A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Latinoamerica: rebeliones, ALCA light y soberania light

From "La Haine" <lahaine_red@yahoo.es>
Date Mon, 9 Feb 2004 21:10:56 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

x Sebastian Hacher - La Haine
http://www.lahaine.org/b2/articulo.php?p=2395&more=1&c=1

:::: Reflexión sobre Argentina y Latinoamérica,
mientras termina la cumbre del "ALCA extra-light" y se
incendian varios países ::::

Hace poco mas de 15 días, en Estados Unidos, se
reunieron representantes de 19 países para discutir
como ayudar financieramente al gobierno boliviano de
Carlos Mesa, y "defender la democracia" en el
altiplano, un tema que desvela a la Embajada
Norteamericana desde antes de la caída de Sánchez De
Losada, y que ahora preocupa a varios presidentes
andinos

Pero además de discutir sobre préstamos, en la reunión
se avanzó en las consecuencias que la explosiva
situación podía tener en toda la región.

Los funcionarios estadounidenses se mostraron
preocupados por lo que llaman un "creciente tono
anti-americano" de las protestas. El ministro de la
presidencia de Bolivia, José Antonio Galindo, contestó
que para ellos no se trata de "un simple fenómeno anti
norteamericano o anti europeo. Lo que la gente percibe
en Bolivia es que es el sistema el que falló". Uno de
sus temores mas grandes, señaló Galindo, es que la
situación boliviana se puede "generalizar en toda la
región andina".

Al mismo tiempo, hablando sobre Perú, los medios
norteamericanos lanzaban el rumor de que en ese país
los campesinos podrían lanzar "protestas al estilo de
Bolivia". Citando a un ministro anónimo, un reporte
firmado por Marco Aquino de Reuters, alertaba que "no
sabemos si va a haber un Bolivianazo aquí en Perú,
pero estamos preocupados". Con una popularidad
presidencial que oscila entre el 10 y el 5%, y un
movimiento cocalero que cultiva 31,150 hectáreas, para
la fuente citada por reuters "el presidente Toledo
puede ser muy vulnerable".

Y vaya si lo es; en menos de dos meses, cuatro
ministros cayeron por actos de corrupción, y lo mismo
sucedió días atrás con el vicepresidente, al que se le
descubrieron lazos con el viejo régimen de Fujimori.
Al escribir estas lineas, llega también la noticia de
que un campesino peruano fue asesinado en medio de la
represión a una huelga de los obreros del azúcar. Se
llamaba Mera Castillo, y recibió una bala de plomo
durante la represión; su muerte quizás sea la última
prueba para darle la razón en sus miedos al canciller
boliviano y a los propios funcionarios peruanos.

La adopción del "estilo Bolivia" es una constante que
se repite en varios países. En la República Dominicana
acaba de terminar una huelga general de 48 horas, que
arrojó -según sus organizadores- un saldo de 8
muertos, mas de 80 heridos y 770 detenidos. En
respuesta a la huelga, el presidente Hipólito Mejía
declaró que "No acepto chantajes de nadie. Si no
acepto chantajes de la derecha, mucho menos de la
izquierda", para justificar la represión utilizando al
Ejercito Nacional, la Fuerza Aérea, la Marina de
Guerra, la Policía Nacional, la Brigada Plus Ultra de
Irak y grupos paramilitares.

Los huelguistas -una alianza de sindicatos obreros y
campesinos, movimientos estudiantiles, juveniles,
partidos políticos y otras organizaciones- exigen un
cambió en la política económica liberal del gobierno,
la ruptura de las negociaciones con el Fondo Monetario
Internacional, un aumento general de salarios y una
moratoria en el pago de la deuda externa. La
calamitosa situación económica, con aumentos de
precios, y un presidente que quiere perpetuarse en el
poder, fueron los motores fundamentales de las
jornadas que amenazan con repetirse en los próximos
días.

Esto, a pesar de que el presiente Mejia, declaró en un
discurso televisado que el "período difícil está
llegando a su fin, ya que en los próximos días
comenzarán a recibirse los desembolsos en dólares de
la asistencia financiera derivada de los acuerdos con
el FMI". No sabía -o quizás no quería saber- que dos
días después las "calificadoras de riesgo" Moody's y
Fitch Ratings le bajarían el pulgar por el "elevado
riesgo" en la reestructuración de su deuda.

