A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
{Info on A-Infos}

(ca) Marzo 2003: la brecha. Por IndyACP [Madrid]

From <a-infos-ca@ainfos.ca>
Date Sun, 23 Mar 2003 10:54:47 +0100 (CET)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________


Por IndyACP
Las multitudes que salieron ayer a la calle, por segundo día
consecutivo, a protestar contra la guerra sobre la población
iraquí, desafiando la estrategia policial de “impacto y pavor”
que ha diseñado el Delegado de Gobierno Ansuátegui para aplacar
la contestación, pudieron descifrar por la noche en las
magulladuras que les recorrían el cuerpo la idea de “frente
interno” de la guerra global: “tolerancia cero” para los
disidentes, criminalización de toda desviación de la norma,
asimilada a diversas variantes de “enemigos públicos”
(terrorismo islámico, nacionalista, etc.), bombardeo mediático,
lógica de la fuerza bruta, etc.

Con más determinación si cabe que el jueves, y desde luego con
más rabia e irritación, miles de personas atravesaron la ciudad,
desde la embajada estadounidense hasta la Puerta del Sol,
interrumpiendo el tráfico, reclamando a los mirones que se
unieran, defendiéndose de la brutalidad policial (que ha
incluido hoy botes de humo y pelotazos de goma a mansalva) con
cualquier medio al alcance la mano, gritando su ira contra el
gobierno del Partido Popular y el régimen estadounidense, etc. Y
no sólo eso: el jueves, cuando se pasaba frente al Congreso de
los Diputados, se proclamaba a los cuatro vientos “¡que no, que
no, que no nos representan!” y en todas las manifestaciones del
viernes se ha coreado una y otra vez que “lo llaman democracia y
no lo es”. ¿No es significativo que éste último grito, surgido
en el pequeño cortejo organizado por la FRAVM durante la
manifestación que acompañó a la última huelga general, encabece
hoy el (algo gastado, ciertamente) “top ten” de las
movilizaciones contra la guerra? Sin duda, la denuncia de la
guerra que asola hoy Irak tiene que ver con las protestas
antiimperialistas de los años 60: son el preludio de una
contestación generalizada en el “primer mundo”.

La representación política está en quiebra. Sus figuras y
símbolos han sido duramente cuestionados durante estos dos días
inolvidables. Cada vez se hace evidente para todo el mundo que
la instancia política está secuestrada en todas partes por
intereses completamente ajenos a los que proclaman las
constituciones occidentales. Pero los gobiernos neoliberales del
norte del mundo, como ocurría antes en las dictaduras
burocráticas en el este de Europa, no pueden soportar ya ninguna
crítica, ninguna brecha, por ínfima que sea. Por ahí podrían
colarse virus imparables que den al traste con la poca
legitimidad que tienen. El movimiento contra la guerra tiene por
ahora un carácter destituyente que podría resultar tremendamente
fecundo. Los gobiernos lo advierten y han decidido romperle el
espinazo (“se acabó el recreo”, dijo De Gaulle en 1968, “se
acabó la agitación callejera” ha dicho hoy Ansar).

La propaganda ya ha empezado a martillear su estribillo
infernal: “violentos-no violentos”, “violentos-no violentos”.
Según esta canción, que puede empezar a cansar y a perder
efectividad de tanto repetirse, los “no violentos” muestran
públicamente su indignación moral frente a la guerra en desfiles
que circulan por trayectos pactados y vuelven a su casa con la
conciencia más tranquila. Podrían cooperar incluso en la
reconstrucción del Irak aniquilado vía ONGs. Los “violentos”,
repite la letanía, son esos que prolongan las manifestaciones
fuera de los circuitos legales y se niegan disolverse cuando los
porrazos de la policía lo indican oportuno. ¿Podemos impedir que
este esquema, bombardeado a conciencia sobre todas las cabezas,
cumpla bien su cometido? Durante estos dos días de
movilizaciones, el estribillo no se ha instalado plácidamente en
el cerebro colectivo: hemos visto a las multitudes organizando
espontáneamente su autodefensa frente a la policía sin
remordimiento alguno, con un sentimiento irrevocable de
legitimidad en los brazos y en las piernas, hemos visto a gente
mayor improvisando precarias barricadas junto a alumnos de
instituto para impedir el paso a una policía bárbara como pocas
veces, hemos visto la superioridad ética de la gente aguantando
los chaparrones de la policía sentada en el suelo o con las
manos en alto, dejando bien claro que este movimiento es
“antimilitarista” en el sentido fuerte del término, se siente
por todas partes la importancia crucial de “ser muchos y no
pocos”, “ser distintos y no un ghetto”, respetar los ritmos
autónomos de maduración política sin forzarlos ni “organizarlos”
o “canalizarlos”, aprender incluso de la gente “no politizada”,
que está expresando una audacia y un coraje inauditos. Esos
consensos son frágiles: nacen de la experiencia compartida en la
calle. Deberíamos trabajar políticamente para afianzarlos:
autoorganizando formas de proteger nuestras manifestaciones,
abriendo espacios para la reflexión colectiva y la contaminación
de las iniciativas, imaginando modalidades de socialización
alternativa, contrapoder y desobediencia diarias, cotidianas,
vivibles, etc. Favoreciendo la politización generalizada de la
existencia. El movimiento global, durante su periplo histórico
desde Seattle, ha demostrado que se pueden desmontar estas
oposiciones binarias (violentos-no violentos,
reformistas-revolucionarios, amigos-enemigos), que se pueden
construir formas de desobediencia civil masivas, abiertas y
transparentes, fuera de la alternativa entre la militarización
de las manifestaciones o la dispersión en pequeños grupos, que
se pueden construir grandes consensos en torno a nociones
comunes, que se pueden construir formas de organización que no
aplanen la heterogeneidad sino que partan de ella y la protejan,
etc.

Hay que impedir que los aparatos políticos/sindicales, con todo
su afán de hegemonía y (por tanto) todo su miedo, reintroduzcan
en el corazón del movimiento en marcha esquemas binarios que
sólo estrangulan la imaginación y el cuerpo de la gente. Se
trata de permanecer unidos, pero no “como un solo hombre”, sino
como cómplices, amigos y compañeros que se niegan a interiorizar
el miedo que pretende inocular la estrategia policial de
“tolerancia cero”. Hay que abrir espacios para pensar e imaginar
cómo podemos multiplicar e intensificar cuantitativa y (sobre
todo) cualitativamente este movimiento contra la guerra global,
concretando teórica y prácticamente la noción de “frente
interno”. Hay que elaborar medios de comunicación alternativa
tan poderosos como los medios oficiales (en ese sentido, es
increíble la experiencia que estamos viviendo de cerca en el
“centro de medios” construido sobre el terreno en el CSOA El
Laboratorio 03). E inevitablemente hay que imaginar y (al mismo
tiempo) experimentar formas de sedimentar y acumular en otras
formas de acción política todo el exceso subjetivo, ético,
político, afectivo, imaginativo, vital que se desparrama por las
calles de Madrid y del mundo desde hace días.

http://madrid.indymedia.org/





*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center