A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Argentina: ASAMBLEA DE ANARKOS DEL BARRIO DE FLORESTA: Anarquía y anarquismo

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Tue, 6 Jan 2004 13:18:22 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

por ANARKOS DE FLORESTA
Anarquía y anarquismo Errico Malatesta
Para alcanzar la anarquía, o simplemente para acercarse a ella. ésta debe
concebirse no sólo como una luz que ilumina y atrae, sino como algo
posible y alcanzable, no en los próximos siglos, sino en un tiempo
relativamente corto, sin contar con milagros.Ahora bien, nosotros, los anarquistas, nos hemos preocupado mucho por los
ideales; hemos criticado todas las mentiras morales y todas las
instituciones que corrompen y oprimen la humanidad y hemos descrito con
toda la elocuencia y la poesía de que somos capaces la sociedad armoniosa
que todos deseamos, basada en la bondad y en el amor; pero, debemos
admitir que nos hemos preocupado muy poco por los caminos y los medios de
alcanzar nuestros ideales.<<Pensiero e Volontà>>, 1924
Anarquía y anarquismo

El anarquismo en su génesis, en sus aspiraciones en sus métodos de lucha
no está necesariamente vinculado a ningún sistema filosófico.El anarquismo nació de la rebelión moral contra las injusticias sociales.
A partir del momento en que aquellos hombres que se sintieron como
sofocados por el ambiente social en que estaban obligados a vivir y cuya
sensibilidad quedó herida ante el dolor ajeno, y ante el suyo propio, y en
que estos hombres se convencieron de que gran parte del dolor humano no se
debe fatalmente a inexorables leyes naturales o sobrenaturales, sino que
proviene de hechos sociales que dependen de la voluntad humana -entonces
se abrió el camino que debía llevar al anarquismo.Había que buscar las causas específicas de males sociales y los medios
capaces de destruirlas.Y, cuando algunos creyeron que la causa fundamental del mal era la lucha
entre los hombres con el consiguiente dominio de los vencedores y la
represión y explotación de los vencidos, cuando vieron que este dominio de
unos frente a la sumisión de otros, a través de la historia, había
provocado la propiedad capitalista y el Estado y propiedad -entonces nació
el anarquismo.<<Pensiero e Volontà>>, 1 de septiembre de 1925

Dejando a un lado la incierta filosofía, prefiero atenerme a las
definiciones vulgares que nos dicen que la Anarquía es una forma de
convivencia social en la cual los hombres viven como hermanos sin que
nadie pueda reprimir y explotar a los demás y en la que todos disponen de
los medios que la civilización pueda ofrecerlas para alcanzar el máximo
desarrollo moral y material; y el Anarquismo es el método para realizar la
anarquía mediante la libertad, sin gobierno, o sea sin órganos
autoritarios que por la fuerza, aunque con buenos fines, imponen a los
demás su voluntad.<<Pensiero e Volontà>>, 1 de septiembre de 1925

Anarquía significa sociedad organizada sin autoridad, entendiéndose por
autoridad la facultad de imponer la propia voluntad, y no ya el hecho
inevitable y benéfico de que quien mejor entienda y sepa hacer una cosa
consiga con más facilidad hacer que se acepte su opinión, y sirva de guía,
en esa cosa determinada, a aquellos que son menos capaces que él.Para nosotros, la autoridad no sólo no es necesaria para la organización
social, sino que, además, vive de ella como parásito, impide su evolución
y desarrolla sus ventajas en provecho casi exclusivo de una determinada
clase que explota y oprime las demás. Mientras en una colectividad haya
armonía de intereses, mientras nadie quiera o disponga de medios para
explotar a los demás, no habrá huellas de autoridad; cuando sobrevienen
las luchas intestinas y la colectividad se divide en vencedores y
vencidos, entonces aparece la autoridad que, por supuesto, queda en manos
de los más fuertes y sirve para confirmar, perpetuar y engrandecer su
victoria.Así lo creemos, y por eso somos anarquistas; si no creyéramos posible una
organización sin autoridad, seríamos autoritarios; porque preferimos aún
la autoridad, que paraliza y entristece la vida, a la desorganización que
la hace imposible.<<Pensiero e Volontà>>, 1 de septiembre de 1925