En Haití, el país mas pobre de Latinoamérica, el
presidente Jean Bertrand Aristide -que volvió al poder
de la mano de una invasión norteamericana en 1994 y
fue reelegido en el 2000- enfrenta movilizaciones
diarias exigiendo su renuncia. El saldo de los últimos
meses es de 49 muertos y 99 heridos de bala. Dias
atrás, luego de una marcha que recorrió 15 km para
exigir su renuncia, Aristide tuvo que levantar la
resolución que restringía el área en que se podían
realizar manifestaciones.

Mientras tanto, en Ecuador aumenta la tensión luego
del atentado contra Leonidas Iza, el dirigente
campesino que preside la CONAIE, anunciando una vuelta
de tuerca en la polarización que recorre el país. Y
así podríamos seguir: la crisis política y económica
en Paraguay, las tomas de tierras en Brasil, y un
largo etcétera que confirman, que -por lo menos en
eso- el funcionario boliviano está en lo cierto cuando
se muestra asustado: el fantasma del "bolivianazo" y
el "argentinazo" parecen estar diseminándose por la
región.



-ALCA light o extra-light: esa es la cuestión

Argentina y Bolivia son, hasta hoy, los dos casos mas
paradigmáticos en la última etapa, citados como
ejemplo de inspiración para los pueblos del
continente, o como temor de contagio en boca de los
poderosos.
Ambos países cayeron en la mas profunda de las crisis
luego de seguir durante al dedillo y durante mas de
una década las instrucciones del FMI. Privatización,
apertura económica indiscriminada, corrupción y
"relaciones carnales" con norteamérica fueron los
componentes de una bomba que estalló en las manos de
los viejos regimenes.

En Bolivia, por la propia lógica interna de su proceso
social, todavía no hubo cambios cualitativos; el
ex-vice de Sánchez de Losada, Carlos Mesa, escondió
-por ahora- su mano manchada con la sangre de la
crisis de febrero y asumió el poder logrando una
tregua que parece acortarse cada vez más. Con un plan
económico que -justo en Bolivia- no es ni chicha ni
limonada, con sectores del movimiento obrero y
campesino que amenaza con volver a las calles, y con
un telón de fondo intervencionista de la Embajada
norteamericana, no podemos augurar un futuro muy
brillante para Mesa. Incluso Evo Morales, que quiere
llegar al 2007 con todo en orden para ganar las
elecciones, se ve obligado a cambiar de política todo
el tiempo; primero fustigó a la huelga general
convocada por la COB, pero esta semana declaró que si
el gobierno no dialoga con los cocaleros "se reunirá
un ampliado el próximos fin de semana para evaluar que
medidas tomar".

En donde algo sí cambió es en los países como
Argentina y Brasil, cuyos gobiernos hoy son
presentados ante el mundo como una alternativa a la
década neoliberal. Algunos compañeros, incluso, se han
entusiasmado tanto con estos cambios que hablan de una
"revolución pacífica", un "eje del bien
latinoamericano" y hasta, como dice Heinz Dieterich,
de un "muro de la dignidad del Bloque de Poder
Latinoamericano (BPL)", englobando en esta nueva
sigla, y sin distinciones. a los gobiernos de Brasil,
Argentina, Venezuela y Cuba.

Incluso este prestigioso intelectual, pinta a la
última cumbre de Monterrey como a una confrontación
épica. "La estrategia militar -dice al referirse a la
cumbre- fue notable. Bush, Powell, Noriega y Rize,
habían tratado de amedrentar a los criollos, mediante
un Blitzkrieg (guerra relámpago) verbal previo a la
Cumbre, a fin de que no presentaran batalla en
Monterrey. Una guerra de desgaste tropical, librada en
cuatro frentes, fue la respuesta. Finas esgrimas de
florete desde Brasilia y Sao Paulo; acertadas
estocadas de cuchillo gaucho desde la pampa húmeda;
feroces ataques de los llaneros venezolanos, y el
oportuno uso de las tremendas mandíbulas del caimán
barbudo, acabaron con el tigre de papel de estrellas y
barras."

Diez días después de leer ese elogio, nos encontramos
con otra cumbre; la de los viceministros del ALCA en
Puebla, que puede ser tomada como una pintura general
de la situación de los gobiernos de Latinoamérica, y
que permite preguntarnos cuán bien funciona ese
supuesto "muro de la dignidad".

