A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) El Libertario #38: Los negocios de ChevronTexaco con la llamada “revolución”

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Wed, 30 Jun 2004 23:15:40 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

APLAUDA PRESIDENTE, APLAUDA
Rafael Uzcategui
Entender el mapa actual de los mecanismos de dominación es enfrentarse a
un mundo más complejo que hace 15 años atrás, cuando la geopolítica
mundial estaba determinada por el enfrentamiento entre dos grandes
superpotencias: Estados Unidos y la Unión Soviética. En el proceso que
conocemos como globalización, la racionalidad económica lleva la batuta en
cuanto a las decisiones que rigen los destinos del conjunto de países. La
realidad del poder mundial supera los Estados e implica la emergencia de
nuevos poderes que trascienden las geografías nacionales: los organismos
multilaterales de financiamiento (FMI, BM) de la mano de los grandes
consorcios bancarios y de finanzas así como las compañías multinacionales.
Para que tengamos una idea de la influencia de estas últimas, citamos un
dato de 1993 de la ONU: En 1993 350 multinacionales tenían bajo su mando
7.000 industrias claves en el mundo industrializado, las que a su vez
controlaban la búsqueda y distribución de materias primas en los países de
la periferia.
Una visión de cambio social que no incluya explícitamente estas
realidades, pensando todavía la dominación en términos de “imperialismo”
unilateral, allana el camino para esta cara renovada del capitalismo. Este
es el caso venezolano. Como publicáramos en El Libertario #37
(“Globalización a paso de vencedores”) a pesar de los discursos
incendiarios sobre “antiimperialismo” y “soberanía nacional”, las
políticas económicas concretas del actual tren gubernamental han
profundizado la apertura hacia la inversión extranjera en los sectores
álgidos de la economía global: banca, telecomunicaciones y, especialmente,
energía.
Venezuela: buhonera de materia prima
Antes del arribo de Hugo Chavez a la primera magistratura se personalizaba
en Luis Giusti, presidente emblemático de la compañía petrolera del Estado
venezolano Pdvsa, la privatización progresiva de la industria encarnada en
su política de apertura al capital privado. Hoy, la gerencia chavista
liderizada por Alí Rodríguez –paradójicamente un veterano de la lucha
armada local de corte izquierdista- continúa privilegiando ampliamente la
inversión extranjera, extrañamente, sin la abierta oposición que tal
medida tenía en el pasado. Además de trusts como Shell, British Petroleum,
Repsol YPF y Totalfinal Ef, una conocida multinacional ha sido ampliamente
favorecida por negocios concertados y concretados durante el llamado
“Proceso”, tal compañía es ChevronTexaco.
ChevronTexaco (como ellos mismos lo explican en su sitio web
-www.chevrontexaco.com-) es la segunda compañía internacional de petróleo
de Estados Unidos, resultado de la fusión de las empresas Chevron y Texaco
en octubre del 2001. Contando con 25.000 estaciones de servicio, 83.000
millones de dólares en activos, reservas netas comprobadas en 11.500
millones de barriles, una producción diaria estimada en 2.7 millones en el
mundo entero y 51.000 empleados. Su presencia en Latinoamérica se remonta
a 1913, un territorio en progresiva expansión para sus actividades tanto
que, como afirman, “hoy en día es una de las productoras internacionales
de petróleo más importantes en Venezuela y Colombia”.El interés de ChevronTexaco por Venezuela no se inaugura con la llamada
“Revolución bolivariana”. En 1945 Chevron descubre el campo petrolero
Boscan ubicado en la costa oeste del Lago de Maracaibo, operándolo hasta
1976 cuando el país caribeño nacionaliza su industria energética. Desde el
1 de julio de 1996, Chevron volvió a ser el operador del Campo de Boscan,
bajo un acuerdo de operación con Pdvsa. La multinacional ha aumentado la
producción en más de un 25% desde el reinicio de operaciones, pasando de
78.000 a 115.000 barriles de petróleo diarios. Hoy en día, se cree que
Boscan aún cuenta con unas reservas recuperables de 1.600 millones de
barriles. Con un costo operativo menor a 1.70 U$ por barril, Boscán es una
de las operaciones con costo más bajo del país. De hecho, una encuesta
citada por la empresa entre nueve operaciones en Sudamérica mostró que
Boscán tiene el costo de perforación por pie por día mas bajo, y el mejor
tiempo de perforación medido en pies por día.
