A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 40 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ Nederlands_ English_ Français_ Italiano_ Polski_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ The.Supplement
{Info on A-Infos}

(ca) [RedLibertaria]ORGANIZACION SOCIALISTA LIBERTARIA argentina: Un año de asambleas populares en argentina.

From RedLibertaria@yahoogroups.com
Date Sat, 12 Apr 2003 20:34:51 +0200 (CEST)


______________________________________
AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
http://www.ainfos.ca/
http://ainfos.ca/index24.html
_______________________________________


Periodico EN LA CALLE organo de difusion del anarqusimo organizado.
ORGANIZACION SOCIALISTA LIBERTARIA argentina.
Abril 2003.

POR LAS URNAS SE QUEDAN TODOS
RESISTENCIA POPULAR
PARA QUE NO QUEDE NI UNO SOLO.

La democracia directa en las calles.

"Una esquina de barrio, como muchas otras, congrega a alrededor de 400
manifestantes, un par de bombos y algunas banderas. A 50 metros arden
bolsas de basura de un improvisado piquete que impide el tránsito de
autos.Aún falta media hora para la medianoche, y el vecino de al lado, el de
toda la vida, megáfono en mano, arenga contra el ministro y el presidente.
Otras caras igual de familiares, pero no tan vecinas, se suceden en el
megáfono.Cantos y gritos... sólo una idea en claro: llenaremos esa esquina todas
las noches que haga falta hasta que se levante el recién decretado estado
de sitio. Está terminando el miércoles 19 de diciembre y en Bahía Blanca y
Avellaneda, barrio de Floresta, Capital Federal, tiene lugar la primeraasamblea popular".

