A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
{Info on A-Infos}

(ca) Entrevista de Wilson Garcia Mérida para la agencia de Información: Datos y Análisis con María Galindo, integrante de Mujeres Creando(*)

From "mujerescreando" <mujerescreando@alamo.entelnet.bo>
Date Sun, 9 Nov 2003 22:33:18 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________

[*Nota del Editor: un colectivo anti-autoritario]
La Paz, 23 de octubre del 2003
1. Wilson García Mérida: Entre las críticas que recibe desde la propia
izquierda el reciente desenlace de la revuelta de octubre, hay una que
sostiene que a estas movilizaciones les faltó una vanguardia política o
un "partido revolucionario" que lleve a las masas en rebelión a la toma
directa del poder, ¿Qué opina Ud. al respecto?

María Galindo:
Justamente en esa supuesta "ausencia" es que está el gran valor de lo que
ha sido desde nuestro punto de vista una rebelión popular que ha desatado
un proceso revolucionario. Hablo de un valor porque es un proceso que no
"aspira a la toma del poder" y cuyo horizonte ha sido el de reivindicar
una voluntad colectiva imposible de centralizar. Nadie se puede apropiar
del proceso, ni menos cooptarlo y esa es una de sus características más
explosivas y más poderosas, a eso le llamo yo soberanía con mayúsculas.
Los dirigentes han jugado más que nada un papel agitativo pero no han
podido ni contener, ni expresar ninguno la magnitud de la voluntad de la
rebelión . Y esto no hay que tomarlo como un rasgo de incapacidad sino
como una muestra de la complejidad y riqueza del tejido social. Lo que
sí es de lamentar es que los dirigentes no tienen la capacidad de leer
esta riqueza y siguen apostando a vanguardizarlo, por eso en un
determinado momento han quedado a mi modo de ver superados y un poco
desorientados sobre el -que hacer-, yo diría metafóricamente que han
quedado midiéndose cada uno el pene y viendo quien lo tiene más grande.
Entretanto, más allá y más acá de ellos la organización social pequeña,
es decir el barrio, el gremio, la parroquia, la fuente de trabajo, la
cuadra tuvo la fuerza de tomar la iniciativa y de comunicarse y
vincularse emotivamente con la revuelta a través de los medios de
comunicación cuyo papel fue replanteado en el propio proceso. Es por eso
por ejemplo, que gestos "pequeños" entre comillas como la solidaridad en
el abastecimiento de comida, la opinión de un niño sacada al aire por
radio, o algo como lo que hicimos nosotras de ensangrentar la fachada del
Palacio de Gobierno hayan sido gestos continuados y continuos que se
encadenaban unos a otros en un vínculo rebelde donde estaba presente de
manera masiva y "negada" la emotividad profunda de las mujeres.
Otra de las grandes riquezas de este proceso de rebelión colectiva
vinculada por la vía de la identidad de "unos con otros" y de "unas con
otras", pone sobre la mesa una multiplicidad de identidades que se
enriquecen unas a otras y que construyen vínculos complejos tanto
emotivos como políticos. El vínculo no era exclusivamente étnico-cultural
como lo quieren forzosamente pintar los fundamentalistas del indigenismo.
Consideramos que afloraron además de vínculos de rebelión contra el
racismo de todos los días, también vínculos de solidaridad, de repudio a
la violencia, vínculos de memoria colectiva sobre el significado de haber
sido históricamente como sociedad expropiados y expropiadas del beneficio
de nuestros recursos naturales, vínculos vecinales, vínculos
generacionales entre jóvenes y vínculos de protección valoración y amor a
la vida presentes de manera irrenunciable en las mujeres.
Retoños del vínculo mujer-mujer también afloraron, cuando nosotras el
lunes 13 en la mañana tomamos la Defensoría del Pueblo para instalar un
piquete de huelga de hambre de mujeres, inmediatamente se comunicaron con
nosotras unas 30 mujeres de diferentes sectores, la medida fue abortada a
patadas por la policía cuando fuimos arrestadas y luego vigiladas, y eso
nos obligó a desinformar sobre el piquete. Después de eso escuchamos a
Jaime Solares llamar a una huelga de hambre de mujeres y aunque el señor
no está dispuesto a respetar la posición de una señora y menos de una
puta y una lesbiana, fueron sus propias afiliadas quienes querían sumarse
al piquete que habíamos lanzado. La actitud hacia este piquete de mujeres
fue debeladora de una serie de dinámicas interesantes; la Asamblea de
Derechos Humanos no nos quiso abrir su casa y nos manifestó que no
estaban de acuerdo con la medida y sin embargo dos días más tarde ellos
lanzaban la medida como una iniciativa para convocar a la paz social, Ana
María Campero que recibió nuestro testimonio no lo quiso valorar en sus
declaraciones públicas por no mellar la iniciativa de los intelectuales,
cuyas vidas y palabra en una sociedad clasista como la nuestra "valen
más". A estas cosas yo les veo los rasgos de aquello que queremos cambiar
en este proceso que pasa por la necesidad de revolucionar las relaciones
sociales para que todas y todos valgamos en dignidad, y derecho a la
palabra y la iniciativa tanto como cualquiera. Repito por eso y luego de
este proceso con más fuerza: "las putas amantes de la vida declaramos que
ni Sánchez de Lozada, ni Sánchez Berzain son hijos nuestros" y sigo
esperando que les chirríe en los oídos tanta irreverencia junta.


