A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Fábricas Recuperadas en Argentina. Zanon bajo control obrero

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Mon, 5 Jan 2004 20:21:45 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

de red-libertaria.org
La fábrica ceramista Zanon Bajo Control Obrero se levanta sobre el suelo
ventoso y frío de la provinci de Neuquen. A unos pocos kilómetros de la
capital, una mole en movimiento esconde el sol del amanecer, mientras en
la entrada se observa a los encargados de ventas acomodarse y comenzar
otra jornada laboral.
Adentro, las líneas de producción hace más de dos años que funcionan sin
patrones, pero con la responsabilidad de los obreros que supieron ganar y
llevar adelante un sueño que hoy es una realidad indiscutida que recorre
el país: las fábrica controlada por los obreros.
Los Noventa

Los años '90 en Argentina estuvieron signados por un gobierno que acató a
rajatabla los enunciados exigidos desde organismos financieros
internacionales, los favores mutuos entre la clase política y empresarios,
y el desguace del Estado en manos de las privatizaciones. En ese tiempo,
Luis Zanon era el dueño de la fábrica ceramista. Llegado de Italia a los
veintiocho años, su primera conquista fue el Ital Park, en el centro de la
Capital Federal. Pero una radiografía más exacta sobre este empresario se
puede encontrar en el libro La política está en otra parte.
Viaje al interior de los nuevos movimientos sociales, del periodista
Hernán López Echagüe: "En el año 1975 decidió ampliar el círculo de sus
negocios y proyectó una fábrica de cerámicos. Fue uno de los tantos
empresarios que lograron edificar fortunas durante la dictadura militar.
Zanon se instaló en Neuquén e hizo realidad su proyecto. Luego tomó
champagne con Menem, junto a quien se fotografió orgulloso; recibió
importantes apoyos del gobierno provincial, unos cinco millones de
dólares; a partir del año 1993, el gobernador de Neuquén, Jorge Sobich,
empezó a tener el hábito de mencionarlo en cada discurso como ejemplo de
empresario modelo; el Banco Interfinanzas Internacional, con sede en las
Islas Caimanes, también aportó lo suyo con veinte millones de dólares;
Zanon se convirtió en una de las principales empresas provinciales y don
Luis creció de tal forma que logró ampliar sus negocios en dimensiones
insospechadas: adquirió acciones de la privatizada Aerolíneas Argentinas y
de canales de televisión. Sin embargo, ninguno de estos aportes parece
haber sido suficiente.
Sobre el fin del 1999, a tono con el comportamiento de la mayor parte de
los empresarios nacionales, decidió que para mantener la empresa 'con
costos internacionales razonables' debía despedir a buena parte del
personal. Así pues, anunciaron rebajas salariales y el despido de cien
obreros".
Lo que fue una constante en la época menemista, los trabajadores de Zanon
supieron revertirlo: a las amenazas de la burocracia sindical, ellos
respondieron con una política decidida entre todos; frente a los controles
represivos dentro de las instalaciones, ellos tomaron como bandera cortar
las rutas e informar a toda la comunidad sus acciones; a los engañosos
análisis de pérdidas en las ganancias por parte de los patrones, ellos,
hasta el día de hoy, responden con hechos concretos, incrementando la
producción e incorporando operarios que ahora tienen un trabajo genuino.
La fábrica
El 3 de octubre de 2001 la fábrica dio el primer gran
paso en la realidad argentina: sus trabajadores la
ocuparon, reclamando sueldos atrasados y el inminente
despido de personal con la excusa de la crisis
económica. En noviembre de ese año, Luis Zanon
comunicó oficialmente el cierre de la planta y el
despido de sus 380 empleados.
Luego de enfrentar amenazas de todo tipo, campañas en
su contra y denunciar continuamente al gobierno
neuquino encabezado por Jorge Sobich, los obreros de
Zanon se pueden sentir más que orgullosos: las líneas
de producción están en funcionamiento y, para el año
2004, los trabajadores calculan que llegaran a los
trescientos mil metros cuadrados de cerámicos; hoy,
dentro de la fábrica, el pago de los sueldos es
exacto: todos cobran 800 pesos por mes y, además, han
otorgado cincuenta puestos de trabajos nuevos y
genuinos, repartidos entre distintas organizaciones
sociales de la provincia, incrementando así el número
de operarios a 349; luego que la justicia haya
ordenado en cuatro oportunidades el desalojo, los
obreros de la fábrica se levantaron y contrarrestaron
esas decisiones con firmeza y dignidad.
Una cualidad que también caracteriza a los
trabajadores de la fábrica es su inmediata solidaridad
con distintos movimientos sociales: se los puede ver
marchando por las calles de Buenos Aires junto a las
Madres de Plaza de Mayo y los piqueteros; participando
junto a otras fábricas recuperadas como Brukman,
Grissinopolis o el ex supermercado Tigre; también, en
varias oportunidades han sido invitados a distintas
partes del mundo para contar su experiencia y llevar
el abrazo fraternal de la resistencia; en el mes de
noviembre de 2003, el Movimiento de Trabajadores
Desocupados de Neuquén (MTD) sufrió una de las mayores
represiones que se recuerdan: el gobierno de Sobich
trató de implementar una tarjeta de débito para cobrar
los Planes Jefes y Jefas de Familia. De esta manera se
dejaba sin dinero circulante a los desocupados y,
emulando los tiempos de La Forestal, las compras de
alimentos se tendrían que realizar en locales signados
por la gobernación. Durante todo un día la policía de
Jorge Sobich persiguió a desocupados, obreros y
docentes, dejando como saldo nueve heridos con bala de
plomo y decenas por balas de gomas. Pedro Alveal,
integrante del MTD y reciente ingresado a Zanon,
recibió 64 balazos de goma y sufrió la pérdida de un
ojo. La represión duró hasta las dos de la mañana y en
las imágenes que mostraba la televisión se podía
observar las pecheras blancas que identifican al MTD
junto a las camisas marrones de los obreros, en las
calles, enfrentando a la policía de un gobernador que
es el referentes de la derecha más reaccionaria de
Argentina.

