A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Itália: VI Congreso de la Federazione dei Comunisti Anarchici - Moción sobre la intervención sindical (it)

From Federazione dei Comunisti Anarchici <internazionale@fdca.it>
Date Wed, 28 Jul 2004 20:35:06 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Desde el 19 hasta el 20 de junio tuvo lugar el 6° Congreso de la
Federazione dei Comunisti Anarchici (FdCA). Enviamos el texto de la
moción sobre la intervención sindical que el Congreso aprobó por
unanimidad. Las mociones y los documentos aprobados por el Congreso están
ya disponibles en italiano en www.fdca.it, e temprano también en otras
lenguas.

1. El cuadro internacional
En los últimos 3 años los procesos de concentración del poder económico y
político-militar conocieron una considerable aceleración, a nivel sea
internacional sea de cada Estado, marginando las tendencias (aunque
capitalisticamente compatibles) empeñadas en la realización de un
arreglo, constituido por una pluralidad de poderes y políticas
neoreformistas estatales, para conjugar siempre el más alto beneficio
capitalista con una protección social cada vez más baja.

Guerras imperialistas, crisis financieras, "deregulation" del marco
institucional/legislativo de protección de las classes subordinadas,
destrucción del tejido solidario del mundo del trabajo salariado,
agresión al ambiente y la salud, golpean directa o indirectamente a los
pueblos, para los cuales resulta cada vez más difícil organizar y
exprimir formas de disenso, contestación y lucha por intentar la
modificación de situaciones fruto de las decisiones económicas,
políticas y militares de un poder que con dureza cada vez mayor
gobierna en el nombre de las normas que él mismo autoproduce... para
gobernar.

La reducción y el desmoronamiento de los espacios de confrontación y
negociación, o bien la transformación de éstos en falsas mesas de
negociación para defender las compatibilidades capitalistas, revelaron el
rostro feroz del capitalismo militarista y la patética
indisponibilidad de sus tendencias neoriformistas a proteger también los
intereses mínimos de las clases subalternas.

En esta situación se desarrolló un movimiento grande de oposición -
internacional y heterogéneo en su composición - protagonista de
extensas movilizaciones populares, llenas de significado por la gran
participación de masa, las patentes potencialidades de autorganización y
autogestión, la capacidad de confrontarse en las calles con la
violencia de la represión de los aparatos del Estado.


2. El cuadro nacional

En Italia, estes últimos 3 años vieron la ruptura definitiva de un marco
social construido en la última década del siglo XX, ahora ya inadecuado
para encarar la colisión social en curso. Por un lado, la caída acelerada
del poder de adquisición de los salarios (-9,3% para los obreros, -11.1%
para los empleados, -27% para los jubilados), por otro lado el fracaso de
la "política de los réditos"; a la arrogancia patronal en las
planificaciones empresariales (léase movilidad y
despidos) y en las renovaciones de los contratos (léase aumentos
equivalentes a la inflación programada, más baja que la determinata por
el ISTAT, para no hablar de la real!!), corresponde el fracaso de la
política de la concertación; y a las incesantes restricciones de los
derechos del trabajo (modificación del art.18 del Estatuto de los
Trabajadores, ley 30/2003, ley 83/2000 contra la huelga, contratos
separados sin consultación previa), corresponde la crisis del modelo di
representatividad impuesto por los sindicatos que se auto-llamaron
"mayormente representativos".

La inevitable y consiguiente radicalización del conflicto en el mundo del
trabajo, pues, hizo emerger el nunca adormecido talento de la clase
trabajadora para redescubrir su propia autonomía de lucha y
organización: desde los trabajadores de la Fiat hasta los sin
plantilla, desde los metalúrgicos hasta los trabajadores de los
transportes. Quebrado el marco de la concertación, vuelven a pesar las
relaciones de fuerza, la capacidad de lucha y defensa de los intereses
específicos de los trabajadores, fuera de cada jaula neocorporativa. Si
la batalla salarial es siempre dura y difícil en muchas categorías, por
otro lado se reabre la questión de la indisponibilidad total y
intangibilidad del derecho de huelga, que se desvincula de la camisa de
fuerza hecha por las normas anti-huelga y los códigos sindicales de
autoreglamentación.