2. WGM: El resultado de las movilizaciones de octubre fue la tácita
despartidización del poder estatal en Bolivia. Por un lado expresiones
representativas de las fuerzas populares y ciudadanas consideran este
hecho como un signo histórico trascendental. Pero hay otros sectores,
como la "coordinadora" (antes del agua ahora del gas) y el "estado mayor
del pueblo " por ejemplo, que asumen este hecho de la despartidización
como un paso previo a la toma del poder por parte de estas
"organizaciones sociales" las cuales, paradójicamente, tienden a un
accionar verticalista y excluyente en la práctica. ¿Qué perspectiva tiene
esta contradicción para el futuro inmediato de la democracia boliviana?
M. G.:
Yo creo que este proceso que pone en cuestión a los partidos políticos,
este proceso que los delata como incapaces de canalizar "la política" de
una sociedad, hace de Bolivia un escenario de gran originalidad política
para el conjunto del continente y para el propio concepto de democracia
envejecida y manipulada que rige hoy en el norte y en el sur del mundo.
El papel de los partidos políticos no sólo ha sido replanteado, sino que
va a ser uno de los terrenos de disputa en la próxima Asamblea
Constituyente donde va a ser fundamental que los movimientos sociales
seamos capaces de proponer, inventar y plantear las formas de
representación política capaces de expresar esa soberanía que se ha
ejercitado en las calles en octubre. Esto implica que los movimientos
dejemos de ser los clientes baratos de los partidos, que dejemos de ser
cooptados y utilizados como escalera, eso incluye por supuesto el
cuestionamiento de "el estado mayor del pueblo" que es una suma no de
sectores, sino de dirigentes o la coordinadora del gas, que son
instancias que en nuestros procesos organizativos sabemos que vienen a
dividir, a joder y a utilizar. Es la experiencia que hemos tenido en la
Organización de Deudoras donde el MAS sólo quería cooptar el movimiento a
través de su proyecto de ley, proyecto que nunca fue consultado sino
simplemente ofrecido como carnada. Lo que sucedió con la CSUTCB en la
división es también responsabilidad del MIP y el MAS como entes que en
función de la pugna de poder rompen y quiebran la organización social y
ni que decir de lo que han hecho ambos con la organización de mujeres
campesinas Bartolina Sisa, donde la manipulación es imperdonable. La
división de los estudiantes de la UPEA también responde a intereses
partidarios, cuyas ambiciones de poder no tienen límite ético y que ponen
en riesgo inclusive la legitimidad de las motivaciones de los propios
movimientos, no aportan con creatividad sino que juegan como corsés que
encierran a los movimientos en procesos cada vez menos propositivos, más
reducidos a la mera consigna y que terminan en el círculo vicioso
demanda-concesión-víctima. Lo que los dirigentes tienen que entender de
una vez por todas es que todo proceso de intermediación empobrece el
discurso, frena la iniciativa y castra la soberanía organizativa.


