A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ English_ Français_ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ All_other_languages
{Info on A-Infos}

(ca) Entrevista a Diego Cañamero secretario general del Sindicato de Obreros del Campo y del Medio Rural (SOC)

From Worker <a-infos-ca@ainfos.ca>
Date Thu, 20 Jun 2002 16:16:11 -0400 (EDT)



 ________________________________________________
        AGENCIA DE NOTICIAS A-INFOS
           http://www.ainfos.ca/
 ________________________________________________



Entrevista a Diego Cañamero secretario general del Sindicato de Obreros 
del Campo y del Medio Rural (SOC)


Somos un sindicato "a pie de tajo". No queremos un sindicato 
burocrático, de despachos, sino un sindicato debajo del olivo


El SOC acaba de celebrar su 25 aniversario, hace unos meses, en el 
pueblo de Marinaleda (Sevilla), ante unas 10.000 personas. Este 
combativo sindicato nace en 1976, en Antequera, Málaga, todavía en la 
ilegalidad, en una asamblea en la que participaron representantes de 
unos 80 pueblos. Un año más tarde, un congreso constituyente en Morón de 
La Frontera (Sevilla), da cuerpo al Sindicato de Obreros del Campo de 
Andalucía (SOC).
El SOC bebe de varias fuentes: del pensamiento anarquista, cristiano, 
marxista y nacionalista; unas corrientes que han convivido todas dentro 
del sindicato. "Le hemos dado vida, le hemos dado una pluralidad muy 
importante. Esas corrientes han estado ahí casi ocultas. Sabemos 
perfectamente, que la sierra sur de Sevilla, Diamantino García Costa, 
que fue un cura que fue presidente del SOC, una persona muy emblemática, 
muy inteligente, de mucha valía política, sindical, social y humana. 
Estuvo de dirigente y había una fuerte corriente cristiana dentro del 
sindicato. Después está Sánchez Gordillo, el alcalde de Marinaleda, con 
su comportamiento un poco anarquista y libertario, en esa corriente y un 
poco nacionalista. había otros compañeros como Francisco Casero, con esa 
teoría nacionalista. Después hubo otro grupo, más de Lebrija, de la 
campiña de Sevilla, que viene del pensamiento más marxista. Y la verdad 
es que no ha habido ninguna discrepancia en ese sentido".

Molotov.-: ¿Qué entendéis por "obreros del campo"?; ¿Cómo plantea su 
trabajo el SOC?
Diego Cañamero.- : Los Obreros del Campo somos fundamentalmente 
jornaleros, para entendernos, campesinos sin tierra. Personas que van a 
echar un jornal pero que no tienen trabajo permanente ni tampoco tienen 
tierra. Un eventual. Pero el sindicato, desde el 87, se marcó un 
objetivo más amplio, no sólo abarcar a los jornaleros sino al medio 
rural en su conjunto. Porque en los pueblos hay, a lo mejor, dos 
electricistas, diez albañiles .. y por lo tanto es muy difícil 
constituir sindicatos de ramo. Lo que hacemos es que lo englobamos todo 
en el sindicato. Puede caber todo el mundo, hasta pequeños agricultores 
con explotaciones familiares, siempre y cuando no exploten a nadie.
Somos un sindicato nacionalista andaluz y Andalucía es nuestro ámbito de 
trabajo. Nosotros no nos presentamos a las elecciones sindicales porque 
estamos en desacuerdo con ese tipo de elecciones tal y cómo se plantean 
en el campo. No tenemos delegados sindicales, simplemente tenemos la 
acción sindical. Somos un sindicato "a pie de tajo". No queremos un 
sindicato burocrático, de despachos, sino un sindicato debajo del olivo. 
El sindicato tiene una estructura muy sencilla basada en los pueblos. Le 
damos a esos pueblos cada vez mayor autonomía para que se estructuren y 
tomen sus decisiones. Para que no tengan que estar descolgando ningún 
teléfono para decidir qué es lo que tiene que hacer. Para que tengan 
capacidad para movilizarse en cualquier momento. Es seguir un poco la 
idea "todo el poder a los Soviet", en este caso, "el poder a los pueblos".