Los enlaces entre las luchas sindicales y sociales por los derechos de
los inmigrantes, la tutela del ambiente, la paz, y contra el
proibicionismo, ocurrieron en un escenario social lacerado de propósito
por el uso infamante de la tacha de terrorista dada a quienquiera fuera
tan atrevido de oponerse a los supremos proyectos del ejecutivo.

No hubo ninguna fase del conflicto de clase de los últimos 3 años que no
haya visto a los movimientos sociales víctimas de preventivas
represiones mediaticamente valiosas, que golpearon en varias formas
también las luchas sindicales - castigos, despidos, ataques policíacos,
con un evidente crecimiento de la intensidad de las huelgas desde 2002.


3. La respuesta sindical

3.1 El conflicto que se creó en los últimos años estorbó mucho a las
burocracias sindicales, ahora ya acostumbradas al trabajo fácil
después, por lo menos, de una década de concertación. Apareció luego
evidente la incapacidad de administrar las situaciones engendradas por el
crecido nivel de enfrentamiento social.

No asombra por lo tanto que - después del cambio de gestión de la
Confindustria (la Confederación Patronal) y la consiguiente mudanza de
política - los líderes sindicales confederales, con una sola excepción,
hayan sido prondo seducidos por las sirenas de la neo-concertación. Lo
dimuestra el reciente acuerdo sobre el tele-trabajo.

Quizás podemos imaginar la propuesta de una nueva política de
moderación salarial, esta vez con la justificación de salvar al país de
la amenaza de la decadencia industrial, naturalmente como siempre a
costas de los trabajadores y de las trabajadoras..

En un pasado reciente las políticas salariales fueron acompañadas por la
inseguridad en el trabajo ("Paquete" Treu e Ley Biagi) y la
abolición de derechos.

Por su lado, los empresarios obtuvieron una reducción neta de los
costes del trabajo, mayores ganacias, mano de obra más inestable, menos
cualificada, y por esto más facilmente reemplazable y controlable a
través de la fragmentación de las figuras contractuales (situación debida
también a la elección de un camino de "perfil bajo" para el desarrollo
industrial, eligiendo la competición acerca del coste del trabajo y
renunciando a las políticas de innovación tecnológica).

Además se puede prever que a la precarización del trabajo se acompañe un
ulterior ataque al sistema público de las jubilaciones a través de la
expropiación (de una manera más o menos forzosa) del TFR
(tratamiento de fin de trabajo) y la creación de fondos privados de
jubilación.

Esta operación aumentará ulteriormente la masa de los capitales que
alimentan los circuitos financieros, en acuerdo con la tendencia hacia
una siempre mayor importancia dada a los capitales financieros a
menoscabo de los capitales productivos - como por otra parte hemos ya
puesto de relieve en el documento de análisis de la fase, donde está
escrito:
"Ésta [mayor importancia] en particular, ata la financia a la ganancia
rápida, limitando las inversiones a largo plazo (como en el sector de la
instrucción), las únicas que puedan llegar a diseñar un sistema
estable."

Será probablemente en línea con todo esto también la próxima y
anunciada reforma de las jubilaciones, llevando consigo un ulterior
aumento de la edad para poder ser jubilados; una reforma que aumentará
mucho el número de los jubilados futuros, a los cuales no se
garantizará nada, ni siquiera la sencilla sobrevivencia.