Allí, representando al Mercosur, está al frente de las
negociaciones el vice canciller argentino Martín
Redrado, cuya trayectoria dista mucho de la epopeya
latina que le asigna Dieterich al gobierno de
Kirchner. Su curriculum dice que fue educado en
Harvard, que es el creador del "think tank" liberal de
la Fundación Capital y que sigue siendo presidente del
fondo de inversión Trident Investment Group. Durante
el gobierno de Menem también fue presidió la bolsa de
valores y fue arquitecto de la política financiera
internacional, lo que -si recordamos lo fueron los 90
en la Argentina- no es poco decir. Ideológica y hasta
físicamente, Redrado se parece mas a un vaquero del
norte que a un mestizo del sur. Como las negociaciones
son kilométricas, quizás algunos compañeros confunden
el poncho con el sombrero texano, y ven al niño mimado
de los mercados como al representante de la estirpe de
Martín Fierro.

Según declaraciones de este funcionario al diario La
Nación de Argentina, "la estrategia de política
comercial que estamos llevando adelante evita la falsa
disyuntiva Mercosur versus ALCA". Y agrega que
"continuamos con el concepto de multipolaridad y
negociaciones simultáneas". Profundizando la linea
trazada por Brasil y Estados Unidos en la cumbre de
Miami, Redrado dijo al iniciar esta ronda de
negociaciones que el dialogo le parecía "encaminado"
para hacer un ALCA Light, coincidiendo su par
brasileño señalaba que "estamos dejando atrás el
impasse que impidió en los últimos años avances más
significativos en la construcción de un área de libre
comercio hemisférica".

La discusión entre los países que se alinean con
Estados Unidos y el bloque encabezado por el Mercosur,
se centra en establecer el ALCA en forma escalonada,
negociando la gradualidad y las condiciones en que
será montado, pero sin derrotar a nadie, ni por knock
out ni por puntos. Los temas mas conflictivos son los
subsidios agrícolas, en los que Estados Unidos
retrocedió parcialmente, el acceso a los mercados y el
tratamiento que recibirán las economías más
subdesarrolladas. El acuerdo de fondo, que todos los
bloques comparten en los hechos, es el que expresa
Redrado: establecer un escenario que permita
diferentes grados de integración según cada país.

Al escribir estas lineas, las negociaciones en Puebla
siguen trabadas -e incluso se cree que la cumbre
podría llegar a fracasar- no por haberse montado un
"muro de dignidad", sino por problemas de cuan light
va a hacer el futuro ALCA light.

Para Estados Unidos, junto a los países que se alinean
detrás suyo, como Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica,
República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Honduras,
México, Nicaragua, Panamá y Perú, es una oportunidad
de reproducir acuerdos como el que ya tienen con
México, y cumplir -parcialmente- el sueño de agrandar
su patio trasero de Bush. Según el propio proyecto de
presupuesto presentado por Bush al congreso de su
país, entre los países con los que se puede avanzar en
negociaciones bilaterales son la República Dominicana,
Panamá y los países andinos de Colombia, Ecuador,
Bolivia y Perú. En ese mismo proyecto, Bush pide al
congreso utilizar 463 millones de dólares para
continuar apoyando al gobierno de Colombia, y 731
millones para un programa antidroga de toda laregión
andina.

No es casualidad que en ese bloque se mezclen los
países que ya están integrados económica y
políticamente a Estados Unidos y tienen muy poco más
que perder, con otros gobiernos que están en las
vísperas de ser derribados por la bronca popular. Por
ejemplo, entre los mas entusiastas de la integración
con el gran país del norte está el presidente de Perú,
Alejando Toledo, candidato seguro a tomar el mismo
helicóptero en el que huyeron De La Rua y Sánchez de
Losada. En su últimas declaraciones, el otrora llamado
"la esperanza india" reconoció que para su
administración "el objetivo primordial es concretar un
Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, a fin de
ampliar nuestra oferta exportable, promover
inversiones y generar nuevos empleos".

