo, de los sin tierra, de los que son
torturados en las comisarías y asesinados por la policía, en las luchas
piqueteras.

Debemos saber ver en las luchas que se están librando hoy, las potencias
anticapitalistas y las posibilidades revolucionarias que se esconden.
Debemos saber desarrollarlas, generalizarlas y enriquecerlas. Ahí vamos
a poder poner en práctica los métodos anarquistas de lucha y
organización, discusión, acción directa, donde construyamos la teoría
anarquista de la revolución para el siglo XXI. Ahí donde intervinieron
los anarquistas fueron siempre organizadores de primer orden.

Los anarquistas confieren todo el poder a los organismos de base,
trasladan todas las discusiones a la asamblea. Para que las propuestas
de los anarquistas se hagan realidad deben ser abrazadas y tomadas como
propias por miles, por las y los trabajadores y los pobres, por los que
sueñan con un mañana de igualdad y la libertad.

La OSL no es la única organización anarquista de lucha en Argentina, ni
todos los anarquistas que luchan están encuadrados en alguna
organización política. Esa es nuestra debilidad pero también nuestra
fortaleza.

La fortaleza que nos confiere a los anarquistas atravesar todas las
manifestaciones de resistencia al sistema. Debilidad de no mantener
espacios de coordinación y articulación para una lucha integral de
destrucción del sistema y de construcción de un orden nuevo coherente
que supere al anterior.

La propuesta de una sociedad socialista y libertaria no puede hacerse
cierta si miles de hombres y mujeres no la practican y verifican por sí
mismos sus ventajas frente al sistema anterior. Es el único anarquismo
con futuro, hecho de barro y sangre, dolor y esperanzas. Pero este
anarquismo que toma partido, partido hasta mancharse como dice el poeta
Gabriel Celaya es un anarquismo impuro. Resultado de las mejores
experiencias de nuestras luchas y también de nuestros rotundos fracasos
y frustraciones. Un anarquismo que tiene un poco de aquellos sueños
marginales de resistencia subterránea del Urubú, asesinado por la
policía una madrugada de invierno hace ocho años; que se baila en una
mateada del barrio La Juanita de La Matanza antes de las torta fritas
domingueras; y no se olvida de Carlitos Almirón, el compañero Petete que
peleando ese mundo nuevo nos dijo hasta siempre un 20 de diciembre de
2001.

La teoría de la revolución anarquista para el siglo XXI debe abordarse
desde una lectura que no sea dogmática. Hay que conocer y asimilar los
postulados de los clásicos. Pero el anarquismo como crítica de la
sociedad de dominación, como herramienta para enfrentar el capitalismo,
al ser aplicada a una realidad concreta requiere que respondamos a ella
con ideas y acciones, pensando los problemas desde una doctrina dinámica
y no estancada

La lucha popular en la argentina se expresa en recuperaciones de
fabricas, sindicatos clasistas, movilizaciones, ocupaciones de tierras y
viviendas, campesinos y pequeños productores agrarios, colectivos de
derechos humanos, asambleas barriales, pueblos originarios, proyectos de
salud popular, educación comunitaria, medios de comunicación
alternativos, organizaciones feministas, en grupos pequeños o masivos,
con mayor o menor coordinación, organización y trayectoria.

Y tiene influencia marxista, indigenista, guevarista, zapatista, una
difusa identidad popular, y por supuesto mucho de anarquista. ¿Qué fue
el Que se vayan todos sino la expresión anárquica por excelencia de las
jornadas de rebelión popular del año 2002?

Las venas de nuestra América son un torrente de sueños. Es mentira que
soñar no cuesta nada, a nosotros nos cuesta la vida. Como es mentira que
los desaparecidos desaparecen. Desde que desaparecen nos acompañan en
cada campaña que emprendemos y no se nos borran más, están cada día mas
presentes.

América Latina busca su lugar para vivir, entre un viejo mundo que se
resiste a morir y otro que busca romper el capullo. Una de los dos caerá
del corazón, ahí nos vemos.



· Unidad desde abajo, organizarse combatiendo.

Señalamos en el 2002 que la presidencia interina de Eduardo Duhalde era
un gobierno de transición que sentaría las bases para el gobierno
entrante, (peronista también desde luego), que sería estratégico para la
burguesía.

Así se observó que frente a la lucha popular la clase dominante
reaccionó con la represión simple y clara, pero también apropiándose de
las ideas de avanzada del movimiento popular para reinterpretarlas y
desviarlas hacia el reformismo, para que fracase el movimiento.

La misión del equipo del presidente Néstor Kirchner es dar sepultura a
la crisis política, económica, social y cultural que barrió al gobierno
de Fernando de la Rúa y que cuestionó las bases de sustentación de este
sistema inmundo y asegurar la continuidad capitalista con nuevas reglas.

Los funcionarios, representantes, intermediarios y mercaderes se
reciclaron y en lugar de irse se quedaron todos. Pero para sobrevivir
deben incorporar parte de los reclamos expresados durante la crisis.

El gobierno, todos los gobiernos, precisan donde sostenerse. Por un lado
necesitan el soporte financiero de la burguesía (este gobierno sostiene
un plan económico con aquellos grupos que más lucraron con el fin de la
convertibilidad) y por el otro ganarse el apoyo de amplios sectores
sociales.

Kirchner trabaja para dejar en el olvido el complicado entramado que
hizo confluir voluntades y broncas el 20 de diciembre de 2001.

La rebelión popular que no tuvo lideres ni programa fue decisiva por la
participación de miles de jóvenes enfurecidos y hartos, hombres y
mujeres de los grandes centros urbanos del país, y determinante por la
batalla en la plaza de mayo.

Pero la rebelión no respondió a ninguna de las orgánicas que se lo
adjudicaron luego. Y su vanguardia política no estuvo en los movimientos
piqueteros como muchos análisis quisieron convencernos.

Eso lo comprendió antes que nadie el peronismo, que observó espantado la
recepción al discurso de izquierda y trabajó incansable para la
destrucción del movimiento popular y para extirpar o aislar la
influencia revolucionaria en él.

Néstor Kirchner es el encargado de trabajar políticamente para salir del
neoliberalismo sin sacar los pies del capitalismo global.

En su programa debe evitar que se repitan las circunstancias que
hicieron que durante el 2002 trabajaran en conjunto asambleístas,
desocupados organizados, colectivos de derechos humanos, campesinos,
fabricas recuperadas por sus trabajadores y trabajadoras, sindicatos
clasistas.

Kirchner reconstruye las instituciones cuestionadas luego de la rebelión
popular de diciembre de 2001. Pero las instituciones que reconstruye no
son, no pueden ser, iguales a aquellas que fueron repudiadas, necesita
incluir respuestas a aquellos reclamos de las clases medias urbanas.



La identidad kirchnerista.

El gobierno de Néstor Kirchner conecta con el pasado. Tiende puentes
hacia los setenta, la generación del presidente, del Diputado Miguel
Bonasso, del Canciller Rafael Bielsa, del probable Procurador General
Estaban Righi, del Secretario de Derechos Humanos Eduardo Luis Duhalde,
de Dante Gullo, Perdía y Pérsico -que desde los barrios le arman al
gobierno movimientos sociales peronistas-, aquellos jóvenes
protagonistas de los tomos de La Voluntad ahora protagonistas de un
gobierno que tiene aspiraciones de ser popular.

Establece un orden generacional. Se reclama como la continuidad
histórica de la lucha de los setenta. Pero se trata de una relectura de
los setenta que, en su batalla por la memoria, olvida el carácter
anticapitalista de las luchas de aquel período.

Esa identidad, necesaria al proyecto de construcción de poder propio,
hace suyas difusas banderas de justicia social e interpela directamente
a los protagonistas de las jornadas del 19 y 20 de diciembre. El
argentinazo no logró cuajar en una identidad propia y Kirchner busca
reinterpretarlo y constituirse en su expresión política.

Dijimos en ocasión de la rebelión que la burguesía no podrá borrar esas
jornadas de dolor y de sangre, de dignidad y combate pero buscará
resignificarlas en su favor.

