A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
{Info on A-Infos}

(ca) TIERRA Y LIBERTAD, OCTUBRE 2003: Anarquismo y política

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Wed, 8 Oct 2003 21:58:34 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

El artículo publicado en el número de septiembre de Tierra y libertad bajo
el título de "Algunas consideraciones sobre la política" de Julián
Vadillo, ha sido reproducido por algunos medios libertarios como A-Infos
(incluso traducido al alemán). En A las barricadas se colocó sin la firma
de su autor (solamente "extraído de Tierra y libertad"), lo que motivó que
se entendiera, por parte de algunas personas, como la que publicó el
escrito que reproducimos aquí, como un texto de la FAI. Por otro lado, las
intervenciones que habitualmente se hacen en ese foro no van firmadas y
tampoco ésta que reproducimos. No obstante, nos ha parecido interesante,
argumentado y, salvo algún desliz, respetuoso, por lo que la publicamos
para enriquecer y animar el debate. También publicamos otra respuesta que
sí llego a la redacción del periódico que, como es normal, va firmada.
Sobre el texto de "Algunas consideraciones sobre la política", quisiera
contrastar mi opinión sobre lo que entiendo por anarquismo, en los
aspectos que se inciden en el texto. Desde luego, hablo por propia
voluntad (sin coacción de nadie), desde mi individualidad y sin ánimo de
sentar cátedra alguna, sino sabiendo que con ello puedo caer en
contradicciones y errores, cuestiones éstas, todas ellas, que parece que
no se reconocen demasiado en el texto, por lo que ya sólo con estos hechos
se cuestionan algunas de sus premisas más importantes."Pero el rechazar el Estado como instrumento de dominación no determina
que el anarquismo rechace el poder. Aunque puede sonar raro, el anarquismo
tiene una concepción del poder y del gobierno. Para nosotros ambos
postulados se deben organizar desde una perspectiva horizontal"."Los anarquistas tenemos propuestas políticas y económicas propias,
encaminadas al poder popular verdadero y al socialismo".Entiendo que al Estado no sólo se le rechaza como instrumento de
dominación, sino por la propia lógica que tiene un Estado, incluso la de
provisión.Etimológicamente el anarquismo rechaza todo gobierno y por ende el poder:
A-narquismo (no gobierno). El propio texto del que surge el debate ya
reconoce que puede "sonar raro" decir lo contrario, por lo que
intrínsecamente se asume como contradicción. Considero que el hecho de la
horizontalidad, es precisamente esto, ausencia de poder porque éste, en
las estructuras horizontales, se diluye y desaparece. Por eso, si la
concepción de ese gobierno y ese poder se plantea desde una perspectiva
horizontal, ambos deben repartirse por igual, porque si no ya no es
horizontal y si se reparte por igual, quedan diluidos, el poder
desaparece."El gobierno debe ser completamente democrático, y por ello el poder debe
residir allí donde se origina: en el pueblo y nada más que en el pueblo".Bajo mi impresión, el gobierno en anarquía no es democrático (en el
sentido perversamente "cultural" en que se entiende democrático), puesto
que en anarquía no hay más gobierno que el de las voluntades libres y
ningún pueblo puede imponer la vida que ha de ser vivida por esas
voluntades individuales. Eso que planteas, es una variante de lo que ya
existe en versión capitalista y se asemeja a la dictadura del
proletariado. Pienso que todo anarquista debe estar enfrentado a la
institución (sea de la ideología que sea), porque éstas se basan en
estructuras jerárquicas o pseudo-jerárquicas o de dominio (por mucha
decisión popular que lo haya decidido) que las convierten en institución y
las dotan de más o menos poder."Es evidente que todos estos procedimientos pertenecen a una clara rama, a
la política. Por ello los anarquistas somos políticos y actuamos en
política, y no tenemos que tener miedo a decirlo"."El anarquismo es política porque representa una opción clara y concisa
del nuevo orden social frente a las demás corrientes políticas"."Los anarquistas tenemos propuestas políticas y económicas propias,
