A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) Historia: el Anarquismo en el Norte de China (en)

From Worker <a-infos-ca@ainfos.ca>
Date Sun, 29 Aug 2004 19:01:35 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

En el pueblo donde nací hay en una plaza un monumento erigido por los
sindicatos en el lugar donde quince anarquistas fueron ejecutados como
criminales comunes implicados en una conspiración contra la Emperatriz
durante sus últimos días de terror y desolación. Fueron enterrados en una
fosa común que llegó a ser un lugar de culto para la gente del pueblo, que
lo preservó cuidadosamente. Nuestras marchas del Primero de Mayo solían
culminar en ese punto, allí cantábamos "¡Nuestra victoria honrará a aquellos
que lucharon contra la injusticia!". Yo fui desterrado del pueblo por la
policía y más tarde tuve que cambiar de identidad y no puede regresar. Volví
de visita después de una ausencia de treinta y cinco años.

Como era Primero de Mayo, el primer lugar que visité fue "nuestra plaza"
(por razones sentimentales y porque sabía que si alguno de nuestros viejos
amigos seguía vivo estaría allí). Alguna gente mayor aún colocaba flores en
el monumento. Pero de todos nuestros amigos sólo encontré a una anciana, que
había sido una hermosa chica que se encargó del "Periódico Anarquista del
Norte" desde 1910 hasta 1930.
A pesar de sus numerosos achaques y del hecho de haberse casado con un
hombre que no compartía ni sus ideales ni su coraje, ella estaba aún con
nosotros, pero, según me dijo "todos los compañeros han muerto". Esas son
palabras que uno escucha a menudo de labios de los ancianos en el Norte de
China. Allí, en aquel pueblo en el que un millar de jóvenes marchaban detrás
de nuestra pancarta, sólo dos o tres ancianos quedaban para dar testimonio
de nuestro pasado. Ellos se reúnen ocasionalmente y se interrumpen
mutuamente hablando como cotorras o se encuentran privadamente en sesiones
de té para rememorar tiempos pasados. La China Roja ha hecho caso omiso de
ellos.

¿Esto es lo que queda realmente de ese enorme movimiento anarquista en el
Norte de China que todavía produce a los burócratas de Pekín sacudidas de
espanto que los levantan de sus sillones? Eso me preguntaba. Pero los pobres
burócratas no son del todo tontos. Ahí está el hecho preocupante de que tras
una propaganda estatal sin parangón en la Historia, siendo los pensamientos
propios alta traición, no han conseguido borrar de la memoria a los mártires
de la plaza. El ayuntamiento ha dejado de limpiar el monumento, pero alguien
lo hace voluntariamente. Ninguno de mis amigos sabe quién, "algunos
trabajadores lo hacen" dicen vagamente. De vez en cuando un estudiante Rojo,
imbuido de su importancia como cadete, para a un anciano campesino y le
abronca agriamente por colocar un ramo de flores allí.
Se trata de "un culto a los antepasados ya superado", le dice agriamente. Es
respondido con el enervante encogimiento de hombros y la acostumbrada
estupidez del hombre de campo. "Fueron días muy malos", dice el anciano
(usando la frase habitual con los estudiantes Rojos cuando amonestan a los
"trabajadores no-progresistas").
Y a veces, cuando han soportado bastante discurseo y patriotismo demagógico
y los obreros y campesinos han sido denunciados repetidas veces por no
trabajar tan duramente como El Presidente, alguien silba "La victoria
honrará" (es nuestro "himno de guerra" allí) o alguien murmura lo que no es
una hipocresía, sino más bien una frase insolente "¿qué harían estos allí en
la plaza?".
Si bien la victoria no ha sido conseguida, la derrota no ha sido olvidada.
Recordad esto. En los alrededores, hay docenas de localidades donde un día
hubo comunas libres, donde un puñado de militantes anarquistas que llevaban
una vida de fugitivos había llegado a su plaza y llamado a la insurrección,
uniéndose el pueblo entero y negándose a pagar impuestos o tributos,
viviendo independientes y libres mientras los ejércitos nacionales luchaban
entre ellos y eran incapaces de imponer las cargas del Estado. Los
burócratas de Pekín no lo olvidan. Ni tampoco la gente.

