A - I n f o s
a multi-lingual news service by, for, and about anarchists **

News in all languages
Last 30 posts (Homepage) Last two weeks' posts

The last 100 posts, according to language
Castellano_ Català_ Deutsch_ English_ Français_ Italiano_ Português_ Russkyi_ Suomi_ Svenska_ Türkçe_ All_other_languages
{Info on A-Infos}

LA RESISTENCIA DE ALÍ - Dip. Nac. Jorge Rivas

From Libertad a Emilio Alí <lautaroar@arnet.com.ar>
Date Tue, 19 Dec 2000 22:57:13 -0300


http://www.pagina12.com.ar/2000/00-12/00-12-18/pag09.htm
Diario Página/12 Buenos Aires, lunes 18 de Diciembre de 2000

OPINION
Por Jorge Rivas *
* Diputado Nacional por el Partido Socialista Democrático
 
LA RESISITENCIA DE ALÍ
El pasado 5 de mayo, día en que se cumplió una jornada de protesta con paro
general, convocada por dos centrales sindicales, el dirigente barrial
marplatense Emilio Alí, de 25 años, demandó al gerente de un local de la
cadena de supermercados Tía la entrega de bolsas de comida para
distribuirlas entre vecinos pobres. Estaba acompañado por alrededor de medio
centenar de trabajadores desocupados. Alí, presidente de una junta vecinal
que proporcionaba ayuda escolar y mantiene tres comedores donde se alimentan
trescientas personas cada día, reclamó también que se permitiera retirarse a
los empleados del comercio, a fin de que pudieran sumarse a la huelga. Las
autoridades del supermercado accedieron a ambos pedidos.
Un mes más tarde, Alí fue detenido y procesado por "coacción agravada por
extorsión". En realidad, nadie había presentado denuncia alguna en su
contra. La Justicia de la provincia de Buenos Aires intervino porque un
fiscal impulsó una querella de oficio. Desde entonces, Alí está alojado en
la cárcel de Batán, donde inició una huelga de hambre el lunes 11, después
de que se le negara el beneficio del arresto domiciliario.
Como se sabe, las cifras de la miseria en el país son aterradoras. Las tasas
de desocupación, de mortalidad infantil y de deserción escolar, la cantidad
de familias que viven por debajo de la línea de pobreza y de chicos
sumergidos en la indigencia, son las más altas de la historia argentina. Son
millones los que no pueden esperar otra cosa que sobrevivir. Muchos de ellos
han apelado en los últimos tiempos a recursos desesperados, en algunos casos
para obtener su alimento, en otros para hacerse oír por las autoridades
nacionales, provinciales o municipales.
Entre todas las respuestas que los poderes del Estado pueden dar a tan grave
situación, la menos aceptable es la de reprimir a quienes encabezan la
resistencia de los excluidos. Sin embargo, según datos proporcionados por la
Central de Trabajadores Argentinos, los militantes y dirigentes sociales
procesados en el país por participar de acciones tales como cortes de rutas
o reclamo de alimentos en supermercados, son más de 2500.
No se trata, por supuesto, de reclamar impunidad de quienes verdaderamente
cometan delitos. Pero es sin duda preocupante que se extremen las medidas y
se fuercen las normas legales para encarcelar a aquellos que no infringen la
ley sino que, por el contrario, se organizan para exigir el respeto a sus
derechos más elementales, claramente consagrados por la Constitución
Nacional.
Mientras tanto, sólo queda esperar que Emilio Alí, que padece el
ensañamiento de la Justicia bonaerense, permita que otros trabajemos por
defender sus derechos y desista de agotar sus fuerzas en la huelga de
hambre. Son demasiados los que lo necesitan entero, con su capacidad de
lucha y con su espíritu solidario intactos.

A-Infos
News