El gobierno lo acapara todo: los pedidos de justicia por los casos de
gatillo fácil, los de los familiares de las y los caídos el 19 y 20 de
diciembre, el juicio político a los supremos, los reclamos históricos de
los organismos de derechos humanos. todo con grandes actos que van desde
proponer a una candidata a la corte que se declara atea militante hasta
firmar un decreto el 24 de marzo para hacer de la Esma en museo de la
memoria.

Así el gobierno capitaliza, se monta en la sed de justicia que impera en
el pueblo y arma una estrategia judicial para acorralar a sus
competidores-enemigos internos (que son los enemigos de todos/as). Las
causas contra Menem y sus cómplices, son la continuación de aquel
fracaso del riojano posterior a la primera vuelta electoral cuando no
pudo enfrentar esa suerte de frente político antimenemista. Caudillos
distritales (como por ej. Alejandro Granados el intendente de Ezeiza,
ferviente menemista) o hasta el mismo Reuteman se alinean con Kirchner
trasvasando lógicamente todos sus clientes hacia esta nueva manera,
progre de ser peronista.

Santiago del Estero es un caso testigo. Luego de las multitudinarias
marchas del silencio por el doble crimen de la Darsena, el gobierno
mandó una delegación judicial a poner en orden la justicia dependiente
del anciano caudillo Juárez. Con la detención del genocida Musa Azar
comienza a desarmarse toda la red de complicidad e impunidad armada
desde el poder santiagueño. Cada día hay un nuevo arrepentido que
involucra a la actual gobernadora y a su esposo en crímenes por encargo
a los opositores políticos o en las desapariciones ocurridas en la
provincia en los años previos al golpe del 76 y en millonarias estafas.
Las causas judiciales en su contra se acumulan y acumulan. Nadie podrá
salvarlos, el juarismo agoniza. Es entonces que juaristas disidentes u
opositores históricos de las filas de la UCR ya estén completamente
alineados con el kirchnerismo para aspirar al puesto de gobernador.



La deuda externa, causa nacional.

Argentina tiene una deuda externa desproporcionada, criminal, de las
mayores del planeta, debe más que Rusia.

Por su magnitud, la deuda externa condiciona cualquier proyecto político
y social que se quiera desarrollar en el país.

En mayo de 2002 era de 114600 millones y hoy está en 178000 millones.

Convertir la deuda externa en un "tema nacional", iniciar un debate y
amenazar a los acreedores internacionales (los tenedores locales de
bonos de la deuda no serán molestados) busca posicionar mejor a este
proyecto de "capitalismo independiente". Pero los "fondos buitre" son un
sector marginal del campo acreedor, el pato de la boda. El pez grande de
la deuda es el FMI, con quien ya se pactó un pago del 3% del superávit
fiscal, para este año 12500 millones. Con esos compromisos los salarios
del 2004 seguirán siendo miserables a pesar del crecimiento continuado
de la economía.

La deuda externa no hay que pagarla, porque la contrajo y multiplicó la
voracidad burguesa, la estatizó el gobierno militar a golpe de picana y
es la excusa con la que desde hace mas de treinta años se transfiere a
la banca internacional la riqueza que producen los trabajadores y las
trabajadoras en el país.



Reformar para que todo siga igual.

El tratamiento de la reforma laboral, la anulación ¿o derogación? de la
"ley banelco" y la nueva ley discutida en el Congreso no modifica la
legislación laboral heredada y padecida por la clase trabajadora en
treinta años de imposiciones neoliberales.

Siguen amputados los derechos históricos de la clase obrera. No se
modifica la superexplotación que sufren los trabajadores y las
trabajadoras. No se recuperará el salario ni se mejorarán las
condiciones de trabajo. No habrá libertad sindical ni se evitarán las
proscripciones y los despidos por actividad gremial.

Sin embargo y a pesar de las condiciones desfavorables, la clase obrera
resiste. En pequeños grupos, silenciosamente, buscando tender redes
solidarias vuelven a ser protagonistas en la discusión del salario y de
las relaciones laborales. En un país donde el 70 % de los trabajadores
está precario, hay 3,5 millones de desocupados y la regla es el trabajo
en negro los emprendimientos independientes, de base, las luchas de los
trabajadores por su dignidad deben ser apoyados con todas nuestras
fuerzas.



Movimiento de Trabajadores Desocupados.

La intervención de anarquistas en las luchas populares ha sido clara y
evidente en todo este proceso de constitución de organizaciones
sociales. Sin embargo, los anarquistas están igual de divididos entre
ellos que el resto de las corrientes de la izquierda. O peor aún, pues
al no tener fuerza suficiente ni articulación deben trabajar en
coordinaciones soportando políticas ajenas, reformistas u autoritarias,
aisladas del conjunto de los sectores en lucha o noviando con el
gobierno.

Esta es la tendencia sobre la que tenemos que trabajar para revertirla.

Estamos en condiciones de sistematizar prácticas y comenzar a sacar las
primeras conclusiones. También de sentarnos a discutir de modo maduro
sobre la experiencia acumulada. Ello nos permitirá trabajar una línea
libertaria en la lucha popular y de influencia de los anarquistas.



Hay que recuperar la independencia de la clase obrera, la acción directa
y la construcción de una perspectiva revolucionaria, socialista y
libertaria para el cambio social.



· América Latina. TIEMPO DE DEFINICIONES.

Por Victor Ego Ducrot en diálogo con EN LA CALLE.

Conviene ponernos de acuerdo en algunos conceptos. El modelo neoliberal
es el estado actual del pensamiento, el programa y las prácticas
imperialistas. América Latina en los 90 estuvo sometida a los esquemas
políticos, económicos, sociales, militares y de seguridad del cuerpo
doctrinario del llamado Consenso de Washington.

Ese modelo se basó en la desarticulación de los sistemas productivos y
los tejidos sociales en función de una hiper-acumulación financiera y
una hiper-concentración económica de la gran corporación del sistema
capitalista imperialista. América Latina nunca vivió un proceso
histórico de semejante empobrecimiento, desarticulación de las economías
nacionales, de su tejido social, deterioro de la corporación política,
del bloque de poder. Este es el saldo que deja el modelo neoliberal en
América Latina.

El caso de Argentina es emblemático: en un país que produce alimentos
para 350 millones de seres humanos por año, y que tiene una población
que no llega a los 40 millones de habitantes mas del 50% vive en estado
de pobreza, un 27% en estado de marginalidad y con bolsones de hambre
que afectan al 25% de la población.

Ahora, llega el final de los 90 con un agotamiento de este proceso,
porque provocó una acumulación de actores sociales que lo enfrentan. El
caso mas representativo es el estallido argentino del 2001. Por otro
lado tenemos el proceso de Brasil. La construcción del Partido de los
Trabajadores se articula básicamente a partir del movimiento sindical
organizado, principalmente paulista -estamos hablando del mayor producto
bruto de Sudamérica-, lo mas avanzado de las iglesias, lo que queda de
la izquierda tradicional y los movimientos sociales. En Brasil, donde
los movimientos sociales se articulan con el PT -que llega al gobierno
hace un año-es donde mas avanzado está el proceso de traducción del
movimiento social a fuerza política.

En Bolivia los actores centrales del proceso político son los campesinos
llamados cocaleros y las organizaciones sindicales. Los cocaleros son el
emergente de este proceso de desintegración social que arrojo el modelo
neoliberal. En Colombia, de aproximadamente 900 municipios, 400 están
bajo control directo o indirecto de la guerrilla. Guerrilla que tiene
una base social campesina y que en alguna medida desarrolla su accionar
político sobre un concepto de poder diferente al tradicional. Un
movimiento armado que tiene influencia sobre la mitad de los municipios
del Estado constituido en cierto sentido ha tomado una porción del
poder. En ese territorio el movimiento es autosuficiente, tiene
estructura económica, de poder, de policía y tiene sentido del ejercicio
del poder.

Hay en forma difusa un creciente sentimiento antihegemónico, pero se
siente en América Latina que este vuelco no termina de darse.

Por distintos condicionamientos culturales y de correlación de fuerzas
internacional. Por el avance tecnológico principalmente en el campo de
las comunicaciones. Por las derrotas político militares de los 60 y 70.
Por la clarividencia del bloque hegemónico en diagnosticar el carácter
estratégico de la lucha ideológica. En América Latina este conjunto de
nuevos actores (campesinos, desocupados, etc) aparece atomizado, con una
aparente incapacidad de construir una herramienta político social
aglutinante que canalice con contendido político estos procesos de
transformación.