3.2 Al momento la sola anomalía en el mundo sindical confederal es la
FIOM, en cuyo interior se desarrolló un fuerte debate acerca de la
"política de los réditos": en su XXIII° congreso (anticipado) venció, con
una mayoría grande, la moción de la "izquierda", que pone un veto fuerte
sobre la propuesta de una "política de los réditos" y de una nueva
concertación.
Deremos ver como esta "anomalía" será resuelta dentro de los sindicatos
confederales, donde las posiciones serán, por lo contrario, en gran parte
favorables al proyecto de una nueva "política de los réditos".

3.3 En estos 3 años la CGIL, interviniendo con su peso organizativo,
fuerte de 5 millones de adherentes, naturalmente echó una sombra sobre el
sindicalismo de base, que parece oblidago a elegir lo que sobre todo
permite diferenciarse de la CGIL, más que a buscar la construcción de un
movimiento grande de masa contra el gobierno. Lo que se repitió
dramaticamente en ocasión de las recientes huelgas de otoño contra la
destrucción del sistema público de jubilación, con la agravante de
ulteriores divisiones entre los sindicatos de base.

El progresivo desmoronamiento de los carteles construidos fatigosamente
está llevando a una decomposición de la capacidad de coordinación
nacional del sindicalismo de base y a una crisis del principio mismo que
lo constutuye, como en el caso de ripetidas, varias y
contradictorias huelgas a las que llamaron - desde arriba - los
dirigentes sindicales de base.

3.4 A nivel local, y de las categorias, de cada manera el sindicalismo de
base logra desenvolver 3 funciones fundamentales para su
implantación en los territorios - probable futuro lugar neurálgico de la
lucha de clase:
1. la de ofrecer instrumentos y potencialidades a la expresión autónoma
de los trabajadores dondequiera las organizacones sindicales
tradicionales sean tránsfugas o hasta adversen la autorganización
obrera;
2. la de interceptar la dispersión de militancia sindical de tantos
trabajabores huérfanos de CGIL-CISL-UIL;
3. la de garantizar la democracia sindical en los lugares de trabajo
donde el sindicalismo de base consigue obtener los votos necesariospara
elegir sus proprias representaciones sindicales unitarias;
4. la de realizar una continuidad del antagonismo cuando la mudanza del
cuadro político haga refluir a los confederales hacia posiciones de
neo-concertación.

3.5 En este cuadro general, se inserta la reciente y ejemplar lucha de
los trabajadores de los transportes públicos. Ejemplar porque
autorganizada y de masa, capaz de involucrar sectores cada vez més
amplios del pueblo y de desenmascarar un sindicato y un
centro-izquierda (con todas sus componentes, no última la de las
organizaciones de consumidores), absolutamente alineados en el frente de
las privatizaciones de los servicios públicos y más cuidados de las
necesidades de la llamada "empresa Italia" que de las necesidades de los
trabajadores y ciudadanos.

3.6 Es necesaria la mayor solidaridad posible entre las diferentes
categorías de trabajadores para rechazar las tentativas de
criminalización en el sentido de considerar la autorganización como un
delito contra el orden institucional y la "seguridad del país". Es
necesaria la mayor movilización de masa que sea posible, para que la
represión no golpee a los trabajadores en lucha. Será necesario el
compromiso de todas la fuerzas sociales y políticas antiburocráticas y
antiautoritarias para que el malestar y la exasperación se vuelvan
proyecto libertario de lucha y autonomía.


4. Nuestra actitud general

Las luchas recientes engendraron una soldadura entre reivindicaciones
salariales y reivindicación de la libertad de huelga, y una
demonstración de autonomía de clase, como no se la veía desde mucho
tiempo.

En líneas generales se necesita reaccionar contra los procesos de
privatización en curso, y por esta frazón las renovaciones de los
Contractos Colectivos Nacionales de Trabajo (CCNL) tendrían que dar
espacio al salario y parar las privatizaciones, al mismo tiempo parando
también la deriva hacia jaulas salariales y salvando el contracto
nacional.

