A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Venezuela: El gasoducto de la ChevronTexaco

From owner-anarqlat@webmail.rect.ucv.ve
Date Tue, 27 Jul 2004 19:24:59 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

de Periodico El Libertario
El gasoducto binacional Colombia-Venezuela
UN TERCER SOCIO LLAMADO CHEVRONTEXACO
Rafael Uzcátegui
En el pasado encuentro binacional entre los presidentes Hugo Chávez y
Alvaro Uribe, realizado en el Complejo Petroquímico El Tablazo en el
estado Zulia, el primer mandatario venezolano invitaba a soñar con una
hipotética prosperidad generada por la intervención de unos extraños y
bonachones empresarios de ojos rasgados. "Hace poco recibimos la visita
de empresarios chinos quienes quieren traer la inversión para, en un
acuerdo con Venezuela y Colombia, construir un poliducto desde el
occidente de Venezuela hasta el pacifico con el que tendríamos salida
directa a ese basto mundo que es el mercado asiático". Chávez, en uno de
sus ejercicios habituales de retórica, encantaba serpientes con un
eufemístico capitalismo oriental: "imagínense a un supertanquero
venezolano navegando por el Caribe y por el Atlántico, cruzando por el
cuerno de África para luego buscar la salida a la lejana China". El
Comandante con tales alegorías producía sombras chinescas, claroscuros
que distrajeran preguntas indiscretas, esas que pudieran revelar que el
encuentro entre ambos presidentes, signados hasta pocas semanas atrás
por los impasses diplomáticos, era producto de la paciente negociación
internacional de una de los principales multinacionales energéticas
estadounidenses: La Chevron-Texaco.

La diplomacia de ChevronTexaco
El 12 de febrero del 2002 en Houston, Texas, Alí Moshiri pronunciaba un
discurso con apenas 5 meses de haberse celebrado la fusión de los dos
conglomerados energéticos norteamericanos. Pasando lista de las ventajas
comparativas de las que disponía el emporio, no dudaba en afirmar "Somos
el mayor productor privado extranjero en Venezuela en términos de
producción diaria (...), operamos los mayores campos de gas natural en
Colombia". En el discurso titulado "América Latina corriente arriba:
Progreso y escollos", el director de ChevronTexaco para Suramérica se
mostraba optimista con la visión de negocios a desarrollar en el área:
"es difícil exagerar el potencial de América Latina. Este podría un día
exceder el de la antigua Unión Soviética". Moshiri apuntaba que "el
progreso únicamente puede continuar a través de un compromiso con los
mercados libres y una liberalización continua", pasando rápida revista a
los inconvenientes que a su juicio debían ser superados: "En América
Latina, las transacciones entre fronteras siempre han sido entorpecidas
por formulismos y por acuerdos regionales que resultan de un comercio
controlado". Para el directivo de la transnacional el objetivo estaba
claro: ejercer con inteligencia y discreción la diplomacia de los
negocios. Moshiri ya tenía en mente ese 12 de febrero la potencialidad
de un gasoducto colombo-venezolano, y así se lo hizo saber a la
concurrencia: "Mientras que el gasoducto Bolivia-Brasil sobresale como
un gran éxito, otros proyectos tremendamente promisorios han sido
detenidos en la frontera por una visión estrecha del interés nacional
(...) consideren el gasoducto Venezuela-Colombia, una unión natural
entre la región rica en gas del Norte de Colombia, y los mercados de
energía de Venezuela. A pesar de lo promisoria, esta combinación de
proveedor y cliente no parece poder cruzar una frontera común".
La diplomacia de los billetes verdes trabajó rápido. En apenas 5 meses,
el 23 de julio, Pdvsa-Gas, Ecopetrol y Chevron Texaco concluían un
estudio conjunto del tendido de un gasoducto entre la Guajira colombiana
y Maracaibo. Un informe circulado en la fecha por la compañía venezolana
demostraba que desde los puntos de vista jurídico, técnico y económico
era viable la construcción de dicho gasoducto. Sólo un año antes el
trío había firmado un memorando de entendimiento para evaluar su
factibilidad, y 365 días después se veían los resultados.
El 15 de diciembre del 2003 Alvaro Uribe Vélez anunciaba en su país el
gasoducto Colombia-Venezuela-Panamá, gracias a un contrato entre la
Empresa Colombiana de Petróleos y la Chevron Texaco. "Me alegra que
después de un proceso no fácil por la intervención de todas las
instituciones como la Contraloría General de la República y como el
Consejo de Estado, se haya podido firmar el contrato de extensión con la
Chevron Texaco. Eso le despeja el panorama de disponibilidad de gas del
país y también despeja el panorama de poder tener el gasoducto
Venezuela-Colombia-Panamá. Sin eso es casi imposible pensar en ese
proyecto".

