A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
{Info on A-Infos}

(ca) Tierra y Libertad, #182: Algunas consideraciones sobre la política

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Mon, 1 Sep 2003 21:22:18 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

En ocasiones la palabra política determina re-chazo en el mundo
anarquista, pues se supone que el anarquismo es apoliticismo. Quizá sea
necesario explicar qué se entiende por política y qué por apoliticismo.Evidentemente si por política se entiende la con-quista del poder del
Estado, el anarquismo la rechaza de plano. Como ideología que aspira a la
completa libertad del individuo y a la elimi-nación de cualquier
autoridad, la conquista del Estado es un objetivo que se sale de los
plan-teamientos anarquistas. Pero el rechazar el Es-tado como instrumento
de dominación no deter-mina que el anarquismo rechace el poder. Aunque
puede sonar raro, el anarquismo tiene una concepción del poder y del
gobierno. Para nosotros ambos postulados se deben organizar desde una
perspectiva horizontal. El gobierno debe ser completamente democrático, y
por ello el poder debe residir allí donde se origina: en el pueblo y nada
más que en el pueblo. No se co-teja la posibilidad de intermediarios
permanentes en una sociedad anarquista (es decir, parlamentarios). Pero la
destrucción del sistema capitalista no se produce de la noche a la mañana.
Es decir, en cuestión de horas no se puede pasar del sistema más
horripilante al mejor de los mundos. Por ello, aquí adoptamos los
postulados de Errico Malatesta: para él la transformación social debe ser
paulatina, creando organismos suficientes como para poder desmontar con
solvencia y eficacia las antiguas instituciones. Esto no tiene nada que
ver con el paso transitorio de la dictadura del proletariado que proponen
los marxistas, pues la organización anarquista es claramente
descentralizada y con vistas a una destrucción del Estado. Si el
marxismo-leninismo fomenta la institución estatal, el anarquismo la
debilita y la hace desaparecer. Aquí radica la gran diferencia entre el
socialismo autoritario y el socialismo antiautoritario.Es evidente que todos estos procedimientos pertenecen a una clara rama, a
la política. Por ello los anarquistas somos políticos y actuamos en
política, y no tenemos que tener miedo a decirlo. Evidentemente criticamos
la política, pero como institución profesional. Aquí no seguimos para nada
los postulados de Marx y Lenin, que veían a los partidos políticos como
instituciones revolucionarias profesionales. Para los anarquistas la
revolución no la deben conducir profesionales, sino el pueblo mismo. La
gestión tampoco debe recaer en personajes ajenos a la problemática de la
gente, pues ello provocaría un elitismo que choca con la esencia política
del anarquismo.El anarquismo es organización, y eso es una cosa que debe quedar clara. No
optamos por el libre al-bedrío y que vengan las cosas como vengan valen.
Eso no es anarquismo, es caos y desorganización. Por el contrario el
anarquismo se regula por la disciplina más eficaz, que es el compromiso
individual de cada uno como factor fundamental para el buen desarrollo
social. La imposición es negativa. Por ello la organización anarquista es
la más efectiva y la que mejor resultado ofrece en política.El anarquismo es política porque representa una opción clara y concisa del
nuevo orden social frente a las demás corrientes políticas. Si unos optan
por una republica federal y otros por una sociedad estatal de carácter
nacionalizador, nosotros optamos por una sociedad libre de todo principio
de autoridad y organizada de abajo hacia arriba por medio de la libre
federación de individuos.Al igual que la política se divide en ramas y sectores, el anarquismo
también toma esas áreas de debate y decisión, pero haciendo partícipe de
lo acordado a toda la población. Es decir, que algunos que consideran que
el anarquismo es inviable porque todo el mundo tendría que estar en
permanente asamblea miente deliberadamente. Porque las necesidades que hay
en mi barrio sólo las conocemos mis vecinos y yo, y de manera asamblearia
podemos gestionarlo parcelando cada función. Y en los temas generales como
educación o sanidad hay criterios comunes que comparte toda la población,
por lo que a través de ellos se puede trabajar en conjunto. El sistema
anarquista es sencillo y racional, no como el capitalista y liberal, donde
se imponen las condiciones de funcionamiento pero sin consultar a quien
las tiene que disfrutar.Política no quiere decir parlamentarismo y Estado, como economía no
significa capitalismo. Los anar-quistas tenemos propuestas políticas y
económicas propias, encaminadas al poder popular verdadero y al
socialismo.El anarquismo, es cierto, es una manera de vivir y comportarse, pero esto
corresponde a la parte interna de la ideología. Como movimiento, es un
movimiento político que lucha por unos objetivos claros. Aquí en la
Península nuestras organizaciones luchan por estos cometidos. La CNT es
una central sindical, pero la FAI sí es una organización política que
lucha por los postulados antes mencionados. Esto no quiere decir que la
FAI deba presentarse a ningún organismo de poder. Todo lo contrario, quien
piense así se ha equivocado de lugar y desconoce el anarquismo. La FAI
debe luchar con sus principios y tácticas por la finalidad que pretende, y
eso es inviolable. Por ello es rechazado todo modelo de reformismo
político en el anarquismo, tal como el municipalismo libertario y las
corrientes que deforman la esencia y la historia anarquista como el
insurreccionalismo. (en este aspecto deformación ideológica viene muy bien
leer la controversia de Malatesta con Merlino publicada recientemente en
el libro "Escritos" de Malatesta). Ambas son desviaciones del pensamiento
que hay que combatir y en el movimiento. Algunas de estas posturas
rechazan incluso la idea del trabajo. El trabajo es la única riqueza que
hay y la ideología anarquista aprueba el trabajo como elemento necesario e
imprescindible. Lo que se elimina es el trabajo asalariado, base en la que
se sustenta la explotación del hombre por el hombre.Por ultimo, añadir una cuestión más, que diferencia nuestra política de la
de ellos. Un elemento que tiene nuestra política y carece la de los demás
es la ética. Sin esto, difícilmente podemos caminar sobre seguro. Aunque
entre nosotros tengamos nuestras diferencias, cosa evidente en cualquier
organización, siempre intentamos llegar al consenso y sabemos actuar como
una piña en los momentos difíciles, pues nuestra afinidad nos ayuda. Ante
circunstancias complicadas siempre tenemos una salida eficaz. Se ha
demostrado en nuestra postura ante la guerra y otros acontecimientos. La
política verdadera y sincera es ética, y eso sólo reside en el anarquismo.En definitiva, no hay que tener miedo a afirmar que nuestra ideología es
una corriente política, y actuando como tal tenemos mucho que ganar en un
mundo que está tan necesitado de ideales altruistas.
Julián Vadillo




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center