Otro yacimiento de vieja data es LL-652, ubicado en el corazón del Lago de
Maracaibo. Desde 1997, ChevronTexaco y sus socios, Statoil, BP y EPIC –una
división de Pdvsa- han tenido los derechos de operación en el mismo, el
cual se estima que contiene alrededor de 2.700 millones de barriles de
petróleo. Con una participación del 27%, Chevron Texaco se convirtió en
operador del campo en 1998, cuando la producción estaba por el orden de
los 8.400 barriles de petróleo diarios. Actualmente esta se ubica en
17.000 barriles de petróleo por dia.
ChevronTexaco no es una cooperativa
La autodenominada “Pdvsa del pueblo” ha mantenido los lineamientos de la
apertura petrolera iniciada a mediados de los 90´s. La Faja del Orinoco ha
sido dividida en cuatro zonas: Zuata, con participación de Conoco; Cerro
Negro para Exxon-Mobil y Veba Oel; Machete para Totalfinaelf y Statoil y
Hamaca, con Chevron-Texaco y Philllips. La participación de Pdvsa en estos
proyectos oscila entre el 30% y el 49,9%.El Proyecto Hamaca en una asociación junto Pdvsa y Phillips Petroleum
Company iniciada en el 2001 y terminada en un 86%. La ChevronTexaco
participa con 3.800 millones de dólares de inversión. Conteniendo más de
30.000 millones de barriles de petróleo a lo largo de los 34 años de
concesión y vida estimada del campo, se espera que la producción pico
llegue a 190.000 por dia.
A largo plazo , el Proyecto Hamaca promete tener un “impacto positivo en
la economía venezolana”. La fase pico de la construcción de las
instalaciones de mejoramiento del crudo y de las instalaciones de
producción generará empleo para unas 6.000 personas. Una vez que se
complete la construcción, las instalaciones necesitarán 700 empleados
permanentes.En el área de la explotación de gas natural ChevronTexaco ha obtenido de
manos del gobierno “bolivariano” dos de los cinco bloques de la Plataforma
Deltana, un área de 25.000 kilómetros cuadrados costa afuera considerada
la mayor reserva gasífera del país. En este yacimiento, la multinacional
producirá gas venezolano compartiendo un gasoducto de 200 millas y usando
una planta de GNL ubicada en Güiria destinado a suplir el mercado
estadounidense.
La diplomacia realizada por ChevronTexaco a nombre de Venezuela rinde
resultados económicos distintos a los impasses en la misma área
protagonizados por Miraflores. En un esfuerzo por desarrollar nuevos
mercados, recientemente ChevronTexaco lideró las conversaciones entre los
gobiernos venezolano y colombiano que culminaron en la firma de una carta
de entendimiento entre Ecopetrol y PDVSA para realizar a futuro la
construcción de un oleoducto entre ambos países. Como bien lo sabe Ali
Moshiri, director de ChevronTexaco para América latina, el gobierno
venezolano podrá decir diplomáticamente lo que quiera del gobierno de
George Bush, en el plano concreto de las negociaciones económicas el
Estado venezolano ha cumplido de pie juntillas sus compromisos económicos
internacionales: suplidor seguro de energía –en todo momento como en la
invasión contra Irak- para los Estados Unidos, pagador puntual de la Deuda
Externa y mercado ávido de inversión extranjera con inmejorables garantías
–tratado de no doble tributación-.