Desde hace tiempo la izquierda, con cierto facilismo teórico, habla de
que esta es la gran crisis del capitalismo y lo cierto es que el sistema
capitalista imperialista es quizás el más perfecto sistema digestivo que
ha creado la humanidad. La correlación de fuerzas ha sido tan
desfavorable al cambio social que le ha permitido al sistema capitalista
generar anticuerpos de reconstitución.

El argentino es un caso fantástico: si hay algo que surge en diciembre
de 2001 es que estallan por los aires los mecanismos de representación
política de la burguesía. QUE SE VAYAN TODOS expresaba el hartazgo ante
un mecanismo de representación. Y no pasó un año y no se fue nadie. Hay
una gran capacidad de reconversión del poder que permite voces criticas
dentro del bloque del poder.

Tengo una hipótesis, que el modelo de la globalización neoliberal parada
en el sistema de hiperconcentracion financiera ha dejado de ser
funcional en términos estrictos al propio poder central y que se avecina
en la propia capital del imperio un movimiento de recomposición
profundo.

El tema es saber que fuerzas parcialmente antagónicas van a enfrentarse.
El proyecto de la administración actual se basa en el concepto de la
guerra preventiva, que tiende a la ocupación militar de las zonas de
reservas de recurso estratégicos para la continuidad y reproducción del
sistema capitalista.

Si se mantiene, para América Latina se avecinan tiempos de guerra
planteados en dos pilares: la construcción socioeconómica, que se llama
ALCA, un mecanismo por el cual a través del libre comercio viene la
disponibilidad de los recursos de la economía real (agua potable,
biodiversidad, producción de alimentos, energía) en favor del sistema
concentrado yanki. Y su brazo armado: plan Colombia, que es un diseño de
ocupación militar por parte de USA sobre los escenarios estratégicos
conectados al proyecto económico.

Un crecimiento de las luchas y un camino de franco enfrentamiento
revolucionario va a depender de que esta atomización de actores
encuentre un cauce organizativo. Y mas allá de la discusión teórico
ideológica haya una ampliación de la participación popular en función de
un ejercicio de poder. Poder que tiene que dirimirse en las esferas del
sistema capitalista imperialista.

Para la etapa de expansión del sistema capitalista imperialista la
guerra no es un gasto, es una inversión. El ejemplo es Irak.

A través de la guerra, "preventivamente" ocupan aquellos teatros de
operaciones en los cuales puede ser cuestionada su influencia para la
movilización de esos recursos. El Golfo pérsico, arco caucásico, la
cuenca del amazonas y todo el sistema de hidrovías de América Latina.

En Argentina ha sucedido una cuestión que es casi de laboratorio, en
especial la posibilidad de reconversión del sistema político. Dentro de
ese espectro hay quienes se han reciclado como forma de conservación del
poder del bloque dominante, pero surgen los intersticios, las ranuras,
las grietas. Pero no hay posibilidad de construcción seria de un
capitalismo independiente dentro de un mundo dependiente. Hay que
entender esto como parte de la dialéctica política de estos escenarios
tan complejos que se abren. Tiene que haber un proceso de acumulación
política, de experiencia que vaya encauzando estas nuevas prácticas.



· Hola compañeras y compañeros:

Les enviamos una parte de las conclusiones del II ENCUENTRO
LATINOAMERICANO DE ORGANIZACIONES AUTONOMAS que se realizó en Cochabamba
(Bolivia) del 5 al 8 de Febrero. El documento completo pueden
encontrarlo en la Web: bolivia.indymedia.org



PROGRAMA DE ACCIONES CONJUNTAS PARA EL 2004 CONTRA EL ALCA ,LA OMC, EL
FMI, BANCO MUNDIAL , LA DEUDA EXTERNA.

-5 y 6 marzo: Encuentro de la Juventud de Acción Global de los
Pueblos-AGP, Quito-Ecuador.

-8 de marzo : Movilizaciones por los Derechos de la Mujer .

-10 marzo:II Encuentro Internacional contra el ALCA y el libre
comercio,Bogotá - Colombia.

-13 y 14 de marzo.: Campamento Latinoamericano de la Juventud,
Quito-Ecuador.

-20 marzo: Movilización Internacional contra la Guerra y Ocupación en
Irak y contra el CAFTA.

-4 Abril. Asamblea Nacional contra el ALCA la Deuda y la Militarización
en Argentina.

-Mayo. I Congreso Bolivariano.

-1° mayo : Movilizaciones de los Trabajadores contra el ALCA y la Deuda
Externa.

-17 Abril :Movilización Internacional por la lucha Campesina-indígena.

-Junio :Movilizaciones contra la Reunión de Ministros del ALCA en Sao
Paulo, Brasil.

-14 al 21 de Junio: Apoyo a la realización del II ENCUENTRO DE PUEBLOS Y
JOVENES INDIGENAS DEL TAWANTINSUYU, Tiawanaku, El Alto, Bolivia.

-25 al 27 junio: Encuentro Social de la Triple
Frontera.(Argentina,Paraguay y Brasil) en Pto. Iguazú, Misiones
,Argentina.

-20 julio. Encuentro Internacional contra la militarización y el Plan
Colombia.Bogotá - Colombia.

-Julio: Foro Social y Asamblea de los Pueblos de América contra la Deuda
Externa.

-Noviembre :Acciones contra la OMC de forma paralela a la Ministerial de
Hong Kong.

-17 noviembre: Día Internacional de los Estudiantes. Jornada Hemisférica
en defensa de la Educación.

-12 de Octubre : Movilizaciones de Resistencia Cultural Indígena-Popular
contra el ALCA.

-4 diciembre: Jornada global por los derechos humanos, el libre comercio
y la militarización.



Nos sumamos al llamamiento de otras redes globales de movimientos
autónomos como la AGP para coordinar acciones conjuntas desde las bases
de nuestras organizaciones.


VIVAN LOS PUEBLOS EN LUCHA CONTRA EL NEOLIBERALISMO !

EL ALCA NO PASARA !

VENCEREMOS !

Movimiento de grupos juveniles autónomos "TINKU".

Cochabamba-Bolivia.



· Ponencia

Rearticulación del movimiento popular y la intervención Anarco-comunista
en las luchas sociales en Chile

Punta Arenas, 12 de Enero de 2004



".En memoria de la gloriosa

"Comuna de Puerto Natales",

y los mártires del
cobarde incendio a la F.O.M."

Salud!



Generalidades

A fines de la década del 80, los partidos que hoy forman la
Concertación[1], tranzan el fin de la dictadura política. Así, la
salida de Pinochet debía ser compensada:

a) Por la continuidad de la constitución del 80[2] y del modelo
económico neoliberal que esta consagra,

b) La desarticulación del tejido social forjado al calor de las luchas
antidictatoriales

c) El aniquilamiento de los grupos políticos que continuaran en armas
(FPMR, MIR, MAPU-Lautaro), y que pudieran desestabilizar la futura
"democracia".

d) Impunidad para el dictador y demás los violadores de DDHH

Luego del triunfo del NO[3], la concertación asume el poder y comienza a
cumplir la pie de la letra sus "compromisos" políticos.

El Movimiento Popular en los 90.

Es desarticulado por los gobiernos de la Concertación a través de:

a) La intervención gubernamental y de ONGs. financiadas por la
social-democracia europea, operando con un marcado carácter
asistencialista consiguiendo de esta manera evitar la movilización
popular en busca de mayores conquistas sociales.

b) La corrupción, por parte del gobierno, de dirigentes sociales, e
invasión con droga en barrios, de manera de neutralizar a la juventud.

c) Transformación del sujeto popular (de cambio social), en un mero
consumidor individualista, a través del modelo educacional dirigido en
las escuelas, en concurso con los medios de comunicación de masa.

d) Creación de la Oficina Nacional de Inteligencia, (dependiente del
Ministerio del Interior a cargo de ex militantes del MIR, MAPU y
socialistas) sucesora de la Central Nacional de Inteligencia[4],
destinada a infiltrar y desarticular a las organizaciones políticas
revolucionarias aun en pié.

