A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) LA CAMPANA Nº 8 - VOCES LIBERTARIAS ; DE SINDICATOS Y CONSTITUCIONES / 2

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Wed, 1 Dec 2004 10:38:35 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

En artículo anterior (“Los anarquistas y las constituciones”, en La
Campana, nº 7, del 16.11.2004) afirmaba que “los anarquistas no debíamos
-sin contradecirnos a nosotros mismos- participar en el tinglado que
confirme una Constitución”. No en vano -decía-, estamos los anarquistas
frente por frente “a cualquier texto, institución, instrumento político o
artefacto social, que derive de la organización estatal y consagre en
dicho Estado (o unidad política, si se prefiere) la desigualdad o el
sometimiento”, como es el caso de una Constitución, de cualquier
Constitución ... “¿Votar? NO, gracias”, concluía; combatir la
desigualdad, la injusticia y el sufrimiento que todo Estado provoca y
toda Constitución consagra, eso SI, y sin desmayo. Pero, ¿qué ocurre con los sindicatos, con los trabajadores? ¿También
ellos deben darle la espalda a la confirmación de una Constitución, que
tan claramente se perfila en contra de sus intereses al consagrar el
régimen de explotación económica, el autoritarismo político y la opresión
social? La única respuesta digna a esta última pregunta, es SÍ, y ello de modo
mucho más contundente que en lo que se refiere a los anarquistas. Pues si un anarquista, en tanto que sujeto individual, interviene en un
proceso constituyente estatal (y el referéndum no es más que la traca
final de ese proceso fraudulento, por supuesto prescindible) se limita a
ser contradictorio consigo mismo y las ideas que asegura defender. Sin
embargo, un sindicato en tanto que sujeto colectivo, si interviene en ese
proceso, se desnaturaliza, pervierte su función social y su actividad se
transforma, inevitablemente, en una impostura. Sólo aquellas
organizaciones sindicales que se postulen abiertamente como correa de
transmisión o personaje subalterno de un partido o corriente política más
o menos precisa, pueden caer en la tentación de escenificar su sumisión a
la política y promover la participación en el proceso constituyente
(votando a esta o aquella facción política candidata en las Cortes
Constituyentes) o, sin atreverse a tanto, a llamar a sus “huestes” a
votar, que SI o que NO en el festejo final. Un sindicato es una asociación de trabajadores para la defensa de sus
intereses, inicialmente los materiales e inmediatos. En el curso de esa
defensa, los trabajadores, de modo natural y nada forzado, a poco que
desarrollemos nuestra actividad libremente, sin coacciones ni
manipulaciones interesadas, adquirimos la conciencia de la opresión en
que nos encontramos y del antagonismo que nos enfrenta a los empresarios
y a sus amigos, entre ellos, de modo principal, la administración
política estatal. También nos habituamos a la lucha colectiva,
comprendemos en sus justos términos el valor de la solidaridad social y
llegamos a reconocer a los enemigos de la libertad y la justicia.
Finalmente, comprendemos que la solución a nuestras reivindicaciones (el
punto final al conflicto social que nos enfrenta al capitalismo) solo
llegará si colectivamente, sindicadamente, autogestionariamente, en el
ámbito asambleario del propio sindicato local, -sin jefes ni comités
decisorios, sin otras representaciones que las que derivan del mandato
imperativo de la asamblea-, las definimos, luchamos por ellas y logramos
mantenerlas vigentes. Ambas cuestiones son inseparables en un Sindicato. Por un lado, la
conquista de reivindicaciones materiales y sociales inmediatas, por
supuesto compatibles con la persistencia del régimen capitalista. Por el
otro, la conciencia cada vez más cabal de la opresión que se vive, y el
desarrollo de hábitos colectivos en la lucha social, cuyo final lo fijará
la desaparición del régimen capitalista y de jerarquía estatal. Cuando
por la labor de zapa de los enemigos de los trabajadores y del
sindicalismo, uno de los dos pies falla, el sindicato se desnaturaliza y
pervierte su función social. Termina no siendo un sindicato, ¡por más que
mantenga formalmente ese nombre!, derivando hacia la bandería política e
ideológica o hacia fórmulas burocráticas del tipo mafioso, más o menos
sangriento. Y esta perversión es la que se instala en los sindicatos que participen
en el proceso constituyente. Independientemente de que lo hagan desde el
principio del proceso, participando en las elecciones a Cortes
Constituyentes, como ocurrió en la España de 1977, o que se sumen sólo a
última hora, votando que SI o NO en el referéndum que ha de legitimar
todo el proceso anterior. Todavía es más lamentable este último caso,
pues ya el sindicato, como el “pueblo soberano” será el payaso de las
bofetadas (el que hace reír a quien le abofetea), que ha de limitarse a
rubricar lo decidido por el poder constituyente. Todo esto es particularmente evidente en el caso del referéndum que va a
celebrarse en España sobre la Constitución Europea. También aquí, algunos
políticos intentarán utilizar a los sindicatos como correas de
transmisión para sus intereses específicos, incluso afirmando con
absoluta desfachatez que un “plebiscito no es como las elecciones”,
obviando que el texto sometido a referéndum (la llamada Constitución), no
es otra cosa que el fruto -siempre amargo para los trabajadores- del
poder y del juego por su reparto.
Lluís Corredor




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center