El 19 y 20 de diciembre del 2001 fue un quiebre en la historia política
argentina. Esas jornadas en que el pueblo en las calles echó a patadas a
Cavallo y De la Rua dejaron una huella imborrable en la subjetividad
popular. Así, en los días que siguieron, cientos de esquinas porteñas y de
todo el país se poblaron de vecinos, de aquellos que se iban conociendo al
emprender juntos el regreso de los cacerolazos frente a las dependencias
gubernamentales. Esa irrupción popular que hizo suyas las calles durante
semanas tuvo un saldo organizativo: las asambleas populares que empezaron
a tomar en sus manos las discusiones que durante mucho tiempo solo
circulaban entre la militancia. Estos nuevos espacios de organización
nacieron al calor de la insurrección popular del 19 y 20 D que se
sintetizó en ese grito con que todo nuestro pueblo condensó su rabia y su
cansancio: Que Se Vayan Todos, Que No Quede Ni Uno Solo.Sin habérselo propuesto, el pueblo recuperó los espacios públicos y los
resignificó como nuevos lugares de acción y discusión política. Si las
manifestaciones populares fueron espontáneas, el nacimiento de las
asambleas fue la conjugación de ese contexto con el trabajo de militantes
de diversas corrientes que buscaron desde el comienzo dar un norte
político al gigantesco nivel de agitación popular.Las asambleas no anunciaron su aparición: irrumpieron sin aviso en la vida
política. Es necesario analizarlas con perspectiva histórica: las
asambleas populares en los barrios, si bien tienen aspectos originales,
rescatan una tradición de democracia directa que hunde sus raíces,
principalmente, en la organización obrera.Durante más de una década se habían acumulado una serie de luchas que
cobrarían fuerza desde las puebladas de Cutral-có y Plaza Huincul en el
´96.El capitalismo neoliberal a la argentina había generado nuevos actores
sociales: los desocupados estructurales y una clase media empobrecida.En el plano político, las instituciones estatales fueron parte
imprescindible del esquema que, como una moneda, tenía en una cara la
concentración económica en pocas manos y en la otra la miseria sin piso
para la mayoría. A la par del proceso de privatización de las empresas
públicas y recursos estratégicos del país, se consumó también la
privatización de la política, que pasó a ser reducida falsamente a
"decisiones administrativas".La marea social rompió el dique de contención del sistema porque se le
habían cerrado sistemáticamente, durante años, todas las posibilidades de
participación política en los estrechos límites del sistema. El proceso
abierto en diciembre del 2001 fue una búsqueda de la mayor democracia
directa posible: los propios interesados resolviendo sus problemas. Y en
este sentido las asambleas constituyen un tipo de espacio particular en el
sentido que prefiguran objetivos estratégicos y finalistas: concibe la
democracia directa como un fin y como un medio y no como una táctica
transitoria ni como forma de adecuación a la coyuntura política.Las piedras en el camino.
Varios fueron los factores que durante más de un año ahogaron el
desarrollo de las asambleas pero tal vez el más importante haya sido la
rápida burocratización que se extendió en su seno puesta de manifiesto en
la pérdida de independencia respecto al Estado, los partidos políticos y
los sindicatos burocráticos. El funcionamiento de la interbarrial de
Parque Centenario fue un claro síntoma de este fenómeno, donde se forzo la
imposición de una nutrida agenda de tareas y un programa compuesto por mas
de cuarenta consignas (desde la estatización bajo control obrero de las
privatizadas, pasando por la convocatoria a asamblea constituyente en sus
distintas variantes) que -lejos de reflejar la discusión y la praxis de
los organismos de base- fueron el resultado de la política de aparato
desplegada por muchos compañeros y compañeras.Sin embargo, el agotamiento de la Interbarrial no tiene porque ser visto
como un fracaso, sino como producto de la maduración de las asambleas a la
par del trabajo territorial. El repliegue a los barrios llevó también a
una situación de aislamiento que es necesario superar a partir de la
construcción de una coordinación auténtica y efectiva; en primer lugar
desde la unidad en la lucha por reivindicaciones comunes y luego por
similitud en los criterios de trabajo.Por su parte, el gobierno lleva adelante una política destinada a eliminar
a las organizaciones populares, en la que combina mecanismos de captación
institucional y la represión. Como en el resto de los movimientos
sociales, el gobierno "opera" en su interior para fracturarlas, fomenta el
crecimiento de estructuras ya cooptadas o pretende vincular las asambleas
a los engañosos proyectos de descentralización del gobierno porteño. Todas
medidas tendientes a impedir el desarrollo de las organizaciones y recrear
la relación Estado-individuo. En este marco hay que entender las fracturas
sufridas por muchas asambleas, y la reducción de otras tantas a meros
apéndices de los CGP. Presupuesto Participativo mediante, pretenden
transformar las asambleas en fiscalizadoras de la gestión publica.La represión, acotada inicialmente a las asambleas del gran Buenos Aires,
traspasó la General Paz. En la Capital, a la judicialización de las luchas
se sumó el accionar directo de las fuerzas represivas en los intentos de
desalojos y los amedrentamientos caracterizados por el despliegue
desproporcionado de fuerzas policiales. Boedo, La Paternal, Parque Lezama,
Parque Avellaneda son sólo algunos ejemplos. La experiencia recogida en
estos quince meses transcurridos desde el 19 y 20 D y el nacimiento de las
asambleas populares permiten reafirmar la importancia que tiene una
lectura seria de la realidad, que posibilite apreciar los fenómenos en su
justa dimensión. En lugares donde hace poco más de un año era impensable
la existencia de organizaciones populares hoy hay bases para su
construcción.Las perspectivas abiertas
Las asambleas recorrieron un camino importante en poco tiempo.
Sobrevivieron al desgaste propio de la dinámica que habían adquirido,
especialmente en aquellos primeros meses de movilización permanente.
Perdido el poder simbólico que emanaba de esas grandes manifestaciones, y
ante la realidad que por la fuerza demostraba la imposibilidad de
concretar el Que Se Vayan Todos, la vuelta a los barrios significó la
redefinición de su misma razón de ser.Los que recientemente perdieron la esperanza en las asambleas tenían, por
lo general, expectativas desmedidas. No existían condiciones en diciembre
del 2001 y los meses posteriores para que las asambleas tuvieran otras
perspectivas a largo plazo. La ausencia de un proyecto puso serios límites
a lo que estas nuevas organizaciones político-sociales podían construir.
Las asambleas fueron el contrapunto positivo y concreto que mostraba cómo
podía recuperarse una práctica política popular y colectiva.Son ellas el lugar desde donde se sumaron a la lucha, principalmente, los
sectores medios pauperizados.La necesidad de una construcción genuina reemplazó al consignismo sin
constatación práctica. El paso de la movilización permanente al trabajo
territorial pudo parecer un retroceso en lo superficial, pero fue un
importante avance que posibilitó un proceso construcción de poder popular
sobre cuestiones concretas: así comenzaron las tomas de predios
abandonados, baldíos, antiguas sucursales bancarias. Y allí, a puro
esfuerzo, cientos de compañeras y compañeros levantaron centros
culturales, merenderos, comedores populares e impulsaron proyectos
productivos en torno a los cuales comienzan lentamente a convocarse los
desocupados del barrio.En este sentido laburamos los y las anarquistas, pues desde nuestra
perspectiva clasista, entendemos que las asambleas no deben solidarizarse
con los desocupados de cada barrio sino incorporarlos activamente. Debemos
transformar a las asambleas en herramientas de nuestra clase, objetivo que
conseguiremos trabajando ejes reivindicativos, que en nuestros barrios son
necesidades insoslayables: comedores, vivienda, trabajo, tarifa social,
salud.Lejos aun de la revolucion tan anunciada, también está muy lejos nuestro
pueblo de abandonar la lucha y capitular ante el enemigo. Desde cada
barrio, cada asamblea, cada movimiento piquetero se construye día a día la
resistenciapopular. Los y las anarquistas participamos activa y organizadamente en
esta lucha cotidiana, aportando a la construcción de un proyecto de
liberación.Construímos la resistencia seguros de que la libertad no se declama, sino
que es construcción y ejercicio cotidiano, y que nada hay que esperar o
exigir del enemigo: nuestras reivindicaciones se las arrancamos con lucha
organizada.







*******
****** Servicio de noticias A-INFOS *****
Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
unsubscribe a-infos
subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)



A-Infos Information Center