A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
{Info on A-Infos}

(ca) Periodico CNT: Elogio del Cine

From a-infos-ca@ainfos.ca
Date Sat, 2 Aug 2003 20:40:11 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________


Germinal
Hoy, cada quince minutos, ocupa el pedestal de la fama una persona. Es
decir, 4 a la hora, 96 al día, 2880 al mes y 34560 al año. Es lógico, por
tanto, que, en tal vorágine, pocos recuerden hoy la existencia de un
director de cine llamado Jean-Luc Godard que, en su momento, disfrutó no
ya de ese cuarto de hora de gloria, sino de algunos más. Iconoclasta en su
momento, los estrenos de sus películas despertaban, por igual, el
entusiasmo de sus seguidores y las fobias de sus detractores. Todavía son
recordadas en Madrid las escenas que se produjeron, en los años setenta,
cuando el estreno de Je vous salue, Marie. Considerada irreverente por el
catolicismo más integrista, los antecesores de Los Legionarios de Cristo
se paseaban ante los espectadores que formaban cola en los cines
Alphaville, templos de la progresía del momento y que deben su nombre,
precisamente, a una película de este director, amenazándoles con variados
castigos espirituales y físicos donde se encuentran.
Lejos quedan aquellos tiempos. Hoy, el estreno de su última película,
Elogio de amor, no sólo no despierta tales encontronazos sino que, una
tarde cualquiera de estos días de verano adelantado, apenas convoca a diez
personas. Magra concurrencia para ver una película que merecería mayor
atención. Porque Godard no es una persona que se haya quedado anclado en
aquellas ya lejanas décadas, sino que, tanto en la forma como, por
supuesto, en el fondo resulta mucho más actual que las propuestas
reaccionarias, en todos los sentidos, de la mayoría de las producciones de
Hollywood, por poner el ejemplo más evidente.
Resulta llamativo que, como otros veteranos realizadores, por ejemplo, el
español Martín Patino, sus preocupaciones se hayan dirigido hacia
cuestiones como la ficción y la realidad o el poder de las imágenes.
Parece como si desde la atalaya que les proporciona su largo recorrido
vital y experiencia y saber cinematográfico quisieran advertirnos de los
inmensos peligros que entraña esta cultura en la que vivimos basada casi
exclusivamente en imágenes, sin apenas otros referentes. En esta ocasión
el realizador francés, ha trenzado una sugerente historia en la que la
búsqueda de los actores idóneos para representar las cuatro fases del
amor, no es sino un pretexto para indagar en la relación entre los deseos,
lo que queremos y cómo no sabemos ver aquello que quizás tenemos ya.
La trama de la película resulta quizás demasiado complicada para quienes
resulta ya un esfuerzo, casi al límite de sus posibilidades, unir dos
sílabas una detrás de otra. En este caso, la incapacidad para desarrollar
el esfuerzo que requiere la obra de Godard puede llevar al aburrimiento.
No se trata de defender falsos intelectualismos o preferir, como hacía
D’Ors, lo incomprensible. Se trata de ser capaz de disfrutar, y para ello
hay que poseer algunas claves, con el trabajo de alguien que se siente
capaz de utilizar el lenguaje de la imagen con la habilidad de quien lo
conoce bien. Pero, también, de avisarnos de sus peligros.
Llenos de autosuficiencia existe una glorificación de la banalidad, de lo
mediocre, una especie de síndrome "forrest gump", que nos lleva a rechazar
todo aquello que exija un esfuerzo, que se salga de lo trillado. Da igual
que, quien lo haga, tenga veinte o setenta años. Como en tantas otras
cosas, la decadente sociedad occidental prefiere igualar por debajo. Como
si una sociedad igualitaria tuviera que, ser cutre e ignorante por
necesidad. Como otros, el director francés nos recuerda, y nos ofrece con
esta película, una alternativa que merece mejor suerte.

Dirección y guión: Jean-Luc Godard.
Países: Francia y Suiza.
Año: 2001 .
Duración: 98 min.
Interpretación: Bruno Putzulu (Edgar), Cecile Camp (Elle), Jean Davy
(Abuelo), Françoise Verny (Abuela), Audrey Klebaner (Eglantine), Jérémy
Lippmann (Perceval), Claude Baignières (Sr. Rosenthal), Rémo Forlani
(Mayor Forlani), Mark Hunter (Periodista estadounidense), Jean Lacouture
(Historiador), Philippe Lyrette (Philippe), Bruno Mesrine (Mago).Fotografía: Julien Hirsch y Christophe Pollock.
Montaje: Raphaëlle Urtin.
Vestuario: Marina Thibaut.



*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center