Pero, ¿cuántas veces tendremos que repetir que no queremos imponer nada a
nadie; que no creemos ni posible ni deseable querer el bien de la gente
por la fuerza y que lo único que queremos es que nadie nos imponga a
nosotros su voluntad, que nadie pueda imponer a los demás su forma de vida
social de no ser libremente aceptada?<<Umanità Nova>>, 25 de agosto de 1920

El socialismo (y con más razón el anarquismo) no puede ser impuesto, ya
sea por razones morales de respeto a la libertad, ya sea por la
imposibilidad de aplicar <<a la fuerza>> un régimen de justicia para
todos. No puede ser impuesto a la mayoría por una minoría, pero tampoco
por la mayoría a una o varias minorías.Por eso somos anarquistas, es decir, queremos que todos tengan la libertad
<<efectiva>> de vivir como quieran, lo cual no es posible sin expropiar a
los que actualmente detienen la riqueza social y sin poner los medios de
trabajo a disposición de todos.<<Umanità Nova>>, 2 de septiembre de 1922

...La base fundamental del método anarquista es la libertad, y, por lo
tanto, luchamos y lucharemos contra todo lo que viole la libertad
(libertad igual para todos), cualquiera que sea el régimen dominante:
monarquía, república u otros.<<Umanità Nova>>, 27 de abril de 1922

Nosotros, por el contrario, no pretendemos poseer la verdad absoluta,
creemos más bien en la verdad social; la mejor forma de convivencia social
no es algo fijo, válido para todos los tiempos y para todos los lugares,
algo que pueda determinarse con anticipación, sino algo que, una vez
asegurada la libertad, se va descubriendo y llevando gradualmente a la
práctica con los menores roces y la menor violencia posibles. Por eso
nuestras soluciones dejan siempre la puerta a varias soluciones y, a poder
ser, mejores.<<Umanità Nova>>, 16 de septiembre de 1921

El análisis a mi pregunta <<¿cómo hacéis para saber de qué modo se
orientará mañana vuestra república?>> plantea otra pregunta: <<¿Cómo
sabéis de qué modo se orienta vuestro anarquismo?>> Y es justo: son
demasiados y demasiado complejos los factores de la historia, es tan
incierta y aleatoria la voluntad humana que nadie podría seriamente
profetizar el porvenir. Pero la diferencia entre nosotros y los
republicanos es que nosotros y nuestro anarquismo no queremos
cristalizarlo en dogmas ni imponerlo a la fuerza; será lo que pueda ser y
se desarrollará a medida que los hombres y las instituciones pasen a ser
más favorables a la libertad y a la justicia integrales.<<Pensiero e Volontà>>, 15 de mayo de 1924

Nuestro objetivo es el bien de todos, la eliminación de todos los
sufrimientos y la generalización de todas las alegrías que puedan depender
de la voluntad humana; es la paz y el amor entre todos los seres humanos;
es una nueva y mejor civilización, una humanidad más digna y feliz. Pero
creemos que el bien de todos no puede alcanzarse realmente más que con la
consciente colaboración de todos; creemos que no existen fórmulas mágicas
capaces de resolver las dificultades; que no hay doctrinas universales e
infalibles aplicables a todos los hombres y a todos los casos; que no hay
hombres y partidos providenciales que puedan sustituir útilmente la
voluntad de los demás por la suya propia y hacer el bien a la fuerza;
creemos que la vida social adquiere siempre las formas que resultan del
contraste de los intereses ideales de los que piensan y quieren. Por eso
convocamos a todos a pensar y a querer.<<Pensiero e Volontà>>, 1 de enero de 1924