¿Significa esto que los países que no adoptan
posuturas como las de Perú se han vuelto
independientes y hasta de izquierda?. Parece que no. Y
no sólo por lo cowboys, sino porque para gobiernos
como el de Argentina -que ya pasaron por el "trauma
del helicóptero"- el no alinearse en forma acrítica
con Estados Unidos, no significa para nada un ataque
de anti-imperialismo o la construcción de un muro de
dignidad. Es mas bien un intento de supervivencia y,
sobre todas las cosas, un juego "heterodoxo", para
mantener la puerta abierta para los capitales de la
Unión Europea, que disputan con Estados Unidos la
participación en los mercados latinos.

Si queremos ponerle un nombre a la moda, es una
política de "soberanía light", que podemos resumir con
dos ejemplos.




-Deuda externa, privatizadas y gobierno argentino


Uno de los puntos que algunos compañeros mas elogian
del gobierno argentino es su actitud en las
negociaciones con el FMI y los tenedores de bonos de
la deuda externa. En una extraña coincidencia con el
propio Bush, felicitan a Kirchner por "domar" al FMI,
y se sonríen con las diatribas que la actitud
argentina despierta en diarios como el Financial
Times.

El tema que levanta revuelos internacionales, y que
está en hoy en el centro de la discusión, es la
relación con los tenedores privados de bonos de la
deuda externa. A ellos, el gobierno argentino les
ofreció presentar un plan de pagos a cambio de una
quita del 75% del valor de los bonos. Este sector,
disperso por el mundo, se comenzó a organizar en el
Global Committee of Argentine Bondholders, que
representa a una importante porción los acreedores
privados externos, pequeños inversores italianos,
alemanes, austriacos y japoneses, además de algunos
bancos como el Deutsche, el Tokio Mitsubishi y el
Shinsei. Del resto, el 40% de esos bonos están en
manos de Argentinos, y una parte importante en "fondos
buitres", más inclinados ganar algo con posibles
juicios por incumplimiento que en llegar a un acuerdo.

Para entender esta situación, hay que tomar en cuenta
lo que el propio gobierno argentino reconoce; que el
default es uno de los mas grandes de la historia,
impagable para cualquier país. Según señala el propio
Jefe de Gabinete Alberto Fernández, "el (deafult) ruso
fueron 30 mil millones (de dólares) y tres papeles, y
la Argentina, cerca de 95 mil millones en 155 papeles
con 14 monedas".

Tan difícil es la negociación, que el propio Bush -no
sospechado de izquierdista- propuso una solución
intermedia; ofrecer una quita del 60%, apenas un 15%
más de lo que propuso Kirchner.

Pero aun así, tan enorme es el problema que casi no se
encuentran bancos dispuestos a hacer la operación de
canje de la deuda cuando se llegue a un acuerdo. Hasta
ahora dijeron que no bancos de la talla de JP Morgan,
el Citigroup, Morgan Stanley, Lehman y Goldman Sachs.
Toda gente que, se sabe, no es reacia a los negocios
en Argentina. Por el contrario, hace una semana el
principal economista de JP Morgan, Vladimir Werning,
auguró que este año la economía argentina "crecerá un
7,5%", gracias a la exportación de commodities, la
reactivación del crédito bancario y -agregamos
nosotros- gracias a la gran baja de salarios que
significó la devaluación del peso.

Para Kirchner, esta posición de quita a lo acreedores
privados no significa una ruptura con los organismos
internacionales ni levantar el no pago de la deuda.
Lejos de ello, el estado argentino nombro al FMI como
"acreedor privilegiado" y le pagó puntualmente en los
últimos 22 meses 7278 millones de dólares, actitud que
el mismo JP Morgan considera como un "cumplimiento
ejemplar".

Incluso las presiones del Banco Mundial, un sector del
G-7 (el grupo de los siete países mas poderosos del
mundo) y del directorio del FMI se reducen a "comenzar
un diálogo constructivo con los acreedores", y -según
varios analistas- a "tensar la cuerda para forzar una
negociación". Ninguno de ellos se atreve a sugerir que
la deuda tiene que se pagar en su totalidad, ni que
los organismos internacionales deben romper con
Argentina; como la obra que se come a su creador, un
escenario de no pago de la deuda criolla generaría
problemas graves no tanto para el país sino para el
propio FMI, que quedaría con un saldo defiticario y
obligaría a países como Estados Unidos a aportar
capital para solventarlo.