5. WGM: Salvo "Mujeres Creando" y alguna voz todavía asilada en el
contexto de la izquierda, nadie ha reivindicado el carácter anarquista de
las movilizaciones de octubre y por tanto parece haber, todavía hoy, una
ausencia notoria de propuestas auténticamente libertarias en la coyuntura
inmediata (y ante ese vacío, dirigentes como Juan del Granado declararon
sin ambages y en función a su discurso partidario que lo de octubre fue
"un rechazo popular a las partidocracias al mejor estilo anarquista"). ¿A
qué se debe esta ausencia en el escenario ideológico boliviano?
M.G:
Hoy en el escenario político boliviano y hasta en el mundial diría yo la
palabra -anarquismo- está completamente devaluada. Recuerdo la
experiencia en la cumbre social de movimientos organizada por la Asamblea
de Derechos Humanos, donde Mujeres Creando presentó un documento en la
mesa de sistema político . Allí nosotras planteamos la necesidad de
analizar la crisis de los movimientos sociales no en la dimensión de una
crisis de liderazgo, sino en una crisis de propuesta, de construcción de
propuesta y de construcción de lenguajes y formas expresivas. Estas ideas
y propuestas metodológicas fueron muy mal recibidas, la izquierda se
sintió amenazada por nosotras -las pinches de siempre- y la mágica
palabra de -anarquismo- sirvió para ahuyentar nuestras propuestas.
La incapacidad de la izquierda frente a la autocrítica tiene que ver con
el autoritarismo que siempre desde que tengo memoria se ha practicado
dentro de las organizaciones. Yo personalmente pienso que una fuerte
dosis de los problemas tienen que ver también con el machismo que hay,
son escenarios masculinos donde todos son caudillos o intelectuales
preclaros, la palabra no circula, ni siquiera el uso de la palabra es
democrático. En un contexto así la libertad queda contenida, sólo cuando
estamos en el escenario del conflicto, en la calle, en la revuelta es que
esa libertad y esa rebeldía que son caldo de cultivo para los horizontes
libertarios emerge. Cuando los medios de comunicación ante su propia
impotencia abren los micrófonos y sale la lucidez del viejo, del
heladero, de la vendedora sólo entonces circula de verdad la palabra en
la sociedad. Porque sino son los propios intelectuales que impiden que la
palabra circule, entonces no es la ausencia de una visión anarquista y
libertaria, sino la presencia de un autoritarismo secante que monopoliza
la palabra y el análisis y que sirve como filtro invisibilizador de
aquello que en la sociedad está presente y que se reduce a dos premisas
libertarias básicas: la capacidad de pensar por ti misma o por ti mismo,
y la capacidad de tomar iniciativas y de organizarte que no te lo regala
nadies.
En ese contexto pienso que una de las cosas que este proceso
revolucionario puede empujar es el replanteamiento también del papel de
los intelectuales acostumbrados a montarse en la cresta de la ola y a
construir meta interpretaciones falseadas sobre los procesos. Creo que
este momento invita a una honestidad intelectual, a que se despojen de la
arrogancia con la que actúan, a que se callen inclusive y escuchen, a que
acompañen los procesos y no que los pretendan ni manipular, ni liderizar.
Por eso repito una vez más: "la lucha es fiera mujer sin partido, ni
caudillo"