Molotov.-: El SOC promovió las okupaciones de latifundios improductivos. 
Con el tiempo transcurrido ¿cúal es el balance?
Diego Cañamero.- :Empezamos las primeras okupaciones en el 78, okupando 
tanto tierras públicas, en manos del estado, como privadas. Después de 
que nosotros las okupáramos unas pocas de veces -incluso con 
detenciones- logramos que se repartieron unas 20.000 hectáreas de 
tierras públicas. También hemos conseguido poner en marcha unas cuantas 
cooperativas que están en manos de militantes del SOC en Málaga, en 
Sevilla, en Cádiz y en Huelva. Hay itos importantes como la campaña en 
la Sierra Sur (Sevilla). Estas tierras se okuparon durante diez años y 
en ellas se consiguieron 1.200 h. para una cooperativa en Marinaleda. 
Antes esas tierras daban trabajo a diez personas y ahora tienen empleo 
500. Hemos puesto en marcha todo un proyecto ambicioso de transformación 
de los productos agrarios de esa cooperativa. En fin esto se ha 
conseguido mediante la lucha por la tierra, bien pública, bien privada. 
El coste que hemos tenido que pagar ha sido altísimo porque todos 
nuestros dirigentes han estado en la cárcel. Hemos tenido 400 compañer@s 
procesad@s, con multas y juicios, que todavía siguen.
Además el 50% de la tierra sigue estando en manos del 2% de los 
propietarios. Andalucía tiene 8 millones de h. de tierra y la mitad está 
en manos de una minoría. Aquí hace falta una reforma agraria en 
profundidad.

Molotov.-: Al poner en uso las fincas ocupadas os habéis tenido que 
enfrentar al Mercado, es decir a unas reglas que os dejan poco margen 
¿Habéis apostado por cultivos diferentes?
Diego Cañamero.- : La verdad es que tenemos que salir al mercado voraz y 
agresivo del mundo capitalista y tenemos que intentar por todos los 
medios colarnos. Aunque también estamos apostando por la producción 
ecológica. Hay tres o cuatro cooperativas trabajando por ahí. Pero 
también mantenemos la agricultura convencional porque hay comarcas de 
mucho paro y dar medios de vida es nuestra prioridad. Por ejemplo, la 
cooperativa de Marinaleda está en una población en que todo el mundo era 
parado; había que buscar formulas que encontraran empleo y al tiempo 
demostrar que las tierras en manos de l@s trabajadores son mucho más 
eficaces que en manos de los terratenientes, de los ricos. Y entonces 
buscamos el mercado capitalista. No tenemos otra fórmula aunque hay 
redes por ahí, a través de Alemania, de agricultura ecológica. Incluso 
estamos intentando poner en pie cooperativas de segundo grado, 
conectando con grupos alternativos. Aquí en Sevilla ciudad, por ejemplo, 
está el grupo La Hortiga, que es una empresita que se dedica a vender 
productos ecológicos y nosotros les traemos nuestros productos.

Molotov.-: Los trabajos agrícolas de temporada siempre han recurrido a 
la mano de obra inmigrante o itinerante, ¿está cambiando la composición 
y origen de esa mano de obra?
Diego Cañamero.- : Andalucía es un pueblo de emigrantes, porque tenemos 
2 millones de andaluces fuera, en Cataluña y en Europa. La temporalidad 
es todavía importante, y la movilidad también. Hay unas 10.000 personas 
que van a Francia, a Murcia se van 3.500 al tomate y a Navarra para los 
espárragos cerca de 8.000 personas.
Aunque hay campañas importantes, que mueven a la gente, a los 
jornaleros, en este momento no basta. Debido a las exigencias del 
mercado, los empresarios necesitan poner sus productos cuanto antes a la 
venta para ser competitivos. Sea la fresa en Huelva, sean los 
invernaderos en Almería. En esas campañas punta sí se necesita mano de 
obra inmigrante.
Nosotros como sindicato planteamos que las personas que estén en nuestra 
tierra -no nos importa si vienen en patera, de noche o de día- hay que 
tratarlas como un jornalero más. Y por lo tanto hay que dignificarlas y 
que se les dé todos los derechos como seres humanos, como personas. En 
ese sentido estamos abriendo un frente importante en la zona de Almería, 
donde el sindicato prácticamente es mayoritario en la parte de la 
inmigración, y estamos tratando en Huelva también todo el tema de estos 
trabajadores.

Molotov.-: En lo relativo a Almería, en el Ejido abristeis una oficina 
pero tuvisteis que cerrarla ...
Diego Cañamero.- : No, ya la tenemos. Compramos un local en propiedad 
porque la gente de ahí se negaba a arrendarnos un piso. Tuvimos 
problemas con los vecinos así que decidimos comprar un bajo comercial 
para poder atender a l@s afiliad@s y realizar nuestra labor. Abrimos la 
oficina dentro de dos meses.