Es necesario subrayar la centralidad de la lucha salarial para la
reconstrucción de la unidad de clase, como ya dicho en nuestro programa
actual (Congreso de Diciembre de 1997). Sin embargo es necesario
reconducir la lucha salarial adentro de una plataforma social general,
donde el problema del salario sea presentado en sus articulaciones de
salario directo/indirecto/diferido.Todo esto en la perspectica del
redescubrimiento de un nivel ineluctable de reivindicación que tenga un
carácter agregador, para construir la organización sindical y la
representación de base desde abajo. El valor de la contractación debe de
estar fundado en la capacidad de escuchar las necesidades de la clase
trabajadora y de traducirle al nivel de reivindicaciones
conscientes y reunificadoras.

La crisis de la estructura contractual nacida de los acuerdos de los años
1992-1993 tiene que hacernos reflexionar por un lado sobre la necesaria
defensa del dúplice nivel contractuale, y por otro lado sobre los
procesos de federalismo y regionalización en curso también en el mundo
del trabajo, y sobre la consiguiente necesidad de desplazar la lucha
sindicale y contractual al ámbito territorial y sub-territorial (las
varias realidades productivas).


5. Nuestro papel en los lugares de trabajo, territorio, sindicatos

Nosotros elegimos a los trabajadores y a la unidad entre ellos antes de
que las denominaciones sindicales, y apoyamos las luchas de los
trabajadores por la defensa de sus intereses independientemente de la
forma o denominación escogida, del modelo de sindicalismo escogido,
siempre que se pueda mejorar las condiciones de vida del proletariado,
abrir espacios más libres en la sociedad. Y si en estas luchas y en los
sindicatos tenemos la capacidad de decir nuestra opinión y obra como
"guía", reforzaremos la autonomía de los trabajadores y el papel del
anarquismo de clase. Es decir haremos sindicalismo revolucionario
concreto; concreto... sindicalismo.

Es la realidad misma del trabajo - y no nuestro deseo revolucionario -
que determina la posibilidad de una organización sindical en lugar de
otra diferente. Es la materialidad de las relaciones de fuerza que
ensancha la posibilidad de un sindicalismo de lucha con práctica
libertaria, antes de que lo haga nuestro ser anarquistas.

La existencia de vanguardias y sectores de clase dentro de la corriente
de oposición interior de la CGIL, o dentro de muchos sindicatos
alternativos, debe de ser tomada como una realidad objetiva. Que nos
guste o no. Una estrategia se construye utilizando lo posible y no solo
lo justo abstracto. Pero el sindicalismo de lucha con práctica
libertaria no puede prescindir de 3 elementos:
- autonomía en frente de los partidos y de la política;
- unidad de los trabajadores, perseguida por la definición de una
plataforma general del sindicalismo de lucha (dondequiera y comoquiera se
lo represente); unidad de objetivos y métodos de lucha;
- fuerza revolucionaria, perseguida por una práctica libertaria de la
organización interior, confederal, de coordinamiento; y esto vale sea en
la fase de elaboración de la plataforma general sea en la fase de gestión
de ésta durante la contratación.