6. WGM: Si bien el gabinete de Carlos Mesa tiene una imagen de prestigio
intelectual que pretende representar la corriente ética y ciudadana
surgida al calor de las movilizaciones de octubre, hay quienes advierten
en este esquema un solapado continuismo del gonismo. ¿Qué hacer, si es
así? M.G.:
No creo que el gabinete de Carlos Mesa exprese una corriente ciudadana,
yo creo que es un gabinete y un equipo en general mucho más caótico, creo
que expresa una trama de conciliaciones y de intenciones muy compleja que
tienen casi como única legitimidad al propio Carlos Mesa su prestigio, y
el uso tan atinado que hace él de la palabra y la comunicación que todos
sabemos que son su mejor instrumento.
No tenemos porque pensar, ni porque esperar que Carlos Mesa exprese los
contenidos de un proyecto del movimiento popular, a todas luces se trata
de una transición, a mi modo de ver imprescindible. Carlos Mesa es una
salida que está entre dos fuegos.
No creo que los partidos de la oligarquía se vayan a su casa, ni menos
creo que Carlos Mesa los incluya en su gobierno, creo que los intereses
que estos sectores quieren perpetuar y proteger los pueden llevar a
estrategias mafiosas que históricamente conocemos, creo que se pueden
disfrazar en los comités cívicos o quererse camuflar dentro el movimiento
popular
desvirtuando nuestras luchas. Por eso es un momento de madurez, donde el
desafío no está únicamente en la cancha del presidente porque el propio
movimiento popular puede empujar este proceso que contiene tanta
esperanza a un eclipse fascista y eso sería muy grave. No podemos bajar
la guardia y los dos temas cruciales que pondrán a prueba el gobierno de
Carlos Mesa serán el tema de la justicia o impunidad y corrupción o
transparencia, no creo que pueda existir un otro pliego más allá de eso y
por supuesto y demás está decirlo los compromisos del gobierno con el
referéndum, la constituyente y la ley de hidrocarburos.
Nosotras como movimiento en este contexto iniciaremos una serie de
acciones no contra la impunidad que tenemos entendido que hay muchisimas
organizaciones de derechos humanos que están en ello, así que nos
sumaremos a esto pero desde acciones contra el "cinismo". No te adelanto
más contenidos pero lo dejo como sorpresa.

7. La COB: ¿vuelve a ser un órgano natural del poder? ¿Cuál deberá ser su
rol ante las perspectivas de referéndum y de asamblea constituyente para
no repetir los errores de 1971?
M.G.:
Me parece interesantisima la pregunta justamente porque creo que la
primera tarea de la COB es hacer memoria, revisar su papel en estos
últimos 20 años de democracia. Ojalá en medio de tanto escenario de
debate la historia reciente nos pudiera servir de referente básico,
porque los dirigentes cargan en sus espaldas muchas de las más graves
frustraciones a las que han conducido al movimiento popular que hoy ya no
les responde como antes, menos mal.
Aquello que esperamos humildemente nosotras de la COB es que no pretenda
ser el único referente del movimiento popular, porque eso conducirá a la
COB a una actitud autoritaria y la enceguecerá respecto a una realidad
importante. La COB es un referente simbólico que se ha resquebrajado
junto con el modelo neoliberal. Su alcance de convocatoria no se la puede
artificialmente reconstruir desde el mero discurso y eso influye
directamente en su capacidad de abordar los debates. Los mineros como
proletariado politizado y organizado que fueron el vientre mismo de la
COB de los 70tas si bien están presentes y su papel histórico nadie lo
puede negar como sector han vivido una serie de metamorfosis, se han
reducido en número, se han convertido en masa de desempleados, sus
núcleos familiares se han resquebrajado también y ahora tienes por
ejemplo a las mujeres con niños y niñas como motor de la economía
informal de las ciudades más importantes y las más de las veces sin
pareja. Aparte de estas transformaciones que han sufrido dentro del
neoliberalismo esta pues su dogmática exclusión de las mujeres y de
todos los sectores que no caven en sus definiciones de proletariado, esto
hace que la COB tenga que actuar como parte de un movimiento más amplio.
No pueden pretender centralizar el debate como si de un ampliado se
tratara, no pueden. pretender ser el eje único. Eso es vital tanto en el
referéndum como en la constituyente. La voz del movimiento popular no es
una, esta complejamente construida y esa complejidad no se junta en una
mesa de dirigentes de diferentes sectores no es cuestión de que se
sienten y se alíen el Felipe Quispe con el Jaime Solares y el Roberto de
la Cruz, ellos mismos saben que sus propios sectores tienen muchas
estructuras internas que hay que respetar y desjerarquizar. Y otra cosa
que hay que decir bien clarito: de este proceso, las mujeres
autoorganizadas y rebeldes no esperamos que nos asignen un par de
derechos como a clientas, vamos a entrar en la discusión de la forma como
se construye representación política y social en nuestra sociedad, no se
trata de sumar demandas sino de replantear concepciones y vamos a poner
también nuestros sueños sobre la mesa porque sin las mujeres ningún país
es posible. "No vamos a desarmar la casa del amo con las herramientas del
amo", eso es así son palabras de una mujer negra, lesbiana,
norteamericana, si les gusta bien y si no también.






*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center