A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Tierra y libertad nº 197: Costa de Marfil: La felicidad no está en el cacao

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Sat, 4 Dec 2004 18:47:27 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Según el representante del secretario general de las Naciones Unidas, el
profesor Albert Tevoedjre, de visita en Buaké el 30 de octubre de 2004,
"la guerra no está a la orden del día en Costa de Marfil".
Mejor se habría callado. No sabía lo que se avecinaba.
Algunos días más tarde, la aviación marfileña bombardeaba Buaké y
Khorogo, en la zona norte del país. Si la guerra no era previsible para
los ingenuos, los idiotas o los mentirosos, en cualquier caso la cosa
está que arde desde aquel día. Por otra parte, todos los observadores
serios, así como los actores de la crisis, percibían la tensión. En
resumen, estamos en guerra, en una trágica guerra.
¿Se podía haber previsto? Por supuesto. ¿Se pueden conocer los
responsables? Desde luego.
Tras los acuerdos de Linas-Marcoussis, el 24 de enero de 2003, la Costa
de Marfil vivió una especia de paz armada impuesta entre los rebeldes
(fuerzas nuevas) que ocupaban la zona norte del país, y las fuerzas
gubernamentales (FANCI) que controlaban el sur. Sobre el terreno, el
ejército francés ha estado presente en el marco de la operación
Unicornio, pero también en virtud del acuerdo de defensa que data de la
pseudo-independencia (1960). Cada vez se ven más cascos azules africanos
de la ONANCI.
Tras la muerte de Huphuet-Boigny, el viejo dictador, la lucha por su
sucesión ha ocasionado varios episodios trágicos. En este país, durante
mucho tiempo estandarte de la "Francáfrica", las intrigas de los
diferentes pretendientes se traman junto a los afanes de control de los
mercados internacionales. Con el fondo de una grave crisis económica,
provocada por la corrupción tanto de quienes deciden allí como de los
mandatarios internacionales, así como por los sistemas de distribución
clientelistas internos y por las medidas restrictivas del plan de
reajuste estructural del FMI, la Costa de Marfil se ha convertido en un
auténtico polvorín. Con el "marfilismo" como valor identitario xenófobo
instalado en el primer plano de la escena política por los sucesivos
dirigentes marfileños, la etnización de los problemas socioeconómicos
del país ha desembocado en una "Ruanda potencial". En efecto, la tercera
parte de la población marfileña no posee la nacionalidad.
Con los acuerdos de Linas-Marcoussis, dirigidos a regular la paz, el
gusano ya se ha metido en la manzana.
Las negociaciones maratonianas se desarrollan a puerta cerrada,
reagrupando a los diferentes protagonistas encerrados en un castillo
francés cercano a París. Invitados por Dominique Villepin, ministro de
Asuntos Exteriores, los ministerios de Seguridad y de la Defensa
marfileños, muy importantes estratégicamente, se han atribuido a los
rebeldes. Gbagbo no puede aceptar más que las leyes de revisión del
código de la propiedad territorial y de la nacionalidad, inscritos en
esos acuerdos.
Más recientemente, los acuerdos de Accra III, firmados este verano,
deberían conducir a la puesta en marcha de los acuerdos de Marcoussis.
En concreto, los rebeldes deberían abandonar las armas a partir del 15
de octubre. Pero éstos no están por la labor, y menos ahora que el
gobierno del FPI (el partido de Gbagbo) no quiere reconocer sus
prerrogativas políticas. Los rebeldes no se desarmaron. Entonces, los
aviones de Gbagbo despegaron. Una parte importante de la opinión pública
condena el régimen marfileño como único responsable de los sucesos
actuales. No es que nosotros vayamos a defender ese régimen nacionalista
y racista. Las violencias contra las minorías étnicas o extranjeras
están alimentadas por los medios próximos al poder, los dirigentes
políticos y los movimientos extremistas como los "Jóvenes Patriotas"
(milicias del FPI, el partido gubernamental). Tras el reinicio de las
hostilidades, las sedes de los partidos de oposición, así como las de
los periódicos próximos a ellas, han sido saqueadas.
En cuanto a las violencias antifrancesas, de las que se habla mucho en
comparación con otras violencias, se pueden comprender: Francia se
identifica, con justicia, como la potencia colonial, lo que explica
muchas cosas. Digamos también de paso que el ejército francés ha
reprimido con brutalidad a los estudiantes que se manifestaban en Abiyán
contra el intervencionismo francés, disparando con balas de verdad y
causando varias decenas de víctimas.
Condenar a Gbabo no es suficiente. La injerencia francesa ha sido
denunciada por las dos partes beligerantes (rebeldes y gubernamentales),
aunque se pueda contar a Francia legítimamente como la tercera parte,
cuya importancia no se puede ignorar porque tiene mucho peso en la
balanza por su poder bélico y su voluntad de tomar la iniciativa. Chirac
ha declarado que Francia es amiga de Costa de Marfil, pero lo que le
interesa antes que nada es conservar los mercados de sus empresas
multinacionales francesas, a pesar de sus esfuerzos por embaucar a la
opinión internacional, es decir, para proteger a sus ciudadanos (¿y los
demás le dan igual?) e interponerse en el combate.
Los tejemanejes parecen haber funcionado bien, porque, valga como
ejemplo, el Estado marfileño parece haber atribuido "con la pistola en
la sien" a los Bouygues la contrucción de la futura terminal de
contenedores, una extensión importante del puerto de Abiyán... en
detrimento de China, que hubiera resultado sin embargo dos veces más
barata.
Y, además, es un golpe doble. Francia ha obtenido un cheque en blanco
para su acción sobre el terreno por parte de la organizaciones
internacionales. Actualmente se evacúa a los ciudadanos franceses, lo que
sirve de ilustración a las palabras de François Xavier Verschave,
defensor de la Francáfrica, "la posición del ejército y de los
ciudadanos franceses podrá llegar a hacerse insostenible", "Francia
podría verse obligada a abandonar su tutela militar, cosa que debería
haber hecho en 1962".
Sí, efectivamente, que Francia deje a los marfileños vivir en paz y
renuncie a su función de potencia colonial. Eso estaría muy bien...

Manuel Sanschaise (traducido de "Le Monde Libertaire")




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center