A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) LA CAMPANA Nº 234 - EDITORIAL

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Fri, 6 Feb 2004 20:07:12 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Parece una historia chusca, una más de los lamentables ministros
españoles de la guerra, Sr. Trillo, y asuntos exteriores, Ana Palacio,
pero no lo es. Ni en su intención, ni en su significado, ni en su
desarrollo, la peripecia de la fragata Canarias y el buque de apoyo
Patiño, pueden saldarse con referencias a un “patinazo” diplomático del
gobierno español solucionado en el último momento, con solo anularse la
orden de que ambos buques de guerra continuasen su navegación hacia
Guinea Ecuatorial. Por más que lo silencie todo el arco parlamentario o
lo trivialicen los grupos informativos más poderosos, los hechos revelan
un suceso coherente con una realidad tenebrosa, la del capitalismo más
atroz, urdida, una vez más, por las grandes compañías petroleras y sus
agentes locales -la chusma gobernante en cada país, en este caso, Guinea
Ecuatorial, Camerún, Nigeria, España, Francia y Estados Unidos-, contra
los pueblos que han de sufrirlos. La peripecia es conocida. Horas después de que la fragata Canarias y el
buque de aprovisionamiento de combate Patiño, ambos de la marina
española, zarpasen de la base de Rota rumbo a Guinea Ecuatorial, el
gobierno español revocó la orden: los buques deberían detenerse en
Canarias. ¿Que ocurrió en esas horas? Nada ... Es decir, nada más y nada
menos que la continuidad del sangriento orden mundial, según lo dictan
los intereses de las transnacionales energéticas y sus compinches
políticos. Es decir, el desgobierno atroz de los nadie, los Aznar y los
Obiang, matando, secuestrando, destrozando paisajes y sociedades,
aniquilando todo lo que pueda haber de hermoso y sano en la vida, pues el
pueblo guineano -no sus gobernantes- es uno de los más pobres del mundo. Aparentemente, el espectáculo militarista había sido pactado hace tres
meses, en noviembre de 2003, durante la visita que realizó la ministra
española, Ana Palacio, al dictador guineano Teodoro Obiang. Se trataba de
un gesto “simbólico” de apoyo de España, ex-potencia colonial en la
zona, al dictador en los delicados momentos en que debería afrontar un
nuevo proceso electoral fraudulento (como todos los anteriores) y
prorrogar así unos cuantos años más su sangrienta dictadura, iniciada en
1979. Obiang no ignora que muchas personas intrigan en su país y fuera de él
para desbancarlo. Los grandes yacimientos de petróleo recién descubiertos
en Guinea Ecuatorial, representan tanto su fuerza como su debilidad. Su
fuerza, porque gracias a las licencias que concede a las multinacionales
de la energía se enriquece y pertrecha todo el aparato de terror que
sostiene su dictadura. Su debilidad, porque “prenda que otros desean es
difícil de guardar”. En estas circunstancias, según el cálculo de los Aznar y los Obiang, la
exhibición durante el periodo electoral de los buques de guerra españoles
ante las costas de Guinea disuadiría a cualquier “opositor” de intentar
desalojar del sillón presidencial al pelele que lo ocupa. El gobierno
español, en contrapartida, recibiría la posibilidad de que algunas
empresas españolas, Repsol de modo principal, entrasen a formar parte del
grupo que saquea los recursos de Guinea y financia a la dictadura que se
lo facilita. Sin embargo, el gobierno español es un cero a la izquierda cuando las
compañías petrolíferas disputan entre sí la explotación de los
yacimientos, en Iraq o en el Golfo de Guinea. En este caso, la exhibición
de una fragata resulta una bravuconada, que, el mejor de los casos, no
tiene otra virtud que hacer sonreír a los ejecutivos de las
transnacionales del petróleo y, en el peor, les incomode y opten por no
permitirlo. Nada más conocerse la salida de Rota de la infame cacharrería naval
española y su destino, la oposición política guineana puso el grito en el
cielo, llegando a las páginas de los periódicos las consabidas
referencias a la crueldad de la dictadura, a la permanente violación de
los derechos humanos y, en algunos casos, a la tragedia del pueblo,
víctima final del tinglado construido sobre sus espaldas. Con todo, estas
protestas, aunque sirvieron de excusa al gobierno español para disimular
mediáticamente el paso que se veía obligado a dar, no fueron la causa
determinante que obligase a Aznar a cancelar la operación pactada. La lucha por las licencias de explotación petrolífera en el Golfo de
Guinea es una pelea sorda en los despachos, pero cruenta en los países y
regiones afectados por los yacimientos. Es una lucha con dos sectores en
danza: las compañías petrolíferas y los tiranos de turno que, en cada
nada nación, las sirven. Hasta el momento, los principales beneficiarios de las licencias
concedidas por Obiang eran compañías estadounidenses (además de él
mismo), pero ahora, las compañías francesas, especialmente la potente Elf
Total Fina están intentando hacerse con las licencias correspondientes al
estuario del Río Muni, este de la isla de Bioco y otros lugares del área
marítima. En este juego, España intentaba jugar a las migajas. El año pasado, los presidentes de Guinea y Nigeria, firmaron un tratado
para el uso conjunto de las fuentes petrolíferas localizadas en la hasta
ahora indefinida frontera marítima entre ambos países. La Total Elf Fina
operará en Nigeria y la norteamericana Exxon-Mobil en la zona
ecuatoguineana. Sin embargo, Camerún, país central en el Golfo de Guinea,
incrustado entre Nigeria y Guinea Ecuatorial, reclama a Nigeria la
península de Bakasso, una pequeña franja de islas fluviales, rica en
petróleo. A la hora de discutir en los Tribunales Internacionales sobre
las fronteras marítimas entre Camerún y Nigeria, surge la necesidad de
definir las aguas territoriales camerunesas, también las que lindan con
Guinea Ecuatorial que, por otra parte, no parecen ser menos ricas en
petróleo que la península de Bakasso. Fueron las protestas de Camerún, así como la evidencia de que la chapuza
española ponía en peligro el delicado equilibrio de las licencias
petrolíferas en todo el Golfo de Guinea (del que dependen los gobernantes
de los países afectados para enriquecerse y sostenerse en el poder), las
que obligaron a desviar los buques españoles de la ruta africana y
atracarlos en las islas Canarias ... ... Mientras tanto -como decíamos hace años- yace el pueblo guineano al
pie de los muros asesinado y solo ... miles de mujeres mueren en el parto
cada año, rotas por la desgracia ... los hombres pasan hambre ... y a los
niños guineanos, víctimas de la diarrea o de la
Mobil-Elft-Repsol-Obiang-Aznar, se los lleva la muerte.




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center