A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) TIERRA Y LIBERTAD Nº 191: La gran mentira del comunismo

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Sat, 5 Jun 2004 21:02:34 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

No es mi pretensión desmontar de raíz la doctrina marxista, no tengo ni
cultura, ni un mínimo intelecto para ello. Pero si quiero hacer constar
que el pensamiento de este hombre -quizá la influencia más importante en
el siglo XX, eso no se puede negar- tomado como dogma, con sus
concepciones mesiánicas y, al mismo tiempo, clasistas del proletariado -ya
que consideraba que debía existir una jerarquía en el mismo-, estaba
abonando el terreno para la existencia de una nueva elite explotadora y
finalmente el mayor de los horrores. Es decir, se puede considerar que
Marx, y posteriormente Lenin adecuándolo a las circunstancias,
consideraban que una brillante vanguardia llevaría a las ignorantes masas
al paraíso proletario.Si algo pretenden estas líneas es señalar lo obvio, la obviedad de una
ideología convertida en posiblemente el mayor cataclismo político y
cultural del siglo XX, en la forma más perversa de totalitarismo
disfrazada de emancipación obrera con el consentimiento de tantas y tantas
personas que se decían comprometidas con la "nación de la clase obrera"
que constituía la URSS, coetáneos del dictador Stalin y por lo tanto
cómplices de la eliminación de multitud de voces disidentes, incluyendo a
los anarquistas ucranianos, quizá de los pocos merecedores del
calificativo de revolucionarios.Observando la materialización de las formas más perfectas de totalitarismo
-es decir, el control absoluto por parte del Estado de la vida de los
ciudadanos, un control que, exista en mayor o menor medida, aspiran los
anarquistas destruir de forma definitiva, en su aspiración de máxima
libertad-, del que ya nos advirtió una de las pocas mentes lúcidas y
honestas de su tiempo, George Orwell, resulta como una terrorífica cebolla
en la que vas eliminando capas y capas plagadas de horror y solo es
posible encontrar más y más mentiras maquilladas de ideología
emancipadora: como ya he tratado de señalar al principio, difícilmente se
sostiene, como muchos hoy en día se empecinan en seguir afirmando, que la
idea marxista siga siendo válida a pesar del fracaso de su praxis, cuando
dentro de su propia doctrina se exige que, para demostrar su validez
científica, la teoría debe demostrarse con la práctica, pues bien, la
práctica del marxismo ha sido el totalitarismo y el campo de exterminio,
sin más lecturas; Stalin fue un digno sucesor de Lenin que ya preparó el
terreno para la dictadura de un sólo partido, adueñándose y eliminando
toda posible revolución democrática y socialista; Trotski, que
posteriormente sería un recurso de los marxistas disidentes del
estalinismo con su revolución permanente, y su ejercito rojo acabaron con
los intentos autogestionarios de Kronstand -cuya comuna reclamaba total
independencia- así como la revolución anarquista ucraniana promovida por
Nestor Majnó.En los primeros años de la revolución soviética muchos fueron los que se
entusiasmaron con la misma -gran parte de ellos quizá de manera honesta,
algunos supieron rectificar-, con esa materialización de los "sueños
revolucionarios de la humanidad", la sociedad sin clases, sin olvidar, eso
sí, que habría que atravesar primero el "mal trago" de la dictadura del
proletariado, naturalmente la dictadura se convirtió primero en la de un
solo partido y, muy pronto, en la de una sola persona. Los medios de
comunicación europeos no se hacían eco del absolutismo bolchevique, con la
excepción de los anarquistas que estaban al corriente de lo sucedido en
Ucrania y, además, una delegación de la CNT efectuó una visita a la URSS a
principios de los años veinte realizando un informe muy crítico. Hay que
mencionar también que dentro de las fuerzas revolucionarias de oposición
al bolchevismo en el mismo seno de la revolución, posteriormente a los
anarquistas ucranianos y a la comuna de Kronstandt, existió la llamada
"oposición obrera" que trató de que los soviets -consejos que funcionaban
o deberían funcionar como órganos de gobierno locales- llevaran a la
autogestión económica enfrentada a la centralización burocrática y
jerarquizada del Estado.Los posteriores Procesos de Moscú nunca estuvieron basados en la verdad,
es decir, divergencias políticas, sino creando las mentiras más
disparatadas, aplicadas incluso a antiguos dirigentes bolcheviques caídos
en desgracia, acusados de espionaje, sabotaje o traición de cualquier otra
índole. En la mejor tradición proveniente de la URSS, los estalinistas
españoles durante la Guerra Civil emplearon dicha táctica para acabar con
el POUM, llegando a publicar un libro relatando las actividades de
espionaje franco-fascistas de ese partido, con un prólogo del prestigioso