Cuando llegué a la que ahora es capital de nuestra provincia, que ya era
grande en 1934 y ahora ha crecido más de lo que se puede uno imaginar,
contacté con el grupo local, que eran todos conocidos míos debido a su
escasez de miembros. "En este pueblo, donde hubo en su día un centenar de
grupos, nosotros somos ahora sólo diez individuos", dice apenado mi
contacto. Pero él no sabía nada de los de las aldeas. Otro compañero, sin
embargo, era más optimista. "No confundas lo que somos con lo que podríamos
ser. Si tú hubieras llegado de la ciudad para decirnos (como ellos solían
hacerlo en el pasado) que el ejército estaba en retirada y el gobierno
impotente, yo necesitaría tan sólo correr con un par de bragas negras
amarradas a un palo y gritar "Larga vida a la Anarquía" y diez, veinte,
treinta mil hombres y mujeres se unirían y muchos traerían con ellos sus
rifles"

Bueno ¿qué tenía esto de cierto? Deja que te cuente una historia más.
Mientras iba hacia la estación de tren miré a mi alrededor y vi la misma
glorificación al Líder, los mismos slogans uniformes, el mismo mural del
Estado Nación en marcha que uno puede ver en toda China pero, absorto en las
afirmaciones de mi amigo, cuando el empleado me preguntó por mi destino, yo
estaba tan atontado que le respondí con las viejas palabras entrañablemente
asociadas a nuestro movimiento "La libertad es mi destino, no me preguntes
por su nombre". El empleado gritó con enfado "¡No seas frívolo!" "¡Tenemos
que hacer un trabajo serio!" Me sentí algo avergonzado ante la multitud.
Dócilmente le dije mi ciudad de residencia. Luego, otro ferroviario avanzó
para coger mi billete y mi equipaje. Me acompañó al tren sin decir ni una
palabra. Para mi sorpresa, el otro empleado también se acercó para verme a
bordo y cuando les dije que no había pagado, ambos sonrieron y dijeron "que
tengas suerte". Más tarde, una chiquilla me trajo una cesta con fruta y un
mensaje anónimo "Tu viaje puede ser largo y esto te será útil". ¿Cómo debía
interpretar esto?
Otro suceso más. Una mujer anciana sentada frente a mí observó la maniobra
de la chiquilla. Se encontraban en el vagón mucha gente con pinta de ser
funcionarios del Partido y gente en una evidente buena posición social. Ella
no les dijo nada, pero más tarde me confió, aparentemente sin venir a cuento
"yo estoy dispuesta a cualquier cosa, pero mis dos hijos trabajan en el
ferrocarril y estoy en contra de hacer volar ferrocarriles civiles en tiempo
de paz" (la expresión "destroza-trenes" es a menudo usada maliciosamente
para describir a los rebeldes y se ha convertido en sinónimo de esto, como
"anarquía" y "caos"). Respondí con una cita literaria "Los destroza-trenes
no rompen trenes y los oficiales de justicia no traen justicia". Ella sonrió
entendiendo perfectamente lo que quería decir. Cuando añadí "es un gran
crimen también en tiempos de guerra", ella mostró una asustada y suplicante
mirada.
Cuando se bajó del tren deslizó algo de dinero en mi sombrero. En todo el
Norte de China la gente cree que todo lo que los anarquistas necesitan es
dinero. Ellos no se hacen cargo de nuestra situación en el sur, donde hay
compañeros que tienen buenos trabajos, y piensan que los anarquistas somos
todavía fugitivos. Es un insulto rechazar el dinero, todavía, al igual que
los compañeros extranjeros, no ven que con el dinero no podemos comprar
imprentas o pistolas para defenderlas (en los países fascistas un grupo con
dinero podría comprar una fotocopiadora bajo la tapadera de un negocio
legal. Aquí todo está bajo control del Estado).

