A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ English_ Français_ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ All_other_languages
{Info on A-Infos}

(ca) Czech, [S26-global] DESDE PRAGA (1/2) - LLAMADO A LA ACCION GLOBAL

From stop.repression@gmx.net
Date Sun, 8 Oct 2000 11:09:51 -0400


 ________________________________________________
      A - I N F O S  N E W S  S E R V I C E
            http://www.ainfos.ca/
 ________________________________________________

*** POR FAVOR DIFUNDID ESTE MENSAJE Y EL SIGUIENTE ***

Activistas de varios países reunid@s aún en Praga os hacemos llegar este
llamado a la acción para proponer una campańa global contra la
criminalización y la represión que está afectando a nuestros movimientos en todo el
mundo. Es un documento largo y denso, pero creemos que es importante que sea
difundido y discutido localmente, y esperamos que esas discusiones tengan
como resultado tanto acciones locales como reflexiones colectivas sobre las
consecuencias de diferentes formas de acción, en un contexto de cada vez mayor
interdependencia entre colectivos y activistas autónom@s.

La introducción presenta nuestra perspectiva sobre el proceso general de
criminalización a nivel global de nuestros movimientos. Los siguientes
párrafos explican lo que ha sucedido y aún está sucediendo en Praga, como ejemplo
de lo que percibimos como una estrategia a largo plazo, semejante a la
utilizada contra el movimiento contracultural hace unos 30 ańos, y
relacionándolo con el contexto cada vez más duro que afecta a quienes no pueden o no
quieren participar en la cultura dominante. A continuación y sobre esta base
expresamos en términos generales el llamado a la acción global, y como
parte de esta formulación general, aclaramos nuestra opinión respecto a la
'violencia'. La primera parte de este documento termina explicando cómo vemos el
objetivo a largo plazo de este llamado. En la segunda parte del documento
concretamos las propuestas de acción y los objetivos a corto y mediano plazo
de las acciones de desobediencia civil que vamos a realizar en Praga. El
anexo presenta en detalle un caso bien documentado de violaciones de derechos
humanos fundamentales en Praga.

Si pensáis que el documento es demasiado largo, por supuesto que podéis
resumirlo, pero en ese caso os agradeceríamos que deis también la referencia
de alguna página web o publicación donde se pueda encontrar el llamado
original completo.

Salud y suerte.

  *  *  *

"No te conviertes en 'disidente' porque un día decidas comenzar esta
carrera tan inusual. Te ves arrojado a ello por tu sentido personal de la
responsabilidad, combinado con un complejo conjunto de circunstancias externas.
Eres estigmatizado por las estructuras existentes y situado en una posición de
conflicto con ellas. Comienza como un intento de hacer bien tu trabajo, y
terminas siendo marcado como enemigo de la sociedad"

    - Escrito por el presidente checo Vaclav Havel, hace muchos
ańos...


Somos gente que lucha por la vida y por la libertad de todas las personas
y pueblos (1). Dado que al hacerlo cuestionamos los intereses de los
poderosos, somos criminalizad@s en todo el mundo por el estado y por la mayoría de
los medios de comunicación. 

Los estados nos están criminalizando a través de la falsa información que
difunden en sus comunicados y declaraciones y de la utilización de la
policía (como arma de represión e intimidación) y del sistema judicial y penal
(como brazo ejecutor de castigos cuya justificación en muchos casos es
solamente las pruebas producidas por el propio estado).

La mayoría de los medios de comunicación contribuyen a este proceso
mostrando de modo sensacionalista sólo la parte de lo que ocurre en la calle que
se ajusta a los prejuicios que han contribuido a generar, trivializando los
motivos y valores que nos mueven, presentándonos como una masa homogénea
(ocultando deliberadamente la diversidad de pensamiento y acción, que para
nosotr@s es un valor en sí misma), justificando la represión desmedida e
ignorando lo que ocurre en las cárceles.

Estos dos procesos se combinan en un círculo vicioso que provoca una
percepción cada vez más negativa de quienes luchan por valores positivos, lo que
resulta en un distanciamiento paulatino de los sectores de la sociedad que
no están directamente involucrados en procesos de cambio social. Esto permite
al estado endurecer el régimen jurídico y definir como terrorismo
actividades que tan sólo tienen como objetivo aumentar la participación de base en
procesos políticos.