La aplicación de estas políticas en la década de los noventa, trae como
resultado:

- La desarticulación del movimiento social (sindicatos, juntas de
vecinos, etc.)

- La desarticulación de organizaciones políticas revolucionarias,
como el FPMR, MIR y el MAPU-Lautaro, con el consecutivo desbande de los
militantes de estas organizaciones.

Estos antecedentes, sumado la caída del la URSS (con ello la derrota de
la matriz ideológica que la sustentaba y la crisis de los partidos de
la izquierda tradicional), trae consigo la aparición del fenómeno de
los "colectivos" políticos, estos son organizaciones de afinidad sin
línea ideológica ni programática clara, que buscan nuevas formas de
relación política y tratar de dar respuesta a la caída del movimiento
popular en los espacios específicos en que se desarrollan.

En este escenario reaparece el anarquismo como alternativa y con ello
los primeros colectivos de este carácter, y que en conjunto con otras
organizaciones asumen la tarea de reconstruir el tejido social, pieza
fundamental para cualquier cambio profundo en la sociedad.

El anarco-comunismo y la reconstrucción del tejido social.

La crisis de los colectivos anarquistas hacia fines de los 90 se
manifiesta en:

a) La practica contradictoria entre los diversos colectivos anarquistas,

b) La nula capacidad de intervenir con propuestas concretas dado por la
falta de inserción real en los espacios sociales y en las luchas.

c) La falta de perspectivas de futuro.

Lo anterior lleva a un conjunto de compañeros a cuestionarse las causas
de tal problema, llegando a conclusiones innovadoras para la realidad
del anarquismo criollo, la traducción de algunos documentos de la
corriente Plataformista o Anarco Comunista, ayudan a sistematizar dichos
planteamientos y así irrumpe en Chile el año 1999 el Congreso de
Unificación Anarco Comunista, que sirve de referente para muchos
compañeros que en el territorio nacional padecían de las mismas
interrogantes.

El anarco-comunismo lo podemos resumir en aquella corriente que plantea
la necesidad de una ".Organización Política Revolucionaria, que, con una
Unidad teórica, (consistente en el ideario Anarquista organista heredado
de la tradición de la primera internacional así como de las experiencias
históricas de lucha libertaria con sus conclusiones teóricas como lo
fueron la plataforma de los anarquistas rusos en el exilio, la
experiencia ganada tras le revolución española, la lucha libertaria en
Latinoamérica contra el imperialismo y sus dictaduras, etc. ); la unidad
táctica, disciplina o responsabilidad colectiva y federalismo orgánico,
que sea capaz de intervenir en los diversos escenarios en que se
desarrolla la lucha de clases; adoptando un programa revolucionario, el
cual no tiene la característica de haber sido concebido en términos
ideales o dentro de cuatro paredes, sino que es genuina expresión de las
aspiraciones que el pueblo ha forjado tras el proceso de lucha
revolucionaria, en que la organización interviene desde el seno de las
estructuras de base del pueblo, siendo guía y educador, sin llegar a
imponer tal o cual resolución, todo lo contrario, debiendo propender en
el discurso y en la practica la claridad ideológica de manera que sean
adoptada socialmente por el peso de sus argumentos, siendo siempre el
pueblo organizado a través de su manifestación potestativa, el Poder
Popular, quien dirija el timón del proceso revolucionario hasta llegar
al Comunismo Libertario."

Surgen desde ese año (1999) múltiples organizaciones plataformistas a lo
largo del país con amplia inserción social, buscando la rearticulación
del movimiento popular, sobre la base de promover criterios de
construcción libertarios en los espacios donde nos desarrollamos
(autonomía, de la acción directa de los interesados en la solución de
los problemas colectivos, horizontalidad, sentido de la responsabilidad
colectiva, etc.), la unidad desde la base y en la lucha, la
intervención en el conflicto con propuestas concretas y la perspectiva
de construir Poder Popular en los espacios donde nos encontremos.

Uno de los ejes de trabajo ha sido la creación de frentes de inserción
en los diferentes espacios donde se desarrolla la lucha de clases.

En este sentido se ha avanzado en la inserción poblacional, con la
creación del Frente Anarquista Cordillera e intervención en el Comité de
Allegados Metropolitano, en Santiago, a través de preuniversitarios
populares, trabajo con niños, a lo largo del país (Valparaíso,
Talcahuano, Lota, Coronel, La Serena). A nivel sindical, en el
sindicato de oficios varios en Valparaíso, FETRACOMA, FETRAPI, etc. A
nivel estudiantil secundario, a través de frentes por ciudades en las
que nos encontramos (Concepción, La Serena Valparaíso, Santiago) y a
nivel Universitario, se forma el año pasado el Frente de Estudiantes
Libertarios, organización de carácter nacional (Arica, La Serena,
Valparaíso, Santiago y Concepción), que ganó el año pasado la federación
de estudiantes de la U. Católica de Concepción, y ha obtenido
importantes avances en la democratización de las facultades a lo largo
del país.

Conclusión

La rearticulación del movimiento popular es fundamental para cambiar el
estado de cosas, y por ello trabajamos en conjunto con todas las
organizaciones hermanas en este sentido; el modelo democrático
instaurado por la constitución de 80, que avanza hacia el bipartidismo
al más estilo norteamericano, nos lleva a sostener que es imposible la
profundización de la democracia burguesa, que las elecciones son un
espejismo para engañar al pueblo, al igual que los índices económicos
fraudulentos que dicen que el "Jaguar" goza de buena salud, cuando a
miles de niños les falta la leche diaria y se les niega el derecho a la
salud y la educación, cuando el trabajador es obligado a vender su
fuerza de trabajo por el mínimo, para no ser excluido, desempeñándose en
condiciones tan salvajes como las de principio del siglo XX, cuando
miles de jóvenes están sumidos en la pasta base por no tener trabajo ni
posibilidad de ingresar a la universidad. Afirmamos que no existe otra
posibilidad que la transformación profunda de la sociedad, para lo que
se requiere cuestionar el capitalismo en sus bases y al Estado como
perrito guardián de los intereses de los poderosos, es necesario crear
nuevas subjetividades, generar las capacidades y confianzas para
construir día a día el poder popular que nos garantizará una sociedad
socialista y libertaria, debemos ser capaces de contestar al modelo
salvaje con organización y decisión para que de una vez por todas se
alce el mundo libre y solidario que llevamos todos en nuestros
corazones.

Oscar Menares H. Militante de la A Comunista Libertaria.



· Aportes a la discusión militante de la federación Anarquista uruguaya.

La estrategia es una, la táctica varía en períodos de reflujo.

El proceso de la lucha ha servido para poner en evidencia ciertas
carencias y debilidades del movimiento popular. Es útil a esta altura
empezar a balancear esas debilidades para extraer conclusiones de
futuro.

Si algo ha quedado claro ya, es la crisis de la concepción más o menos
espontaneísta que ha venido animando las acciones de amplios sectores
del movimiento estudiantil y sindical. Para el espontaneísmo del
militante independiente, o aún de una agrupación de tipo exclusivamente
gremial, la movilización del sindicato o del centro estudiantil
respectivo, marca los límites de su perspectiva y de sus posibilidades.
Cuando aquella movilización está en un proceso ascendente, cuando se va
pasando a etapas cada vez mas avanzadas de combatividad, aquellas
perspectivas y posibilidades parecen dilatarse. Pero si la lucha se
prolonga, si la represión se intensifica, la marea ascendente de la
movilización comienza a tropezar con obstáculos sólo superables a través
de medidas cada vez mas radicales, cuyo repertorio en determinado
momento se agota. Entonces aparece como sugerida por la propia dinámica
de los hechos la necesidad de la insurrección, de "hacer la revolución".
Si las condiciones para ésta no están dadas entonces sobreviene la
perplejidad que suele ser la primera etapa del desaliento.

El "independiente" individual, el grupo aislado en su centro o su
sindicato empieza a palpar entonces, a veces dolorosamente, los límites
concretos, insalvables, de sus posibilidades. En ese momento, cuando
flaquea la movilización, los grupos independientes ven amenazado de
diluirse el sentido de su acción.