La "estrategia k" no está inspirada en el
antiimperialismo, o en valores "nacionales y
populares" sino -como en las negociaciones sobre el
ALCA- en un pragmático instinto de supervivencia; si
pagan más se hunde la economía local, y si eso pasa la
perspectiva para el gobierno es peor que la del 20 de
Diciembre. Citando al propio Kirchner, que explicó
como ningún otro su propia política de "regateo
light"; no se le puede cobrar a un muerto. Se sabe,
modificando un viejo dicho popular, que el que se
quemó con un helicóptero cuando ve una hélice llora.

El segundo de los puntos que suele sobresalir en el
"estilo k" es la relación del gobierno Argentino con
las empresas privatizadas, la mayoría manejadas por
capitales europeos. Y aquí, hay que decirlo, es
llamativo el silencio con respecto al viaje a Kirchner
a España de parte los que lo pintan como a un héroe.

En Argentina hay 400 empresas de ese país, con un
capital invertido de alrededor de 20.000 millones de
dólares. Junto a Francia -y en menor media Estados
Unidos- los capitales españoles manejan áreas
estratégicas de los servicios públicos y recursos
naturales como el gas y el petróleo. Perjudicadas en
sus fabulosas ganancias por la devaluación del
principios del 2002, estas empresas han decidido
mantenerse aquí, sólo porque saben que todavía les
queda mucho por ganar.

En el viaje a España, Kirchner recibió varias
promesas; Telefónica de Argentina, que tiene alrededor
de 6 millones de clientes, invertirá en los próximos
tres años 700 millones de dólares para tratar de
llegar a los 10 millones de abonados. Aerolíneas
Argentinas, que cambió de dueño pero sigue en manos
españolas, inyectará 200 millones en y expandirá su
linea de negocios a la construcción de hoteles. Repsol
YPF también ratificó su plan de inversiones para los
próximos cuatro años por unos 6.000 millones de
dólares. Todos planean hacer buenos negocios; subidos
al carro de la reactivación económica, y con un seguro
aumento de tarifas -que según el - la perspectiva es
que estas empresas sigan mandando abultadas remesas a
sus países de origen.

La publicitada embestida contra las privatizadas,
motorizada en principio por la discusión sobre la
exigencia empresarial de un aumento de tarifas, afectó
en términos reales al Correo Argentino -controlada por
capitales argentino, y que no pagó impuestos jamás- y
a la francesa Thales Spectrum, una hasta ahora
desconocida empresa para el gran público, que saltó a
la tapa de los diarios por pagar 25 millones de
dólares de coima para quedarse con el manejo del
espacio radioeléctrico. En ambos casos, la cancelación
de los contratos fue mas fácil de justificar que el
encarcelamiento de Charles Mason.

La otra empresa del rubro que está en el centro de la
discusión es Aguas Argentinas, controlada desde 1993
por la francesa Suez y la española Aguas de Barcelona.
Este holding -que maneja el agua y las cloacas de los
distritos mas poblados del país- viene acumulando
irregularidades desde 1997, tanto en la inversión,
como en el aumento indiscriminado de tarifas y la
calidad del servicio. Según todos los estudios
-incluso los oficiales- no sólo por su comportamiento
financiero, sino sobre todo por atentar contra la
salud de la población, desde esa fecha el estado
argentino está en condiciones técnicas de rescindirle
el contrato.

Algo que parece no va a suceder; la exigencia de
Kirchner no deja de ser un tanto light; se le pide por
un lado que retire las denuncias por las tarifas de
los tribunales del Banco Mundial, y que inviertan poco
más de 40 millones de dólares, una ganga a la que Suez
todavía ni siquiera se dignó a responder.

El que si respondió fue el canciller francés,
Dominique de Villepin, que en días pasados visitó la
Argentina para "limar asperezas" con respecto a la
situación de las privatizadas, ratificar el apoyo de
su país en las negociaciones con el FMI y acercar
posiciones del Mercosur con el bloque de la Unión
Europea. En sus declaraciones públicas el canciller
dijo que las empresas francesas "podrán solucionar los
problemas que enfrentan en Argentina" y ratificó que
todas "han decidido quedarse". Tenemos sobradas
razones para creerle; hace menos de un mes, en Puerto
Rico, Suez rompió un contrato ratificando "la
determinación del Grupo de renegociar o disolver
contratos si su balance económico no puede sostenerse
en forma duradera".