encaminadas al poder popular verdadero y al socialismo".Creo que la anarquía incide en el terreno de lo social, pero recurre a la
política por encontrarnos en un contexto político y no porque la anarquía
sea política, sino porque ese contexto político no tiene otras vías para
la incidencia social, si no es a través de una de sus instituciones u
organizaciones.Además pienso que el anarquismo nunca puede entrar en lid con las otras
formas de hacer política, porque precisamente no es eso, no es política.
Otra cuestión es que históricamente haya habido anarquistas que se
decidieran por plantear opciones políticas desde la anarquía, pero creo
que sería demasiado largo y pesado recordar el fracaso de esas propuestas.
El anarquismo no es una opción, es una manera de vivir y por tanto, como
"seres vivos", estamos irremediablemente conectados con la anarquía a
pesar de toda esta cultura destructiva que nos envuelve y de la que más o
menos participamos. Toda ideología con aspiraciones de poder, por muy
socialista o popular que se declare, ha acabado siendo una pieza
importante de este sistema capitalista. Desde la anarquía no hay
alternativas, porque precisamente somos anarquistas y esas "alternativas"
deben surgir en cada momento, en cada lugar y en cada contexto. Los
planteamientos económicos son elementales, de sentido común, y obedecen a
las necesidades y a las posibilidades de cada lugar en los que se llevan a
cabo. No hay programas reformistas, sino planteamientos revolucionarios
que no son alternativos al sistema."El anarquismo es organización, y eso es una cosa que debe quedar clara.
No optamos por el libre albedrío y que vengan las cosas como vengan valen.
Eso no es anarquismo, es caos y desorganización. Por el contrario el
anarquismo se regula por la disciplina más eficaz, que es el compromiso
individual de cada uno como factor fundamental para el buen desarrollo
social".Es innegable que el anarquismo puede tener organización, pero no es la
única manera de expresarse. El anarquismo respeta la individualidad ("la
libre federación de individuos") y no sólo como compromiso individual,
sino como otra manera más de organizarse de manera informal, lo que en
algunos lugares se ha llamado organización difusa, porque no son
organizaciones colectivas que pretendan perpetuarse en el tiempo y en el
espacio, sino que surgen de forma espontánea, para momentos puntuales o en
contextos concretos que requieren de un esfuerzo o un compromiso puntual.Me parece que es terriblemente contradictorio, estar repitiendo
insistentemente que es una sociedad libre ("nosotros optamos por una
sociedad libre de todo principio de autoridad y organizada de abajo hacia
arriba por medio de la libre federación de individuos") y a la vez
rechazar el libre albedrío, como si este fuese una concepción peyorativa
de la libertad. El libre albedrío es precisamente el que une o separa las
voluntades en sus proyectos de vida. El libre albedrío es la libre
voluntad, el libre deseo que no está sujeto a voluntades ajenas y creo que
la historia de la anarquía y su misma esencia conoce bastante de ello."...pero la FAI sí es una organización política que lucha por los
postulados antes mencionados. Esto no quiere decir que la FAI deba
presentarse a ningún organismo de poder. Todo lo contrario, quien piense
así se ha equivocado de lugar y desconoce el anarquismo. La FAI debe
luchar con sus principios y tácticas por la finalidad que pretende...""Por ello es rechazado todo modelo de reformismo político en el
anarquismo, tal como el municipalismo libertario y las corrientes que
deforman la esencia y la historia anarquista como el
insurreccionalismo...""...son desviaciones del pensamiento que hay que combatir..."
"...Algunas de estas posturas rechazan incluso la idea del trabajo. El
trabajo es la única riqueza que hay y la ideología anarquista aprueba el
trabajo como elemento necesario e imprescindible. Lo que se elimina es el
trabajo asalariado, base en la que se sustenta la explotación del hombre
por el hombre..."Actualmente el trabajo no deja de ser una forma más de control social y