Anarquista es, por definición, aquél que no quiere estar oprimido y no
quiere ser opresor; aquél que quiere el máximo bienestar, la máxima
libertad, el máximo desarrollo posibles de todos los seres humanos.Sus ideas, su voluntad tienen origen en el sentido de simpatía, de amor,
de respeto hacia todos los humanos: sentimiento que debe ser lo bastante
fuerte para inducirlo a desear el bien de los demás como el suyo propio y
a renunciar a aquellas ventajas personales que exigen, para ser obtenidas,
el sacrificio de los demás.De no ser así, ¿por qué debería ser enemigo de la opresión y no procurar,
en cambio, convertirse en opresor?El anarquista sabe que el individuo no puede vivir fuera de la sociedad,
que incluso no existe, en cuanto individuo humano, de no ser porque lleva
en sí los resultados de incontables generaciones pasadas y se aprovecha
durante toda la vida de la colaboración de sus contemporáneos.Sabe que la actitud de cada uno influye, directa o indirectamente, sobre
la vida de todos reconoce, por lo tanto, la gran ley de la solidaridad que
predomina en la sociedad como en la naturaleza. Y, como desea la libertad
de todos, tiene que desear que la acción de esta necesaria solidaridad, en
lugar de ser impuesta y sufrida inconsciente e involuntariamente, en lugar
de ser desatendida y ser explotada con ventaja para unos en detrimento de
otros, pase a ser consciente y voluntaria y se realice, por lo tanto, en
igual beneficio de todos.O ser oprimido, o ser opresor, o cooperar voluntariamente para el mayor
bien de todos. No hay otra alternativa posible; y los anarquistas están
naturalmente, y no pueden no estarlo, a favor de la cooperación deliberada
y libre.Que no nos vengan con <<filosofías>> y hablarnos de egoísmo, altruismo u
otros rompecabezas. Estamos de acuerdo: somos todos egoístas, todos
buscamos nuestra satisfacción. Pero es anarquista aquél cuya máxima
satisfacción es la de luchar para el bien de todos, para la realización de
una sociedad en la que él pueda encontrarse, hermano entre hermanos, en
medio de hombres sanos, inteligentes cultos y felices. El que, en cambio,
puede adaptarse, contento, a vivir entre esclavos y a sacar provecho del
trabajo de los esclavos, no es, no puede ser anarquista.<<Volontà>>, 15 de junio de 1913

Para ser anarquista no basta reconocer que la anarquía es un hermoso ideal
-cosa que, al menos de palabra, la reconocen todos, incluidos los
soberanos, los capitalistas, los policías, y creo, incluso el mismo
Mussolini-, sino que hay que querer luchar para alcanzar la anarquía, o
por lo menos acercarse a ella, procurando atenuar el dominio del Estado y
del privilegio y reclamando siempre mayor libertad y mayor justicia.<<Pensiero e Volontà>>, 16 de mayo de 1925

¿Por qué somos anarquistas?
Además de nuestras ideas sobre el Estado político y sobre el gobierno , o
sea sobre la organización coactiva de la sociedad, que determinan nuestra
característica específica, y de nuestras ideas acerca de la mejor manera
de asegurar a todos el uso de los medios de producción y la participación
en las ventajas de la vida social, somos anarquistas por un sentimiento
que es la fuerza motriz de todos los verdaderos reformadores sociales y
sin el cual nuestro anarquismo sería una mentira o un sinsentido.Este sentimiento es el amor por los hombres, es el hecho de sufrir por los
sufrimientos ajenos. Si como, no puedo comer a gusto al pensar que algunos
mueren de hambre; si compro un juguete para mi hijo y me alegro de su
felicidad, mi alegría se amarga al ver ante el escaparate niños con los
ojos anhelantes que podrían ser felices con un títere de dos reales y no
pueden tenerlo; si me divierto, mi espíritu se entristece al recordar que
en prisión gimen muchos seres humanos; si estudio o realizo algún trabajo
que me gusta, siento algo así como un remordimiento al pensar que tantos
hombres con mayor ingenio que yo están obligados a desperdiciar su vida en
una ocupación alienante, muchas veces inútil o perjudicial. Puro egoísmo,
como veis, pero un egoísmo al que otros llaman altruismo, y sin el cual,
como quiera que se le llame, es imposible ser realmente anarquistas.El odio a la represión, el deseo de ser libre y de poder expresar la
propia personalidad en toda su magnitud no bastan para hacer de alguien un
anarquista. La aspiración a la libertad ilimitada, si no va acompañada del
amor por los hombres y del deseo de que todos los demás disfruten de igual
libertad, puede dar rebeldes, pero no basta para dar anarquistas: rebeldes
que, si les basta con la fuerza, se convierten en seguida en explotadores
y tiranos.<<Umanità Nova>>, 16 de septiembre de 1922