Lo que está ocurriendo en Praga en relación con las protestas contra el
Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) es un ejemplo
innegable de este fenómeno. Las iniciativas tomadas para criminalizar las
protestas comenzaron desde el principio del proceso de preparación. Están
reflejadas en declaraciones cuyo objetivo era demonizar nuestro movimiento y
construir un ambiente social hostil, dominado por el miedo, para de este modo
evitar que la población checa participara en o apoyara las protestas. El
Ministerio del Interior publicó comunicados recomendando a la población almacenar
comida y medicinas y diciendo a los dueńos de pequeńos comercios que
no intentaran defenderlos de los manifestantes. Las escuelas fueron
cerradas durante una semana y en muchos casos se les exigió a las familias declarar
por escrito que los estudiantes pasarían esta semana fuera de Praga, para
'proteger' a l@s jóvenes de las protestas. El alcalde de Praga, Jan Kasl,
declaró que parte de quienes participarían en las protestas 'van a asesinar si
les es posible, si se les permite' (2). La tensión generada por todas estas
declaraciones llegó a tal nivel de intensidad que el presidente checo Havel
describió la situación 'como si nos estuviéramos preparando para una guerra
civil y anhelásemos su final' (3).

La estigmatización de l@s manifestantes dirigida a preparar las
condiciones idóneas para la represión no sucedió sólo a nivel de declaraciones: una
pequeńa protesta en Praga en abril, en paralelo a la movilización en
Washington contra el FMI y el BM, fue atacada de forma totalmente injustificada
por la policía, con el objetivo de proporcionar a la prensa material gráfico
sensacionalista que se correspondiese con la percepción publica que el
Ministerio del Interior estaba intentando crear.

Esta campańa de difamación consiguió convertir la peligrosidad de los
activistas en uno de los principales temas de discusión pública meses antes
de las protestas. Funcionó de modo efectivo para crear miedo, distanciar a
la opinión pública de las protestas, relegar sus motivos al plano de la
trivialidad y prepararle al estado el terreno para grandes niveles de represión.
La efectividad de estos medios de intimidación y opresión resulta
especialmente triste en el contexto checo, pues parecen mostrar lo poco viva que se
mantiene la memoria histórica colectiva. Protestas de la misma naturaleza que
las que tuvieron lugar en Praga del 26 al 28 de septiembre permitieron al
pueblo checo liberarse de una dictadura estalinista hace tan sólo 11
ańos, pero la intimidación estatal (más elaborada hoy en día que en aquella
época, pero no por ello menos efectiva) parece seguir funcionando para evitar
mayores niveles de participación política de base. 

En los días previos al 26 de septiembre, la denominada 'lista negra'
impidió la entrada a la República Checa a más de 200 personas culpables de
crímenes tan terribles como cocinar comida ecológica u organizar reuniones
públicas para discutir sobre política. La estrecha colaboración entre el Ministerio
del Interior y especialistas de los servicios secretos de varios países
occidentales (enviados a Praga para entrenar a las fuerzas policiales checas)
probablemente ayudó a crear esta lista, una prueba más del carácter global de
las políticas represivas.

Al principio de la acción del 26, la policía tuvo una actitud tolerante
con las acciones de destrucción de propiedad; los observadores legales han
sido testigos de situaciones que nos llevan a la conclusión de que al menos
parte de estas acciones fueron preparadas previamente por la policía (4). En
nuestra opinión, lo hicieron para responder a las expectativas de la prensa
sensacionalista y justificar la atmósfera de miedo creada en relación a las
protestas, y de ese modo poder reprimirnos violando nuestros derechos y
libertades sin tener que preocuparse por la reacción de la opinión pública. 

Una vez creado este estado de opinión, la represión llegó arbitrariamente
a todo tipo de personas que se atrevieron a salir a la calle a expresar sus
opiniones. Como se reflejó en algunas televisiones extranjeras, incluso
periodistas y personas ajenas a las protestas fueron golpead@s. Pero lo más
grave es lo que está sucediendo en las cárceles: como ha difundido el equipo de
observadores legales independientes, l@s pres@s están siendo privad@s de
derechos humanos y legales básicos, como el derecho a la comida, a la
comunicación y a tener un/a abogad@. Un gran número sufre palizas y diferentes grados
de vejaciones físicas y psicológicas, lo cual es ya de por sí inadmisible y
esperamos que lleve a investigaciones y represalias que estén a la altura
de su gravedad. Pero el fenómeno más inesperado y significativo que ha traído
la represión en Praga son las DESAPARICIONES EN MASA. 

