A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
First few lines of all posts of last 24 hours || of past 30 days | of 2002 | of 2003 | of 2004

Syndication Of A-Infos - including RDF | How to Syndicate A-Infos
Subscribe to the a-infos newsgroups
{Info on A-Infos}

(ca) MEDIA: Entrevista al fotógrafo Cartier-Bresson «Reivindico seguir siendo un anarquista»

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Thu, 12 Aug 2004 12:48:31 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

Roberto Montoya
El Mundo
Henri Cartier-Bresson, fotógrafo revolucionario francés considerado uno
de los padres del fotoperiodismo, murió el lunes en su casa de
L"Isle-sur-la Sorgue (sureste de Francia). De 95 años de edad, fue
fundador con el norteamericano Robert Capa de la agencia Magnum. Esta
entrevista al periodista Roberto Montoya fue publicada el 20 de febrero
del año 2000, a punto de cumplir 92 años con motivo de su exposición en
una galería de París

«Yo me identifiqué mucho con los anarquistas españoles e intenté
ayudarlos en lo que pude». Henri Cartier-Bresson cumplirá 92 años
próximamente, aunque su memoria y su lucidez parecen indicar muchos
menos. Desde su piso en París, con enormes ventanas sobre esas
Tullerías que plasmó en tantas fotos y dibujos, éste maestro de
maestros de la fotografía recuerda con orgullo que hizo un documental
«para recaudar fondos para los hospitales de la República donde se
atendía a milicianos republicanos heridos».

Estuvo en España durante la República y volvería en numerosas
ocasiones. Al inicio de la conversación suelta divertido un «hola» en
buen español y al final un cariñoso «hasta lueguito».

Cartier-Bresson reivindica «seguir siendo un anarquista. Cuidado»,
aclara, «que por ahí el término anarquía es usado como un sinónimo de
caos y no es eso, yo reivindico la anarquía en un sentido ético frente
a la vida, frente al poder».

Este hombre que recorrió Europa, Asia, Africa y América Latina,
inmortalizando con su Leica y su lente de 50 milímetros personajes y
momentos históricos claves, siempre fue un artista comprometido
socialmente y ese compromiso lo llevó a estar internado en campos de
concentración nazi durante la ocupación alemana de Francia. «Fui un
prisionero de guerra, me detuvieron tres veces y las tres me escapé»,
dice orgulloso.

El fotógrafo, al que le gusta la conversación distendida, pero no las
entrevistas ni los registradores, se pone taciturno cuando uno le pide
una reflexión sobre la llegada al poder en Austria del ultraderechista
Jörg Haider. «Es lamentable, esperemos que esto no llegue a más», dice
con una de sus típicas respuestas escuetas, como si fueran un «clic»
más de su cámara fotográfica.

Su firma sigue apareciendo hoy día al pie de manifiestos por causas
humanitarias o en defensa de la libertad de expresión. El es uno de los
signatarios del Llamamiento de Perpignán y de los manifiestos Afrontar
lo real, con el que numerosas personalidades en Francia han protestado
frente a la nueva legislación por la que un fotógrafo puede ser
sancionado por mostrar imágenes de un detenido con las esposas puestas
o a una víctima de un atentado o de un accidente. «Hay que diferenciar
morbosidad o perversión con intención de informar», dice
Cartier-Bresson, para quien éste tipo de medidas «es preocupante».
«Todo el mundo tiene que tener el derecho de mirar y luego pensar y
sacar las conclusiones que quiera».

Muchos de los admiradores del trabajo fotográfico de Cartier-Bresson
desconocen que en los años 30 trabajó para el cine, con Paul Strand en
Estados Unidos y con Jean Renoir en París. Pero Cartier-Bresson no ha
hecho «sólo» maravillosas fotografías en blanco y negro e incursiones
en el cine. Su vocación artística inicial, de niño, fue la pintura y el
dibujo y después de dar sus primeros pasos en Normandía donde vivía su
familia, en 1927 comenzó a formarse en uno de los atelier más famosos
de aquella época, el de André Lhote. «Me atrapó el surrealismo,
fundamentalmente por su carácter subversivo, que iba con mis ideas
libertarias», sostiene.

A principios de los años 30 comenzó a sentirse fascinado por la
fotografía «pero nunca dejé el dibujo». Cartier-Bresson, casado en 1970
con otra excelente fotógrafa, Martine Franck, mantuvo siempre un
interés muy especial por fotografiar a pintores por quienes tenía gran
admiración, como Henri Matisse, con quien tuvo una importante relación,
Braque, Giacometti, Bonnard, Bacon y tantos otros. Algunas de esas
fotografía pueden verse (y comprarse a partir de 500.000 pesetas) en la
actual exposición de Cartier-Bresson en la Galería Claude Bernard de
París.

Mientras las últimas imágenes de Cartier-Bresson datan de principios de
los 90, su último libro de dibujos recoge sus trabajos desde 1974 hasta
1997. El no encuentra una razón especial para explicar por qué dibujó
con carboncillo tantos cuerpos desnudos de mujeres y, sin embargo, sólo
fotografió desnudos unas pocas veces. «No lo sé, nunca me atrajo
especialmente la fotografía de desnudos», dice.

«El diseño requiere una meditación, mientras que la fotografía es una
acción inmediata, una instantánea que nunca más se podrá repetir
exactamente igual», explica este artista que en los últimos años ha
volcado toda su energía en el dibujo.

Figuras humanas

En este terreno, Cartier-Bresson ha dibujado muy pocos «bodegones»,
muchas imágenes de París y de otras regiones de Francia y sobre todo
muchas figuras humanas, su tema favorito. Ni entre sus dibujos ni en
sus fotografías es fácil encontrar un autorretrato. Este virtuoso de la
imagen es también reacio a que le hagan fotografías.

Como artesano de la fotografía, parece un tanto receloso cuando se le
pregunta su opinión sobre el uso de las cámaras numéricas usadas por
los profesionales. «No dudo que la técnica avanza y facilita muchas
cosas, pero lo esencial sigue siendo el ojo, la sensibilidad del
fotógrafo».

En estos días en que su exposición tiene lugar paralelamente a la de la
agencia Magnum, con la cual festeja su 50º aniversario -en realidad fue
en 1997- Cartier-Bresson se irrita cuando ve que en la propia prensa
francesa sólo se lo cita a él y a Robert Capa como los fundadores,
olvidando a David Seymour Szymin, Chim.

«Capa era un seductor, un hombre al que le gustaba el buen vivir, pero
en Chim yo encontraba una gran afinidad intelectual», señala,
estimulando el recuerdo, quien les ha sobrevivido a los dos. El
americano Robert Capa saltó por los aires en Indochina en 1954, con su
cámara en la mano, y Chim murió baja la metralla en 1956 en Suez.




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center