A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) LA REVOLUCION LIBERTARIA ESPAÑOLA (1936-1939) de Jacinto Cimazo, Editorial Reconstruir - Buenos Aires 1994.

From "San Telmo" <santelmo2@hotmail.com>
Date Thu, 16 Dec 2004 21:47:14 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Nota preliminar
En estos tiempos que marcan la agonía del siglo veinte, quien quiera
intentar un balance objetivo sobre los hechos relevantes ocurridos en su
transcurso deberá necesariamente ubicar en un lugar destacado el trienio
1936-1939,periodo en que España vivió dramáticamente lo que muchos han
llamado la “guerra civil” y otros, con mas precisión, la Revolución
Española. Y ello es así, entre otras razones, porque la chispa que
encendió la hoguera que abrasaría a España no provino de la población
“civil” sino de un sector prominente del ejercito hispano que se sublevo
contra un gobierno democráticamente elegido. Es decir que desde el inicio
de la contienda hubo bandos claramente diferenciados :de un lado las
fuerzas mas reaccionarias del militarismo y del oscurantismo ; del otro,
un pueblo que de la noche a la mañana debió aprender a luchar contra
militares profesionales perfectamente equipados, que inclusive recibieron
amplio apoyo -en efectivo y armamento- de los regímenes despóticos que
en ese momento dominaban a Italia y Alemania.

Con todo, lo apuntado es solo la parte mas conocida de esta gesta
formidable. Existe otra parte, otra Revolución, que permanece ignorada
para una gran parte del publico, aun el que se interesa por los temas
sociales o políticos. De esa historia poco conocida trata precisamente
La Revolución Libertaria Española (1936-1939). Y pocos, quizás, puedan
hacerlo con la versacion y el conocimiento profundo de lo ocurrido en la
península que ostenta Jacinto Cimazo, cuyo apasionante testimonio esta
avalado por su participación como protagonista en los hechos narrados. Su
permanencia en España comprende prácticamente todo el trienio que duro
la lucha : llega allí en noviembre de 1936 –al ser nombrado primer
delegado por la organización libertaria argentina (hoy, FLA)- y partirá
hacia el exilio poco antes de la derrota final, el 26 de enero de 1939.

Son años de intensa participación como director del semanario Tierra y
Libertad, puesto que le es asignado por la Federación Anarquista Ibérica
(FAI).La publicación, que se editaba en Barcelona, se constituyo en uno
de los voceros mas prestigioso de la revolución que se estaba llevando a
cabo. Una revolución hecha con la sangre de los combatientes pero
también con el esfuerzo de los que en las fabricas, en los transportes,
en las usinas, en el campo, en la sanidad, en la educación, estaban
construyendo un mundo nuevo, con formas organizativas inéditas y con un
espíritu solidario como pocas veces se ha dado a lo largo de la
historia.

De todo esto nos habla Jacinto Cimazo en este libro : de las
colectividades, de las comunas, del papel de los sindicatos, de las
asambleas ; en fin, de la participación espontánea de todo un pueblo en
una causa común.

Creemos que con La Revolución Libertaria Española (1936-1939) la
bibliografía sobre este periodo fundamental de la historia contemporánea
severa altamente enriquecida, no solo por la documentación que respalda
la obra sino, y sobretodo, por ser el testimonio de quien lo vivió
intensamente como pocos.

Editorial Reconstruir.



HOMENAJE A CATALUÑA de GEORGES ORWELL
Editorial Reconstruir-Dissur Ediciones, 1996.


Prefacio a la primera edicion.


En juilio de 1936 el mundo fue conmovido por un nuevo avance del
fascismo. Una sublevacion militar prevista y denunciada, se extendio por
toda españa. Casi al mismo tiempo, el mundo fue aliviado de esta
conmocion por la inesperada noticia de que el pueblo español habia
resistido, detenido y hecho retroceder a las fuerzas regulares.
Heroicamente, los trabajadores en armas frustraron el golpe. El
franquismo, reponiendose de la derrota, abrio el camino de la guerra
civil.

En diciembre de 1936, George Orwell, el celebrado autor de 1984 y
Rebelion en la granja, viajo a la peninsula con la mision de escribir
articulos sobre la guerra. Cuando Orwell llego a Barcelona, descubrio que
alli, en Cataluña, el fascismo era combatido no solo con un ejercito,
sino tambien con una revolucion con un profundo cambio en las estructuras
economicas y en la atitud mental y espiritual de la gente. Su clima
"irresistible" atrapo al intelectual. Orwell troco la pluma por el fusil.
Armado
miliciano, peleo en las trincheras de Aragon.

Fruto de tal experiencia y de esa lucha es este libro apasionante escrito
al calor de aquel acontecimiento enorme. No es una historia comun,
elaborada sobre archivos en la calma de un gabinete. Es el testimonio
vivo sobre un aspecto fundamental de nuestro tiempo para los hombres de
este tiempo, centrado en el objectivo de revelar el verdadero cauce y la
direccion de los hechos. En esta prueba, su autor asombra por la lucida
comprension de la realidad que le toco vivir.

