A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) La Campana #235 - EDITORIAL

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Thu, 12 Feb 2004 17:58:40 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Mañana, 10 de febrero, el capo Álvaro Uribe Vélez, confeso asesino
durante su etapa como gobernador de la provincia de Antioquía,
partidario del exterminio y el terror como fórmula para el sometimiento
de la población civil, actual presidente de Colombia apenas electo en su
país pero si apoyado por EE UU, asistirá a una Sesión Solemne del
Parlamento Europeo, para explicar las virtudes genocidas del Plan
Colombia y pedir más dinero para seguir masacrando al pueblo que
preside. La invitación cursada a tan siniestro personaje corresponde a
una iniciativa del eurodiputado socialista español Enrique Barón con el
apoyo del grupo Popular. Sólo en el 2003, en el marco de la política de “seguridad democrática”
del flamante presidente fueron asesinados en Colombia 72 sindicalistas de
la central obrera colombiana, 52 dirigentes comunales y campesinos, 13
defensores de Derechos Humanos y, así, en un suma y sigue atroz, hasta
600 personas victimizadas. Todos los crímenes permanecen impunes. En correspondencia, la miseria afecta a la mayor parte de la población,
explotada hasta lo inhumano en los campos petrolíferos, centros mineros y
fábricas o en las explotaciones agrarias de los grandes terratenientes
locales. Desdichada Colombia ...
... que a pesar de poseer grandes riquezas naturales, el 75% de la
población sufre de desnutrición crónica y el 60% vive por debajo del
límite de pobreza, de ellos, 11 millones de personas en total indigencia
... donde la mortandad infantil es tremebunda, pero se continúan cerrando
los escasos centros hospitalarios y de atención médica públicos ... donde
la enfermedades infecciosas apenas letales con un mínimo de atención
matan cada año a cientos de personas, debilitadas por la desnutrición y
las condiciones insalubres de sus viviendas y barrios ... donde dos
millones y medio de campesinos colombianos han sido despojados de sus
tierras y obligados a emigrar a las ciudades ... donde unas pocas
familias terratenientes, que no representan más que el 0,2% de la
población, se reparten más de la mitad de las tierras productivas de todo
el país. En estas circunstancias, la visita de Uribe al Parlamento europeo tiene
como objetivo legitimar internacionalmente la política de “seguridad
democrática” que obtiene estos siniestros resultados -explotación y
matanzas para el pueblo, tesorería sana para los verdugos y las
multinacionales-, y lograr la participación de la Unión Europea en la
llamada “Mesa de Donantes” del “Plan Colombia”, que no es otra cosa que
una maquina mortífera y devastadora, un instrumento de intervención
militar del gobierno de los EE UU en el país caribeño para exterminar a
sangre y fuego las justas rebeldías que pugnan en Colombia. Una de las primeras medidas adoptadas por el sr. Uribe como presidente
fue la creación de un cuerpo de un millón de informantes a sueldo,
reclutados entre la población civil, con el objeto de que todo colombiano
sea enemigo agazapado de todo colombiano. Aunque los chivatazos suelen
terminar con el cadáver del denunciado en cualquier barranca, el
denunciante no tiene más que beneficiarse de lo que afirma, sin otra
obligación que la de demostrar ante las infames autoridades de su
vecindad su propia infamia. Álvaro Uribe promovió y aprobó leyes que otorgan funciones judiciales al
Ejército, cuyos mandos y fuerzas están acusadas de terribles matanzas y
actos de tortura sobre decenas de miles de obreros, campesinos, artesanos
e intelectuales, así como de convivencia con los grupos paramilitares.
Estas funciones permiten las detenciones, allanamientos de morada y
encarcelamientos sin otro requisito que la voluntad de los jefes
militares, reconocidamente sangrienta. Al tiempo, amnistió a los
paramilitares -responsables de miles de crímenes, a cada cual más
horrendo-, como paso previo a integrarlos como agentes activos en sus
proyectos de “Seguridad Democrática”. Finalmente, Uribe aumentó los impuestos a los pobres -¡que no a los
ricos!- para sufragar los gastos de “guerra” y, con el aplauso de la
policía capitalista internacional, aplicó al país una salvaje política de
privatizaciones, que acabó con los derechos sociales de los colombianos,
saqueó el patrimonio público y usurpó los bienes colectivos. El Plan
Colombia fue evaluado por su patrocinador, EE UU, y principales
beneficiarios, (las empresas yanquis y sus agentes locales, incluidos los
funcionarios y militares colombianos), en unos 7.500 millones de dólares,
a desembolsar en cinco años. Hasta el momento, el dinero aportado por EE
UU, “donante mayor” y “saqueador hegemónico”, sirvió para incrementar la
soldadesca profesional en aproximadamente un 150%, pasando de 22.891
hombres destinados a primera línea de la guerra en 1998 a 56.203 en el
2002. Tal y como denuncian todas las organizaciones sociales de Colombia el
objetivo último del Plan Colombia es favorecer a las transnacionales y
promover la expansión del comercio de las grandes potencias, además de
apuntalar el dominio imperial de Estados Unidos en toda la región
sudamericana. No es gratuito que un grupo de senadores de EE UU venga
planteando desde 1997 como condición para aplicar el Plan Colombia, que
el estado colombiano ha de darle prioridad a la industria petrolera,
reduciendo los porcentajes (regalías) que las petroleras extranjeras
tienen que abonar a la empresa petrolera nacional colombiana, Ecopetrol,
que deben pasar del 16% al 5%, al tiempo que la participación de las
compañías privadas ha de subir del 25% al 50%. De este modo han sido
entregadas a las transnacionales Chevron, Harken y Occidental (EE UU), BP
y Shell (Reino Unido), Canadian-Oxy, Alberta, Mera-Mills (Canadá) y
Repsol (España), la práctica totalidad de las reservas petroleras de
Colombia. Es justamente en estas zonas petroleras donde se lleva a cabo
con mayor intensidad el llamado Plan Colombia. En el Parlamento Europeo, como en todos los parlamentos, se reúne una
parte no pequeña de la hez de Europa, los representantes encumbrados de
una ciudadanía que renunció a su autonomía y se la otorgó a quienes no
defienden otros intereses que los del poder y los del dinero, los de la
explotación de los pueblos y la muerte de la libertad ... los intereses
de los Uribe y sus amos.



*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center