Patear el tablero de la política
La característica más asombrosa de los obreros de
Zanon es que todos saben todo: desde el funcionamiento
de las maquinarias hasta las causas judiciales que
recaen sobre la fábrica. Pero el mayor aporte que han
realizado fue romper con una forma de hacer política
que ya venía instalada mucho antes que la dictadura de
Videla, Masera y Agosti usurpara el poder. Líderes
sindicales como Vandor, Rucci o Lorenzo Miguel
establecieron una estructura de organización y
representación que se basaba en favores mutuos con el
poder de turno. Durante años, los intereses de los
trabajadores estuvieron en manos de sindicalistas que
gastaban sus horas entre cenas de lujo con empresarios
y arreglos a escondidas con presidentes y ministros.
Luego del golpe militar del 76', muchos capitostes
sindicales se ampararon debajo de las faldas de
generales y así lograron una continuidad en las
políticas que tantos beneficios les brindaba.
Durante los diez años de menemismo, personajes como
Rodolfo Daer, Hugo Moyano, Armando Cavallieri o Luis
Barrionuevo defendieron incondicionalmente el
alineamiento estricto del gobierno menemista con las
oficinas de Washington. Sin pronunciar palabras y
mirando para otro lado, fueron testigos y cómplices de
la devastación estatal realizada por las
privatizaciones. O sea: dejaron caer en la
desocupación a miles de trabajadores que ellos decían
representar.
La experiencia de los obreros de Zanon rompió esta
forma de hacer política y destruyó el oscuro camino
que sembró la dictadura militar. Con la memoria y el
trabajo cotidiano, los obreros de Zanon rescataron la
fuerza y la conciencia de las luchas de la década del
70' y -lo más importante- supieron articular nuevas
formas de organización y representatividad: las
asambleas en donde se toman las decisiones son el
corazón de la fábrica, la solidaridad con los
distintos movimientos populares es inmediata y nunca
bajar los brazos parece ser su arma más sólida. La
experiencia de Zanon ha creado un nuevo camino que se
recorre día a día, afianzando los lazos humanos y
respetando las decisiones que verdaderamente se eligen
de manera democrática. En las frías tierras de
Neuquén, los obreros de Zanon han sabido patear el
tablero de la política y, sobre todo, vencer una forma
de hacer política que la dictadura creyó imponer.

Albani




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center