El retroceso de los sectores menos conciente los arrastra. Su
desarrollo, su papel protagónico, que correspondía a la etapa
ascendente, dejan paso a una súbita debilidad. Cuando se produce el
reflujo, hasta su propia existencia se ve comprometida. En la lucha con
las tendencias reformistas, dentro de los aparatos gremiales, carecen de
posibilidades ya que aquellas reciben el refuerzo de los sectores
proclives al retroceso.

Al plantearse situaciones con estas características, suele darse la
variante que tiende a convertir los grupos hasta entonces circunscriptos
a la esfera de acción gremial en "micropartidos"que pretenden abarcar
un planteo general y definirse sobre las mas diversas materias. Es un
intento, condenado de antemano al fracaso, de superar las limitaciones
inherentes a su ubicación, de proveerse de una línea que legitime la
continuidad de un trabajo dejado "en seco" por el reflujo de la lucha.

Sólo una organización específicamente política puede cumplir el papel de
sostener y orientar el combate a largo plazo. Combate que exige trabajar
con características que posibiliten la supervivencia y el crecimiento en
condiciones difíciles. Que exige coordinar acciones en sectores muy
diversos, en terrenos distintos, con métodos distintos, en condiciones
de complejidad creciente.

Sólo con una organización de este tipo, se puede concretar una verdadera
acumulación de fuerzas que dé verdadero sentido político a las luchas.

Cuando lo que se plantea no es disputarle el poder, con carácter
inmediato, a las clases dominantes, sino ir habilitando las condiciones
para ello, el cumplimiento de aquel objetivo se torna esencial. La línea
de combatividad, de impulsar la lucha, perdería buena parte de su
validez política, si de aquella lucha no se dedujera un saldo de
organización consolidada, de experiencia militante acumulada, de nuevos
compañeros y compañeras incorporados con regularidad a las tareas.

El ascenso y previsible (en esta etapa inevitable) baja de la marea de
movilización popular, deben dejar conciencia y claridad políticas, pero
también nuevas fuerzas acumuladas.

Poco se progresa pregonando determinados métodos de lucha si los
compañeros así "instruidos" se van para sus casas cuando el impulso
espontáneo del movimiento popular comienza a desvanecerse.

Lo que se necesita es una actividad sostenida y eficaz. Ya no basta con
la actividad esporádica, con el "turismo militante", que no deja de ser
tal por mas que practicándolo se corran riesgos o se lleven a cabo
acciones muy combativas. Para llegar a enfrentamientos decisivos se
necesita algo mas que impulsos "estacionales". Se requiere un trabajo
intenso y constante, que presupone superar hábitos muy arraigados en
muchos ambientes.

Una estrategia de lucha prolongada, exige una práctica política a la
medida de los objetivos que se plantea y de los métodos que se propone.



· Resistencia Libertaria. La oposición anarquista a la última dictadura
argentina (1ª parte).

The New Formulation febrero de 2003, Vol. 2, No. 1 entrevista a
Fernando López Trujillo de Chuck Morse.



Una resistencia amplia y popular se opuso a las dictaduras militares que
estrangulaban a América Latina en los '70. Activistas de distintas
tendencias políticas las combatieron, organizada y espontáneamente, y
sus esfuerzos sin lugar a dudas salvaron muchas vidas y aceleraron el
derrumbe de esos regímenes brutales.

Si bien algunas de sus contribuciones fueron celebradas en libros,
artículos y películas, importantes aspectos de la resistencia nunca han
sido estudiados. En particular, la oposición anarquista a las dictaduras
-que existieron en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay- ha sido casi
totalmente marginada de los estudios históricos.

La siguiente entrevista repara de algún modo esa omisión. Cuenta la
historia de Resistencia Libertaria, una organización clandestina
anarquista fundada antes de que los militares argentinos tomaran el
poder en 1976.

Resistencia Libertaria (RL) era activa en los movimientos estudiantil,
obrero y barrial y contó con un ala militar con la que defendió y
financió sus actividades. En su mejor momento, tenía entre 100 y 130
miembros y una red mucho mayor de simpatizantes. La organización fue
diezmada en 1978 y el 80 % de sus miembros pereció en los campos de
concentración y las cámaras de tortura de la dictadura.

RL mantuvo la larga tradición del anarquismo argentino y asimismo lo
transformó de cara a las nuevas condiciones a las que se confrontaban
los activistas en los '70. Las experiencias de RL -sobre las que hasta
ahora no hay documentación ni en castellano ni en inglés- marcan un
capítulo importante en la historia de la resistencia a la última
dictadura argentina y en el anarquismo de posguerra en general.

Publicamos aquí la primer parte de esta entrevista que se hizo por
teléfono el 13 de octubre de 2002.

Por favor cuéntame los orígenes de RL. ¿Cómo se formó?

RL fue fundada por compañeros de la ciudad de La Plata a fines de la
década de 1960. El núcleo fundador constituyó una comunidad alrededor de
una cooperativa de carpintería y desarrolló proyectos militantes entre
los estudiantes universitarios y luego en el movimiento obrero (en
particular de astilleros y del sindicato de trabajadores judiciales).

Un acontecimiento clave ocurrió cuando miembros de este grupo empezaron
a colaborar con el periódico, La Protesta (Ver Anarquismo y nueva
izquierda, EN LA CALLE nº48), y una discusión muy tensa, agresiva tuvo
lugar entre ellos y la gente mayor que estaba allí La discusion
planteaba la aparición de los primeros grupos de acción armada, como los
Tupamaros y el Ejército Revolucionario del Pueblo. La gente joven tendía
a sostener estas acciones realizadas por estos grupos y entonces chocaba
con la gente mayor, que se oponía a estas acciones, porque rechazaba
parte de las posturas marxistas de estos grupos. El grupo más joven fue
expulsado de La Protesta a causa de estas discrepancias hacia 1971. Eso
cortó la relación con el viejo movimiento anarquista y lo independizó.
Más tarde, en 1973, una conferencia anarquista se celebró en Córdoba, en
la que militantes de grupos de Córdoba, Buenos Aires, Mendoza, Salta, y
Montevideo participaron. Asistimos a esta conferencia como delegados de
un grupo llamado Acción Directa. Constituimos Resistencia
Anticapitalista Libertaria como organización nacional.

Un año o año y medio más tarde, el nombre Resistencia Anticapitalista
Libertaria fue abandonado por Resistencia Libertaria (eso se hizo
naturalmente, no hubo una discusión sobre el cambio de nombre). Ingresé
en la organización en 1974.

¿Cómo se estructuraba RL?

RL era una organización absolutamente clandestina y estaba organizada de
forma celular en frentes de trabajo. Estos frentes eran el frente
gremial, el frente estudiantil, y el frente barrial. RL tenía también un
aparato militar que era, en realidad, un mecanismo para financiar el
trabajo de la organización -actuar en un momento de casi absoluta
clandestinidad es muy oneroso- y para la protección de militantes, dado
que cosas como los secuestros y acciones de la derecha en contra de los
grupos de trabajadores de izquierda eran comunes. Era necesario
organizar la autodefensa.

La democracia de la organización, obviamente, no funcionaba a través de
las asambleas, sino que se llevaron a cabo votaciones y elecciones
dentro de una organización de tipo celular. Cada célula tenía un
delegado y éste se conectaba con los niveles superiores de la
organización, sucesivamente, hasta llegar a una relación de carácter
nacional o regional. Así, las decisiones alcanzaban el nivel nacional
del mismo modo que llegaban a la célula. O sea, las decisiones subían y
bajaban de la misma manera [dentro de la organización]. Pero, desde
luego esto era más complejo, porque no era posible reunir a cada uno
para hablar.

¿Cuántos miembros tenía RL?

RL tenía un núcleo importante en La Plata y en las áreas alrededor de La
Plata, como Berisso, Ensenada, Villa Elisa, en algunas de las ciudades
entre Buenos Aires y La Plata, y en Buenos Aires. Y también en Córdoba y
en algunas ciudades cerca de Córdoba, como la ciudad de Ferreyra, que
era un sector industrial, una zona de fabricación automovilística con
plantas de Renault y Fiat. Es difícil de estimar el número exacto de
miembros de RL, dadas la clandestinidad, la estructura celular, pero
estimo que en 1975, en su momento de mayor desarrollo, RL tenía entre
100 y 130 miembros.