Está política de "soberanía light", es motivo de
festejo para privatizadas como la petrolera REPSOL
YPF, porque están seguros de que este año podrán
superar la "hazaña" que lograron en todos los años
precedentes; tener ganancias netas en la Argentina por
alrededor de 1.114 millones de dólares, poco más de la
mitad de lo que ganaron en todo el mundo.


-¿Activistas Light?


Sin embargo, y dicho todo esto, sería exagerado y
hasta ciego no reconocer que en países como Argentina
y Brasil hay un cambio de posición por parte de los
gobiernos, y que estos se diferencian de la actitud
"lamebotas" de los anteriores. Pero confundir la
oscilación de gobiernos como el argentino entre
Estados Unidos y la Unión Europea con un "muro de la
dignidad", es agregarle calorías imaginarias a un
juego, acompañado a veces con piromanías verbales, no
sale del terreno de lo light.

En algunos países este sentimiento de esperanza caló
hondo en varios sectores del movimiento social. En
Argentina, sin ir mas lejos, desde que asumió Kirchner
se han dividido varios de los movimientos piqueteros
en relación a que actitud tener frente al gobierno.
Incluso hay sectores que se han pasado en bloque al
oficialismo, inaugurando una corriente de "piqueteros
kirchneristas". Desde el propio gobierno se fogoneó
paciente y abiertamente esta política, intentando
fortalecer a los sectores llamados "blandos" y
aislando y hasta criminalizando a los que califican de
"duros".

En Bolivia, donde la rebelión es mas reciente, y la
continuidad con el gobierno anterior es mas clara,
también se abrió una brecha en los movimientos
sociales. Hace dos semanas, un congreso de grupos
juveniles se dividió alrededor de la discusión que
recorre a todas las organizaciones; que actitud tomar
con respecto al gobierno de Mesa. De un lado quedaron
los que querían aliarse con la COB (Central Obrera
Boliviana), que se mostró dispuesta a llamar a una
nueva huelga general para exigir el cierre del
parlamento. Del otro, los mas propensos a alinearse
con la posición del MAS de Evo Morales, que rechazó la
convocatoria diciendo que "Quienes dicen que se cierre
el Parlamento no aceptan la democracia, sólo están
buscando un golpe de Estado, una dictadura, que es lo
que quiere la Embajada de Estados Unidos y Sánchez de
Losada".

La explicación de estos avances de los gobiernos light
contra los movimientos, hay que buscarla en la génesis
misma de la rebelión; ni en Bolivia ni Argentina, en
los momentos decisivos hubo fuerzas capaces de
articular las miles de voluntades conjuradas contra el
poder para imponer una salida diferente.

En ambos casos se cumplió una vieja ley histórica:
ningún régimen social cae si no hay otro que lo
reemplace; cuando lo nuevo no termina de nacer, lo
viejo se sobrevive a si mismo y ensaya nuevas formas
de preservación. En este caso, el de los gobiernos
light, no es mas que eso; nuevas formas de
conservación del viejo orden, que se presentan como un
"mal menor" frente a los mounstros como Bush.

A pesar de ello, en Latinoamérica todavía seguimos
viendo situaciones que muestran que estamos en una
etapa diferente. Por nombrar sólo un caso; en la
República Dominicana, en la última huelga general,
hubo una imagen que recorrió el mundo inmortalizada en
una foto que muchos hubiéramos querido tomar. Se
trataba de un joven huelguista encapuchado al estilo
zapatista, cuerpo a tierra al lado de una goma
ardiendo al estilo piquetero argentino, y apuntando
hacia adelante con un fusil de fabricación casera, al
mejor estilo boliviano.

Quizás sin saberlo, ese joven dispuesto a dar su vida
-como ayer estuvimos dispuestos a darla miles en
Bolivia y Argentina- esté trazando una línea de
continuidad entre las batallas pasadas y su propia
realidad. Seguramente ese joven va a tener que
recorrer ese camino lento y tortuoso que nuestros
pueblos están condenados a transitar para su
liberación. Un camino que no es pacífico, ni lineal,
ni cuya meta está a la vuelta de la esquina.

Si no somos concientes de ello y nos dejamos comprar
por los discursos de lo posible, no sólo estaremos
dejando sólo a ese hermano dominicano. También
estaremos cometiendo el peor de los pecados;
convertirnos, bien a la moda, en activistas light.




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center