como anarquistas deberíamos estar en oposición a la institución del
trabajo, sea este asalariado o no. Entiendo la anarquía como una forma de
vida de emancipación de todas las cadenas sociales, incluida la del
trabajo, que es una de las más nefastas. Al igual que nos encontramos en
un contexto político determinado, también participamos con más o menos
convicción y resistencia en un sistema capitalista, que ha hecho del
trabajo un privilegio y una de las pocas formas de supervivencia que
tenemos las personas que vivimos en sociedades occidentales y en clases
que provienen de las que antaño se llamaban bajas y/u obreras, y desde esa
condición no hay demasiadas alternativas a las que aferrarse, pero eso no
significa que se deba abandonar la lucha por la emancipación del trabajo y
por conseguir comunidades libres. Cuando se dice esto, siempre los
sectores más "cerrados" del anarquismo interpretan que eso acabaría
convirtiéndose en algo así como una comunidad de vagos eternos en la que
estos "espabiladillos" siempre vivirían del esfuerzo de los demás. Quién
así piensa debería de replantearse el por qué de esa idea, no vaya a ser
que su aspiración en esa futura comunidad sea la de uno de esos pequeños
dirigentes que pretenden organizar y reunir esas pequeñas cotas de poder y
de gobierno que tanto reclaman y ser ellos los que aspiren a vivir del
esfuerzo ajeno. El ejemplo de las colectividades obedecía a un escenario
revolucionario y pre-bélico a la vez y aun así, habría que plantearse y
debatir la necesidad de las industrias o de la producción de cosas
inútiles o de las burocracias. Creo que también sería necesario plantearse
el retorno a la naturaleza, no originando grandes migraciones al campo,
sino deconstruyendo los espacios urbanos y recuperándolos para la
naturaleza y vivir con ella y no sobre o por o contra ella. Este cambio
urbanístico, por él mismo, provocaría multitud de cambios por el mismo y
por los sentimientos que lo inspiran. No hay posibilidad de acabar con el
capitalismo si no incidimos en determinados "modelos sociales" que lo han
potenciado.Decir que el insurreccionalismo es una "desviación del pensamiento", es
otorgarse de entrada un papel de poder con capacidad para determinar "lo
correcto" y no reconocer que también el insurreccionalismo pueda ser un
planteamiento necesario e irrenunciable, es una mutilación bastante
explícita y habla por sí sola del tipo de planteamientos que se esconden
tras esas afirmaciones que niegan la posibilidad de que diferentes
expresiones anarquistas puedan existir al mismo tiempo, interactuar y
contaminarse con sus experiencias las unas a las otras. ¿Es ese el miedo,
el que las individualidades sean ingobernables y sea necesario la
aplicación de la re-educación de la "desviación"?"Añadir una cuestión más, que diferencia nuestra política de la de ellos.
Un elemento que tiene nuestra política y carece la de los demás es la
ética"."Aunque entre nosotros tengamos nuestras diferencias, cosa evidente en
cualquier organización, siempre intentamos llegar al consenso y sabemos
actuar como una piña en los momentos difíciles, pues nuestra afinidad nos
ayuda".Considero que precisamente la ética intransigente, dominante y autoritaria
de ciertos sectores de la anarquía no es la mejor "terapia social", y no
implica ninguna diferencia con las que ya conforman esta sociedad, ni
tampoco referencia alguna para el pueblo y las personas. Son estos
sectores los mismos que en momentos difíciles han demostrado que el récord
de velocidad en el terreno deportivo, está muy lejos de las "marcas" que
han conseguido algunos en el terreno "político"; y nunca han mostrado ni
han hecho pública su solidaridad, salvo en los casos en que se han
desmarcado de ciertas prácticas.Para finalizar, planteo que sólo hay que analizar las actividades de la
FAI y darse cuenta de que el vacío es tan grande, que para mi sólo es
comparable a sus argumentos ideológicos y a su obstinación en arremeter
contra quienes vemos la anarquía desde esa emancipación del trabajo
(aunque no sea el único aspecto desde el que la observamos e intentamos
hacer nuestra).