RL fue concebido como un partido de cuadros, no un partido de masas, y
entonces la gente que tenía relaciones con RL podía tener un nivel más
bajo de formación política y de entrega que un cuadro de RL, y
participar en los grupos de base en los barrios, las fábricas y las
universidades.

¿Explícame lo que quieres decir con la palabra cuadro?

Un cuadro es un militante que, por su formación [política] es capaz de
conducir estrategias autónomamente cuando está inserto en determinado
lugar de trabajo, sin mantener una relación orgánica, permanente con la
organización (lo que no es posible a causa de la represión). O sea, a
pesar de estar aislados de la organización, debido a la situación de
clandestinidad, esto/as compañero/as eran capaces de generar estrategias
en el marco y dentro de las necesidades de la organización. Él o ella
era capaz de construir un frente de trabajo en cualquier circunstancia.
Un cuadro es un cuadro político-militar. Dicho de otro modo, un cuadro
es un militante capaz de desarrollar un trabajo político de captación u
organización en un barrio o una fábrica, que sabe cómo preparar un
cóctel Molotov o una bomba de cualquier tipo, que sabe cómo valerse de
un arma, etc.

Y esta es la diferencia con un partido de masas: un partido de cuadros
sólo incorpora militantes que han aceptado totalmente la organización
antes de ingresar en la misma. En un partido de masas el autoritarismo
aparece como natural, porque hay distintos niveles de compromiso dentro
de la organización, desde los militantes inferiores hasta los líderes.
En RL, el nivel de los militantes era equiparable y cualquier militante
podía ejercer cualquier función en cualquier momento. Entonces, para que
sea posible este desarrollo, el militante que se va a incorporar a la
organización tiene que tener un nivel de formación como los demás que ya
están en la organización. Creo que el modelo se tomó en cierto modo de
la Alianza de la Democracia Social de Bakunin, el partido que él
construyó durante la I Internacional.

Hablame de los miembros de RL en 1975. ¿Qué origen social tenían? ¿Qué
edad tenían? ¿Quiénes eran los miembros más significativos?

Me parece que la mayoría de los militantes de RL y los del nuevo
anarquismo que emergió en los '70 -había una cantidad enorme de pequeños
grupos de jóvenes anarquistas- tenía más orígenes pequeños burgueses que
de clase obrera.

Pese a esto muchos se fueron integrando en el movimiento de los
trabajadores, al que dedicaron toda su vida política y social. Ello
refleja los conceptos de la época, no sólo dentro del anarquismo sino
también de la izquierda en general, que afirmaban que el movimiento
estudiantil tenía que proletarizarse. Respecto a la edad de los
miembros, si bien había compañeros que pasaban los cuarenta o cincuenta,
la mayoría tenía entre diecinueve y veinticinco, incluido el núcleo de
base que tenía entre veintitrés y veinticuatro. Los Tello, que eran tres
hermanos (ahora desaparecidos) de La Plata, eran compañeros importantes.
Eran líderes obreros en los astilleros en Berisso y Ensenada. También,
más tarde, estuvo Rafael (Flores) que era el Secretario General del
sindicato del Caucho en Córdoba. Era un líder de masas, no sólo un
militante importante de RL.

¿En qué frentes trabajaste en 1976?

Trabajé en el Frente gremial u obrero específicamente. En 1974 empecé a
trabajar en el sindicato de fontaneros, que tenía una tradición
anarquista y también viejos miembros anarquistas. Allí desarrollamos
varios proyectos. Más tarde, en 1975, empecé a trabajar en una fábrica
textil muy grande, Alpargatas, cuando RL empezó a dar prioridad al
trabajo político en las grandes fábricas y los sindicatos industriales
más fuertes.

¿Qué hiciste exactamente allí?

Nuestra participación se centraba en los trabajadores de base, en la
formación de grupos clasistas. Participamos en el movimiento laboral
nacional, organizando sindicatos, comisiones internas de obreros y de
revolucionarios en distintas fábricas en todo el país y las
Coordinadoras de Sindicatos en Lucha. Hicimos un gran número de cosas
allí entre 1974 y 1976. Y en 1976, en plena represión militar,
mantuvimos ocupada la fábrica de Alpargatas en Florencio Varela dos
semanas, durante las cuales estábamos rodeados por el ejército.

¿Cómo fue esta ocupación?

No era una ocupación en el sentido de construir un consejo obrero o algo
similar, que dirigiera la fábrica. Al principio, la ocupación
significaba cerrar la fábrica y obligar a la patronal a negociar con los
trabajadores sobre las condiciones laborales, los sueldos, etc. El
conflicto concernía una serie de problemas de reivindicaciones de
carácter económico.

Los cuadros de RL en esas fábricas apuntaban a la organización de los
grupos de base: la educación de los compañeros, la incorporación de
militantes de esos grupos en RL, la coordinación de las actividades con
grupos de otras plantas, y el intento de construir relaciones entre
sindicatos.

¿Se sabía que eran anarquistas?

No. Como partido de cuadros, RL casi nunca produjo propaganda partidaria
o ideológica. La propaganda política era propaganda sindical o de clase,
refería a las organizaciones que intentábamos crear en los frentes de
trabajo.

Lo que sucedió es que determinados miembros de grupos de base que
controlaba la RL se estaban formando políticamente y, con el tiempo, se
incorporaron a RL como cuadros. Allí empezaron a tener acceso a textos
específicamente anarquistas.

Además del frente de trabajadores, ¿hiciste igualmente algún trabajo en
otros frentes?

No hice trabajo en el frente barrial. Me integré en el frente
estudiantil, pero comencé a trabajar dentro del frente gremial casi
inmediatamente después de mi ingreso.

Y por supuesto los militantes de todos los frentes participaban a veces
en operaciones de propaganda armada; en actos relámpago en que se
interrumpía el tránsito con barricadas, automóviles volcados; acciones
con volantes; pequeños explosivos, y miguelitos, etc.

¿Qué pasó en 1976?

Aunque la represión fuerte había empezado antes, en 1976 era más
indiscriminada y con un carácter de genocidio. Tuvimos la primera
pérdida importante en 1976, en que cinco o seis compañeros fueron
desaparecidos en Córdoba. Hubo allí el sindicato del Caucho, que se
perdió debido a su desaparición. Fue necesario reconstruir los frentes
gremiales, mover compañeros a otros sitios. Era un problema permanente,
que requiere una gran cantidad de dinero.

Pero fue en 1978 cuando casi nos aniquilaron como organización. Durante
tres noches, de modo sistemático, vinculado, desaparecieron a nuestros
compañeros en La Plata, Buenos Aires, y en ciudades entre La Plata y
Buenos Aires. Y allí la organización quedó absolutamente colapsada.
Muchos sobrevivimos, pero más de la mitad de los miembros de la
organización nunca reapareció.

¿Qué pasó con los compañeros desaparecidos?

Pensamos que fueron ejecutados. Era la práctica habitual en aquella
época. De entre todos los que fuimos secuestrados, los militares
decidieron, -no sé por qué- que algunos iban a sobrevivir siendo
abandonados en varios sitios. Los otros, con diversos grados de
responsabilidad organizacional, fueron ejecutados. Y todos los
desaparecidos fueron torturados, independientemente de si fueron
ejecutados o no después.

¿En qué año fuiste desaparecido?

En junio de 1978, a mediados del Mundial que tuvo lugar en Argentina.
Fui secuestrado una noche en un piso en que vivía con mi compañera y mi
hijo de tres años en La Boca. Llegaron hacia las tres de la madrugada,
llamando a la puerta. Me levanté para abrir, pensando que sería mi
hermano, que a veces venía tarde a casa. Era una patota, seis o siete
individuos con muchas armas, ametralladoras, fusiles. Fui derribado,
atado, y me vendaron los ojos. Me sacaron del piso y me pusieron en una
camioneta, en la que percibí que había otros en la misma condición.