Molotov.-: la situación de l@s inmigrantes de origen magrebí en Huelva 
es de absoluta penuria ¿Quienes son los responsables?
Diego Cañamero.- : Parece ser que los empresarios y el gobierno están 
dándole de lado al tema del contrato magrebí, a toda la parte del 
Magreb. El año pasado se legalizaron con sus precontratos a 3 ó 4.000 
trabajadores de origen magrebí. Pero este año los empresarios y el 
gobierno se fueron a por contratos en origen a Polonia y Rumania y se 
trajeron a 7.000 mujeres de esos países. Esto ha posibilitado que los 
4.000 magrebís que están en Huelva no encuentren trabajo. No tienen ni 
para alojarse y están viviendo bajo plásticos, en tiendecillas y 
chozillas echas de plástico, en unas condiciones totalmente 
infrahumanas. De esta situación son culpables el gobierno central y los 
empresarios, y también la Junta de Andalucía que no ha sido capaz de 
plantear humanamente una solución inmediata a la situación de estos 
miles de personas que al no encontrar trabajo, no tienen posibilidad de 
comer puesto que carecen de ingresos. Ahí el sindicato ha estado 
apoyando en lo que humanamente se ha podido y criticando al gobierno.

Molotov.-: En la composición de la fuerza de trabajo agrícola, 
tradicionalmente ha tenido mucha importancia la mujer. ¿Ha cambiado su 
papel tradicional y su doble jornada?
Diego Cañamero.- : En el sindicato tenemos un 30% de afiliadas, y en 
algunos pueblos lo superamos. En El Coronil, de donde soy yo, el 42% de 
la afiliación son mujeres -es decir cerca de 300 afiliadas en un 
pueblecito pequeño. La mujer se ha incorporado mucho a la actividad, 
tiene sus cartillas agrícolas, va a trabajar la fresa, el melocotón.. Y 
a la hora de las movilizaciones, las mujeres son quizás más activas que 
los hombres y mucho más disciplinadas. La incorporación de la mujer a la 
vida laboral y sindical es importante.
Otra cosa distinta es esa doble jornada, que echan las mujeres en la 
casa tras las labores en el campo. Por desgracia se sigue produciendo 
porque es una cuestión de cultura, de tradición, que habrá que ir 
superando. Tanto hombres como mujeres -ellas en primer lugar como las 
más afectadas- tendremos que plantearnos esto más insistentemente.

Molotov.-: El paso a asumir la gestión de ayuntamientos ¿se debe a una 
limitación del sindicalismo, a aspectos que no cubre el trabajo sindical?
Diego Cañamero.- : El SOC no es un sindicato tradicional, es más bien un 
movimiento sindical y socio-político. Nos planteamos que si dejamos en 
nuestros pueblos que nos gobierne otra gente, no solamente nos tendremos 
que enfrentar a los terratenientes sino también a los que nos gobiernan. 
Así que nos planteamos intervenir en la vida municipal, que es lo más 
cercano al pueblo, a la gente y donde se pueden hacer cosas interesantes 
a nivel cultural, social, de política participativa o asamblearia.... De 
hecho tenemos seis o siete alcaldías que son del SOC y también unos 60 ó 
70 concejales. Nos parece una experiencia positiva. Gobernamos 
ayuntamientos pequeños - de cerca de 5.000 habitantes - y en los pueblos 
se lleva bien eso de estar a la vez en el sindicato y en el ayuntamiento 
porque el 80% de la gente son trabajadores agrícolas. Y bueno, al estar 
al frente del municipio, hay que adaptarse a la realidad. Te hablo por 
experiencia porque he sido alcalde diez años