--------------------------------------------------------------------------------
A propósito de "Algunas consideraciones"

He leído con detenimiento el artículo del compañero Vadillo aparecido en
el nº 182 de Tierra y libertad, y quisiera expresar mi opinión sobre
algunos de los asuntos que en él se plantean.Antes me parece conveniente exponer el significado de los términos
utilizados para no crear confusión:Política: Arte y actividad de gobernar un país, así como conjunto de
actividades relacionadas con la lucha por el acceso al gobierno.Gobernar: Regir. Dirigir una colectividad dictando las disposiciones para
su marcha ordenada y haciéndolas cumplir.Poder: Ante sus varios significados, lo utilizaré en el sentido de
"imposición por la fuerza".Democracia: Sistema de gobierno en el que los gobernantes son elegidos por
los ciudadanos mediante votación.Estado: Conjunto de los órganos de gobierno de una nación.

¿Qué sociedad propugnamos?
Nuestros acuerdos son claros, el comunismo libertario del que hay
suficiente escrito y su descripción no corresponde a este artículo.Estoy convencido de que no es ningún "paraíso terrenal", pero quiero hacer
"otras consideraciones".En una sociedad anárquica es inviable el gobierno y el Estado, pues éstos
establecen que las relaciones sean verticales de arriba-abajo, tomando las
decisiones en la cúpula y además obligando a acatar y cumplir las mismas a
la sociedad. El Estado es una organización ajena a la sociedad, a la que
controla y dirige. Tampoco sería una sociedad en la que tendría cabida la
política, pues no es necesario dirigir, ordenar y ejecutar las
disposiciones gubernamentales, porque no hay gobierno, entonces ¿a qué
luchar por el mismo? Política no son las relaciones sociales, sino la
lucha por el poder para el control de la sociedad.Democracia ya existe, pero ¿de qué tipo? Representativa; la democracia
directa es otra cosa. Cada uno decide por sí mismo y los acuerdos son
tomados por los implicados en el asunto tratado. Sí, existen delegados,
con acuerdos o mandatos, pero sin decisión propia ajena a la asamblea que
transmiten los mismos para donde han sido designados.
Fines y medios
Creo que estamos de acuerdo, así lo espero, en la identificación del medio
con el fin a conseguir. Por ello, las organizaciones que formemos no
pueden ser políticas, han de carecer de órganos de gobierno y poder,
porque en la sociedad que queremos no hay lugar para el poder ni sus
representantes, el gobierno y el Estado; por lo tanto es innecesario el
medio para conseguirlo, la política.Evidentemente nuestra sociedad no estará en marcha un día al despertarnos
y de manera espontánea. Carente de "bola de cristal", por lógica se puede
deducir y llegar a algunas conclusiones.Es importante, en mi opinión, que la sociedad esté impregnada de ideas y
comportamientos libertarios.Aunque creo bastante improbable que una organización específica anarquista
lleve a cabo la revolución social por sí sola, sí estoy convencido de que
la puede provocar. Para ello son necesarias, diría que fundamentales,
organizaciones sociales con comportamientos libertarios en sus relaciones
y funcionamiento, que faciliten la dinámica y educación suficientes en pro
del comunismo libertario.¿El tránsito? ¿Qué problema hay con el tránsito? Propaguemos relaciones
anárquicas y dejemos que eso lo decidan los que estén, espero que sea
estemos, en ese momento. Entiendo que tan importante como la destrucción
del Estado y lo que representa es la construcción desde hoy de la sociedad
de mañana, pues el espontaneísmo sólo puede conducir al fracaso de la
revolución social.Se puede argumentar que la lucha contra el poder no deja de ser una lucha
por el poder. Este argumento no es correcto, pues es como decir que luchar
contra una tempestad es querer anegar la tierra uno mismo en lugar de ser
la Naturaleza. Rebelarse contra el poder es no aceptar la imposición, la
explotación, la falta de libertad, porque nadie tiene derecho sobre nadie,
entonces, sencillamente, se trata de que no se dé esa situación entre
aquellos que así lo elijan, no de imponerla.Incapaz de decir a ninguna organización lo que debe hacer, pero sí de
participar y aportar dentro de la misma en favor del comunismo libertario,
una pregunta: ¿Cómo una confederación de las características de la CNT
puede ser una Central?¡Ah! ¿El anarquismo es altruista? ¿Seguro?

Jose Luis




*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center