Hay individuos fuertes, inteligentes, apasionados, con grandes necesidades
materiales o intelectuales, que, al haber pertenecido a la clase de los
oprimidos, quieren a toda costa emanciparse y no rechazan la idea de
convertirse a su vez un día en opresores: individuos que, al encontrarse
coactados por la sociedad actual, desprecian y odian todo tipo de
sociedad, y que, al ver que es absurdo querer vivir fuera de la
colectividad humana, desearían someter a su voluntad, a la satisfacción de
sus pasiones, toda la sociedad, a todos los hombres. A éstos, cuando saben
de literatura, se les suele llamar superhombres. Estos no se andan con
escrúpulos; éstos quieren <<vivir su vida>>; se reían de la revolución y
de toda aspiración futura, quieren disfrutar hoy a toda costa y a costa de
quien sea; éstos sacrificarían la humanidad por una hora (hay quien lo
dice así textualmente) de <<vida intensa>>.Estos son rebeldes; pero no son anarquistas. Estos tienen la mentalidad,
los sentimientos del burgués frustrado y, cuando lo consiguen, se
convierten en burgueses del todo, y no de los menos inofensivos.Puede que a veces -en las vicisitudes de la lucha- nos los encontremos de
lado; pero no podemos, no debemos, no queremos confundirnos con ellos. Y
ellos lo saben muy bien.Sin embargo, a muchos de ellos les gusta decirse anarquistas. Es cierto -y
es deplorable.No podemos impedir que alguien adopte la filiación que quiera y, por otro
lado, tampoco podemos nosotros abandonar la filiación que conforma
nuestras ideas y que, lógica e históricamente, nos pertenece. Lo único que
podemos hacer es vigilar para que no se den confusiones, o al menos las
menos posibles.<<Volontà>>, 15 de junio de 1913

Soy anarquista porque me parece que la anarquía responde mejor que
cualquier otro de convivencia social a mi deseo del bien de todos, a mi
aspiración a una sociedad que concilie la libertad de todos con la
cooperación y el amor entre todos, y ya no porque ésta sea una verdad
científica y una ley natural. Me basta que ésta no contradiga ninguna ley
conocida de la naturaleza para considerarla posible y luchar por la
conquista de la voluntad necesaria para su realización.<<Umanità Nova>>, 27 de abril de 1922

Soy comunista (libertario, por supuesto), estoy por el libre entendimiento
y creo que, con una descentralización inteligente y un intercambio
continuo de información, podría llegarse a organizar los intercambios
necesarios de productos y satisfacer las necesidades de todos sin tener
que recurrir al símbolo moneda que, sin duda, conlleva graves
inconvenientes y peligros. Aspiro, como todo buen comunista, a la
abolición del dinero, y, como todo buen revolucionario, creo que habrá que
desarmar la burguesía devaluando todos los símbolos de riqueza que puedan
servir para vivir sin trabajar...<<Il Risveglio>>, 20 de diciembre de 1922

Puede que muchas veces digamos: la anarquía es la abolición del gendarme,
entendiéndose por gendarme cualquier fuerza armada, cualquier fuerza
material al servicio de un hombre o de una clase para obligar a los demás
a hacer lo que no quieren hacer voluntariamente.Naturalmente esta fórmula no da una idea ni tan sólo aproximada de lo que
se entiende por anarquía, que es una sociedad fundada sobre el libre
entendimiento, en la que cada individuo puede alcanzar el máximo
desarrollo posible material, moral e intelectual, y en la que encuentra,
en la solidaridad social, la garantía de su libertad y de su bienestar. La
supresión de la coacción física no basta para que se asuma una dignidad de
hombre libre, se aprenda amar a sus semejantes y a respetarles aquellos
derechos que desean que les sean respetados y para que se niegue tanto a
mandar como a ser mandado. Se puede ser esclavo voluntariamente por atraso
mental o por falta de confianza en uno mismo, como se puede ser tirano por
maldad o por inconsciencia, cuando no se encuentra la resistencia
adecuada. Pero esto no impide que la abolición del gendarme, o sea la
abolición de la violencia en las relaciones sociales, sea la base, la
condición indispensable sin la cual la anarquía no puede dar frutos, no
puede incluso concebirse.

<<Umanità Nova>>, 25 de julio de 1920




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center