Molotov.-:¿Cómo han afectado a l@s obrer@s del campo las sucesivas 
reformas del sistema de desempleo? ¿Qué pensáis de la última "reforma"?
Diego Cañamero.- : El problema del campo en Andalucía se remonta a hace 
muchos años. Del 58 al 73, emigraron más de dos millones de personas 
porque en su tierra se les negó la posibilidad de vivir. Andalucía es 
una tierra rica, el 30% de su tierra esta considerada como de las 
mejores de Europa, tenemos un clima casi tropical y se puede cultivar 
casi todo. Pero, la realidad de la estructura agraria y la mentalidad de 
los terratenientes, y el desarrollo de la época dorada del franquismo 
centrado en las costas y en el norte, posibilitó que mucha gente tuviera 
que irse. A partir de la crisis del petróleo mucha gente se queda en 
Andalucía - unos 500.000 jornaleros- ya sin poder emigrar. Paralelamente 
empieza la mecanización, lo que es la reconversión agraria, que se llamó 
la Revolución Verde (uso de herbicidas, pesticidas, maquinaria ..) y 
esto empezó a crear un malestar grande entre los trabajadores y, en los 
70, empezamos a luchar. Entonces primero la dictadura y luego la UCD 
instituyeron una especie de ayuda para los jornaleros a través de los 
ayuntamientos. La concesión de ese dinero que llegaba a los pueblos 
estaba provocada por la presión de los trabajadores y sus luchas y por 
el miedo del gobierno y los terratenientes a que nos dirigiéramos hacia 
la reforma agraria o pidiéramos tierras. Y entonces nos daba dinero, y 
cada vez que luchábamos nos daba dinero. Cuando el PSOE llega al 
gobierno se implanta lo que la opinión pública conoce como PER. Este 
sistema permite al que tenga 35 días trabajados en el campo -a los 
jornaleros nos dan trabajo como máximo 60 ó 70 días al año- y cumpla una 
serie de requisitos (renta maxíma familiar, edad, .. ) tener derecho a 
un subsidio de 21.600 ptas. al mes. Por ahí se cree la gente que el PER 
es ganar el salario mínimo cuando en realidad es muy poquito. Y eso para 
la gente que tenga ese derecho. En el medio rural, donde puede que en 
una familia haya dos personas cobrando el PER, esa pequeña cantidad es 
como una renta básica que llega todos los meses a tu casa y te permite 
sobrevivir. Eso ha permitido que la gente no coja las maletas, que no 
haya ido a las ciudades, que los pueblos se mantengan económicamente o 
que por lo menos haya una cierta estabilidad. Ese subsidio lo recibimos 
ahora mismo en Andalucía 320.000 personas, que no tienen otra razón de 
subsistir que con esas ayudas.
Mientras tanto a Andalucía llegan miles de millones de pesetas para los 
empresarios y de eso no habla nadie. Del PER de los empresarios, es 
decir de la política agrícola comunitaria -la PAC- no se habla. La 
Duquesa de Alba se lleva cerca de 500.000 millones por no hacer nada, 
por no sembrar más que trigo y pipas [cultivos muy mecanizados] y no dar 
trabajo ni jornales. Y así el 80% de las ayudas de Europa se la llevan 
el 20% de los propietarios. De esas desigualdades no se habla pero sí se 
desprestigia a los jornaleros que somos los que hemos trabajado siempre, 
los que hemos producido la riqueza.
Con la reforma, esa renta que tiene el campo, el gobierno la quiere 
eliminar. Quiere implantar un desempleo que le llaman contributivo, como 
el del régimen general. Pero claro para tener derecho un trabajador al 
desempleo tiene que trabajar 360 días al año. Si calculas que en el año 
el jornalero hecha 60 días tienes que estar seis o siete años para poder 
tener derecho a tres meses de paro. Por esa misma lógica para acumular 
los 15 años de cotización para jubilarte, te retiras a los 98 años. La 
reforma es una barbaridad, es la muerte lenta del medio rural. Por eso 
se plantea una lucha tremenda para que no se quite esta conquista. En el 
momento en que haya empleo para todo el mundo y no se necesiten los 
subsidios, que se quiten. Pero sin otras opciones, que no se supriman 
esas percepciones.
El SOC estamos haciendo una serie de acciones que quizás no aparezcan, 
pero estamos todos los días haciendo manifestaciones, cortando 
carreteras, haciendo encierros en ayuntamientos. Por cierto el día 26 de 
mayo cortamos la carretera nacional a la altura de Despeñaperros, 
cortamos la entrada a Andalucía y vamos a participar 10.000 jornaleros. 
Es un corte de carreteras para simbolizar que no queremos que las 
políticas de derechas entren en Andalucía. Y después el día 20 de junio, 
día de la huelga general convocada por CC.oo y UGT, el sindicato va 
convocar huelga en el medio rural para que toda la gente participe 
activamente.
Pero nos parece que esta huelga general tiene mucho de debilitamiento 
político. Se busca una cuestión casi electoral. Porque yo creo que 
primero hay que pelear todos los días en el campo, en la calle.. y si no 
se consigue durante las movilizaciones, entonces la huelga general debe 
plantearse como un recurso último para conseguir lo que pretendes. 
Entonces se plantea con uno, dos o cuantos días hagan falta hasta ganar. 
Nos tememos que esa huelga solo pretenda el debilitamiento electoral de 
un partido que está gobernando. Puede ser como un día de fiesta o un 
domingo. Y si no se consigue para esa reforma con ese día, el gobierno 
puede perfectamente seguir aplicandola. Y no podemos permitir que la 
aplique. Se trata de hacer una movilización para conquistar un derecho 
que tiene los trabajadores, no para debilitar a nadie.

Pepín





*******
   ****** Servicio de noticias A-INFOS *****
 Noticias de, y de interés para, anarquistas

-SUSCRIPCIONES: lists@ainfos.ca
-RESPONDER: a-infos-d@ainfos.ca
-AYUDA: a-infos-org@ainfos.ca
-WWW: http://www.ainfos.ca/org
-INFO: http://www.ainfos.ca/org

Para recibir a-infos en un idioma solamente escribir para lists@ainfos.ca
la mensage seguinte:
                                    unsubscribe a-infos
                                    subscribe a-infos-X
con X= ca, ct, pt, en, fr, etc (i.e. el codigo del idioma)




A-Infos
News