Muchas personas han estado desaparecidas durante días y algunas aún siguen
en este estado desde hace más de diez días, sin que sus compańer@s
hayan tenido ninguna noticia ni posibilidad de comunicarse con ellas, lo que
hace imposible el trabajo de seguimiento y ayuda legal. La base de datos de
l@s observador@s legales aún tiene a 70 personas como 'arrestadas' o
'desaparecidas', y no podemos saber hasta qué punto esta información es correcta
debido a que el Ministerio del Interior todavía se niega a facilitar la lista de
personas arrestadas durante las protestas. La primera lista, sin nombres y
según nuestros indicios aparentemente incompleta, fue comunicada por la
embajada checa en Londres (que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores) a
los medios de comunicación ingleses debido a las protestas que han tenido
lugar en ese país; sin embargo, el Ministerio del Interior aún mantiene una
falta absoluta de transparencia, característica de regímenes dictatoriales. Las
únicas instituciones que parecen tener acceso a información son las
embajadas de los países de los que proceden l@s detenid@s, pero algunas
(particularmente la de Estados Unidos, Alemania, el Estado Espańol, Polonia,
Hungría y Rumania) han probado claramente su falta de interés en las violaciones
de derechos humanos y la transparencia. Por ejemplo, las palabras textuales
del funcionario de la embajada espańola que respondió la llamada
telefónica de amig@s de las dos personas de Madrid arrestadas arbitrariamente en
la calle fue 'es vuestro problema!' (5). La falta de la más mínima
consideración, por parte de diversos estados, por los derechos básicos de quienes
están sufriendo esta represión desmedida, ha llevado a que la brutalidad en las
cárceles y hospitales tengan lugar en absoluta impunidad, y todo ello lo
están sufriendo seres humanos de carne y hueso.

En conjunto la situación en Praga es de total hipocresía: la imagen
caliente dada en las calles de 'violencia', incompleta y parcialmente falseada, se
opone a la fría realidad invisible de lo que ocurre fuera del alcance de
las cámaras, cuando los detenidos quedan a merced de la tortura policial.
Entonces aparece, silenciosa, la verdadera y terrible violencia criminal.

L@s observador@s legales independientes están preparando un informe
preliminar con información detallada sobre casos documentados de violaciones de
derechos humanos en comisarías y cárceles. Ahora mismo solamente informaremos
sobre el caso perfectamente documentado de las atrocidades sufridas por
Chris Mach (cuyo nombre oficial es Sylvia Yolanda Mach), como ejemplo de hasta
dónde puede llegar la perversidad y perfidia del estado. En el anexo
incluimos un resumen de su caso.

Chris es solamente un ejemplo, aún hay demasiada gente en la cárcel.
Además de las 70 personas que están posiblemente desaparecidas, podemos decir con
fundada certeza que al menos 2 checos, 5 rumanos, 5 húngaros, 1 ucraniana,
3 alemanes, 2 daneses, 2 espańoles, 1 polaco y 1 austríaco están bajo
custodia, pero no sabemos cuanta gente más está en la misma situación sin que
nadie sepa nada de ellos. El único comentario del Ministerio del Interior
es que, de acuerdo con sus fuentes, no ha habido abusos en las comisarías ni
en las cárceles, y que en el momento en que sepan de alguno, harán algo al
respecto. Pero estamos preocupad@s, especialmente por la gente de minorías
étnicas que sabemos que están en la cárcel, pues hay suficientes pruebas de la
relación simbiótica que existe entre al menos parte de las fuerzas del
orden checas y organizaciones fascistas (6). Lo que está ocurriendo en Praga es
claramente la continuación de las prácticas más detestables de regímenes
autoritarios que esperábamos que hubieran quedado en el pasado. 