Aplauda presidente aplauda
"La presencia de Chevron Texaco, empresa estadounidense en Venezuela, es
indicativa de que nuestra relación con Estados Unidos es histórica y
profunda." La afirmación proviene del propio presidente Hugo Chávez, cuyo
discurso del 9 de marzo del 2004 ilustra claramente su visión
gubernamental sobre las negociaciones con el gran capital extranjero. El
acto de concesión del bloque 3 de la Plataforma Deltana a la multinacional
estadounidense fue generoso en halagos a la compañía y a los Estados
Unidos: "aspiramos a que nuestra relación comercial con los Estados Unidos
tenga la misma dinámica positiva en lo político, en lo social y en todos
los demás ordenes". Incluso, el sentido de las afirmaciones de Chávez
contradecía sus propias palabras, las de una semana antes al frente de la
“Marcha nacional antiimperialista” en Caracas: "no tenemos ni pizca de
dañarlas –las relaciones con EEUU-, en 5 años hemos estado abasteciendo de
manera constante y segura, cada día de esos 365 días de petróleo a los
Estados Unidos". Mucho se ha especulado sobre la presunta vocación
antiimperialista del actual primer mandatario venezolano, pero para Alí
Moshiri “los affairs políticos domésticos no han evitado que ChevronTexaco
expanda su relación con Venezuela”. Como lo declaró a la agencia Reuters
el pasado 18 de abril, para el alto ejecutivo del emporio enérgético
negocios son negocios: “La política está separada de los negocios en
Venezuela. Las oportunidades son tales que estamos trabajando en encontrar
y asegurar nuevos negocios”. A pesar de los dimes y diretes entre
Miraflores y el Pentágono, Moshiri es tajante en afirmar “nosotros no
hemos tenido retraso en ninguno de nuestros proyectos”.
Pero, la compañía que se vanagloria de ser socia comercial del llamado
“Proceso” en Venezuela, es duramente cuestionada por movimientos sociales
en todo el planeta. Uno de los casos más famosos de esta resistencia es la
de Ken Saro-Wiwa un hombre perteneciente a la comunidad de los Ogoni,
etnia minoritaria situada en el Delta del río Níger, zona muy empobrecida
a causa de las multinacionales petroleras como la Chevron. En 1990 funda
el Movimiento para la Supervivencia del Pueblo Ogoni (MOSOP), desde el
cual reclamaban autonomía política; participación en las riquezas
petroleras extraídas de sus tierras; y el derecho a controlar su entorno
ecológico. Durante una manifestación son asesinados 4 Ogoni y Saro-Wiwa es
arrestado por “incitación a la violencia”. Juzgado por un tribunal militar
fue increíblemente acusado por “complicidad con los asesinatos”, por lo
que fue ahorcado el 10 de noviembre de 1995. En nuestro continente
organizaciones de base del Ecuador han llevado a los tribunales a la
compañía para que se responsabilice de los daños ecológicos y sociales
ocasionados durante las tres décadas de operaciones en su país. Otras
organizaciones –entre ellas, paradójicamente “redes bolivarianas”-
denuncian la intromisión de ChevronTexaco en el vecino país acoplada bajo
los lineamientos del Plan Colombia. En los Estados Unidos, el movimiento
antiglobalización convocó a un boicot de los productos de la
multinacional, debido al aporte de 800.000 $ que ChevronTexaco realizó a
la campaña que llevo a Bush Jr. a la presidencia y que desencadenó la
invasión a Irak.
Aquel 9 de marzo, Chávez sugería que las inversiones de 400 millones de
dólares en el país por parte de ChevronTexaco debían tomarse como un
respaldo a su “Revolución”. Ignorando el papel que el trust energético ha
desempeñado en la dominación de los países en desarrollo y lo que
significa para los movimientos populares en todo el mundo, en el acto se
deshizo en halagos a Alí Moshiri: “Chevron Texaco merece el aplauso y
reconocimiento de todos nosotros”. ¿Seguiremos los revolucionarios
aceptando el chantaje –y por tanto aplaudiendo a gente como ChevronTexaco-
o señalando con decisión las contradicciones y caminando con autonomía y
firmeza hacia delante?





*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center