Estas historias pueden ser ilustrativas de por qué los burócratas aún nos
temen. Hay demasiada gente que aún recuerda cuando el movimiento obrero
luchaba por la libertad y no era un engranaje del Estado Nación. Raramente
me relaciono con la gente joven. Los jóvenes de clase obrera desconfían (y
con razón) de sus mayores y los estudiantes son, a diferencia de en el
extranjero, fanáticos defensores del poder existente.
Sólo tuve oportunidad de hablar a los jóvenes de nuestros grupos. ¿Es cierto
que hay una nueva generación en ascenso que asume "el riesgo de hablar" y
que está dispuesta a "grandes provocaciones"? Sí, lo es. En muchas grandes
ciudades, el Primero de Mayo nuestros compañeros decidieron seguir la orden
de las Juventudes Comunistas de "denunciar el anarquismo". Muchos hábiles
artistas que habían leido acerca de los anarquistas "overcheer"
norteamericanos prepararon algunas buenas pancartas con las consignas:
"Esos diablos mentirosos que son los anarquistas dijeron que el socialismo
de Estado traería una nueva tiranía ¡están locos o qué!"
"¡Qué malvado canalla era el anarquista Shih Fu, que dijo que los
trabajadores podrían dirigir sus propios asuntos sin el liderazgo de un
partido!"
"Cuando Pedro Kropotkin dijo que los campesinos rusos no serían libres hasta
poseer la tierra sin intervención estatal, todos los marxistas lo
identificaron como un agente al servicio del Zar"
Incluso hubo una más atrevida: "¡los burgueses anarquistas decían que el
socialismo libertario llegaría cuando todos los hombres nacieran libres y
buenos. Mao Tse Tung probó que estaban equivocados!"
Muchos no sabían cómo serían acogidos esos slogans, ya que no son otra cosa
que slogans corrientes del Partido, pero nadie osó protestar por ellos, ya
que estaban inspirados en los slogans oficiales. Estas pancartas fueron
mostradas a cielo abierto, ante miles de personas, incluyendo a policias,
mandos del Ejército y del Partido y observadores extranjeros, y mucha gente
de a pie que los acogió con regocijo y cachondeo, mostrando que habían
comprendido el mensaje.

¿Cómo puedo entonces reflejar el estado del anarquismo en el Norte de China?
Mis amigos extranjeros me preguntan "¿tenemos movimiento en China? Si es así
¿en qué consiste?" No puedo decirles más de lo que he escrito aquí. ¿Qué les
digo, que en el Norte de China todos los compañeros han muerto o que en
todas partes los campesinos simpatizan con nosotros; que tenemos diez
compañeros en cada pueblo o treinta mil; que los ferroviarios están con
nosotros o que alguna gente fue amable conmigo; que nuestras pancartas se
hallaban a la cabeza de las manifestaciones del Primero de Mayo? ¿Qué es
cierto y qué una ilusión? ¿Somos pocos o muchos? ¿Deberían de dejar los
burócratas de preocuparse por nosotros o deberían volver a introducir las
decapitaciones para nosotros? Dormid tranquilos, la revolución no está aún
sobre vosotros. Pero cuando os despiertéis, ¡procurad no demandar demasiados
sacrificios a la gente o dispersar demasiado las tropas!
--------------------------------------------------------------------------------------
Este artículo fue escrito para el periódico anarquista chino "Apoyo Mutuo".
Reproducido en "Black Flag" Vol 2. No 1., junio de 1971
Copiado desde struggle.ws

Translated from http://www.ainfos.ca/en/ainfos14819.html
Traducido de http://www.ainfos.ca/en/ainfos14819.html


*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center