Conjugacion de relato y documento en la que se alternan y ensamblan desde
la experiencia intima hasta la descripcion de una batalla, la obra se
esfuerza por responder con transparente sinceridad a la mas inquietante y
decisiva pregunta de aquellos dias, y de siempre : si primero habia que
ganar la guerra para despues hacer la revolucion, o si la guerra y la
revolucion debian hacerse simultaneamente.

A partir de este planteo clave para comprender los acontecimientos de
1936-39 (y lo que succedio despues y lo que succede ahora), Orwell
penetra en el espacio conflictivo de las organizaciones revolucionarias,
los partidos politicos, las centrales obreras, el gobierno regional, el
gobierno central. Detras de la aparente coincidencia de los sectores en
el antifranquismo, las divergencias asomaban irreconciliables en cuanto a
los metodos y los fines.

Sobre un fondo abigarrado de tendencias en pugna sobresale el conflicto
ideologico entre anarquistas y comunistas, finalmente derivado en una
lucha armada en la primera semana de mayo de 1937. Durante aquellos
famosos "sucesos de mayo" fue definitivamente sellada la suerte de la
revolucion y de la guerra, quedando asi curiosamente asegurada la
victoria de todas las grandes potencias. De todas.

Desde hace veinticinco años, esta obra permanece ignorada para los
lectores de habla castellana. La Editorial Proyeccion se honra al
presentarla por primera vez en esta lengua y entiende que es un
inestimable aporte a la comprension de hechos y tendencias fundamentales
de nuestro siglo.


CONTRA-TAPA

"Habia viajado a España con el proyecto de escribir articulos
periodisticos, pero ingrese en la milicia casi de inmediato, porque en
esa epoca y en esa atmosfera parecia ser la unica actitud posible. Los
anarquistas seguian manteniendo el control virtual de Cataluña, y la
revolucion estaba aun en pleno apogeo (...).
"Por primera vez en mi vida, me encontraba en una ciudad donde la clase
trabajadora llevaba las riendas. Casi todos los edificios, cualquiera
fuera su tamaño, estaban en manos de los trabajadores y cubiertos con
banderas rojas o con la bandera roja y negra de los anarquistas..." (Cap.
I.)

"Yo estaba integrando, mas o menos por azar, la unica comunidad de Europa
occidental donde la conciencia revolucionaria y el rechazo del
capitalismo condicionaban la actitud general. En Aragon se estaba entre
miles de personas de origen proletario en su mayoria, todas las cuales
vivian y se trataban en terminos de igualdad. En teoria, era una igualdad
perfecta, y en la practica no estaba muy lejos de serlo (...).
"Desde luego, semejante estado de cosas no podia durar. Era solo una fase
temporaria y local en un juego gigantesco que se desarrola en toda la
superficie de la tierra. Sin embargo, duro bastante como para influir
sobre todo aquel que lo experimentara. Por mucho que protestara en esa
epoca, mas tarde me resulto evidente que habia participado de un
acontecimiento unico y valioso. Habia vivido en una comunidad donde la
esperanza era mas normal que la apatia o el cinismo, donde la palabra
"camarada" significaba camaraderia y no, como en la mayoria de los
paises, farsante. Habia respirado el aire de la igualdad... " (Cap. VII.)


CAPITULO 3


(...)

"Mas tarde se puso de moda criticar a las milicias y sostener que las
fallas debidas a la falta de armas y de adiestramiento eran el resultado
del sistema igualitario. En realidad, una leva recien reclutada de
milicianos constituia una turba indisciplinada, no porque los oficiales
llamaran "camaradas" a los reclutas, sino porque las tropas novatas
siempre son una turba indisciplinada. En la practica, el tipo
"revolucionario" democratico de disciplina merece mas confianza del que
cabria esperar. En un ejercito de trabajadores, la disciplina es
teoricamente voluntaria ; se basa en la lealtad de clase, mientras que la
disciplina de un ejercito burgues de conscriptos esta basada, en ultima
instancia, en el miedo. (El Ejercito Popular que reemplazo a las milicias
ocupaba una posicion intermedia entre ambos tipos). En las milicias, el
atropello y el abuso que forman parte de un ejercito corriente nunca se
hubieran tolerado ni por un instante. Los catigos militares normales
existian, pero solo se aplicaban en los casos de delitos muy graves.
Cuando un hombre se negaba a obedecer una orden, no se lo castigaba de
inmediato : primero se apelaba a su conciencia de la camaraderia. Las
personas cinicas, sin experiencia en la direccion de seres humanos,
afirmaran sin demora que esto no puede dar buenos resultados jamas, pero,
en realidad, los da a la larga.
La disciplina de incluso las peores levas de la milicia mejoro
notablemente a medida que transcurria el tiempo. En enero, la tarea de
dirigir una docena de reclutas novatos casi me hizo encanecer. En mayo,
actue durante un breve periodo como teniente, al mando de unos treinta
hombres, ingleses y españoles. Todos habiamos estado en el frente durante
meses, y nunca tuve la mas minima fificultad para conseguir que
obedecieran una orden o se ofrecieran voluntariamente para una tarea
peligrosa. La disciplina revolucionaria depende de la conciencia
politica, de una compresion de por que deben obedecerse las ordenes ;
necesita tiempo para formarse, pero tambien se necesita tiempo para
convertir a un hombre en la automata dentro del cuartel.
Los periodistas que se burlaban del sistema de las milicias pocas veces
recordaban que estas tuvieron que contener al enemigo mientras el
Ejercito Popular se adiestraba en la retaguardia. Y el mero hecho de que
las milicias hayan permanecido en el frente constituye un tributo a la
fuerza de la disciplina revolucionaria, pues hasta junio de 1937, lo
unico que las retuvo alli fue la lealtad de clase. (...)
Un ejercito de conscriptos en las mismas circuntancias y sin una policia
militar para vigirlarlos, hubiera retrocedido. Las milicias en cambio
defendieron sus posiciones. (...)"