6. Plataforma Sindical

i. lucha por las libertades sindicales y políticas: libertad de huelga;
libertad de asamblea; libertad de organización sindical y de expresión en
los lugares de trabajo; libertad sindical para todos los subjetos
sindicales;
ii. lucha por el empleo y contra la inseguridad en las relaciones de
trabajo y cada "deregulation" del mercado del trabajo; lucha contra las
nuevas intermediaciones y agéncias privadas: abolición de la Ley
30/2003; a trabajo igual salario igual;
iii. lucha por el salario mínimo europeo de cada categoría de trabajo;
defensa (con propostas nuevas) del salario indirecto y de los servicios
sociales; defensa (con propostas nuevas) del salario postergado,
autodeterminación de los trabajadores por lo que se refiere al TFR y su
revalorización proporcionada al costo de la vida corriente;
iv. extensión a los trabajadores inmigrantes de los contractos de
trabajo, con plenitud de derechos y paridad de salario;
v. lucha contra la discriminación de derechos y garantías sociales, de
formas de trabajos y contractos de trabajo, aprovechando las
características productivas y socio-culturales de un territorio; lucha
contra el restablecimiento de las jaulas salariales;
vi. lucha por la disponibilidad de los servicios sociales para
quienquiera los necesite; lucha contra la privatización de los
servicios sociales (instrucción, salud, transportes, energía,
telecomunicaciones,...);
vii. lucha contra l'emarginación desde el mundo del trabajo;
viii. lucha por la igualdad salariale entre hombres y mujeres;
ix. apoyo internacionalista a la lucha de los trabajadores de otros
paises y otras áreas económicas;
x. lotta por la enseñanza libre, pública, gratuita y laica, para todos;
xi. lucha por el derecho al ambiente y la salud, no reemplazable
monetariamente y no negociable, por una mejor calidad de la vida;
xii. contrainformación contínua, reforzamiento de la organización y de
los organismos de defensa (cajas de resistencia, observatorios contra la
represión, coordinamientos de solidaridad con l@s compaer@a
golpead@a por castigos disciplinares, redes de soccorro legal), contra la
represión de las luchas sindicales;
xiii. refuerzamiento del Sindicato de los Consejos: todos electores,
todos elegibles; papeleta de voto blanca; revocabilidad; representantes
de sección por mandato de la assamblea; delegados a la mesa contractual
elegidos por los tradajadores para cada fase de la negociación.


7. Táctica sindical de los comunistas anarquistas

En los lugares de trabajo y en las diferentes categorías de
trabajadores hay el más alto nivel de explotación y de enfrentamiento: es
aquí que se necesita reconstruir la unidad de intereses entre los
trabajadores con diferentes formas de contracto, retomar en las manos la
negociación descentralizada que integre el contracto nacional,
tutelar el derecho a la salud, regular el horario para administrar mejor
la vida, soltar el salario de la productividad, rechazar el
chantaje del trabajo extra. Coordinamientos de delegados (rsu) de
sector y de conjuntos de sectores, de trabajadores garantizados,
provisionales, inmigrantes, pueden ser formas de cooperación, de unidad y
de lucha.

En el territorio es típico de los comunistas anarquistas construir
lugares y situaciones donde entretejer una trama de relaciones y de
elaboraciones sindicales prescindiendo de las adhesiones a una u otra
organización. Aquí la riqueza llega desde las diferentes experiencias
sindicales, los organismos autogestidos y los sindicatos y militantes que
persiguen objetivos de lucha - parciales y más generales - base posible
para federar en concreto a los trabajadores de diferentes
organizaciones sindicales. Cámaras del Trabajo intersindicales, "forum"
sindicales ciudadanos, coordinamientos regionales de sindicatos de base,
pueden ser los lugares adecuados a una defensa unitaria y eficaz de los
intereses de clase de los trabajadores, provisionales,
inmigrantes.

A nivel nacional corresponde particularmente a los militantes
sindicales anarquistas hacer de modo que sea posible federar sectores de
clase, militantes sindicales, sindicatos de base, alrededor de una
plataforma cuyos objetivos y principios indisponibles atañen salario,
horario, derechos, servicios, democracia sindical.

Para...
"(...) dar más fuerza a la acción sindical general en las luchas de gran
dimesión, reconstruir la unidad de los trabajadoresi, restablecer la
solidardad de clase, devolver al mundo del trabajo, y no solo,
democracia sindical y autonomía proyectual por una sociedad con más
igualdad y más libertaria" ("Llamada a los militantes sindicales
anarquistas y libertarios", FdCA 2001)


Documento aprobado por unanimidad
Cremona, 20 de junio de 2004


FEDERAZIONE DEI COMUNISTI ANARCHICI

http://www.fdca.it/fdcasp
internazionale@fdca.it





*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center