Tristemente, la mayoría de los medios de comunicación han respondido hasta
ahora con fidelidad a la propaganda del Ministerio del Interior: han
presentado las protestas como actos quasi-terroristas, ignorado sus motivos y la
diversidad a la que daban vida, informando de modo parcial y muy limitado
sobre la violencia estatal, presentándola como necesaria y legítima, y en el
caso de algunos medios, incluso como insuficiente. La mayoría de los medios ha
presentado las informaciones y estadísticas dadas por el Ministerio del
Interior como hechos. Sin embargo, el caso de Chris Mach demuestra que hay
motivos más que suficientes para verlas como un elemento más de la propaganda
estatal, pues al menos los tres policías a los que ella está acusada de herir
(y que suponemos son parte de las estadísticas) nunca fueron agredidos por
ella: ocurrió todo lo contrario, con terribles consecuencias para su salud. 

Hace unos 30 ańos servicios secretos de todo el mundo usaron
estrategias de criminalización muy semejantes a las usadas en Praga (junto con la
introducción y el fomento ilegal del uso masivo de drogas, especialmente por
parte del FBI), para desmantelar un movimiento contracultural de base vivo y
participativo que llegó a suponer un reto real para el sistema. En Praga ha
habido en los últimos meses una concentración extraordinaria de servicios
secretos y de 'inteligencia' de diversos países occidentales, trabajando en
estrecha colaboración con el Ministerio del Interior checo. Si el objetivo
final de este gran dispositivo de seguridad global (en el que la República
Checa y varios países más invirtieron tiempo y recursos) realmente era mantener
el orden y la ley en esta ciudad mientras se reunían el FMI y el BM, debemos
concluir que han fracasado a todos los niveles, tanto en las calles como en
las comisarías, cárceles y hospitales. 

Pero dada la cantidad de tiempo y recursos que le dedicaron a prepararse
para el 26 de septiembre, no pensamos que éste sea el caso. No podemos
probarlo, pero en nuestra opinión el objetivo de la operación policial en Praga
era manejar cuidadosamente la percepción de la opinión publica (con la ayuda
activa de algunos medios), con el propósito de legitimizar métodos duros e
ilegales de control y represión durante las protestas, y además ir preparando
las condiciones para criminalizar nuestras actividades a nivel global. Como
parte de ello, pensamos que la represión en Praga ha sido utilizada como un
laboratorio para probar hasta dónde se pueden llevar métodos duros y
abiertamente ilegales para oprimir movimientos sociales, tales como las
desapariciones en masa, un recuerdo muy triste que se llevarán de esta ciudad quienes
los sufrieron.

El mismo proceso se está dando en todo el mundo en contextos locales
diversos, pero por iguales motivos y con las mismas estrategias. En los próximos
días circulará  mas información de ejemplos concretos y bastante más duros
que lo que ocurrió en Praga, por ejemplo lo que está sucediendo en Bolivia,
donde las acciones organizadas por movimientos campesinos contra la
privatización del agua y la tierra terminaron con once muertos y cientos de heridos,
y en Colombia, donde los niveles ya insoportables de violencia estatal y
paraestatal van a ser pronto complementados con la ayuda militar e intervención
directa de tropas de Estados Unidos, aprobada recientemente por el Congreso
bajo el nombre de Plan Colombia. 

A nivel más general, uno de los resultados concretos de la criminalización
de los procesos de cambio social es el endurecimiento de los sistemas
jurídicos de todo el mundo, que da como resultado la eliminación progresiva de
los derechos y libertades obtenidos tras siglos de lucha social. La ley
antiterrorista británica recientemente aprobada por el gobierno laborista, que
supone un gran paso hacia la institucionalización silenciosa y paulatina de un
'estado de excepción permanente', ejemplifica esta tendencia observable en
todo el mundo. 

A un nivel más profundo, la criminalización global del cambio social está
claramente asociada a la criminalización también global de la pobreza. Cada
vez más gente en todo el mundo se ve inmersa en un círculo vicioso de
pobreza y 'criminalidad' provocado por la falta de alternativas, por un sistema
que se alimenta de destrozar el sustento de millones de personas para
concentrar cada vez más riqueza en muy pocas manos. Pero el capitalismo ha mostrado
suficiente flexibilidad para sacar ventaja de este tipo de situaciones. Por
ejemplo, los dos millones de personas encerradas en las prisiones de Estados
Unidos (negr@s y latin@s en su mayoría) proveen la principal 'materia
prima' de la industria de las cárceles privadas, una de las ramas económicamente
más florecientes del país debido a las condiciones en las que trabajan l@s
pres@s. Para estos seres humanos, los procesos de 'liberalización' impuestos
por la economía global a través del FMI, el BM y otras instituciones
ilegítimas se expresan en la destrucción de su medio de vida, en la
pseudo-esclavitud a la que son sometidos debido a la obsesión de gestionar las prisiones
con criterios empresariales y en el racismo estructural que se pone al
manifiesto abiertamente sólo con observar quién es explotad@ y quién se beneficia.