Nos condujeron a lo que más tarde supimos que eran cuarteles de la
policía en la provincia de Buenos Aires e inmediatamente fuimos
torturados para sacarnos información. Las torturas eran lo habitual:
choques eléctricos, golpes, palos, porras, cadenas.

¿Cuánto tiempo quedaste en la comisaría de policía?

Era la Escuela de Policía de la Provincia de Buenos Aires. Me quedé dos
meses. Otros compañeros estuvieron seis meses y sin embargo
reaparecieron. Es el caso de uno de los compañeros, pero la mayoría
nunca reapareció.

¿Que pasó contigo después de esos dos meses?

Me dejaron en un barrio en la periferia de Buenos Aires, con otros diez.
Nos pusieron contra una pared, como si nos fueran a ejecutar, y nos
dejaron.

¿Adónde te fuiste?

Me fui a Uruguay, porque tengo a muchos familiares allí, con la
intención de dejar allí a mi compañera y a mi hijo en Montevideo y
volver a Buenos Aires. Pero lo cierto es que me quedé en Uruguay hasta
que retorné a la Argentina en 1984. Años después supe que había estado
bajo vigilancia del gobierno, pero no me molestaron.



¿Háblame de las actividades de RL entre 1976 y 1978, de los dos últimos
años de la organización?

Desde luego la actividad tenía un carácter mucho menos público. Teníamos
más actividad centrada en las reuniones, discusiones, la elaboración de
documentos y materiales y la creación de relaciones con otros grupos.
Las relaciones eran muy arduas, muy difíciles y complicadas por la
represión. Por ejemplo, si perdías el contacto con un compañero, podías
pasarte meses antes de recuperarlo.

¿Qué labor desarrollaban en los frentes barrial y estudiantil?

El frente barrial atendía, sobre todo, a los vecinos más pobres. Las
actividades de los grupos barriales tenían que ver con reivindicaciones
de agua, alcantarillado, construcción de casas, parques para juegos,
etc.

En el frente estudiantil trabajamos sobre las demandas tradicionales de
los estudiantes: programas de estudio, material de aulas, y diplomas.

Cuentáme sobre el frente militar.

Por supuesto era el núcleo más pequeño de la organización. No estaba
necesariamente constituido por los compañeros mayores, más probados de
la organización -no había regla en este aspecto- pero naturalmente los
compañeros más fogueados y de más edad acababan por estar en este
frente porque entre estos compañeros se encontraban los más conocidos,
lo que habían sido más expuestos públicamente y podían ser detenidos. En
otras palabras, sus nombres habían caído en manos de la represión y
entonces no podían actuar en los proyectos de más visibilidad.

¿Cómo se sabía que estos compañeros eran conocidos?

Por ejemplo, los compañeros que venían de los astilleros habían sido
denunciados y perseguidos porque eran militantes conocidos en los
sindicatos. Cuando la represión se agudizó en 1976, fue necesario
trasladar a estos compañeros de Berisso y Ensenada e insertarlos en
tareas menos visibles, con mayor cobertura, en las zonas del Norte de
Buenos Aires, en San Fernando, en Tigre.

¿Y estos compañeros finalmente se fueron al frente militar?

Sí, ante todo trabajaron en el frente militar y, a veces, llevaron a
cabo acciones con otras organizaciones, para conseguir dinero u otras
cosas que eran necesarias, como armas, maquinaria de imprenta, y autos.

Háblame de estas acciones vuestras.

Como es típico de este tipo de grupos en el mundo entero, tenía que ver
con secuestros para sacar rescates de empresarios. Algunas veces hubo
acciones para asustar a la policía, cuando un vehículo de la policía fue
quemado o una comisaría fue baleada.

¿Cómo eran las relaciones entre RL y los otros grupos de izquierda?

Sólo había un grupo anarquista de nivel o de la importancia de RL, que
era la LAC, la Línea Anarco-Comunista, de aquí en Buenos Aires. Pero
empezó a perder influencia como organización antes de 1976 y una gran
parte de la LAC se sumó a RL hacia mediados de 1976.

Nos llevábamos particularmente bien con grupos de carácter clasista.
Estaba la Organización Comunista Poder Obrero, que era una organización
de la nueva izquierda y un grupo clasista. Si bien eran leninistas
clásicos, teníamos un nivel de acuerdos con ellos.

Háblame de estos acuerdos.

Los acuerdos eran funcionales: la coordinación de esfuerzos en el
movimiento laboral, la organización de Coordinadoras (fundamentalmente
en el frente gremial). Algunas veces las relaciones se establecían
también a nivel de la defensa militar, en operaciones que hicimos con
ellos. Tenían un aparato militar llamado las Brigadas Rojas, que era
mucho más desarrollado que el nuestro.

¿En qué sentido vuestras actividades se diferenciaban de las de otros
grupos revolucionarios de izquierda durante la dictadura?

No sé si eran diferentes. Se distinguían por nuestras actitudes
políticas. Tendíamos a la autoorganización de los trabajadores, de modo
de impulsar estructuras autónomas del movimiento de trabajadores y menos
a orientar las actividades de los frentes gremiales para un partido.
Dicho de otro modo, tratamos de organizar grupos de vanguardia en los
frentes de masas, no grupos de nuestra organización. Por supuesto
nuestros militantes estaban en estos grupos, pero no con un carácter
partidario.

La organización tenía esta concepción bakuninista de militantes
revolucionarios que había fraguado la Alianza de la Democracia Social de
Bakunin. O sea, eran militantes que actuaban y coordinaban de modo de
organizar las masas populares, pero ellos no tenían un plan de dirigir
las masas populares. Para decirlo de otro modo, nuestro trabajo es la
construcción del poder, no la toma del poder.

¿Cuáles eran los conflictos entre RL y otros grupos de la izquierda
revolucionaria?

En una situación de absoluta clandestinidad, se llega a un punto en que
es muy difícil establecer relaciones de cualquier tipo con las otras
organizaciones y entonces uno no ve la obligación de luchar en contra de
ellas. Quizás los tuvimos a nivel de los estudiantes, cuando la
militancia era menos clandestina.



· Historia.



1931. UN CONGRESO ANARQUISTA CLANDESTINO EN LA CARCEL DE DEVOTO.



Los materiales investigados hasta el momento sugieren que la decadencia
del movimiento anarquista se produce bastante tiempo después de los
márgenes considerados hasta ahora por la bibliografía académica. Es
razonable pensar que tal derrota se produce en el enfrentamiento con la
influencia que adquiere el peronismo desde mediados de los años '40.
Todas las corrientes de izquierda sufrieron una considerable disminución
en su influencia política tras el surgimiento del populismo, pero en el
caso del anarquismo este deterioro fue terminal.

Algunas características del accionar del movimiento anarquista en la
Argentina a lo largo de cuarenta años permitirían encuadrarlo en una
forma de populismo de izquierda. Quiero rescatar este término de las
connotaciones peyorativas que tiene en el lenguaje usual de la
izquierda, para adjudicarle y destacar su aspecto popular y su capacidad
de sintetizar reivindicaciones populares difusas y no sólo clasistas,
(aunque también clasistas). De coincidir en la caracterización del
peronismo como un movimiento populista de derecha, el enfrentamiento
entre estas corrientes podría advertir acerca del fenómeno de la
apropiación de imágenes y del capital simbólico de uno de los
adversarios a costa del derrotado. Y de los pasajes y cruces que se
establecen en este enfrentamiento.

Interpelaciones como: "descamisados", "pueblo", y hasta el mismo
"compañero", término que el anarquismo no compartía con las corrientes
socialista y comunista, más afectos al "camarada", son por demás
sugerentes, y componen una idea estimulante.



El congreso de Devoto:

"Nosotros, anarquistas y simpatizantes provenientes de varias
localidades y diversos lugares del país, detenidos en la Cárcel de Villa
Devoto, estamos de acuerdo en considerar que la condición preliminar de
la resurrección de nuestro movimiento, sea el terminar de una vez para
siempre con las divisiones, los rencores, los malentendidos y los odios
existentes entre los anarquistas de la Argentina".