CAPITULO V

(...)

Mas importante que todo esto es el hecho que la clase trabajadora
española no resistio a Franco en nombre de la democracia y el "status
quo", como podriamos haberlo hecho nosotros en Inglatera ; su resistencia
fue acompañada de un estadillo revolucionario definido, y casi podria
decirse que este fue su caracter. Los campesinos se apoderaron de la
tierra; los gremios se hicieron cargo de muchas fabricas y la mayor parte
del
transporte; se arrasaron iglesias y se expulso o mato a los sacerdotes.
(...)

Durante los dos primeros meses de la guerra , el verdadero opositor de
Franco no fue tanto el gobierno como las uniones gremiales. En cuanto se
produjo el levantamiento, los trabajadores urbanos organizados replicaron
con un llamado a la huelga general y exigieron y obtuvieron, luego de
cierta lucha, armas de los arsenales oficiales. De no haber actuado en
forma espontanea y mas o menos independiente, es probable que nunca se
hubiera podido enfrentar a Franco. Desde luego, no puede afirmar esto con
toda certeza, pero por lo menos hay motivos para pensarlo.

El gobierno no hizo practicamente intento ninguno por impedir el
levantamiento, que se esperaba desde hacia bastante tiempo, y cuando
comenzaron las dificultades su actitud fue muy debil y vacilante; tanto
es asi, que España tuvo tres primeros ministros en un solo dia. Ademas,
la unica medida que podia salvar la situacion inmediata, armar a los
trabajadores, fue tomada con renuencia y en repuesta al violento clamor
popular. Se distribuyeron armas y, en las ciudades importantes del este
de España, los fascistas fueron derrotados mediante un tremendo esfuerzo,
principalmente de la clase trabajadora, con la colaboracion de parte de
las fuerzas armadas que se mantenian leales. Se trataba del tipo de
esfuerzo que quiza solo puede realizar un pueblo que lucha con una
intencion revolucionaria, esto es, que lucha por algo mejor que el
"status quo". Se cree que, en los diversos centros de la rebelion, tres
mil personas murieron en las calles en un dia.

Hombres y mujeres armados tan solo con paquetes de dinamita atravesaron
las plazas abiertas y se apoderaron de edificios de piedra controlados
por soldados regulares provistos de ametralladoras. Los nidos de
armetralladoras que los fascistas habian colocado en puntos estrategicos
fueron aplastados par taxis que es precipitaron sobre ellos a cien
kilometros por hora. Aun no sabiendo nada sobre la entrega de la tierra a
los campesinos, sobre la creacion de consejos locales, etcétera,
resultaria muy dificil creer que los anarquistas y socialistas, que
formaban la columna vertebral de la resistancia, hacian todo eso a fin de
preservar la democracia capitalista, la cual, especialmente desde el
punto de vista anarquista, no era mas que una maquinaria centralizada de
estafa.

Mientras tanto, los trabajadores contaban con armas y, ya a esa altura,
se abstuvieron de devolverlas. (Un año mas tarde se calculaba que los
anarcosindicalistas en Cataluña poseian treinta mil fusiles). Las
propiedades de los grandes terratenientes profascistas fueron tomadas en
muchos lugares por los campesinos. Junto con la colectivizacion de la
industria y el transporte, se hizo el intento de establecer los comienzos
de un gobierno de trabajadores por medio de comites locales, patrullas de
obreros en reemplazo de las viejas fuerzas policiales procapitalistas,
milicias proletarias basadas en los sindicatos, etcétéra. Desde luego, el
proceso no era uniforme y llego mas lejos en Cataluña que en cualquier
otra parte. Habia zonas donde las intituciones del gobierno local
permanecian casi inalteradas, y otras donde coexistian con los comites
revolucionarios. En ciertos lugares se crearon comunas anarquistas
independientes, algunas de las cuales siguieron existiendo hasta que el
gobierno las disolvio un año despues. En Cataluña, durante los primeros
meses, el poder estaba casi por entero en manos de los
anarcosindicalistas, quienes controlaban la mayor parte de las industrias
clave.

De hecho, en España no se desarrolaba una mera guerra civil, sino el
comienzo de una revolucion. (...)




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center