A la luz de estas conexiones, vemos claramente las múltiples relaciones
entre la represión ocurrida en Praga y la situación cotidiana de emigrantes,
cuyas economías han sido destrozadas por la globalización económica, y que
son ilegalizados por el sistema cuando buscan refugio en los países que
concentran su riqueza. Ell@s son criminales por definición jurídica, pese a que lo
único que buscan son salidas a situaciones desesperadas provocadas por el
capitalismo global. Ell@s se ven confrontad@s diariamente con la violencia y
el racismo de los estados ricos, cuya preocupación principal parece ser
mantener a sus clases privilegiadas inmersas en un festín consumista vacío de
contenido, que sólo se puede sostener mientras su acceso esté limitado a
aquell@s que tengan un pasaporte adecuado y hayan tenido la fortuna de no estar
entre quienes no tienen sitio en el banquete.

Nosotr@s hemos sido criminalizad@s en Praga, sobre todo, porque rechazamos
el banquete y no estamos dispuest@s a discutir sobre este rechazo con sus
organizadores. No nos ha sorprendido que nos repriman, pues estamos
acostumbrad@s a ello, pero los niveles de perversión, violencia estatal y
manipulación informativa alcanzados en Praga están yendo mucho mas allá de nuestras
expectativas. 

Estamos preocupados por las consecuencias que tendría a largo plazo dejar
pasar un nuevo capítulo en el proceso de criminalización de quienes luchan
por la vida sin dar una respuesta adecuada a la naturaleza del problema.
Pensamos que aún estamos a tiempo de parar este proceso, pero como tardemos
demasiado en reaccionar es bastante probable que terminemos como tanta gente que
participó en movimientos que parecían imparables, desde la autonomía
operaria italiana a la contracultura de Estados Unidos: encarcelad@s, exiliad@s,
muert@s o en manicomios. 

Por tanto, hacemos un llamado global para reafirmar nuestra legitimidad y
actuar contra la criminalización de pobres, emigrantes y quienes luchan por
la vida y la libertad por parte del estado y los medios de comunicación; una
campańa de acción global por la dignidad de tod@s l@s que no pueden o
quieren participar en la cultura dominante. 

Proponemos que quienes se identifiquen con los problemas descritos por
este llamado actúen a nivel local, sobre sus problemas locales de
criminalización, pero coordinad@s globalmente para que nuestras voces se oigan más
fuertemente. Proponemos iniciar una cadena global de acciones de desobediencia
civil y denuncia contra la criminalización y la manipulación informativa por
parte de estados, instituciones internacionales y la mayoría de los medios de
comunicación. Las acciones pueden ser tan distintas como creativos son
nuestros movimientos, pero proponemos que todas ellas hagan referencia a un lema
que les dé unidad y coherencia. Proponemos que éste sea:

"Si luchar por la vida y la libertad es un crimen, yo también soy
criminal"

Dado que estamos llamando a la acción, quienes hemos redactado este
documento creemos necesario dejar clara nuestra posición sobre la 'violencia',
dado que es la excusa dada por el sistema para criminalizarnos. Estamos en
contra de cualquier agresión contra la vida y la salud, venga de quien venga y
esté dirigida contra quien esté dirigida. Algun@s de nosotr@s creemos
firmemente en la legitimidad de acciones de destrucción de la propiedad, si estas
acciones tienen como objetivo reducir o denunciar la violencia estructural
impuesta con ayuda de la propiedad que se destruye, y si estas acciones son
realizadas de tal modo que no pongan en riesgo la vida o la salud de nadie.
Pero tod@s estamos de acuerdo en que el principal objetivo y criterio de
nuestras actividades es luchar por la libertad, identidad, autonomía y paz de las
personas y pueblos de todo el mundo. Por ello luchamos contra la violencia
impuesta por el capitalismo global , respetando la diversidad de métodos que
compartan este objetivo e intenten avanzar hacia él de modo coherente.