La mayoría de los testigos afirman que la iniciativa partió de uno de
los militantes más jóvenes y notables del movimiento, Enrique "el negro"
Balbuena. Como ocurrirá numerosas veces en la historia del anarquismo
rioplatense, fueron jóvenes quienes iniciaron la renovación y
recuperación de un movimiento que por entonces se encontraba en terapia
intensiva. Balbuena, -militante platense- se había acercado a los
libertarios luchando por la reforma universitaria, como muchos de su
generación. Y como la mayoría de su generación observaba con espanto el
avance del fascismo en la época que le tocaba vivir.

El sábado 17 de enero de 1932 apareció una larga carta publicada en la
Adunata dei refrattari, dirigida a "Los anarquistas y simpatizantes de
la Argentina" y firmada colectivamente por setenta y tres prisioneros
políticos que acordaron su redacción y los compromisos que ella
importaba.

Se daba inicio a la más fabulosa -por anecdótica y trascendental-
reunión política de militantes anarquistas en la historia del movimiento
del Río de la Plata.

En la Cárcel de Devoto (Unidad 3) una de las tres cárceles de encausados
[no condenados] que poseía entonces la Capital Federal se hacinaban los
prisioneros que la represión del régimen hacía en las filas obreras y el
movimiento popular. Debido a las diferencias políticas que dividían a
las corrientes de izquierda, y al nivel violento al que habían llegado
sus relaciones, la autoridad carcelaria había decidido aislarlos en
pabellones por corriente política: anarquistas en el famoso Cuadro 3º
Bis, los comunistas en otro, en otro socialistas, en otro sindicalistas.

La decisión de las autoridades carcelarias permitió la reunión de un
número inmenso de cuadros militantes medios.

Lo cierto, es que si la represión fue brutal, no obstante le ofreció al
movimiento una oportunidad histórica que no desaprovechó.

Aquellos que no pudieron sentarse a discutir sus diferencias y
conflictos -en muchos casos trágicos- durante más de diez años, lo
hicieron ahí, cuando el encierro los enfrentó con sus propias torpezas.

En la cárcel de Devoto y más específicamente en el "cuadro 3ro. Bis" se
hacinaban más de 300 militantes que resolvieron debatir sus diferencias
en un Congreso, que realizaron allí mismo bajo la mirada "atenta y
vigilante" de los guardias del penal.

Las actas del congreso fueron tomadas por Jesús Villarías, que fue
editor del periódico Pampa Libre de Gral. Pico, La Pampa y después de
Brazo y Cerebro de Bahía Blanca. Estas se enviarían como antecedente al
Congreso de Rosario del '32.

Son en general militantes de la Capital Federal y de diversos pueblos de
la Provincia de Buenos Aires, aparte de los contados militantes de La
Pampa y de Río Negro. Están ausentes los militantes de Tucumán y del
nordeste (Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe), apenas figuran tres
militantes de Rosario, cuando consta que las cárceles de la provincia
estaban llenas.

Por las noches eran "cantados" los nombres de los que serían trasladados
al sur, y como cuentan algunos protagonistas del Congreso "todas las
mañanas había que ver con que bajas nos enfrentábamos para continuar las
discusiones...".

El párrafo siguiente nos habla de una autocrítica y de una constatación
del estado general del movimiento.

"...Esto no es sólo consecuencia de la reacción dictatorial. Este estado
de debilidad y de discordia existía incluso antes de la Dictadura
uriburista; y fue precisamente una de las causas que facilitaron al
general su acceso al poder, y después le permitieron actuar más
fácilmente en su diseño liberticida; aniquilando cuanto había
sobrevivido a la guerra intestina que por años desgarrara al movimiento
anarquista argentino..."

En dos pequeñas frases perdidas en el texto asoman las características
de un pacto tácito del encuentro de Devoto y que caracterizaría a la
FACA (Federación Anarco Comunista Argentina) en adelante y al movimiento
en general. Dice "...y de contener la infiltración de las tendencias
autoritarias en el movimiento obrero y social..." dejando claramente
afuera de todo acuerdo al marxismo. Y más adelante "...unión en la lucha
contra todos los enemigos de la libertad..." aunque pudiera
interpretarse como una censura no sólo del fascismo sino también del
stalinismo, y entonces podría interpretarse que quienes están en la
frontera de cualquier acuerdo son los comunistas del PC, en realidad
-por el comportamiento que la FACA tuvo posteriormente y el resto del
movimiento también- el anatema está dirigido contra cualquiera que no
sea anarquista.

José Grünfeld, participante del encuentro, sintetiza en tres temas
fundamentales el debate planteado en este Congreso: 1) la necesidad de
un diálogo fraterno en el seno del movimiento por encima de las
diferencias que lo separan, 2) la necesidad de encontrar un medio de
coordinación de la militancia que impida el desorden en que éste cayera
durante los últimos años y sobre todo la inacción que lo invadiera en el
mismo instante del avance del fascismo y 3) el crecimiento y extensión
del Partido Comunista.

La revolución rusa tuvo en la Argentina y específicamente en el
movimiento una influencia considerable, armando y deshaciendo alianzas o
produciendo rencores inacabables. Al mismo tiempo produjo una renovación
teórica, o al menos la planteó, augurando mucho más de lo que finalmente
se consiguió.

Esta carta se ha transformado en el único documento al que es posible
acceder sobre aquel encuentro. Es posible encontrar menciones a la
existencia de otros documentos como memorias, resúmenes e incluso actas
de aquel Congreso de Devoto, y seguramente cualquiera de estos
documentos puede estar hoy en las manos más insospechadas oculto bajo
papeles húmedos y deshechos. Las propias modalidades del encuentro
hicieron que aquellas discusiones no pudieran plasmarse en la prensa
libertaria.

Así como en esta carta fundacional podemos encontrar en esbozo acuerdos
tácitos que ataban a los firmantes, también encontramos algún acuerdo
organizativo de más largo aliento. Asoma en este párrafo "...Constituir
un movimiento único, lo bastante amplio para que en su seno tengan lugar
todas las expresiones y todas las diferencias de los ideales
libertarios, y lo suficientemente sólido para reemprender con renovado
ardor la variada actividad de la propaganda, de la influencia libertaria
y de la acción revolucionaria."

Vemos el diseño de algo que se propone como una organización del
movimiento. No un partido, sino más bien una federación de grupos. Esta
contradicción permanecerá latente en los inicios de la FACA y continuará
la discusión con la tendencia a constituir un sólido y democrático
partido libertario, con fuertes estructuras, escuadras de militantes
bien preparados y entrenados, cuadros formados en la autodisciplina, en
la disciplina que muchos encontrarán en la España republicana después,
pero que ya entonces practicaron en la clandestinidad absoluta que
sucedió al golpe de Estado de Uriburu.

Si bien el Partido Comunista no es un modelo para esta construcción a
que aspiran los libertarios, es cierto que aquella disciplina formidable
promueve admiración en ellos.

Su eficiencia, probada ya desde las jornadas de octubre y noviembre del
'17 en Rusia, los convence de la necesidad imperiosa que el anarquismo
tiene de una organización que pueda enfrentar la hegemonía absolutista
del PC en la emergencia de una posible crisis revolucionaria.



Extracto de la ponencia de Fernando López Trujillo a las II Jornadas de
historia de la Izquierda en el CeDInCI, Buenos Aires 2002.





--------------------------------------------------------------------------------
[1] La concertación, es un bloque de partidos socialdemócratas y
democratacristianos que llegó al poder como un solo bloque en 1990,
encabezando el ala "moderada" de la oposición a la dictadura, y desde
entonces son gobierno. Fue la oposición burguesa que pactó mantener el
modelo dictatorial. Su primer presidente, Patricio Aylwin, es un
conocido golpista en 1973.

[2] El espíritu central de la constitución, es impedir el accionar de la
izquierda legal, mediante el sistema binominal de votaciones, que
favorece la formación de bloques de centro con amplias facultades
represivas al ejecutivo propio de un estado de contrainsurgencia.
Favorece el actual modelo neoliberal y tiene una legislación laboral
arcaica, que permite el fraccionamiento sindical y aprueba la amnistía a
los torturadores y asesinos de la dictadura.

[3] Plebiscito popular donde se consulto la continuidad o no de Pinochet
el frente del ejecutivo.

[4] Policía política de Pinochet.





*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center