Hacia el "solidario" Plan Puebla Panamá
A pesar de que Venezuela cuenta con reservas probadas de gas natural 20
veces mayores que Colombia (147 terapies cúbicos, TPC), en la región
zuliana se presenta un déficit en el suministro del orden de 430
millones de pies cúbicos por día, mpcd. Esto se debe a que la mayor
producción nacional se localiza en Anzoátegui, y por los momentos no
existen gasoductos para llevar este gas al occidente del país. Mientras
Venezuela adelanta los proyectos de interconexiones internas, se espera
que parte de la demanda sea cubierto parcialmente con las exportaciones
desde Colombia, de los campos de la Guajira operados por Chevron-Texaco.
De esta manera la nación contaría con 200 millones de pies cúbicos de
gas natural a partir del 2005, por un período de al menos siete años y
siendo la prueba piloto de futuros negocios conjuntos entre los dos
países latinoamericanos. Para Colombia esto representa divisas de entre
US$50 y US$70 millones anuales.
El presidente Chávez negoció la perspectiva de que en un mediano plazo,
luego de la interconexión interna de la red nacional, los rubros
estrellas de la economía venezolana tengan una salida directa al océano
Pacífico. ¿A cambio de qué? De continuar profundizando -a pesar de su
incendiaria retórica- las relaciones del país caribeño con las
dimensiones economicistas del capitalismo globalizado. En la reunión
binacional Uribe anunció la entrada de los dos países a uno de los
planes para el continente denunciado reiteradamente por decenas de
activistas antiglobalización: "Estaríamos con el presidente Torrijos
para formalizar el ingreso de los países al Plan Panamá-Puebla y que
allí se firme un acta para la integración de este gasoducto, la
construcción de la línea de interconexión eléctrica y el avance en la
construcción de la carretera", coincidencialmente, la visión de
desarrollo regional consensuada en Washington y desarrollada por uno de
sus embajadores: la ChevronTexaco. "Allí no nos podemos quedar
-afirmaba el presidente colombiano-. La perspectiva es Puebla-Alaska,
pero hay que buscar otra perspectiva más importante para irle dando la
vuelta al planeta que es Asia y el oeste de Estados Unidos"; acortando
las distancias se podan asimismo los costos de extracción de los
recursos energéticos a ser devorados por el gran hermano del norte.
El gobierno venezolano justifica las negociaciones bilaterales dentro
del estricto marco del libre comercio, vendiéndolas como parte de un
inexistente plan de integración solidaria internacional: "El Plan Puebla
Panamá -sentencia una nota de prensa gubernamental, disponible en
<http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=2&t=6731>, difundida después
del encuentro en El Tablazo- es un instrumento de cooperación que busca
integrar a los siete países de Centroamérica con el sur de México para
lograr el desarrollo de la región mesoamericana". Detrás de la
"cooperación" se encuentra la vigilancia y diplomacia de multinacionales
como ChevronTexaco, Repsol YPF, British Petroleum y TotalFinal Ef que en
los últimos 6 años han realizado fabulosas negociaciones en el país
-http://www.nodo50.org/ellibertario/globalización.htm-, contando para
ello con el silencio y la nula resistencia de movimientos populares
desarticulados por las expectativas discursivas izquierdizantes de los
conserjes del Estado en Venezuela, desgastados por su progresiva
incorporación a la lógica acumulativa político-electoral. Con su
autonomía hipotecada, paradójicamente los movimientos sociales de base
combaten a la burguesía local para dejarle el camino limpio a la
burguesía globalizada, que no ha cesado de realizar negocios con la
llamada "Revolución bolivariana" y que tiene en su tren ejecutivo toda la
gobernabilidad y todos los negocios que necesitan.



*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center