Lo que claramente ha conseguido el cacareo de los medios sobre las
ventanas rotas de los McDonald's y otras acciones simbólicas es distraer la
atención del hecho claro y transparente de que la violencia genocida no proviene de
los movimientos sociales, sino de la pobreza y destrucción masivas
impuestas por el capitalismo global con la ayuda de instrumentos tales como el FMI y
el Banco Mundial. No vamos a describir esta violencia en detalle en este
llamado, pero queremos subrayar una vez más que la concentración de poder en
manos de las empresas e instituciones que regulan la economía global han
llevado al mundo a una situación totalmente absurda e insostenible,
ejemplificada en el hecho de que la riqueza de los tres hombres más ricos de la tierra
es mayor que el PNB de los 43 países más pobres (7). Los niveles de
explotación, opresión y sufrimiento que provoca esta injusticia, de dimensiones
históricamente desconocidas, se manifiestan en una violencia estructural,
genocida y ecocida que es tan prevalente que acaba por convertirse en cotidiana y
por tanto invisible. Resulta irónico que quienes la quieren denunciar y hacer
visible sean criminalizad@s usando la 'violencia' como excusa.

Esperamos poder seguir luchando contra esta violencia y contar con el
apoyo y la participación activa de sectores cada vez más amplios de la
población. Pero como dejemos que siga adelante la criminalización injustificada de
nuestras actividades, no será posible mantenerlas mucho tiempo sin sufrir
consecuencias demasiado duras para nuestra salud y nuestra libertad.

Para concluir, queremos seńalar que pese a que las movilizaciones
propuestas en este llamado tienen como objetivos inmediatos disminuir la
presión y agresión de que somos objeto por parte de las autoridades y medios de
comunicación, su objetivo final es otro. Lo que realmente deseamos es animar a
gente de todo el mundo a pensar sobre su papel en este sistema basado en la
muerte y la destrucción, y sobre qué pueden hacer por la vida y la
libertad. Porque si algo ha dejado claro la experiencia de Praga es que la
celebración de elecciones regulares para determinar la composición del parlamento, y
la existencia de medios de comunicación de masas que no son dirigidos por el
estado, no son suficientes para garantizar el respeto a los derechos
humanos ni la democracia real. La libertad y la justicia sólo son posibles en un
contexto en el que la participación directa en procesos políticos sea una
realidad articulada desde la base, independiente de las estructuras de poder, y
esto solamente puede ocurrir si amplios sectores de la sociedad asumen la
responsabilidad individual y colectiva de participar activamente en procesos
políticos de base con el objetivo de obtener niveles cada vez mayores de
autogobierno y control sobre nuestro propio destino.

Es nuestro compromiso con esta comprensión amplia y emancipadora de la
democracia, con la idea de que tan sólo desde la base se puede construir un
mundo cada vez más libre de explotación, discriminación y opresión, lo que nos
mueve a solicitar a gente en todo el mundo a reflexionar sobre el modo en
que viven sus vidas. Es por ese compromiso que somos parte activa de un
movimiento global cuya unidad esta enraizada en el respeto a la diversidad, una
lucha que afortunadamente no está definida, controlada ni dirigida por nada ni
nadie, que no es más que la continuidad, en tiempos de control global, del
proceso de resistencia al poder que siempre ha existido y siempre existirá. 


-
more S26 infos: http://x21.org/s26
view messages archive: http://www.egroups.com/group/antiimf2000
-----------------------------------------------------------

                       ********
               The A-Infos News Service
      News about and of interest to anarchists
                       ********
               COMMANDS: lists@tao.ca
               REPLIES: a-infos-d@lists.tao.ca
               HELP: a-infos-org@lists.tao.ca
               WWW: http://www.ainfos.ca
               INFO: http://www.ainfos.ca/org

 To receive a-infos in one language only mail lists@tao.ca the message
                unsubscribe a-infos
                subscribe a-infos-X
 where X = en, ca, de, fr, etc. (i.e. the language code)


A-Infos
News