escritor católico José Bergamín. A colación de este episodio, que acabó
finalmente con todo conato auténticamente revolucionario en España, hay
que mencionar la actitud de los partidos comunistas europeos como
ejecutores de los designios de Stalin, ya que otra de las grandes falacias
históricas es la de negar responsabilidades en tantos dirigentes
comunistas -alabados en este país gracias a su supuesta lucha
antifranquista- así como intelectuales que brindaron su apoyo al Estado
soviético, cuyos horrores no solo tenían que ser conocidos sino en muchos
casos terroríficamente justificados por tanto pseudorrevolucionario como
algo necesario para la construcción del socialismo. Podemos buscar muchas
semejanzas entre los sistemas totalitarios que han ensombrecido el siglo
XX y una de ellas es la perfección de sus aparatos de espionaje y
policiales, hay que recordar el pacto nazi-soviético que llevó a los
partidos comunistas a una táctica de propaganda anti-burguesa en contra de
las democracias occidentales dejando de lado la expansión nazi que estaba
teniendo lugar. Solo con el ataque sorpresa de Hitler a la URSS en 1941 y
la consiguiente entrada del Estado soviético en la Segunda Guerra Mundial,
Alemania se convirtió para la propaganda oficial comunista en un Estado
agresor fascista. En Francia, el Partido Comunista supo venderse muy bien
posteriormente como el gran y casi único partido de la Resistencia. En
España ocurriría algo similar en la lucha contra el régimen franquista y a
la muerte del dictador, el partido que lideraba Carrillo se las arregló
para aparecer como el auténtico garante de la democracia de las masas. La
historia ha colocado al PCE tan solo parcialmente en su lugar, ya que el
olvido histórico toma diferentes formas según los intereses de los que lo
traten, sea por parte de aquellos que quisieron aplastar totalmente la
libertad mediante la construcción del Estado totalitario o por éstos que
no se sonrojan al afirmar esa estupidez de que hemos llegado al fin de la
historia, que no solo sostienen que la lucha de clases forma parte ya de
otra existencia sino que niegan a tantos hombres y mujeres que quisieron
crear un mundo donde no hubiera cabida para la injusticia, que no
sustituyera una forma de represión y explotación por otra, como sí
hicieron los comunistas.Soy bastante joven y me cuesta bastante hablar tan categóricamente de todo
esto, pero me siento obligado a señalar a aquellos dirigentes comunistas
españoles que se las han arreglado para pasar a la historia como
defensores a ultranza de las libertades. La realidad fue otra bien
distinta. La realidad es que a estas alturas no se puede sostener que los
horrores eran cosa del régimen estalinista con el desconocimiento por
parte de estas figuras. Por cierto, ahora que por tristes caprichos del
dios mercado el asunto de los maquis está en el candelero, hay que hablar
de esa terrorífica historia tan poco divulgada que habla del cansancio de
Stalin respecto a los guerrilleros españoles y su orden de acabar con los
mismos dirigida a una delegación del PCE encabezada por Carrillo e
Ibárruri, que acataron su deseo de manera inmediata, llegando incluso por
parte de Carrillo a ordenar la liquidación de las últimas guerrillas.La historia se escribe de manera insultantemente maniquea. Durante la
mayor parte del tumultuoso siglo que acabamos de abandonar, ese siglo
dominado por esa pandemia llamada ideología que, parafraseando a Bakunin,
ahoga en cualquier caso el pensamiento, muchos se resistieron a
manifestarse en contra del comunismo ante el temor de ser tildados de
fascistas, cuando en la práctica hay mínimas diferencias entre estos
sistemas totalitarios. Hoy todavía sobrevive gracias a la perpetuación de
la mentira en las mentes de tantos izquierdistas el mito de la Cuba
comunista, esa maravillosa isla tan maltratada por la historia, atenazada
por ese híbrido de dictador bananero y guerrillero pseudorrevolucionario
que es Fidel Castro. He tenido ocasión de visitar la isla en un par de
ocasiones y he podido comprobar -es presuntuoso quizá utilizar este verbo
por respeto a tantas personas víctimas del régimen castrista, emplearé el
de intuir- el horror de la mejor tradición estalinista: culto a la
personalidad del líder, Estado policial en toda regla, burocracia y
centralización llevadas al límite... escuché relatos estremecedores sobre
torturas y delaciones promovidas por un sistema que ha llevado a la gente
a no tener ninguna esperanza en la mayor parte de los casos, o a
alimentarse de la gran mentira en muchos otros. Hubo también quien me
preguntó cómo era posible que se siguiera teniendo desde fuera esa imagen
"amable" de todo un dictador. La respuesta hay que buscarla en esa gran
mentira que es el comunismo.
José María Fernández




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center